Las insuficiencias de la economía

La economía es una cien cia limitada. Sirve para lo que sirve, y no sirve para lo que no sirve. El problema es que se está utilizando mal. Como si la economía fuera un sistema de decisiones universal. Y ni lo es ni puede serlo.

Una de las consecuencias más graves es la insostenibilidad que rige el uso de los recursos, con el beneficio como único criterio. Otra de las consecuencias es la desigualdad desatada. Que genera problemas sociales pero también ambientales. Desigualdad que afecta a cuestiones tan básicas como la salud, sin ir más lejos.

Estamos en una crisis que va más allá de lo financiero. Y hay razones que dicen por qué la economía no sirve para salir de ella, razones que atañen a sus insuficiencias como ciencia. O mejor dicho, a sus insuficiencias como tecnología de la decisión.

Que son bien conocidas por los científicos y que se sabe que fueron la causa de la actual crisis.1) Se basa en la eficiencia de Pareto: no empeorar a nadie para mejorar a alguien. Esto, así dicho, tiene buena pinta. Pero la realidad es que la eficiencia de Pareto mantiene distribuciones de Pareto. En la que los ricos no pueden perder para mejorar a los pobres. Esa es la principal consecuencia de esa eficiencia. Por tanto, los datos macroeconómicos no dicen nada del reparto. O mejor dicho, sí dicen. Que va a seguir igual. Que el 80-90% del crecimiento que indica la macroeconomía irá al 10-20% más pudiente. La economía no habla de a quién va el dinero. No de un modo explícito. No en sus ecuaciones. 

Fuente: The 80/20 rule
2) La economía se ocupa de maximizar la producción (para maximizar beneficios), no de mejorar el nivel de vida. Que los datos macroeconómicos mejoren no significa que la gente vaya a vivir mejor. Ni peor. Significa que habrá más productos a la venta. No queda claro si habrá más dinero para adquirirlos ni si serán los productos adecuados para tener una vida más plena y feliz.3) La economía no indica finalidades de los productos no dicen para qué se produce lo que vamos a producir más. Ni para quién. Solo dicen que vamos a producir más, no quién los obtendrá y si los disfrutará quien más los necesita. Los datos de crecimiento macroeconómico no garantizan ninguna equidad o sostenibilidad por sí mismos. Solo garantizan que hoy habrá productos. Pero de mañana no dicen nada. Y de si han llegado a quien más los precisa, tampoco. 

4) La economía no atiende lo que no es monetizable (no tiene valor de cambio) por ser insustituible. Es decir, la economía no entiende de lo que no se puede cambiar por dinero. Y hay muchas cosas que no se pueden cambiar por dinero. Porque el dinero es instrumento de cambio. Sirve para comprender cuál es la relación entre peces y libros cuando vas a una tienda. Eso es lo que se llama valor de cambio. Pero ¿qué pasa si algo es insustituible? La economía asume que el valor no es lo mismo que el precio y no le importa. Por lo que esos datos macroeconómicos no nos dicen si estamos perdiendo algo que no podremos recuperar, ni nos indican cómo están evolucionando las relaciones sociales que, a la postre, es lo que importa. Porque la economía no sabe poner precio a un ecosistema o a las relaciones sociales. Y si se dañan pero así se obtiene un beneficio, pues muy bien.

5) La economía, al monetizar mal muchos elementos, no da información de ellos. Y confunde la ausencia de información con valor cero. Así, si hay una crisis en ciernes, no avisa de ella hasta que llega. Y no dicen cómo se abordará. La macroeconomía no está dando suficientes señales de cómo vamos a abordar la triple crisis que nos va a llegar: alimentaria (no disponemos de suelos buenos, que lógicamente ya están ocupados y solo tenemos suelos marginales, de peor calidad, para producir cada vez más comida; ni tecnologías, ya que vivimos de las rentas de la revolución verde, para dar de comer a una población creciente y crecientemente exigente); ambiental (no hace falta comentarla…); energética (fin del petróleo abundante y barato; quizá aún sea abundante, pero no barato; y no están disponibles fuentes de energías que lo puedan suplir por completo, ni lo van a estar en un tiempo). Los datos macroeconómicos no nos dicen si nos estamos preparando suficientemente para eso.

6) La economía no se ocupa de lo abundante, solo de lo escaso. Lo cual quiere decir, aplicado a estos datos macroeconómicos, que vamos a reducir la escasez, pero no a garantizar que los productos sean los adecuados y que lleguen a quien más los necesita. Y también esos datos pueden representar que algo que era abundante ahora es escaso y tenemos que esforzarnos en producirlo. Lo que hace crecer la economía pero disminuir nuestro bienestar. Es curioso que la economía, para crecer, necesita que, primero, haya escasez. Crea los problemas que luego resuelve…

Fuente: Mayra Falcón
7) La economía se preocupa de intercambiar productos por dinero, no de satisfacer a todo el mundo. Por definición la economía deja demanda insatisfecha. Toda la demanda que compraría el producto por debajo del precio. Pero no puede porque por debajo del precio no hay oferta. Lo cual, para artículos que no sean de necesidad, no es un problema. Pero sí lo es para servicios públicos, en los que no puede quedar demanda insatisfecha. 

Fuente: Sala de Inversión
De verdad que me he esforzado en mirar las grietas buscando luz, pero por ellas solo he visto oscuridad. Sobre todo porque creo que la mejoría de los datos macroeconómicos que puedan suceder se deberán a lo que digo en la última frase del último argumento: lo que haga crecer la economía disminuirá nuestro bienestar y la sostenibilidad del planeta. 

Vamos a toda máquina, y con gran eficacia, hacia no se sabe dónde. Porque la economía no lo sabe. No entiende de rumbos, solo de velocidades.

Una visita a la energía geotérmica

En el número de diciembre de 2012 de Investigación y Ciencia (una revista que te he recomendado, que te recomiendo, que te volveré a recomendar) hay un artículo interesante sobre la energía geotérmica. Una energía a la que no suelo prestar atención por creer que no es de aplicación en el lugar donde vivo. Una energía renovable, sí, pero que consideraba menor por no suponer ni el 0,5% de la energía eólica actualmente disponible.

Y resulta que no es cierto. Nada de eso que creía.

Merece la pena mirar la energía geotérmica. Te paso algunos datos y tú lo valoras.

Dónde obtenerla

Para empezar, tiene una característica que la diferencia del resto de renovables: es constante y permanente. No es variable como el viento que mueve la eólica o como el sol que alimenta la fotovoltaica, no depende de los vaivenes del clima como la hidroeléctrica. Y ya hay sitios donde ha triunfado: Islandia y Nueva Zelanda. Es verdad que son países pequeños (no llega a 400.000 personas Islandia, no llega a 4,5 millones Nueva Zelanda). Pero con 575 y 628 Mw instalados les resuelven mucho de su suministro. Especialmente a Islandia. Rebajando aún más su independencia de los combustibles fósiles, a diferencia de nosotros.

Para comprender bien la energía geotérmica hay que entender el gradiente geotérmico. Pero hoy nos basta con saber que el interior de la Tierra está más caliente. Y tanto más caliente conforme más al interior. Ahí tenemos lo que necesitamos para lograr obtener energía: una diferencia de temperatura entre dos puntos. El problema es cómo traer ese calor del interior al exterior, y así aprovecharlo. Para empezar, se necesita que el propio planeta ayude. Es decir, estar cerca de una vía de salida natural. Dos tercios del calor interno escapan por las dorsales oceánicas y la profundidad es un obstáculo insalvable hoy. Salvo en lugares cercanos a esas dorsales o directamente sobre ellas, como Islandia. O con un potente vulcanismo activo, como Nueva Zelanda.

En regiones más estables también se puede encontrar corteza terrestre lo suficientemente caliente como para aprovechar su energía. El calor procede de la desintegración de isótopos radiactivos y está ahí porque no tiene tan fácil salir como en los otros lugares que te comentaba, regiones volcánicas y dorsales. Se ha acumulado a lo largo de millones de años y la erosión de las rocas suprayacentes va haciendo que lo que estaba más profundo termine acercándose a la superficie.

¿Qué hace una central geotérmica?

Central geotérmica
Tomada de Union of Concerned Scientist

¿Cómo funciona una central geotérmica? De un modo sencillo. Introducen agua en profundidad, dejan que se caliente, y la extraen. Y vuelta a repetir el ciclo. Una y otra vez. Eso significa un problema. Tú podrías pensar que el problema es que ese entrar y salir agua consume energía. Y sí, pero no. Ahí no está el problema. Con lo que se obtiene se mantiene en marcha el ciclo y sobra suficiente para aprovechar como electricidad y calefacción. El problema es otro. El problema es la fracturación de la roca al introducir el agua. De hecho, la perforación de la roca es la parte más costosa del proceso. Se lleva más de la mitad del coste total de la central. Y no genera un problema, no. Genera muchos. Que aún no están bien resueltos.

Los problemas de las centrales geotérmicas

Por un lado, te recuerdo, los terremotos son desplazamientos de roca sobre roca. Así, si hay fracturas, fallas, eso es más fácil. Una central geotérmica puede favorecer que en un lugar sísmicamente estable comiencen a suceder temblores de tierra. En principio no superiores a magnitud 4 en la escala de Ritcher. Es decir, en principio no muy dañinos. Pero solo en principio. Te recuerdo que el terremoto que asoló Lorca no fue de gran magnitud pero sucedió en una falla muy superficial y muy cercana al pueblo. Y pudo tener que ver con la extracción de agua de acuíferos. Es decir, pudo ser provocado por intervención humana sobre la geosfera. No está descartado que una central geotérmica provoque problemas graves. La probabilidad no es alta, pero descartado no está, no.

Tú dirás: ¿no se pueden hacer estudios de la roca en profundidad para saber cómo es, cómo se comportará al fracturarse e introducirle agua a presión? Pues sí, claro. Pero… Pero resulta que un lugar es distinto de otro. Y no tenemos buenos modelos que indiquen cómo se va a comportar un sitio realmente. Solo podemos hacer predicciones aproximadas. Es verdad que se ha mejorado mucho en esa parte técnica. Pero no lo suficiente para eliminar altos grados de incertidumbre.

¿Y alejando las centrales de los núcleos urbanos? Pues se pierde mucho de su potencial. Porque el principal uso que tienen es dar calefacción. También electricidad, pero menos. Y  si está a gran distancia mucho de lo logrado se pierde por el camino. De hecho, las centrales geotérmicas ejecutan mejor su papel en zonas con alta densidad de población. Así que es complicado alejarlas de donde vive la gente…

Pero no acaban aquí los problemas. También esta la posibilidad de que fracase la central después de hacer todo el montaje. Eso sucede por varias razones. Una es el cortocircuito hidráulico. Que es cuando el agua pasa demasiado rápido del pozo de entrada al de salida. Sin calentarse o calentándose apenas. Ya ha pasado: en Hijiori, Japón. Por otro puede suceder que el agua haga justo lo contrario. Que no pase apenas al pozo de salida. Y se acumule. Y genere presiones peligrosamente altas. Ya ha pasado: en Landau, Alemania.

En el proceso de fracturación también pueden ir mal muchas cosas. Como cuando pinchas una roca que sirve de límite entre una capa freática y un nivel de materiales que reaccionan con ese agua. Si, p.ej., pasa agua freática a un nivel rico en anhidrita, la reacción produce yeso. Que tiene más volumen que la anhidrita. Y no poco: un 60%. Eso supone producir enormes presiones sobre la roca que está en la superficie. Ya ha sucedido: en Staufen, Alemania. Y con consecuencias para los edificios de la población en zonas donde hubo levantamientos de hasta 30 cm del suelo.

Por cierto que todos estos riesgos de las centrales geotérmicas son compartidos por el “fracking”, la fracturación hidráulica para obtener gas y petróleo que no se pueden lograr de otros modos.

Minicentrales geotérmicas domésticas

Pero quizá otro enfoque sea útil. No es que no haya centrales geotérmicas, no. Es que, además de las grandes, las haya pequeñas. De hecho, un agujero en la tierra con dos tubos, uno de entrada de agua y otro de salida de agua, es una central geotérmica. Y el calor acumulado por el suelo a causa de la radiación solar puede ser suficiente para crear una diferencia de temperatura capaz de lograr que ese agujero, con una profundidad de entre 50 y 250 m, sea rentable para calefacción, al menos en lugares fríos. En Suecia ya se extrae más energía para calefacción mediante minicentrales geotérmicas domésticas que en toda Islandia con centrales mayores. Y en Alemania una quinta parte de las viviendas de nueva construcción emplea esa técnica, contándose ya 265.000 pozos.

Geotermia de superficie
Tomado de INPhobe

Es lo que se llama geotermia de superficie. Que no está relacionada con la otra geotermia, tectónica. Su origen es el sol. Y es que la roca se calienta lentamente en verano y libera lentamente ese calor durante el invierno. Eso es algo que conocían bien nuestros antepasados que vivían en cuevas: frescas durante la época de calor, cálidas durante la fría.

Conclusión

Aunque la geotérmica sea la más estable de las energías renovables, le queda aún mucho para poder usarse con bajos niveles de riesgo. Está bien buscar más energía. Especialmente está bien buscar más energía renovable. Y si es estable, mucho mejor. Pero deberíamos esforzarnos en mejorar la eficiencia de nuestro gasto. Y reducirlo tanto como nos sea posible. No es solo producir más energía. Es usarla mejor. Sin usarla mejor nuestra sed no se apagará ni con millones de centrales geotérmicas.

La energía es uno de nuestros problemas. Es, quizá, el gran problema del siglo XXI. La ecuación de este reto tiene dos componentes: obtención y ahorro. Operando en solo uno de ellos no lograremos un futuro. No uno bueno.

La luciérnaga fundida

A través del mail y a través de un comentario en el blog me han llegado vídeos de los cortos para este concurso de “La luciérnaga fundida“. Son cortos elaborados por Evelyn Navarro, de un IES de Murcia (no me dijo cuál) y por alumnado de Estefanía Miquel, del IES Felipe II, de Mazarrón.

Lo primero, pedirles disculpas a ambas por el retraso. He tenido un poco abandonado el blog. ¡Lo siento mucho!

Lo segundo, incluir aquí los vídeos para que los disfrutéis. A mí me han gustado. :)

Creo que es bueno que iniciativas como estas tengan la máxima difusión posible. Lo que siento es haber tardado tanto en hacerme eco de ellas. :)

Felicidades por vuestro trabajo! :)

¿Y si me callo yo y habla Rob Dunbar?

Rob Dunbar es un buen ejemplo de que la educación trasciende el lugar y el momento, que se ha expandido y que ya no le pertenece sólo a la escuela, sino que puede estar en todo lugar y todo momento que desees (si tienes conexión a internet, claro). Él pronunció una conferencia en abril de 2010. Y ahora la puedes ver y seguir (incluso con subtítulos, aunque su inglés es razonablemente claro).

Fíjate tú… Antes, yo tendría que escuchar o leer la conferencia de Rob Dunbar, o escuchar o leer a alguien que la hubiera escuchado, y luego contártela a ti. ¿Por qué no saltarnos directamente todos esos pasos? Es que él es muy claro exponiendo a qué riesgos nos enfrentamos con el cambio climático en marcha. Y con una vertiente del mismo que está siendo muy poco atendida, comparada con otras: el CO2 atmosférico, además de quedarse en el aire, también se disuelve en el agua marina. Y eso hace que los océanos se vuelvan más y más ácidos.

¿Sabes lo que puede hacer el agua más ácida con los caparazones calcáreos de una enormidad de organismos marinos? No te lo voy a contar, no. Voy a dejar que metas un huevo de gallina en un vaso lleno de vinagre y que mires, al día siguiente, qué ha pasado con su cáscara (con cuidado, eso sí, no te vayas a manchar).

Es muy probable que la atmósfera y la vida sobre el nivel del mar aguanten una cierta cantidad de exceso de CO2. Más o menos. Pero el océano parece que no, que su biodiversidad no aguantaría tanto. Estamos ya a 390 ppm y deberíamos mantenernos en 350 ppm para evitar los riesgos de que colapse la biodiversidad marina. Por cierto… No se ven signos que que podamos parar el incremento antes de que llegue a 450 ppm, así que…

Que te lo cuente Rob Dunbar…

CO2 y PIB
Fuente: Entrezenygen

No sé qué te habrá parecido el mensaje… Sólo te digo que su lista de publicaciones científicas es amplísima. Hay gente que le discute. Escépticos climáticos les llaman. No suelen decir que se trata de gente con poca formación biológica o geológica, o de gente que si la tiene sufre el síndrome de “Belén Esteban” (si digo una barbaridad me harán caso, ya que no tengo suficiente entidad intelectual como para ser un investigador puntero). O, lisa y llanamente, de gente que defiende intereses económicos empresariales, no intereses generales. Y es que la principal fuente de CO2 atmosférico es la actividad económica, como muestra la gráfica que relaciona ambas cosas en China.

Tampoco suelen decir que ni uno de sus argumentos ha colado jamás.

Indignante desprecio por la vida en Bhopal, Ecuador, Golfo de México…

Esta entrada es bilíngüe.

Vertido de petróleo en el Golfo de México
Fuente: El País

Resulta increíble la cobertura que le están dando los medios de comunicación de EE.UU. al vertido de petróleo del Golfo de México. Que no es que no lo merezca, no. Es que dada la atención que le habían prestado a situaciones anteriores, era de esperar no mucho más de 8-10 renglones en quinta o sexta página.

Y es que no hay nada como experimentar en carne propia lo que mucha gente lleva décadas sufriendo. Ecuador, sin ir más lejos. Lo denuncia Bob Herbert en una de sus columnas del New York Times.

BP’s calamitous behavior in the Gulf of Mexico is the big oil story of the moment. But for many years, indigenous people from a formerly pristine region of the Amazon rainforest in Ecuador have been trying to get relief from an American company, Texaco (which later merged with Chevron), for what has been described as the largest oil-related environmental catastrophe ever.

Porque llama la atención que los EE.UU. tomen unas decisiones ambientales tan dispares de puertas hacia fuera y de puertas hacia dentro. Cuando suceden catástrofes ambientales provocadas por sus empresas, pero en lugares lejanos, optan por proteger a sus empresas, sin duda. Cuando suceden catástrofes ambientales cerca de sus casas, ya la cosa es distinta.

Sinceramente, a eso se le pueden dar muchos nombres y muy feos. Dale tú el que quieras. no creo que sea más gordo que el que pienso yo de la actitud de la administración, directivos de empresas, empleados y consumidores de EE.UU. Sí, sí. Consumidores también. De hecho, los que más culpables creo que resultan. Población normal, como tú y yo. Porque muchos declaran ahora que no piensan comprar gasolina a BP. Pero a Chevron-Texaco sí, claro. A pesar de que estuvo tres décadas envenenando a miles de personas en Ecuador. Pero claro, Ecuador no es EE.UU. ¡Qué más da!

Texaco operated more than 300 oil wells for the better part of three decades in a vast swath of Ecuador’s northern Amazon region. Much of that area has been horribly polluted. The lives and culture of the local inhabitants have been upended in ways that have led to widespread misery.

Texaco came barreling into this delicate ancient landscape in the early 1960s with all the subtlety and grace of an invading army. And when it left in 1992, it left behind widespread toxic contamination that devastated the livelihoods and traditions of the local people, and took a severe toll on their physical well-being.

It deliberately dumped many billions of gallons of waste byproduct from oil drilling directly into the rivers and streams of the rainforest covering an area the size of Rhode Island. It gouged more than 900 unlined waste pits out of the jungle floor — pits which to this day leach toxic waste into soils and groundwater. It burned hundreds of millions of cubic feet of gas and waste oil into the atmosphere, poisoning the air and creating ‘black rain’ which inundated the area during tropical thunderstorms.

Entierro en Bhopal
http://blog.buzzflash.com/files/bhopal%20disaster.jpg

Por si fuera poco, también en estos días se ha resuelto el juicio por la tragedia de Bhopal. ¿Quieres darle un repaso a qué paso? “Tan solo” 26 años después hay ocho condenas a leves penas de cárcel. Bah…! ¿Qué más da? Total, por 15.000 fallecidos y 600.000 afectados, de los cuáles 150.000 lo fueron gravemente…

Claro, las empresas dicen que fueron cuestiones personales, de sus operarios. No tiene nada que ver el contexto en el que estos trabajaron, no. No tiene que ver que les obliguen a obtener máximos resultados económicos con la mínima inversión posible. Da igual que sea Bhopal, Ecuador, Golfo de México… Sólo serán castigadas si tocan a poderosos. A los pobres, tierra encima y poco más.

Pero…

¿Sabes lo que te digo? Que verdaderamente los grandes culpables de esta historia no son realmente no son las empresas no. Somos tú y yo.

Sí, tú y yo. Que compramos cosas sin pararnos a mirar cómo se producen. Que adquirimos productos y nos da igual, en el fondo, cuánto daño haya hecho su elaboración o cuánto vayan a hacer los desperdicios que se generen cuando las tiremos a la basura. Tú y yo que con nuestras compras sostenemos a los que hacen esto y más (como dice “El Roto“, el verdadero poder no es el judicial, ni el legislativo, ni el ejecutivo; es el adquisitivo). Y también tú y yo por formar parte de un sistema educativo que le pone más énfasis a explicar en las aulas polinomios o nombres de músculos antes que hablar de esto, y de cómo esto está relacionado con el currículum de cada materia.

Ojalá esta mala crisis económica, que tanto daño hace en muchas familias, pueda traer, al menos, algo bueno. La reducción del consumo a cifras razonables y productos razonables. Aunque lo malo es que sea por las bravas, no por las buenas.

Servicios ecosistémicos (o pagar por lo gratis es de tontos)

Pues si pagar por lo gratis es de tontos, somos tontos.

Resulta que la mayoría de los recursos naturales están disponibles en cantidades enormes. Agua, aire, alimento, materias primas para vestido y herramientas… Y que cada día se producen, a lo largo y ancho del planeta, gran cantidad de esos recursos. Los generan ecosistemas.

Entonces… ¿Por qué son escasos? O sea, ¿por qué son caros?

¡Por la velocidad a la que los consumimos! Pero no solo por eso. ¡Porque estamos degradando los sistemas que los generan! Y no sólo por eso. ¡Porque somos muchos los que ahora los necesitamos!

Servicios ecosistémicos

Fuente: http://tinyurl.com/yjem9fr

Así, los servicios que nos prestan los ecosistemas, los servicios ecosistémicos, están desbordados por tres lados. Y no es necesario que sea así. Otro mundo, igual de cómodo que este, incluso más, es posible.

Consumimos recursos a más velocidad de los que los servicios ecosistémicos los ponen a nuestra disposición porque hemos inventado un modo de vivir que se llama fordismo (y su evolución, el toyotismo). Y que, por cierto, ha quebrado, se ha roto, ha muerto (no sé si lo sabías). El fordismo consiste en dar mucho dinero a la gente a cambio de su trabajo. ¿Y eso es malo? Bueno… Depende de lo que hagas con el dinero. En realidad ese sistema sólo funciona si el dinero se emplea en comprar cosas que otros fabrican con su trabajo, ganando así dinero que emplearán en comprar cosas que otros fabrican con su trabajo, ganando así dinero que emplearán en comprar cosas que otros fabrican con su trabajo… Su evolución, el toyotismo, reduce costes de producción, pero no difiere en el uso y daño que hace a los ecosistemas.

El fordismo ha sido un sistema de gran éxito. Ha dado a mucha gente mucho dinero. Con el que han comprado muchas cosas. Ahora… De ahí a suponer que eso ha hecho que la vida sea mejor… Pues habrá cosas que sí y otras que… Si yo ahora, en la habitación en la que estoy, miro a mi alrededor y pienso en todos los objetos de los que puedo prescindir sin que se resienta mi calidad de vida (aquellos que no uso con frecuencia o no son importantes, vamos)… ¡Fíjate! No digo de los que puedo prescindir sin poner en riesgo mi seguridad y salud personal, ¿eh? Que esos son más todavía. Digo de los que puedo prescindir sin molestia apenas. Pues hay una cantidad notable de objetos, sí. Esos podrían no haber sido producidos sin ningún problema.

¿Pero qué hubiera pasado si mucho de lo que tengo, bastante inservible o no muy útil, no hubiera sido producido? Pues que algunas personas no habrían trabajado y, por tanto, no habrían ganado dinero. Y no habrían comprado otros objetos, mermando la cantidad que otros habrían comprado. Y así.

Fordismo

Fuente: http://tinyurl.com/yh2xzqb

El fordismo (o su evolución, el toyotismo) se ha mantenido mientras ha habido suficientes recursos y ha llevado a una gran parte de la humanidad a altos niveles de bienestar. Sí. Pero…

Pero ahora estamos en una situación en la que los ecosistemas están exhaustos. Y no solo los ecosistemas, también los consumidores… ¿Qué más puede comprar la gente del primer mundo, ahora que intentan entrar en el fordismo-toyotismo varios un par de miles de millones de personas más (China, India…)?

Y no sólo exhaustos. El fordismo (la economía en general) no ha tenido en cuenta la Segunda Ley de la Termodinámica. Esa que dice que no puedes producir nada sin generar residuos. Que los residuos son inevitables. El fordismo ha vivido como si los residuos no existieran. Pero existen. Y dañan. A personas y a ecosistemas.

Y no sólo exhaustos y dañados, sino más solicitados. Y es que somos muchos que queremos mucho.

¿Una pista para un mundo futuro? Pues ahora que el fordismo ha muerto (aunque el toyotismo lo mantenga artificialmente vivo), los precios deberían estar relacionados con los servicios ecosistémicos. Ellos deberían ser la vara de medir

Y te propongo una tarea. O más bien, un esbozo de tarea, que seguro que tú puedes añadir tus propias preguntas…

  • ¿Podrías averiguar cómo se forman los precios y como recogen lo que valen los recursos naturales actualmente? Busca un gráfico que lo ilustre y explícalo en no más de 30 palabras, haciendo aparecer los términos “optimización”, “oferta”, “demanda”, “máximo”.
  • ¿Tiene alguna relación la formación de los precios con algún concepto matemático? Tendrás que preguntar a quien te dé esa materia, pero sólo después de encontrar el gráfico…
  • ¿Podrían ser los precios como son sin una cosa llamada “externalización”?
    • Encuentra el concepto.
    • Aplícalo a alguna actividad doméstica.
    • Toma una decisión acerca de si “externalizar” es algo justo/injusto, eficiente/ineficiente y arguméntalo.
  • ¿Tiene consecuencias para tu comida que en sus precios haya “externalización”? ¿Y para la comida de una persona del Tercer Mundo? Tienes que dar una respuesta en términos de Sí o No, y un argumento que la apoye.
  • ¿Podrías construir un breve mensaje resumiendo tu opinión acerca de si el “fordismo” puede sobrevivir sin “externalización”? Procura que quede clara tu opinión y que aparezcan las palabras “precio”, “salario”, “residuo”, “sostenible”, “crisis”.

También te dejo este vídeo. Mil veces hablado y no son suficientes. Aún.

Pinche aquí para ver el vídeo

Mejor que gratis

Jeffrey D. Sachs no es precisamente un don nadie. Profesor de Economía de la Universidad de Columbia y director del Instituto de la Tierra en esa misma Universidad. Consejero especial del Secretario de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon. Y también consejero especial del anterior, Kofi Annan, mientras dirigía el Proyecto del Milenio, de las Naciones Unidas, destinado a erradicar la pobreza en 2015 (aunque parece que los tiempos ha cambiado).

No señor, más bien es un tipo que sabe lo que dice, y muy experimentado. Y si indica que subvencionar la renovación del parque automovilístico, tal y como se está haciendo, es una barbaridad, habría que tenerlo muy en cuenta.

Haciendo cuentas, sustituir automóviles por otros más eficientes parece una buena idea. Y sin duda lo es, claro. Pero para los fabricantes de automóviles mucho más que para ti. Porque ese mismo dinero, invertido en programas de reforestación o en proyectos de captación y almacenamiento de CO2 son casi el triple de eficientes. Y no te digo mejorar el alumbrado, los electrodomésticos o el aislamiento de viviendas. Que resulta que estas tres cosas son mejores que gratis.

Te explico eso de mejor que gratis. A ti, comprar un determinado electrodoméstico o modificar algo en tu hogar, te pueden costar un determinado dinero. Pero si al cabo de un tiempo te produce un ahorro suficiente, puede serte rentable. Por la vía de lo que te ahorras, has ganado. Pero a lo mejor no te interesa porque tardarías mucho tiempo en generar ese ahorro, ese beneficio. O porque es demasiado pequeño y no te merece la pena. ¿Pero qué ocurriría si tu ahorro tiene un efecto dominó, y produjera más ahorro, en este caso al gasto público? Pues que podrías recibir ayudas, porque al conjunto de la sociedad le puede merecer la pena que tú, y muchos como tú, compren o instalen. Pues bien, según las cuentas de Sachs, podría ser hasta rentable para ti y para la sociedad, que esos electrodomésticos fuera gratis. Generarían tanto beneficio social que estaría bien dárselos a la gente.

Y es que no todas las maneras de proteger al planeta en el que vivimos son igual de buenas.

Ahora, el problema es el de los grupos de presión, que querrán promocionar y vender lo suyo. Los fabricantes de automóviles sus coches, los de iluminación sus bombillas, los de cristales el doble acristalamiento. Bueno, el problema y la ventaja. Porque tendrán que luchar por mejorar sus productos, por hacerlos más ajustados al objetivo. Es un problema y una oportunidad. Una oportunidad para estimular grandes avances tecnológicos y un problema en el que la avaricia, la mentira, la extorsión, la influencia y la corrupción pueden hacer acto de presencia.

Sobregeneración eólica

Se están instalando más aerogeneradores de los que la actual estructura de cosumo eléctrico soporta. Y, curiosamente, eso puede no ser nada malo. Más bien, muy bueno.

En el momento de escribir este post (más o menos), las renovables cubren algo más del 25% de la demanda energética del estado español. Pero con ese tipo de energía aún no se ha dado respuesta al mayor problema de consumo y de contaminación por CO2 (y por más, muchas más sustancias nocivas): el transporte. Está claro que es muy complicado que nadie vaya a renunciar a su capacidad de transporte individual en beneficio del transporte privado. Por mucho que nos digan que las cuentas cuadran (lo que gastas en los impuestos que te pueden cobrar por tener un buen transporte público, a precios asequibles, te lo ahorras, sobrado, en combustible). Así que hay que dar una respuesta diferente. O complementaria.

Y parece que es el coche eléctrico.

Que no acaba de arrancar, sí. Pero… ¿quién quiere un automóvil que le cuesta bastante cargarlo, que tiene una autonomía limitada, que es caro aún adquirirlo?

Pero…

Aerogeneradores

Fuente: http://tinyurl.com/yclbs2r

Imaginemos una situación de sobreproducción. Especialmente eólica. Imaginemos que hay tantos molinos de viento que generan un chorro de megavatios. Más de los que se necesitan. ¿Qué se hace con esa energía? Hasta ahora se está invirtiendo la sobreproducción en bombear agua en pantanos de modo inverso, cuesta arriba. Porque no hay otra cosa. Y está bien…

Imaginesmos también que hay un parque de coches eléctricos. Enchufados podrían consumir sin gran problema ese exceso de capacidad.

Imaginemos para acabar, que ese exceso de capacidad es barato. Muy barato. Y es que al país le podría salir rentable ofrecer electricidad gratis para evitar tener que importar combustible y luchar contra las consecuencias (climáticas y sanitarias) de la contaminación asociada. Y no me digáis que no puede ser, que algo hay que cobrar. Las empresas saben bien el valor de los regalos en sus tácticas de márketing… Que no es sólo cuánto gastes, que también es cuánto ahorras!

Sobreproducción + parque automovilístico eléctrico + precios del kW MUY atractivos + reducción drástica de la importación de petróleo + reducción de la contaminación…

No digo yo que sea una ecuación buena, que no lo sé (¡hombre, escucho a los que saben, que dicen que sí!). Digo que merece la pena explorarla. Que faltan las líneas de conducción, sí, que hay muchas incógnitas acerca del uso, sí; que qué pasa cuando hay calma, desabastecimiento eólico, sí… Pero que también se decía todo eso para indicar que las energías renovables no eran la respuesta y mira…

Y tampoco digo que haya que salir corriendo a comprar acciones, pero, desde luego, no parece que invertir en bolsa en compañías relacionadas con el automóvil eléctrico y/o con energías renovables, especialmente eólica, sea una estupidez. Especialmente después de lo que ha hecho Reino Unido respecto a este enfoque (85.000 millones de euros para que la energía eólica genere el 40% de la demanda se su país y así poder introducir el coche eléctrico entre 2015 y 2020).

En fin, que se necesitan ideas de este tipo, que nos permitan pasar de una economía que se alimenta de stocks (depósitos de carbón, petróleo, gas natural…) a una economía que se alimenta de flujos (ciclo del agua, viento). Más adaptada a su entorno, menos contaminante, menos impactante, más segura.

Crisis económica y auge del fundamentalismo conectados por su raíz ecológica

Este post va dedicado a Juan López de Uralde, Nora Christiansen, Christian Schmutz y Joris Thijssen. Y no va nada, nada dedicado a la ¿justicia? danesa.

Fundamentalmente vivimos en un mundo en el que las necesidades básicas se han mezclado con los lujos. El pan se fabrica y transporta con el mismo combustible que los perfumes. Así, los más ricos han ido detrayendo recursos que podrían haber sido usados para cubrir las necesidades de los más pobres. Pero ese mundo, insostenible, intentó mantenerse a base de ampliar el número de ricos. Y de convertir en ricos a los que trabajaban para los ricos. En la esperanza de que esos nuevos potentados aumentarían, con su consumo, el número de trabajadores, en un pretendido círculo virtuoso que terminaría con la historia de la humanidad, desembocando en un paraíso terrenal prometido por economistas neoliberales que pretenden que nada nuevo se ha inventado desde Adam Smith.

Pues no.

Compras inútiles

Fuente: http://tinyurl.com/yc9pspm

Porque en todo sistema hay mecanismos acumulativos, sí, como los descritos, como los deseados. Pero hay dos cuestiones básicas que no han sido tenidas en cuenta. De ahí lo de neoliberales ingenuos (en realidad es estúpidos, pero hoy me siento caritativo).

La primera, que el sistema ha de alimentarse de materia y de energía. De recursos, vamos. Y alimentarse sin parar si quiere existir sin parar. Y alimentarse de tantos más recursos cuanto más acumule. Porque acumular mucho cuesta mucho. O sea, que ser rico es caro y ser muy rico es muy caro.

La segunda, que los sistemas, además de mecanismos acumulativos tienen mecanismos disipativos. Es decir, formas de expulsar lo que no se desea (entropía se le llama en ciencia). ¿Pero expulsar a dónde? Afuera. Es decir, se necesita un “fuera”. No todo puede estar dentro del sistema. Un fuera donde echar nuestra basura, nuestra entropía. Un fuera en el que vive gente que no está dentro.

Antes de que nos hayan estallado las dos crisis, la de recursos y la de entropía, el sistema se ha atascado por sí solo, sin mucha ayuda. Se ha atascado porque para mantenerse necesita un consumo creciente. Eso suma tres crisis (consumo, recursos, entropía). Que, por cierto, son todas las crisis posibles en un sistema: entradas, salidas y funcionamiento. Y lo peor es que no puede volver a ponerse en marcha. Bueno, sí puede, pero creando más exclusión, más “fuera”, y consumiendo más recursos.

Simplemente, la vida como la conocíamos ya no existe. Habitamos en un espejismo, que se parece a cómo vivíamos, a la espera de lo que venga.

¿Cómo sabemos que eso es así?

Evoución del precio del crudo

Fuente: http://tinyurl.com/yfr7c9j

Lo primero porque cada vez cuesta más extraer recursos. Su precio cada vez es mayor y su disponibilidad cada vez menor. ¿Has mirado la evolución de los precios de las materias primas esenciales, como fosfatos o petróleo, o de productos básicos de consumo, como alimentos?

Lo segundo, porque los ecosistemas están descoyuntándose. En el océano y en tierra firme. La climatología está variando, la distribución, diversidad y fenología de las especies también. Es un cambio muy brusco, no por su magnitud (en la historia de la Tierra ha habido cambios mucho más potentes) sino por su carácter repentino.

Pero cometemos un error cuando pensamos que el cambio afecta sólo al escenario. Y además, al escenario externo. Porque los ecosistemas los percibimos como ajenos, alojados nosotros en las ciudades y pueblos. Que no son otra cosa que zoológicos de piedra, ecosistemas refugio. Y cuando decía que se están descoyuntando los ecosistemas me refería a todos, incluidos los humanos artificiales. De ahí las hambrunas y pobrezas extremas, que afectan a, como mínimo, una de cada seis personas que existen. Y subiendo. De ahí fenómenos como el terrorismo islamista, que en realidad son respuestas a una forma de vida contemplada como injusta por los que están fuera del mundo occidental (excluidos del bienestar en su mayoría). ¿Y cómo no van a ver la forma de vida occidental injusta si consume recursos que necesitarían los pobres y que se alía, para pertuarse, con poderosos locales injustos como ocurre ahora en Yemen?

¿Significa eso que los de fuera son los buenos y los del sistema neoliberal los malos? Pues creo que los de fuera llevan razón en la raíz de su rebelión, pero eso no significa que su razón vaya más allá. Que me guste la austeridad que proponen y su apuesta por el acceso de los pobres a los recursos no significa que me guste la forma de vida pública que quiere imponer la corriente predominante. Ni un pelo. Es más, me disgusta tanto que aunque comparta con ellos el desagrado por la forma de vida occidental (aún disfrutándola), los considero mis enemigos. A ellos y a otros de aquí también. Porque lo mejor que ha dado la historia son los Derechos Humanos. Es una obligación incorporar su parte de razón y luchar contra los enemigos de los derechos humanos (como Jorge Loring hablando de la virginidad, al cual me niego a ponerle un link).

En algún momento se tendrá que hacer una síntesis de lo bueno. De la austeridad, el cuidado del entorno y la atención al legado hacia las generaciones futuras, con la defensa de los derechos humanos. Pero hoy, esa vía, no existe mayoritariamente. El mundo está polarizado entre quienes defienden los derechos humanos y la riqueza de unos pocos, por un lado, y los que defienden mejor reparto de la riqueza y abominan de los derechos humanos y las libertades cívicas individuales, especialmente de las mujeres, por otro.

Esta será la década de la síntesis o no será.

Y no es esa frase una profecía, no. Es más bien un proyecto de epitafio, una cuenta atrás. A diferencia de otras crisis, esta es una provocada por el enorme poder que hemos acumulado. Es, por tanto, una crisis poderosa. ¿Quién realizará la síntesis? Quizá los excluidos de dentro, quizá los valientes, quizá los sensatos, quizá los más jóvenes

Pero mientras nos preocupemos por estas idioteces no es el camino, no… Por muchos fuegos artificiales que les pongamos.

Negacionistas que salen a la puerta de la calle y no van más allá

Alucino. Porque hace frío en España, durante unos días, ya no existe el cambio climático. Hay gente que es capaz de creer que la temperatura de la puerta de su casa de hoy representa la temperatura de la puerta de su casa de todo el año. Es más. Creen que la temperatura de la puerta de su casa de hoy representa bien la de todo el planeta. A este paso nos dirán que no hay cambio climático porque ellos están muy agustito en su casa, sentados en su sofá, y que allí no notan nada.

Alucino porque no sabía que el negacionismo, además de convertir en cínico, volviera idiota.

Oscilación ártica

Fuente:http://tinyurl.com/yclb7qc

Con lo fácil que sería buscar en internet “Oscilación ártica“. Y verificar que la circulación ártica es la que domina si nos llegan o no masas de aire polar. Y comprobar que presenta dos fases, llamadas positiva y negativa. Y que en la positiva tenemos inviernos más cálidos y secos aquí, pero que en otros lugares hace más frío y llueve más. Y en la negativa aquí llueve más y hace más frío, aunque en otros lugares hace más calor. En las zonas tropicales, sin ir más lejos, donde el invierno está siendo tremendamente suave. Casi no está existiendo.

De verdad que es increíble que haya gente que piensa que el planeta es como la puerta de su casa. Y, mientras, los promedios de temperatura subiendo y subiendo…

Pero no. No vaya a ser que tener información sobre lo que ocurre de verdad vaya a estropear esa idea tan bonita de que lo que hay hoy es para siempre, y que no hace falta cambiar, que podré seguir consumiendo lo que me dé la gana. Mejor agarrarse a un clavo ardiendo.

Pues sí, creo que el negacionismo convierte a la gente en idiota. Y de paso es contagioso. Con lo fácil que es mirar gráficos como este… Hay que joderse…

Evolución de las temperaturas superficiales del planeta

Fuente: http://tinyurl.com/yv3a9x