Un chicle controla el apetito y es argentino

Un chicle elaborado con ingredientes de origen natural que ayuda a evitar la tentación de comer entre horas fue desarrollado en el país para minimizar la ansiedad y favorecer el mantenimiento de un peso saludable. 

 “La novedad es que se trata de un suplemento dietario con formato de chicle”, explicó Marcos Mayer, investigador del Conicet y especialista en nutrición, quien precisó que contiene “extracto de café verde descafeinado y sin procesar combinado con otros ingredientes naturales que favorecen la saciedad”. 

 El chicle con sabor a menta “tiene propiedades activas que ayudan a reforzar la voluntad de quienes desean cuidarse, ya que el extracto de café verde tiene un alto contenido de ácido clorogénico, que colabora con el control del apetito”, indicó. 

 “Se trata de un producto culturalmente bien aceptado, que cuenta con exitosos antecedentes como las gomas de mascar para dejar de fumar; no obstante debe consumirse bajo la supervisión de un especialista, que siempre puede orientar cuando se trata de modificar hábitos, sobre todo en personas con obesidad”, argumentó. 

 El especialista, que remarcó que más del 50% de los argentinos tiene problemas de sobrepeso y obesidad, dijo que “hay que tener en cuenta que no es una golosina, sino una herramienta para el control de la ingesta que debe estar acompañada por hábitos de vida saludables, una alimentación adecuada y un programa de actividad física”. Este suplemento dietario de venta libre es desarrollado por el laboratorio argentino Elea y podrá conseguirse en farmacias a partir del lunes. Se comercializará en una única presentación de 24 unidades a un precio sugerido de 74 pesos. “La idea es evitar el ‘picoteo’, por eso sugerimos comerlo media hora antes de cada comida principal y masticar al menos 15 minutos, para que las señales de saciedad lleguen al cerebro”, explicó Mayer, quien agregó que no contiene azúcar y “puede ser consumido por diabéticos e hipertensos”.   El investigador indicó que “no se aconseja su consumo a poblaciones vulnerables como niños, embarazadas o mujeres durante el período de lactancia”.

Fuente: nuevodiarioweb