Reproducción III

Además de los ejemplos de reproducción asexual de las plantas vistos en clase y en la entrada anterior de este blog, hay otras formas de reproducción que son más específicas de ciertas plantas, para saber cuales da click al siguiente enlace:


Ahora que ya conoces como se reproducen las plantas de manera asexual no debes de tener problemas para
resolver lo siguiente....

Reproducción III

Además de los ejemplos de reproducción asexual de las plantas vistos en clase y en la entrada anterior de este blog, hay otras formas de reproducción que son más específicas de ciertas plantas, para saber cuales da click al siguiente enlace:


Ahora que ya conoces como se reproducen las plantas de manera asexual no debes de tener problemas para
resolver lo siguiente....

Creo en otra evaluación, con más bits

Un bit

No me gustan los títulos. Porque reducen enormemente lo que el alumnado ha aprendido. Lo reduce a un bit de información!!! ¿Lo tengo? 1 ¿No lo tengo? 0. No hay término medio.

Y no me gustan los exámenes que conducen a los títulos. Aparte de que no sé poner notas, no veo que sea posible expresar lo que el alumnado ha aprendido en un examen típico (otra vez, la evaluación con pocos bits). Para empezar, las preguntas difíciles quedan excluidas. Porque el factor sorpresa (nadie conoce qué cuestiones caerán) aunado a una pregunta difícil es sinónimo de suspenso seguro. Y si las preguntas difíciles queda excluidas, estoy ayudando poco a mi alumnado. Mmmm… Esto lo tengo que explicar más despacio. Más abajo, quizás, lo logre.

Examen típico

Fuente: http://tinyurl.com/ydfrd7v

Para continuar, no entiendo cómo alguien puede aprobar con el 50% (o el 45%) del currículum. Además, un aprobado en esas condicciones excluye posteriores posibilidades de aprender. No volveré a examinar de preguntas suspensas si el examen está aprobado. Y además. los exámenes son profundamente injustos ya que un alumno que suspende con un ejercicio quizá podría aprobar con otro distinto. Y están basados, en la mayoría de los casos en recordar y comprender datos, no en usarlos….

¡Que no me gustan los exámenes típicos, joder! :twisted:

Así que creo que quiero evaluar ya de otra manera. ¿Con exámenes? Pues lo que me diga el alumnado, no me niego. Pero prefiero evaluar con rúbricas y atendiendo a procesos de aprendizaje. Con rúbricas consensuadas, participativas, acordadas con el propio alumnado. Conmigo como representante del currículum ante el alumnado y como representante del alumnado ante el currículum. Y personalizadas. Las tIC me premiten crearlas fácilmente. Rúbricas destinadas a evaluar el proceso de aprendizaje que se pone en marcha cuando alguien trata de resolver un problema o tomar una decisión. Rúbricas que incluyan la adquisición o creación de información, su selección, su organización y su uso para generar un producto respuesta. Y un portafolio donde pueda ir mirando lo que hay, y orientar el proceso. Bueno, y también para que, además de la nota, el alumnado se lleve los productos del portafolio, esos que le representan y representan su aprendizaje.

¿Y la nota? Bueno… Alguna habrá que poner. Eso, ya veremos. Lo de menos es la calificación.

¡Oye! Que si el alumnado quiere, ¡pues habrá exámenes! Eso sí, nada como lo que ha habido hasta ahora. Con preguntas orientadas a competencias. Y propuestas por el propio alumnado, si así lo desean (aunque validadas o matizadas por mí). Donde la dificultad de la pregunta (elegida) cuente en el resultado, y donde la sorpresa no sea parte crucial. Donde los verbos empleados impliquen competencias. Ah! Y donde aprobar el examen no exista, sino que sea aprobar cada pregunta. Y cada pregunta debe formar parte de una tarea en la que los contenidos se usan para lograr una meta, resolver una situación problemática, tomar una decisión. Es decir, que los exámenes tendrán que ver con algunos tipos de tarea que pondremos para todo el curso. Ciencias naturales y economía, ciencias naturales y matemáticas, ciencias naturales y crisis, ciencias naturales y amor… ¡Yo qué sé!

Y por cierto. ¿Si un examen sale mal? Pues las preguntas que estén bien, quedan. Y las que no, a repetirlas desde otro enfoque. ¿Y si vuelven a salir mal? Pues otro enfoque. Y así mientras haya tiempo en el año.

Y donde el proceso de aprendizaje cuente más que el producto.

¿Que es difícil? Pues sí…. Eso me temo…

Y más difícil puesto que voy a tocar el núcleo del (mal) consenso social actual sobre la escuela: la evaluación. Supongo que vendrán tiempos compliados…

Pero es que no puedo seguir evaluando como siempre. De hecho, ya hace tiempo que no lo hago, pero aún me faltan cosas que te he contado por implementar.

Si no evalúo como creo que debo (con competencias, tareas, participación, tIC, procesos y productos -pero menos-…), si no evalúo así no seré honrado.

No le estaré dando a la evaluación los bits que merece.

Y así hasta que la evaluación se parezca más al primer dibujo que al segundo…

Bloques de colores

Escuela del siglo XIX

Fuente: http://tinyurl.com/ydcpsry

Evaluación 2.0, yes we can

Yes, we can

Fuente: http://tinyurl.com/ydhsk8b

No te creas, que me ha costado su trabajo entender a Obama. El “yes, we can” no lo terminaba de pillar yo. En concreto, el “we”. ¿Quién es ese “nosotros”? Y me he dado cuenta de que “we” es un concepto variable. Ese “nosotros” depende del contexto, del objetivo. Pero, lo poderoso es que es inclusivo. Si quieres estar, estás. Nadie te echa, nadie te excluye.

Y el “can”… Ese “podemos”… Ese podemos es también variable. De hecho, es lo más inconcreto de la frase de Obama. Pero es lo más poderoso porque define el “we”, define la intención de lo que se quiere hacer.

Me costó tiempo comprender que “Yes, we can” es un contenedor que puede llenarse del significado que se quiera. Y que ese significado atraerá a más o menos gente para que forme un “we”.

Y hay un “yes”, una afirmación rotunda. Que no es una afirmación voluntarista, no. Es una constatación, una mera descripción, un aviso. Sí podemos, y podemos porque existen herramientas. Hay una web 2.0, social, con capacidad de convocatoria a tareas concretas, inclusivas. En las que las diferencias no son relevantes. En las que lo que importa es que hay una tarea, un objetivo puntual que se comparte.

¿A qué viene todo esto? Pues sencillo. Hay un problema grave en educación, muy bien formulado por Álvaro Marchesi en el V Congreso Internacional de Educared. Que podemos hacer maravillas metodológicas, con tIC y sin ellas. Pero que si evaluamos como siempre, nada va a cambiar.

El otro día lo comentábamos en el Blog de Luis Miguel Iglesias, compañero de aquí, de Profeblog. Y decidíamos que ahora, ya vista la cuestión, toca trabajar. Trabajar juntos. Toca un “Yes, we can”. Toca un hacer, no un esperar. Y le toca a un “we”, a un “nosotros” por definir, pero sin exclusiones. Es un “con vosotr@s todo, sin vosotr@s muy poco”. Es un reunir a las y los que podamos y quieran. Y no me refiero sólo a profesorado. Me refiero, y sobre todo, a alumnado. Pero también a familias, formadores de formadores, futuros docentes, administración…

¿La propuesta? Pues nada del otro mundo. Tres cositas nada más. Debate, acumulación y análisis. Y al final (o durante), acción.

Evaluación

Fuente: http://tinyurl.com/y9jtwog

La primera, que cada miembro de la comunidad educativa (docente, alumnado, familias, administración, futuro profesorado, formadores de formadores) que quiera, que lo desee, vaya expresando su opinión en lugares que permitan respuesta. Un vídeo de youtube, un post en un blog… ¡Yo qué sé! Y las opiniones. Y las opiniones sobre las opiniones. Escribe tanto como desees y comparte tanto como quieras.

La segunda, un lugar para ser visibles. No me vuelve loco twitter, pero ha demostrado funcionar (me atrae más identi.ca, pero eso es otra historia). Así que os proponemos, si te parece bien, el hashtag #evaladebate acompañado de los hashtags que desees (p.ej. #evaladebate #metodología; o #evaldebate #competencias; o #evaldebate #calificación; o  #evaldebate #evalprofesorado; o #evaldebate #cooperación; o #evaldebate #formación; o…). Marca con ellos tus tuiteos donde comuniques links que creas relevantes. Que tú hayas visto o que tú hayas dicho.

La tercera la veo más complicada. Tratar de identificar cuestiones comunes, pero también diversidad (antes llamada discrepancia). Ir marcando una ruta, sí, pero de forma inclusiva, de forma que reconozca que hay muchos modos de ser docentes y muchos modos de ser alumnado.

Todo ello encaminado hacia la acción. Pero no una acción en la que yo te diga qué debes hacer, o me lo digas tú a mí. No, eso no. Una acción en que tú y yo nos digamos qué podríamos hacer. En la que el “we” nos enciende ideas. Y cada uno, en su contexto, actúa como crea que deba. Y, si quiere, lo cuenta también, para someterse a evaluación. O no.

¿Mi compromiso? Hacer esto tan visible como pueda. En los lugares donde estoy. Mi IES, con mis compañeros y compañeras, alumnado, familias de mi alumnado, ex-alumnos (¡qué majos son los jodíos, jeje!). En mi blog, mi twitter, mi facebook (en la nube, vaya). Con la gente que conozco de la Universidad y su alumnado, especialmente el de Magisterio si es posible… En fin, donde pueda. Y tratar de que eso sea tan diario como me sea posible.

¿Mi objetivo? Que de los datos de la evaluación emerja la persona (docente, alumnado, quien sea), y que, al vernos a nosotros mismos, mejoremos y dirijamos nuestro proceso hacia donde queremos ir. Que la evaluación no sea (sólo) calificar, sino orientar. Y llegar a ello ayudado por otras y otros. Y si es posible, ayudar también.

Porque puedo ponerme a trabajar yo solo. Eso ni lo dudes. Pero no imagino hacerlo tan bien como trabajando contigo.

Pinche aquí para ver el vídeo

Mi compromiso hacia tus libros de texto y tu evaluación

Te decía en “Tras Educared 2009” lo que opino de los libros de texto. Que tal y como están concebidos son un problema para la educación, no una solución. Que los veo bloques de contenidos cerrados, con poca capacidad de evolucionar. Que quien decide su compra es el docente, en vez del que paga (alumnado o administración). Que quedan desbordados, seguro, por la aparición de nuevos contenidos en internet, y por lo que otros te puedan contar de esos contenidos. Que no son sociales (los libros de texto no me permiten aprender con otros, están diseñados sólo para uso individual).

No digo que las editoriales no puedan contribuir al futuro de la educación. Digo que ahora mismo no lo hacen. No con el estilo de libros de texto que están produciendo.

Pues yo me comprometo a una cosa. A que tú, si te doy clase, puedas elegir tu libro de texto. O elegir no tenerlo. Trabajaré contigo independientemente de cuál haya sido tu elección. Y trataré de influir en mis compañeros para que hagamos algo similar.

Mi compromiso contigo serán las tareas que te sugeriré que hagas, para las cuáles podrás usar múltiples fuentes de información. Intentaré aportarte tareas integradas, en las que tengas que tocar múltiples ideas para resolver una situación, para tomar una decisión razonada. Y también minitareas, enfocadas a convertirse en tu motor de búsqueda de conocimiento.

Y trataré de dejarlas aqui, a la vista. Bajo la forma de tareas o minitareas. Porque sé que aún debo avanzar mucho como docente, porque sé que aun debo transformarme más para cumplir mi compromiso de servicio público. Así, a la vista, tú o cualquier otro las podrá criticar. Y mejorarlas. A eso le podemos llamar #fuegoamigo, jejeje… No te cortes en decirme lo que piensas si ves que te ayudan, o cómo crees que podrían mejorar.

¡Gracias!

Tras Educared 2009

En el V Congreso Internacional de Educared me han llamado la atención varias cosas.

Oferta y demanda

Fuente: http://tinyurl.com/ylyg63c

Primera cuestión, la importancia que diversas empresas le están dando al tema de la educación. Sería bueno que recordáramos cuál es el objetivo de una empresa. Obtener beneficios. Tantos como sea posible. Y para eso hay que comprender que el precio de un producto, un elemento clave para obtener beneficios, viene dado por la oferta y la demanda. Esa es una cuestión básica de economía. Lo que no dicen las empresas es que ellas pueden producir mucho, sí, pero no para todos. Que el precio se lo impide. Lo que no dicen es que siempre hay demanda insatisfecha. De gente que no puede o no quiere pagar el precio. Fíjate en la curva azul. Es la demanda. ¿Ves como subirían las cantidades consumidas si el precio fuera menor? A un precio de unos 40 se consumirían unas 65 unidades del producto. Pero si el precio bajara a 20, se consumirían 190 unidades… ¿Por qué no pasa? Porque la curva de la oferta (que es la curva de la empresa) lo impide. Las empresas venderán, sí, pero no a todos.

Y en educación, la oferta no debería importar. Sólo la demanda. Porque la educación no es un bien de consumo. Es un capital estratégico. Es inversión para el futuro.

No estoy de acuerdo en que las empresas nos vendan educación. No pueden, la curva de la oferta se lo impide, les impide bajar el precio más allá de un límite, les impide producir todo lo que se consumiría. Podrían hacerlo, sí, pero perdiendo dinero, no ganándolo. La educación no es el territorio de las empresas, sino del servicio público. Las empresas sólo pueden estar aquí colateralmente.

Aunque no todas, parece, siguen ese modelo. ¿Es posible que Google nos dé una sorpresa en dos o tres meses? Ojalá…

Segunda cuestión, que estamos hablando mucho de metodología tIC y muy poco de evaluación tIC. Creo recordar que fue Marchesi quien dijo en el congreso, que sí, que sí, que mucha tIC en el aula, pero que al llegar la hora del examen el alumnado cierra el ordenador y toma una hoja y un boli para escribir. Y que, lógicamente, las tIC no encuentran incentivos más allá del voluntarismo de un sector del profesorado. Sin renovar la evaluación no habrá innovación tIC. Simplemente, no es posible. Y dijo, también Marchesi, que imagináramos un mundo en el que la Prueba de Acceso a la Universidad se hace con tIC…

Ya había visto esta intuición, como muchos de vosotros y vosotras, pero se me hace muy clara después del congreso de Educared. Definitivamente, creo que ahora se abre el tiempo, no de decir cómo damos clase con las tIC, sino cómo evaluamos con las tIC. Es un “¡Es la evaluación, estúpido!”.

Por cierto, que tú ya sabes que a mí me gusta escribir tIC con minúscula. Porque la tecnología debe ser la mínima posible. Aunque no menos que la suficiente, eh? Que lo importante es la información y la comunicación.

Tercera cuestión, que la concepción actual de libro de texto es un freno para la innovación. Y que las editoriales no lo perciben así. Porque ven al profesorado como sus clientes. Y no, y no… Los que pagan los libros son los alumnos y alumnas. ¿Que no los pagan porque se los dan gratis? ¿Y de dónde crees que sale el dinero que la Administración invierte (¡ojo! no gasta, no, invierte) en libros de texto? Y es que el sistema está fatal… No deberíamos ser docentes los que eligieramos libros de texto. Deberían ser cada alumno y alumna. O también deberían poder decidir prescindir de él si quisieran. Porque ningún libro de texto es perfecto. Todo libro de texto es un graaaaaaaan paquete de conocimientos, en los que los hay mezclados buenos (pocos), normales (la mayoría) y malos (pocos también). Y ocurre que cualquier libro de texto es peor que internet, donde puedes encontrar mejoras para cada conocimiento que te trae el libro de texto. Ninguna empresa puede competir con el conocimiento libre de internet. No con libros de texto francamente mejorables. Y seguirán siendo francamente mejorables mientras se conciban así. Es inevitable, no importa el esfuerzo que le pongan, por mucho que se empeñen.

Sí me imagino a las editoriales prestando otros servicios. De resolución de dudas, de acompañamiento (coaching)… Pero no imagino a los libros de texto sobreviviendo.

Pero todo seguirá igual mientras el libro de texto de una clase sea elegido por los docentes. Algo que debería cambiar ya…

Educación Permanente

Fuente: http://tinyurl.com/yccayxo

Cuarta, que, comparativamente, en Andalucía vamos bien, vamos bien. Que hay muchas experiencias punteras. Poco visibles, la verdad, pero punteras. Que mucha gente está haciendo cosas muy interesantes. En Educación de Personas Adultas Semipresencial, en el IEDA, en muchas aulas todos los días, en mi propio IES… En este congreso he visto gente haciendo cosas estupendas y presentándolas, sí, pero no he visto a nadie presentando algo mejor que lo que ya conocía en muchos de mis compañeros y compañeras que piensan que no están haciendo nada extraordinario, nada del otro mundo.

Ja! Me temo que los docentes no nos valoramos apropiadamente… Que infravaloramos nuestros logros.

Sí, es cierto. Hay gente que aún no ha evolucionado en sus aulas, que explica de manera magistral (y aquí magistral quiere decir “niño cállate, estate quieto y escucha”). Y que evalúa pidiendo aprendizajes memorísticos, sin significado, sin buscar el uso de las ideas. Pero cada vez menos, cada vez menos. Y cada vez más gente haciendo mucho. Sin contarlo, sí, es verdad. Invisibles… Y es una pena.

Y que van a ser las redes de profesores las que cambien eso. Seguro. Ya lo están haciendo. Yo lo he visto en Educación de Personas Adultas Semipresencial.

Twitter pensativo

Fuente: http://tinyurl.com/yzuptj2

Quinta, que los congresos no se pueden montar de modo clásico. Ya no. No con twitteros entre el personal. Que montar un congreso paralelo es facilísimo. Y que el congreso paralelo es, la mayoría de las veces, más interesante que el oficial. Que el tiempo de congresistas callados, sentados y escuchando pasó a la historia, aunque los organizadores no lo comprendan bien… A mí me ha interesadomucho más lo que decía gente de twitter que la mayoría de los ponentes. Quizá no haga falta montar más congresos. Para mí, twitter es, ahora mismo, un congreso permanente.

He aprendido mucho, muchísimo de algunos ponentes. Especialmente de Álvaro Marchesi (¡siempre!), Bernardo Hernández, Manuel Campo Vidal, Zaryn Dentzel

Pero mucho, mucho más, de gente que ha estado en #educared: @juanluru, Reyes, @ljrodero (del que salieron, realmente algunos de mis tuits), Rafael, Félix, Paco y Jose (de @profeblog), @dasava, Benito, @juanmadiaz, @yalocin, @cpoyatos, @vcuevas, @fernandojclaros, @isidro, @otxolua, @Humphrey_deo, @mjesusra, @juancarlKT,@alaznez… Y seguro que muchos que omito, por error mío, no por poca importancia de ellos y ellas…

A mucha de esa gente la he visto personalmente y me ha gustado mucho. Desvirtualizar, digo (buen sitio Santa Ana y alrededores para desvirtualizar, eh? :) A otros y otras no. Bueno, habrá más veces…

Y, Charo, el momento “argentino” queda para la posteridad… Jajajajaja!!!!