Nuestros smartphones podrían analizarnos la sangre

El futuro de la mHealth parece sin duda prometedor. Este innovador campo, que combina el uso de dispositivos y aplicaciones móviles con los avances en medicina, abarca diferentes iniciativas, como el desarrollo de apps específicas relacionadas con la salud o el uso de nuestros smartphone para conocer nuestras constantes vitales.

Aunque a día de hoy la implantación de la mHealth no se realiza de manera rutinaria en los cuidados médicos, lo cierto es que el gran potencial de smartphones y tablets nos permite pensar en un éxito seguro en los próximos años. Cada vez es mayor el número de usuarios que utilizan estos dispositivos, por lo que la aplicación de la mHealth en medicina presenta un futuro inmejorable.


Chemistry World


De hecho, la última iniciativa de Motorola, conocida como Project Ara, tendría previsto lanzar los novedosos phoneblocks o teléfonos modulares durante 2014. Como os explicamos anteriormente, este tipo de modelos no solo serían una buena forma de luchar contra la obsolescencia programada, sino que también ayudarían al desarrollo de la mHealth.

Otro esfuerzo en pro de la salud móvil ha sido llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Burgos, que tratan de llevar los dispositivos móviles al terreno de los análisis médicos. Porque aunque parezca pura ciencia ficción, los exámenes de sangre del futuro podrían realizarse a través de un smartphone.

Su último trabajo, publicado en la revista Journal of Materials Chemistry A, plantea que los dispositivos móviles servirían para medir las concentraciones de hierro en sangre. Elevados niveles pueden provocar graves problemas de salud, tales como daño hepático o artritis.

La estrategia se basa en utilizar la 8-hidroxiquinoleína, un agente quelante muy conocido, que es capaz de atrapar iones de hierro, formando complejos químicos con él. Este compuesto se usaría en discos poliméricos, cuyo color varía en función de la concentración de hierro que consiguiera inmobilizar la 8-hidroxiquinoleína.

¿Qué tiene que ver esta estrategia química con un smartphone? El equipo de José Miguel García ha adaptado esta reacción química, para que pueda ser visualizada desde cualquier dispositivo móvil. Si tomamos una fotografía de los discos coloreados, podemos compararla con una imagen de referencia y mediante un análisis de los parámetros RGB obtenidos, sabremos el resultado final de la reacción.

Su idea ha permitido que los niveles de hierro puedan ser conocidos en algo menos de 15 minutos, un tiempo inusual, mucho más corto que el que necesitan los clásicos análisis de sangre. De hecho, la idea de estos científicos no tendría por qué ser aplicada solo en el ámbito de la mHealth, sino que la medida de la concentración de hierro también se podría usar en áreas como la alimentación (por ejemplo para medir los niveles en el vino) o en el estudio de la calidad de las aguas.

Fuente: http://alt1040.com