0,2 gramos

Esa es la cantidad de CO2 que ha calculado Google que se gasta en una de sus búsquedas. Lo ha publicado en su blog oficial y me lo ha comentado Juan Diego.

(Aprovecho para contarte que es un lujo tener a un compañero como él. Nunca la brusquedad estuvo tan llena de cariño; nunca las quejas estuvieron tan acompañadas de disponibilidad y de deseos de ayudar; nunca hubo tanta eficiencia, buen hacer y sentido común combinados con tanto miedo a brillar, a destacar, casi pidiendo perdón. Tú también le querrías a tu lado. Es la voz de “Educación Permanente“). :D

A lo que iba. Que han calculado que son 0,2 gramos en cada búsqueda. Y todo por que se ha liado un buen embrollo (que, de paso, le ha permitido a Google publicitar sus iniciativas “verdes”). Unos cálculos que Sunday Times afirma que ha hecho un investigador de Harvard, y que él dice que han tergiversado, aunque continúa afirmando que los servidores de Google tienen, definitivamente, un notable impacto ambiental.

Según los datos de Goggle, habría que tener en cuenta que un buen automóvil emite 140 gramos cada kilómetro. O que esa es la cantidad de CO2 equivalente a la energía que cada persona consume cada 10 segundos.

Según los datos de Alex Wissner-Gross, el investigador, un par de búsquedas consumen tanta energía como hacer hervir una tetera. Curiosamente, comentan en Tech-News que es también el gestor de una página web dedicada a certificar sitios de internet ecológicos, “verdes”.

¿Por mí? Busca sin miedo, busca. Si lo que encuentras te sirve para aprender cómo reducir el consumo de energía, bienvenidos serán esos 0,2 gramos. Si es para cosas inútiles, apaga el ordenador y date un paseo. O vete a hacer deporte. Porque no todo el CO2 producido es malo. El que inviertes en salud o en conocimiento está bien. Muy bien.

En todo caso, cambia tus bombillas si aún no lo has hecho. Que eso sí que gasta, aparte de que lo hagan o no Google y las teteras.

Tomado de potencialmenteverde.wordpress.com/2008/08/22/reciclaje-de-bombillas/