Inmunidad entretejida

Los tejidos del sistema inmune incluyen órganos bien definidos, con límites y localización clara (timo, bazo, ganglios linfáticos, médula ósea) y otro difuso (MALT). El MALT es el tejido linfoide asociado a mucosas; y consiste en células inmunes entremezcladas con muchas otras, sin organización ni estructura entre ellas, pero formando una red.

Hoy por hoy, estos son los tejidos. ¿Qué quiere decir ese “hoy por hoy”? ¿Es que estamos en pleno cambio evolutivo y acelerado? ¡No, no! Jejeje… No, es que “tejido inmune” es un concepto para interpretar la realidad. Es una creación de la mente humana. Y conforme más sabemos, tenemos que variar el concepto para ajustarlo a lo nuervo que descubrimos. En ese sentido es probable que la piel se termine incluyendo entre los tejidos inmunes. Por varias y poderosas razones: fabrica péptidos antibióticos que secreta con el sudor; sintetiza vitamina D (¿deberíamos decir más bien hormona D?) que influye enormemente en la capacidad inmune de nuestro organismo… Yo, de hecho, me inclinaría a incluir la ya. Incluso como órgano endocrino del sistema inmune, con la vitamina D como interruptor. Porque las razones son poderosas. Peroooo… Pero resulta que en selectividad no la admiten. Porque los libros de texto de las editoriales españolas no recogen esa idea aún… En fin… Así funcionan las cosas… Y nosotros, mientras, teniendo que repetir conceptos antiguos, no vaya a ser que a nuestro alumnado lo suspendan por conocer datos que catedráticos de universidad desconocen… Y mientras, como consecuencia de esa falta de enfoque, vivimos una epidemia de déficit de vitamina D y, como consecuencia, nuestra salud está comprometida. ¿Qué relación hay entre los enfoques memorísticos y anticuados de selectividad y ese hecho, esa epidemia? No lo sé… Pero sospecho que sí que alguna hay, que no llegan las ideas a la población hasta que no aparecen en los libros de texto, y que no aparecen el los libros de texto si no se piden en selectividad…

Pero a lo que vamos. A que repases los tejidos inmunes comúnmente aceptados. En ellos hay tejidos primarios y secundarios.

Hematopoyesis
Tomado de Wikipedia

Los primarios, lugares de producción y maduración de células inmunes. Es decir: las células nacen en una versión no activa y luego adquieren sus capacidades. Eso quiere decir maduración. La médula ósea es el principal de ellos. Ahí nacen todas las células inmunes. Muchas de ellas migran a otros sitios para madurar. Como los monocitos, que viajan por la sangre hasta los tejidos para madurar en macrófagos o en células dendríticas. O como los linfocitos T, cuyos precursores nacen en la médula ósea y viajan hasta el timo para convertirse en células capaces de ejercer su papel. Pero en la médula ósea no solo nacen células. También maduran. Es el caso de los linfocitos B. Ellos no tienen que migrar a ninguna parte, dentro de su lugar de nacimiento adquieren también sus capacidades.

¿Qué es madurar para los linfocitos? Pues verás, dos cosas: adquirir su especificidad (a qué antígenos reconocerán) mediante un proceso complejo que incluye alterar los cromosomas (recombinación somática); y eliminar a aquellos que, por casualidad, reaccionen contra moléculas del propio cuerpo (deleción clonal). Así logramos una asombrosa variedad, del orden de 1011 variedades distintas de linfocitos T y B, capaces de reconocer a un repertorio de moléculas amplísimo antes siquiera de tomar contacto con ellas. Y, a la vez, que ninguna de esas células nos dañe a nosotros mismos (si todo va bien, si no hay algún fallo que desemboque en enfermedad). Eso es madurar.

Estructura ganglio linfático Estructura ganglio linfático
Ganglio tomado de BIOL 230 Detalle tomado de BIOL 230

Los órganos secundarios (bazo, MALT, ganglios linfáticos) son puntos de encuentro entre antígeno y linfocitos. Cada uno de ellos controla una posible vía de acceso de los patógenos. El MALT busca frenar su entrada a través de las mucosas de vías digestivas, genitourinarias, respiratorias. Los ganglios linfáticos están para evitar que la infección intente entrar en la sangre desde los tejidos periféricos. El bazo (en su región llamada pulpa blanca) si la infección ya se ha propagado por la sangre. A su vez, los ganglios son centinelas que se reparten diferentes partes del cuerpo. Toda la linfa procedente de los tejidos debe pasar por alguno de ellos. Los linfocitos B se alojan en su corteza y los T en su precorteza, esperando. Su médula ganglionar es el punto de encuentro entre antígenos y células.

¿Cómo desembarcan los linfocitos en los órganos secundarios? Porque en sus lugares de destino hay capilares con células endoteliales que tienen receptores que los linfocitos reconocen y a los que se adhieren. Y porque la llegada de antígenos desencadena la producción de sustancias que los atraen hacia allí.

O sea, muelles de atraque y sirenas de alarma. Todo dispuesto para la lucha. Tejidos conectados, tejidos entretejidos. Para que luches por no morir.

Reutilizando la respiración

¿Y a mí que eso de dividir al ser vivo no me cuadra? Esa clasificación tan exacta, tan perfecta, en nutrición, relación, reproducción…

Te pongo un ejemplo. ¿Para qué sirve la respiración? Está claro que para ofrecernos nutrientes (oxígeno) y eliminar desechos (dióxido de carbono, fundamentalmente). Si te fijas, justo lo contrario que la fotosíntesis, en la que el nutriente es el CO2 y el desecho el O2

Pues en los humanos la respiración sirve para algo más. Para relacionarnos. Bueno, en los humanos y en muchos otros animales terrestres, especialmente las aves. Es lo que hoy hemos aprendido Laura, de 3º de ESO, y yo. Porque la respiración, en los animales con laringe, sirve para mover unos músculos especiales, llamados cuerdas vocales. En realidad la espiración, la expulsión de aire desde los pulmones hacia el exterior. O sea, que lo que funciona para relacionarnos es expulsar CO2. Casi podríamos decir que el último uso que le damos nosotros a ese desecho es hablar gracias a él.


Origen de la laringe: Comunicacion entre animales
Cargado por raulespert. - Vídeos sociales y ecológicos.

Cuando vibran, las cuerdas vocales mueven el aire. Y el aire también vibra y esa onda viaja. Hasta el oído. Donde de nuevo conjugamos el verbo vibrar. Esta vez una fina membrana de piel, el tímpano, conectada con un mecanismo que agita un líquido. Y ese líquido, al moverse, activa neuronas. Nosotros, con el cerebro, interpretamos lo que nos dicen esas neuronas como sonido. Si se movieron mucho, oímos más fuerte. Si se movieron rápido, oímos más agudo. Y agrupamos esos sonidos para entenderlos como palabras, las cuales hemos relacionado con imágenes en nuestro cerebro.

¡Ha nacido el lenguaje!

¿Te has fijado? La respiración, que inicialmente era nutrición, ha terminado influyendo en los músculos para hacer que agiten el aire. Y ha creado el oído y ha modificado el cerebro…

No, no, definitivamente es muy complicado dividir a un ser vivo de una manera exacta: “esto es nutrición, esto es relación…”. No. Más bien, todo puede servir para todo. Y la respiración es un buen ejemplo, pero no el único.

Y a todo esto… Lo que hacen los pulmones no se llama realmente respiración sino ventilación. Pero eso es otra historia…

La Teoría Celular aplicada a una fábrica de galletas

Lo que dice la Teoría Celular es bien conocido. Ya lo sabes bien de tantas veces que te lo han dicho en clase, ¿no?

  • Todo ser vivo está hecho de células
  • El funcionamiento de un ser vivo es el funcionamiento agregado de sus células (bueno o malo)
  • Toda célula procede de otra célula
Circuito de galleta
juLio’s BLOG

Ya casi resulta cansado contarlo y escucharlo, ¿no? Vamos a probar con otro enfoque. En vez de comprender, recordar, memorizar, vamos a tratar de aplicar la Teoría Celular. A una fábrica de galletas. Y descubriremos una consecuencia, jejeje…

Pues es fácil. La fábrica estaría hecha de la mismas galletas que elabora. Sus paredes, su suelo, su techo, los camiones de reparto, las puertas, las tuberías… Todo estaría hecho de galleta.

Por otro lado, los operarios de la fábrica serían también galletas. Fabricados allí mismo, por cierto. Incluso el Director General y el perro guardián.

Galleta de jengibre
Salood.com

Que terminarían siendo sustituidos algún día por alguna de las galletas que se elabora allí. La cual, a su vez, ha sido hecha por máquinas de hacer galletas que, en realidad, también son… ¡galletas!

En otras palabras… ¡No se necesita a nadie externo para explicar cómo se mantiene funcionando la fábrica de galletas! P.ej., cualquier dios o cualquier fuerza misteriosa queda descartada como agente creador. Es la propia fábrica la que elabora ella misma lo que necesita. Para construirse y mantenerse. Incluso, si tiene éxito, construirá otra planta en otro sitio (hecha de galleta). Y luego en otro más, y en otro más…

La Teoría Celular tuvo ese gran mérito. Desterró las causas externas como necesarias para explicar el mantenimiento de la vida. Otra cosa es su origen, otra cosa es la primera célula.

Pero todo se andará.

Los capilares dicen cómo late el corazón

Me preguntaba Ionut sobre la circulación mayor y la circulación menor. Para que lo recuerde, no me ha bastado con comentarle cómo es. Es decir, no me ha bastado con aportar un enfoque descriptivo. También he necesitado un enfoque explicativo y otro aplicativo.

Circulación doble

Fuente: http://tinyurl.com/y8omy95

Lo descriptivo es sencillo. La circulación mayor es la que se inicia en el corazón y, desde él va a (casi) todo el cuerpo y luego vuelve. La circulación menor es la que también se inicia en el corazón, pero va a los pulmones y vuelve.

Ya está. Explicación hecha. ¿Pero ha bastado? Yo creo que no. Porque para aprender, Ionut, y tú también, necesitáis una explicación y una aplicación.

¿Lo explicativo? Así, en sencillo, sin complicarnos mucho, sería esto.

La sangre sale del corazón hacia los tejidos para alimentarlos y recoger sus desechos. Y tiene que llegar a todas y cada una de las células. Por tanto, los vasos sanguíneos, cuando salen del corazón son muy gruesos, pero cuando se van acercando a las células se van estrechando. Porque van desde un órgano (grande) a una célula (pequeña). Y al estrecharse, la sangre gana presión. Pero luego, cuando vuelve, los vasos sanguíneos se hacen más gruesos, yendo de células (pequeñas) a corazón (grande). Y si pierde presión, la sangre no puede avanzar. De ahí que tenga que volver al corazón.

Cuando la sangre va hacia los pulmones le pasa lo mismo. Tiene que estrechar sus vasos para soltar CO2 (dióxido de carbono, que es un desecho) y recoger O2 (oxígeno, que es un nutriente). Y tienen que estrecharse porque en vasos finos ese intercambio de gases es mucho más eficiente que en vasos gruesos (hay más superficie y por eso se sueltan y toman los gases más rápidamente).

Capilares

http://tinyurl.com/yzryl2x

Por cierto, que los estrechamientos de los vasos sanguíneos se llaman capilares.

¿Problema?

Que hay dos estrechamientos, con dos caídas de presión. Uno en los tejidos, otro en los pulmones. Eso significa que hay que darle dos empujones a la sangre. O sea, que tiene que pasar dos veces por el corazón. O sea, que tiene que haber dos circulaciones.

Vale. Ya está lo explicativo. Pero quiero más. Quiero lo aplicativo. Que es lo que va a hacer que esto sea fácil de recordar.

¿Por qué es bueno hacer ejercicio? Porque los músculos, cuando se contraen y relajan, ayudan a que la sangre con poca presión vuelva al corazon. Eso hace que el corazón tenga que trabajar menos.

¿Por qué fumar afecta tanto al corazón? Porque obstruye los pulmones, dificulta el riego sanguíneo, y eso obliga al corazón a hacer un trabajo extra para que la sangre se oxigene.

En fin. Que creo que para que puedas entender, tengo que combinar lo descriptivo, lo explicativo y lo aplicativo. ¡Hombre! Creo que hay más cosas. Lo relacional, lo gráfico, etc. Pero yo creo que por hoy vale, ¿no?

Cotilleando a los paramecios

ResearchBlogging.org

Esta entrada es bilingüe.

Daniel Fels es un cotilla. Como yo. Eso nos une. Yo quiero enterarme de lo que dice todo el mundo y el quiere enterarse de lo que se dicen los paramecios. En concreto, Paramecium caudatum. En eso ya no somos tan iguales.

Y es que la comunicación intercelular es algo importantísimo. A los individuos unicelulares les ayuda a coordinar sus decisiones, a que éstas seán más ajustadas a sus necesidades, a ponerse de acuerdo. Y a los seres pluricelulares les permite que sus células sepan qué hacer por el bien del conjunto.

De hecho, el cáncer es una enfermedad de la comunicación celular.

Por tanto, ninguna investigación sobre esta habilidad de los seres vivos debería tomarse a la ligera.

“Information transfer is a fundamental of life.”

Paramecio

Fuente: http://tinyurl.com/yhm7lxg

Lo que Fels hizo fue sencillo y brillante. Se sabe bien que las células se comunican mediante sustancias químicas. Pues él lo impidió. ¿Cómo? Sencillo. Colocando unos paramecios en un tubo de ensayo y otros en otro. Pero descubrió que, a pesar de estar separados por paredes de cristal se seguían influyendo mutuamente. Crecían de manera coordinada y su comportamiento alimentario quedaba afectado cuando estaban juntos ambos tubos de ensayo.

“This study is designed to test for non-molecule-based triggering of two fundamental properties of life: cell division and energy uptake.”

¿Y qué es lo único que puede pasar de un tubo a otro? Pues claro, la luz.

“Even through glass, the cells affected cell division and energy uptake in neighboring cell populations.”

Fels entonces usó tubos de ensayo hechos de cristales especiales. Cristales que filtraban, selectivamente, algunas longitudes de onda. Y comprobó que los paramecios no se entienden bien entre ellos si están en tubos de ensayo que bloquean la luz ultravioleta. Por tanto, pensó, ese debe ser el mecanismo de comunicación

No sabemos aún mucho más. No sabemos con qué lanzan esos mini-mini-mini-destellos ultravioletas los paramecios (unos pocos fotones, parece), ni con qué parte de su célula los crean. No sabemos si esa señal es más importante que las típicas moléculas químicas que emplean en la comunicación. Lo que sí sabemos es que hemos descubierto algo nuevo. Y probablemente importante, porque ese tipo de comunicación afecta a dos propiedades básicas de los seres vivos: nutrición y reproducción. Está lejos de ser trivial.

“It is suggested that the cell populations use two (or more) frequencies for cellular information transfer, which influences at least energy uptake, cell division rate and growth correlation. Altogether the study strongly supports a cellular communication system, which is different from a molecule-receptor-based system and hints that photon-triggering is a fine tuning principle in cell chemistry.”

Lo que sí sabemos es que tenemos preguntas sin respuesta aún. ¿Tienen más especies ese mecanismo? ¿Les pasa a los procariotas? ¿Ocurre en organismos pluricelulares? ¿Cuáles son las proteínas y los genes responsables? ¿Es ese sistema equivalente a un sistema nervioso, sólo que entre células separadas? ¿Convierte a las células que creíamos aisladas en un organismo único, en realidad? ¿Tendremos que redefinir lo que es un sistema nervioso?

Estamos lejos de saberlo todo sobre una célula. Estamos lejos de saberlo todo sobre nosotros mismos. Y es más difícil saber algo nuevo, aprender algo como esto, si las fuentes del conocimiento no están accesibles. Miento. Si las fuentes del conocimiento están sólo accesibles previo pago. Los biofotones (te recuerdo que la luz está hecha de fotones, y que la luz que emiten los seres vivos se puede llamar bioluminiscencia, luego de ahí el nombre de biofotones) son un tema de estudio colateral, al que no se ha otorgado importancia más allá de algunos estudios curiosos. Pero podría tenerla. O no.

¡O sí! Porque algo que es capaz de afectar a la nutrición y a la reproducción bien podría tener relevancia. Y porque no es la primera vez que se detecta este efecto. En las cebollas, sin ir más lejos.

“Although biophotons may carry biologically relevant information, only very little is known about whether individuals indeed use them for sending and receiving information. A few studies (with populations separated from each other molecularly but not electromagnetically) strongly suggest biophotons as transmitters of information: e.g., onion roots influence mitosis positively in neighbouring onion roots.”

Fels, D. (2009). Cellular Communication through Light PLoS ONE, 4 (4) DOI: 10.1371/journal.pone.0005086

Cómo llega el mercurio a los peces (y luego a tu bocadillo)

ResearchBlogging.orgEsta entrada está aparecerá en Research Blogging


El mercurio es un problema. Es un elemento tóxico. Neurotóxico. Eso quiere decir que perjudica al cerebro y especialmente a las capacidades cognitivas. Incluso en bajas cantidades. Eso es algo ya bien estudiado.

Pinche aquí para ver el vídeo

La principal fuente de mercurio es la quema de combustibles fósiles que, vía atmósfera (aunque también vía agua de escorrentía), termina llegando al mar. Lo que ha descubierto el equipo que dirige Dave Krabbenhoft es cómo el mercurio se procesa en los océanos hasta terminar en la cadena trófica. Y no ha sido un trabajo fácil, no. Ten en cuenta que el Pacífico es enorme. Enorme. Detectar en él el mercurio no era fácil. Y detectar variaciones en la concentración mucho menos. Y estaba lejos de ser fácil descubrir el mecanismo por el que el mercurio termina concentrado en seres vivos en un cuerpo de agua tan grande, tan enorme, tan enoooooooorme como el Paciífico.

Pues lo han hecho. Han sido capaces y han verificado que la cantidad de mercurio biodisponible (es decir, capaz de ser asimilado por los seres vivos). Y han proyectado que puede pasar en los próximos 40. Y asusta. Un aumento del 50% para 2050 de seguir las cosas como están.

Metilmercurio

Fuente: http://tinyurl.com/yzusss3

El mecanismo que han hallado para que el mercurio se incorpore a los seres vivos no es complejo. Las algas de la superficie marina lo absorben y, al morir y hundirse, esa lluvia de restos algales termina a 300-800 metros de profundidad, donde la actividad bacteriana descompone esa materia orgánica. Y donde la actividad bacteriana convierte el mercurio en metilmercurio, que es la forma fácilmente asimilable por los seres vivos. Y resulta que el gran predador de peces a esas profundidades es el atún.

Fuente: http://tinyurl.com/ylz29j2

Aquí entra en juego el proceso de biomagnificación. Que es fácil de entender. Imagina que comes comida contaminada por algo que no puedes expulsar. Pues se acumula en tu interior, ¿no? Ahora imagina que alguien se come a quien comía comida contaminada. Pues se come todo lo acumulado y a su vez lo retiene, no lo expulsa. Y así sucesivamente. Hasta llegar al atún. El atún del Pacífico suele mostrar elevados niveles de mercurio. Que no es que hagan un bocadillo tóxico, no. Pero muchos bocadillos a lo largo de años sí que lo son. Porque el mercurio se acumula.

El proceso que han descubierto los integrantes del equipo de Krabbenhoft es algo muy automático, en lo que tenemos poca capacidad de influir. Eso quiere decir que deberíamos tener cuidado con las emisiones de mercurio, pues una vez lanzado tenemos poco control sobre lo que ocurra.

¿Te das cuenta de una cosa? Si el Pacífico, el oceano más grande, no es capaz de diluir el mercurio, que está en pequeñas cantidades, es muy probable que todo lo que arrojamos al medio ambiente termine volviendo a nosotros.

El mar no es tan grande como parece. No para el mercurio, al menos.

Sunderland, E., Krabbenhoft, D., Moreau, J., Strode, S., & Landing, W. (2009). Mercury sources, distribution, and bioavailability in the North Pacific Ocean: Insights from data and models Global Biogeochemical Cycles, 23 (2) DOI: 10.1029/2008GB003425

A lo que hemos llegado

Fuente: http://tinyurl.com/yfc6zm6

Que digo yo que es alucinante lo que ha logrado un simio de la sabana africana, oportunista y carroñero, recolector y cada vez más cazador, capaz de recordar mapas mentales para localizar fuentes de recursos y riesgos en amplios territorios, y capaz también de vivir en sociedad y compartir esos recursos y ayudarse ante esos riesgos.

Compartir y descubrir. Muchas cosas nos hacen humanos, pero, desde luego, en lugar destacado, compartir y descubrir.

Pásate por Microsiervos y te enteras de más, como yo, que ellos lo cuentan muy bien.

50 años de exploración espacial | Microsiervos (Arte y Diseño).

El cine nos une en el parpadeo (igual que las buenas clases)

Esta entrada es bilingüe.

Vía Microsiervos me entero de una curiosa noticia. El parpadeo ocupa una parte importante del tiempo que pasamos viendo una película. Pero ahondando más se trata de una noticia con mucha más chica, con mucho más que comentar.

Lo realmente relevante no es cuánto parpadeamos, sino cuándo parpadeamos, según plantean en su trabajo el equipo dirigido por Tamami Nakano. Y también que varias personas, prestando atención a la misma situación, tendemos a sincronizar el parpadeo.

Y es que ese leve cierre de ojos, que nos friega la superficie de córnea y la conjuntiva. Es decir, que las humedece a la vez que retira cualquier impureza irritante. Imagina un coche con el lavaparabrisas conectado siempre. Pues eso.

Se trata de una función fisiológica esencial para la buena visión. Y, teniendo en cuenta que nuestro principal sentido es la visión, se trata de una función fisiológica esencial para nosotros. Así que, si estamos en una situación de atención, el cerebro, sin que nos enteremos consceintemente, regula los parpadeos. Si sabemos cuánto va a durar algo que requiere nuestra atención, los ejecuta justo antesy/o justo después, y así aumenta la percepción visual en momento de máxima exigencia de atención.

“Blinks are generally suppressed during a task that requires visual attention and tend to occur immediately before or after the task when the timing of its onset and offset are explicitly given.”

Pero, ¿qué ocurre si no sabemos lo que va a durar la tarea que nos absorbe? Pues que el cerebro va seleccionando momentos. Hay picos, en los que los ojos permanecen abiertos de par en par, y valles en los que se aprovecha para parpadear.

“Synchronized blinks occurred during scenes that required less attention such as at the conclusion of an action, during the absence of the main character, during a long shot and during repeated presentations of a similar scene.”

Y, curiosamente, se verificado que, cuando el vídeo es del centro de atención, diversas personas comparten los momentos en los que parpadean. Mucho. Y si están tan sincronizados es porque poseemos, y compartimos, un mecanismo básico neurológico para fijar la atención.

The results suggest that humans share a mechanism for controlling the timing of blinks that searches for an implicit timing that is appropriate to minimize the chance of losing critical information while viewing a stream of visual events.

Por alguna razón pensamos que decidimos mucho sobre nuestra vida, nuestro comportamiento, nuestros pensamientos… Pero, en realidad, muchos de nuestros mecanismos son muy básicos, y compartidos con muchos otros seres vivos. La conciencia, eso que nos hace humanos (junto a alguna que otra cosa), no es sino una capacidad de entre las diversas que tenemos. Muy gorda, eso sí, pero una entre varias (como te contaba en “Genes contra cerebro…“).

Y conocer este mecanismo podría ser muy útil a todos los que cuentan historias. Como los docentes. Si vemos que los alumnos parpadean todos a la vez, entonces es que están sincronizados y, por tanto, su atención focalizada. Si alguien parpadea por su cuenta, es que está distraído. Y si cada uno parpadea por su cuenta, es que la historia no está nada interesante.

Y, desde luego, si fuera cineasta, o crítico, me gustaría contar un software de reconocimiento facial para los preetrenos, que me indique los momentos buenos y los menos buenos de una película siguiendo los parpadeos del público. Por si hay que quitar alguna escena o rodar de nuevo otra.

Otra vez ciencia y arte se reúnen. Aunque la escuela se empeñe en separarlas.

Fuente:

  • “Synchronization of spontaneous eyeblinks while viewing video stories”.
  • Tamami Nakano, Yoshiharu Yamamoto, Keiichi Kitajo, Toshimitsu Takahashi, Shigeru Kitazawa (Graduate School of Education, University of Tokyo; y otros centros investigadores).
  • Proceedings B of the Royal Society
  • DOI:
  • 4.248

Ley de la chapuza

Así funciona la evolución. Con chapuzas. Aprovechando lo que hay en vez de crear algo bueno. Si la evolución fuera lamarckiana, si buscara lo mejor, no tendríamos a órganos que surgieron para una función haciendo otra. ¿Y por qué funciona así la evolución? Porque no se trata de hacer las cosas bien. Se trata de hacerlas mejor que el otro.

Escamas

Fuente http://tinyurl.com/muhfux

Un ejemplo es la serpiente y sus escamas. Los estadounidenses, que lo estudian todo, también analizan qué le pasa a una serpiente cuando la colocas en una superficie lisa, deslizante. Y, si tienes una pizca de mala leche, pues es divertido. Ver cómo una serpiente se retuerce una y otra vez y no avanza. ¿Por qué?

Porque necesita rugosidades. En las que apoyar sus escamas y aplicar la Tercera Ley de Newton. Sí, esa que dice que si aplicas una fuerza sobre un cuerpo, este te devuelve una fuerza similar a ti. Es decir, la Ley de Newton que explica por qué andas. Tú y la serpiente. Porque resulta que la serpiente dirige fuerzas, gracias a sus escamas, sobre las superficies. Fuerzas que, dirigidas, le permiten desplazarse. No todo el cuerpo de la serpiente experimenta la misma fricción con la superficie. En la dirección en que aplique más fuerza, en la dirección en que más fuerza recibe. Es lo mismo que hace un patinador.

Pero sobre una superficie lisa es muy difícil aplicar rozamiento. Eso le pasa a las serpiente de este vídeo. O a esta, que le han puesto una especie de calcetín o de camiseta, y así no consigue rozar más sobre una dirección que sobre otra. Así no consigue patinar.

Pero el objetivo principal de las escamas de reptiles no era desplazarse. Para eso tenían las patas. El objetivo principal era proteger contra la desecación. Los anfibios habían desarrollado pulmones, pero todavía intercambiaban gases (oxígeno para dentro, dióxido de carbono para fuera) a través de la piel húmeda. Y es que es necesario que la piel esté húmeda para que exista intercambio de esos gases. Para que ventiles (otro día te contaré que eso no es respirar, contrariamente a lo que crees). Pero los anfibios tiene el problema de depender del agua para mantener su piel húmeda. Los reptiles renunciaron a la respiración cutánea y se quedaron sólo con la pulmonar. Por eso pudieron convertir su piel en algo seco y duro, algo capaz de proteger de la pérdida de agua.

No podían sospechar que esa cubierta terminarían siendo algo equivalente a las patas de reptiles que habían perdido las patas.

¡Perdón!

Estoy hablando en lamarckiano. Que no es un buen idioma. En darwiniano se diría: “antepasados de los reptiles que tenían pieles más endurecidas que otros iguales a ellos, lograron gracias a eso acceso a recursos (p.ej, comida alejada de la orilla) que les permitieron reproducirse más y tener más descendencia. Aquellos de entre ellos que, por mutación, presentaban pieles más endurecidas, más resistentes a la pérdida de agua, tuvieron acceso a todavía más recursos, y así evolucionaron antepasados de los reptiles”.

Y con las serpientes igual. Se diría: “antepasados de las serpientes aprovecharon su piel endurecida para ayudar su movimiento y así accedieron a más recursos (p.ej., animales que podían cazar dentro de madrigueras) o ahorraron energía en desarrollar órganos (perdieron las patas). Por tanto, tuvieron más descendientes que eran como más o menos como ellos. Y los que eran mejores de entre ellos, reptando con la ayuda de la piel, tuvieron más descendientes todavía”.

No es que las escamas sean lo mejor para entrar en una madriguera. Era lo que los antepasados de las serpientes tenían más a mano.

Huellas dactilares… ¡para tocarte mejor!

Corpúsculo de Pacini

Fuente: http://tinyurl.com/qfho73

Han experimentado con sensores lisos y con sensores levísimamente rugosos, que imitan las yemas de los dedos y pequeños pliegues (lo que llamamos huellas dactilares). Lo han hecho los componentes del equipo de Julien Scheibert y George Debrégeas. Y se han dado cuenta que cuando ponen unos sensores electrónicos que imitan los corpúsculos de Pacini, responsables de algunos aspectos del tacto, como la presión profunda o las vibraciones, los sensores lisos detectan mucho peor las texturas, las superficies. Y las formas de los objetos pequeños, muy pequeños.

Así, parece que la función de las huellas dactilares sería la de amplificar la información antes de que llegue a los sensores nerviosos, encargados de captarla y transferirla hacia el cerebro.

Si entendemos mejor cómo funciona la percepción, podremos, algún día, no sólo fabricar prótesis de extremidades. También dotarlas de sentidos.

Tarea:

Sentidos es la palabra que empleamos para definir la capacidad de captar información, tanto del interior como del exterior. Habitualmente se habla de cinco sentidos, pero ese es un concepto muy antiguo, muy superado por todo el conocimiento científico que hemos acumulado en la última mitad del siglo XX y los primeros años del XXI.

1º) Trata de ser consciente de todos los cambios que hay a tu alrededor. O en tu interior. Cada cambio es un reto para tu cuerpo, pero también una fuente de información. Habrá cambios importantes. Y, por tanto, habrá sentidos importantes. Elige 10 fuentes de información (sean de tu interior o de tu exterior) y asócialas con algún sentido. Luego, ponlas en orden de importancia y justifícalo.

2º) Busca en internet sentidos diferentes, que tú no hayas mencionado en el apartado anterior. Especifíca qué caminos has usado para llegar a la información (palabras clave de búsqueda, caminos a través de link, etc.).

3º) Construye una presentación de diapositivas que describa tanto lo que sabías como lo que has descubierto, todo reunido. Recuerda incluir en cada diapositiva una imagen, un enlace y un número limitado de palabras. Procura que los colores elegidos para el fondo no interfieran con el mensaje. Construye también un guión para explicar la presentación. Recuerda que en el guión debe aparecer líneas de argumentación, ejemplos, detalles adicionales, mientras que en las diapositivas sólo estará la información esencial, troncal.

4º) Representa gráficamente la acción de un sentido cualquiera a lo largo del tiempo, cuando suceden cambios a tu alrededor, incluyendo conceptos como retardo y aclimatación (acomodación). Pon algún ejemplo real de ambos conceptos.

5º) No son los mismos los sentidos que se encargan de recibir información del exterior (percepción) que del interior (propiocepción). Explica con un texto de entre 5 y 10 renglones dos casos reales. Uno en el que la percepción, la captación del información del exterior, sea más importante que la propiocepción. Y viceversa. Un caso en el que la captación de información interna sea prioritaria sobre la información externa. ¿Hay alguna relación entre ambos?

6º) Usa estas dos frases (estando de acuerdo o discrepando, tú eliges) para construir un discurso de unas 200 palabras acerca de la capacidad de decisión que tenemos ante situaciones del mundo real.

  • Los sentidos están determinados genéticamente.
  • Nuestro comportamiento está muy influido por los sentidos.
Huella dactilar

Fuente: http://tinyurl.com/qegaag

7º) Construye un glosario acompañado con un gráfico en cada palabra de los 10 términos más importantes que hayas encontrado en este tema. Indica una razón de su importancia.

8º) Di dos términos que hubieras incluido si la lista te la hubiera pedido de 12, y por qué no han podido entrar.

9º) Relaciona cada una de esas palabras con otra de: matemáticas, física, química, música, lengua, sociales. Al final tendrás 10 gráficos con forma de estrela de 6 puntas, con cada una de las 10 palabras en el centro. Justifica las relaciones de los dos gráficos que te parezcan más importantes para ti y di por qué has elegido esos dos y no los otros ocho.

10º) Encuentra los términos ingleses equivalentes para las palabras que has elegido y construye una frase sencilla con cada una de ellos, que tenga que ver con situaciones reales en las que emplearías dichas palabras.