¿Y si me callo yo y habla Rob Dunbar?

Rob Dunbar es un buen ejemplo de que la educación trasciende el lugar y el momento, que se ha expandido y que ya no le pertenece sólo a la escuela, sino que puede estar en todo lugar y todo momento que desees (si tienes conexión a internet, claro). Él pronunció una conferencia en abril de 2010. Y ahora la puedes ver y seguir (incluso con subtítulos, aunque su inglés es razonablemente claro).

Fíjate tú… Antes, yo tendría que escuchar o leer la conferencia de Rob Dunbar, o escuchar o leer a alguien que la hubiera escuchado, y luego contártela a ti. ¿Por qué no saltarnos directamente todos esos pasos? Es que él es muy claro exponiendo a qué riesgos nos enfrentamos con el cambio climático en marcha. Y con una vertiente del mismo que está siendo muy poco atendida, comparada con otras: el CO2 atmosférico, además de quedarse en el aire, también se disuelve en el agua marina. Y eso hace que los océanos se vuelvan más y más ácidos.

¿Sabes lo que puede hacer el agua más ácida con los caparazones calcáreos de una enormidad de organismos marinos? No te lo voy a contar, no. Voy a dejar que metas un huevo de gallina en un vaso lleno de vinagre y que mires, al día siguiente, qué ha pasado con su cáscara (con cuidado, eso sí, no te vayas a manchar).

Es muy probable que la atmósfera y la vida sobre el nivel del mar aguanten una cierta cantidad de exceso de CO2. Más o menos. Pero el océano parece que no, que su biodiversidad no aguantaría tanto. Estamos ya a 390 ppm y deberíamos mantenernos en 350 ppm para evitar los riesgos de que colapse la biodiversidad marina. Por cierto… No se ven signos que que podamos parar el incremento antes de que llegue a 450 ppm, así que…

Que te lo cuente Rob Dunbar…

CO2 y PIB
Fuente: Entrezenygen

No sé qué te habrá parecido el mensaje… Sólo te digo que su lista de publicaciones científicas es amplísima. Hay gente que le discute. Escépticos climáticos les llaman. No suelen decir que se trata de gente con poca formación biológica o geológica, o de gente que si la tiene sufre el síndrome de “Belén Esteban” (si digo una barbaridad me harán caso, ya que no tengo suficiente entidad intelectual como para ser un investigador puntero). O, lisa y llanamente, de gente que defiende intereses económicos empresariales, no intereses generales. Y es que la principal fuente de CO2 atmosférico es la actividad económica, como muestra la gráfica que relaciona ambas cosas en China.

Tampoco suelen decir que ni uno de sus argumentos ha colado jamás.

Permafrost, una palabra que deberías conocer

Permafrost
United States Geological Survey

El permafrost es una idea de esas que se estudia en la educación y a la que se le presta poca atención. Quizá algún renglón en quizá algún libro de texto de quizá algún curso. Cuando acabes de leer, ya me cuentas si debiera ser así.

El permafrost es el suelo helado de las zonas circumpolares. Suelo permanentemente helado. Todo el año. Bueno, quizá una pequeña parte de la superficie se puede deshelar durante el corto verano. Pero sólo un poco y durante poco tiempo.

También puede haber permafrots a causa de la altura. Recuerda que se produce el mismo efecto climático yendo hacia los polos que subiendo una alta montaña.

Pero el permafrost no sólo tiene hielo. Hay más incluido en él. Hay hidrocarburos congelados, especialmente metano. Mucho, mucho. Tanto que duplica la cantidad de metano que hay en la atmósfera. Y, te recuerdo, el metano es un potente gas invernadero, 23 veces más potente que el CO2.

¿Va viendo por qué permafrost es una idea importante? ¿Qué pasaría si el permafrost se deshelara, a causa del cambio climático, y liberara su metano congelado? Obviamente, se aceleraría, y mucho, el cambio climático. Lo cual deshelaría más permafrost, que liberaría más metano, que calentaría más el suelo… Y, me temo, no es “qué pasaría”. Es “qué está pasando”. Porque el permafrost ya está liberando 50 millones de toneladas de metano cada año. ¿Y eso es mucho? Pues es casi el 10% de lo que emite EE.UU. en un año. Lo cual, teniendo en cuenta que EE.UU. es el país más contaminante del mundo, no es poco, no. Y las perspectivas es que va a seguir subiendo.

¿Sabemos realmente que está ocurriendo? Pues sí que hay datos. Directos, como medidas de campo. E indirectos. Como la desaparición de lagos. ¿Y eso es un indicio de deshielo del permafrost? Pues sí, porque si se deshiela el suelo, que actúa como cemento, pues el agua escapa.

Sin duda, uno de los errores que comete el sistema educativo es que enseña más contenidos que relaciones entre contenidos. Y es en las relaciones donde está la mayor cantidad de conocimiento. ¿Tú podrías entender esto sin las interacciones, sólo con los contenidos?

Permafrost
Zina Derestsky, NSF

Mejor que gratis

Jeffrey D. Sachs no es precisamente un don nadie. Profesor de Economía de la Universidad de Columbia y director del Instituto de la Tierra en esa misma Universidad. Consejero especial del Secretario de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon. Y también consejero especial del anterior, Kofi Annan, mientras dirigía el Proyecto del Milenio, de las Naciones Unidas, destinado a erradicar la pobreza en 2015 (aunque parece que los tiempos ha cambiado).

No señor, más bien es un tipo que sabe lo que dice, y muy experimentado. Y si indica que subvencionar la renovación del parque automovilístico, tal y como se está haciendo, es una barbaridad, habría que tenerlo muy en cuenta.

Haciendo cuentas, sustituir automóviles por otros más eficientes parece una buena idea. Y sin duda lo es, claro. Pero para los fabricantes de automóviles mucho más que para ti. Porque ese mismo dinero, invertido en programas de reforestación o en proyectos de captación y almacenamiento de CO2 son casi el triple de eficientes. Y no te digo mejorar el alumbrado, los electrodomésticos o el aislamiento de viviendas. Que resulta que estas tres cosas son mejores que gratis.

Te explico eso de mejor que gratis. A ti, comprar un determinado electrodoméstico o modificar algo en tu hogar, te pueden costar un determinado dinero. Pero si al cabo de un tiempo te produce un ahorro suficiente, puede serte rentable. Por la vía de lo que te ahorras, has ganado. Pero a lo mejor no te interesa porque tardarías mucho tiempo en generar ese ahorro, ese beneficio. O porque es demasiado pequeño y no te merece la pena. ¿Pero qué ocurriría si tu ahorro tiene un efecto dominó, y produjera más ahorro, en este caso al gasto público? Pues que podrías recibir ayudas, porque al conjunto de la sociedad le puede merecer la pena que tú, y muchos como tú, compren o instalen. Pues bien, según las cuentas de Sachs, podría ser hasta rentable para ti y para la sociedad, que esos electrodomésticos fuera gratis. Generarían tanto beneficio social que estaría bien dárselos a la gente.

Y es que no todas las maneras de proteger al planeta en el que vivimos son igual de buenas.

Ahora, el problema es el de los grupos de presión, que querrán promocionar y vender lo suyo. Los fabricantes de automóviles sus coches, los de iluminación sus bombillas, los de cristales el doble acristalamiento. Bueno, el problema y la ventaja. Porque tendrán que luchar por mejorar sus productos, por hacerlos más ajustados al objetivo. Es un problema y una oportunidad. Una oportunidad para estimular grandes avances tecnológicos y un problema en el que la avaricia, la mentira, la extorsión, la influencia y la corrupción pueden hacer acto de presencia.

Negacionistas que salen a la puerta de la calle y no van más allá

Alucino. Porque hace frío en España, durante unos días, ya no existe el cambio climático. Hay gente que es capaz de creer que la temperatura de la puerta de su casa de hoy representa la temperatura de la puerta de su casa de todo el año. Es más. Creen que la temperatura de la puerta de su casa de hoy representa bien la de todo el planeta. A este paso nos dirán que no hay cambio climático porque ellos están muy agustito en su casa, sentados en su sofá, y que allí no notan nada.

Alucino porque no sabía que el negacionismo, además de convertir en cínico, volviera idiota.

Oscilación ártica

Fuente:http://tinyurl.com/yclb7qc

Con lo fácil que sería buscar en internet “Oscilación ártica“. Y verificar que la circulación ártica es la que domina si nos llegan o no masas de aire polar. Y comprobar que presenta dos fases, llamadas positiva y negativa. Y que en la positiva tenemos inviernos más cálidos y secos aquí, pero que en otros lugares hace más frío y llueve más. Y en la negativa aquí llueve más y hace más frío, aunque en otros lugares hace más calor. En las zonas tropicales, sin ir más lejos, donde el invierno está siendo tremendamente suave. Casi no está existiendo.

De verdad que es increíble que haya gente que piensa que el planeta es como la puerta de su casa. Y, mientras, los promedios de temperatura subiendo y subiendo…

Pero no. No vaya a ser que tener información sobre lo que ocurre de verdad vaya a estropear esa idea tan bonita de que lo que hay hoy es para siempre, y que no hace falta cambiar, que podré seguir consumiendo lo que me dé la gana. Mejor agarrarse a un clavo ardiendo.

Pues sí, creo que el negacionismo convierte a la gente en idiota. Y de paso es contagioso. Con lo fácil que es mirar gráficos como este… Hay que joderse…

Evolución de las temperaturas superficiales del planeta

Fuente: http://tinyurl.com/yv3a9x

Con plantas por sombrero (las casas)

ResearchBlogging.org

Francisco Javier Neila González y sus colaboradores publicaron un artículo en 2008 y un comentario en el número de septiembre de 2009 de Investigación y Ciencia. Y te traigo aquí un pequeño comentario porque creo que te puede interesar. Si lo que quieres es imaginar un mundo mejor, vamos. Porque un mundo con más superficie cubierta por más seres vivos tiene mejor pinta.

Se trata de dar respuesta a una crisis global desde muchos frentes. La construcción incluida. Porque la vivienda es uno de los lugares donde más energía se consume, en la que hay que sacrificar suelo para construir, desde donde se marcan las prioridades para infraestructuras (la vivienda no va sola, sino acompañada de carreteras, iluminación, abastecimiento de agua, suministro de electricidad, etc.). Por eso siempre he visto una barbaridad dejar la política de construcción al mercado. ¿Qué sabrá el mercado de todas esas cosas si con externalizaciones le ocultan información?

Casa con cubierta vegetal en clima húmedo

Fuente: http://tinyurl.com/yz7w6tf

Pues Neila y el equipo con el que trabaja se ocupan de dar respuesta a algunos problemas que genera la vivienda. Con cubiertas ecológicas sostenibles. Que influyen tanto en el consumo de energía como en la eliminación de contaminantes, pasando por el bienestar y el control de nuestro impacto sobre el microclima urbano. Y es que una superficie vegetada raramente difiere más de 2ºC de la temperatura de su entorno, mientras que otra sin vegetar puede estar 30-40ºC más caliente en verano y 10ºC más fría en invierno. ¿No te lo crees? Ve a Sevilla y pasea en agosto al mediodía. Y toca el asfalto o el acerado de una calle.

Bueno, eso son beneficios de cara a nosotros. Que a los insectos, y a los que comen insectos no les va a venir nada mal contar con cubiertas vegetadas en los edificios.

Y, oye, que queda bonito ver las cubiertas de los edificios verdes. Que, por cierto, no es un invento de ahora, no. Ya era habitual en el antiguo Egipto, o en Persia hace milenios.

Cubierta vegetal de edificios adaptada a clima seco

Fuente: http://tinyurl.com/yl27jk6

Han hecho un repaso por la evolución de su trabajo y las conclusiones intermedias a las que han ido llegando. Sobre qué plantas emplear, qué sustrato utilizar, que drenaje habilitar, cómo suministrar agua a los componentes de la cubierta, qué cubiertas tienen mejor resultado en invierno y cuáles en verano. Una evolución en la que se partía de las tradicionales cubiertas vegetales europeas, tratando de adaptarlas a climas más secos como el nuestro, intentando lograr una mejor imagen exterior y una mayor funcionalidad ecológica.

El resultado es una cubierta que no se calienta, que absorbe contaminantes, que retira CO2 de la atmósfera, que aporta oxígeno. Aunque consume agua, requiere mantenimiento (poco) y pesa (poco). Pero es que el que algo quiere algo le cuesta.

Estructura de una cubierta vegetal en edificio

Fuente: http://tinyurl.com/yl27jk6

El modelo final, yo percibo que está por desarrollar aún. Que todavía falta. Pero que está ya bastante evolucionado. ¿Lo suficiente como para plantearse incluirlo de modo rutinario, como un elemento más de la vivienda? Pues económicamente parece que aún no. Pero para eso está la legislación. Para obligar, incentivar, subvencionar aquello que el mercado es incapaz de ver. Para abrirle lo ojos a golpe de normativa.

Porque el mercado no ha sido capaz de ver la contaminación, el calor y el frío que hace en el interior de una vivienda y que se combaten con estufas o aires acondicionados, el efecto invernadero, el cambio en los usos del suelo, la incomodidad urbana en momentos de calor o frío extremo, la pérdida de insectos y de insectívoros (incluida la pérdida de polinizadores)…

Uf… el mercado está muy ciego aún. Tan ciego que no sabe cuándo hay algo bueno a su alcance. Y las cubiertas vegetales, aunque les quede todavía evolución, lo son. Como te cuentan en Sitiosolar y en el magnífico blog Ison21. Pásate por ellos, que merecen la pena.

Neila, F., Bedoya, C., Acha, C., Olivieri, F., & Barbero, M. (2008). The ecological roofts of third generation: an new constructive material Informes de la Construcción, 60 (511) DOI: 10.3989/ic.2008.v60.i511.742

De plagas, datos, calor, errores y confianza

ResearchBlogging.orgEsta entrada está avalada por Research Blogging.

Esta entrada es bilingüe.


Un buen buen amigo mío, matemático, desconfía de la estadística. Pero yo no estoy de acuerdo con él. Para poner en cuestión cualquier resultado me pregunta: “¿y cómo se ha llegado a esa conclusión?”. Y cuando en mi respuesta aparece la palabra estadística, se encoge de hombros y mueve la cabeza, mostrando un gesto de desconfianza. Porque entiende que la estadística puede ser usada para mentir.

Y en eso estoy de acuerdo con él. Claro que puede ser usada para mentir.

Pero ir más allá, afirmar que, como la estadística puede ser usada para mentir cualquier estadística miente, es dar un paso muuuuuy largo. Y en ese paso yo no estoy de acuerdo con él. Sería como decir que, dado que en castellano se puede mentir, todo lo dicho en castellano es mentira. En mi opinión, es la falacia de la parte como el todo. Que significa que si una parte es cierta, todo lo es. Y eso no funciona así. Para nada.

Verás, el lenguaje de la ciencia es la matemática. Y la herramienta para verificar la validez de las conclusiones científicas es la estadística. Todo el mundo mundial se ha puesto de acuerdo en eso. Porque estadística y matemática son lenguajes objetivos, que te llevan a las mismas conclusiones si haces lo mismo, llegas siempre al mismo sitio si das los mismos pasos. Da igual que la investigación suceda en Helsinki o en Torrelodones, la escribas en inglés o en tagalo. Llegas a lo mismo. Pero hay un punto débil. La bondad, la veracidad, la fiabilidad de la estadística depende de que esté alimentada por buenos datos. Un estudio estadístico puede llevarte hacia una conclusión si los datos que se le suministran son unos, o hacia la conclusión completamente opuesta, totalmente distinta, si son otros.

En ese sentido, la estadística te puede mentir. Claro que sí. Pero es una mentira verificable. Porque está a la vista. Otro puede llegar, cuestionar los datos introducidos y proponer mejoras, terminando por sustituir las conclusiones iniciales por otras nuevas.

Sí, la estadística puede mentir. O simplemente equivocarse. Pero es verificable, es comprobable si está mintiendo o equivocándose.

Es decir, es una buena herramienta científica. Objetiva y verificable. Por eso es universalmente aceptada.

Plaga de langostas

Fuente: http://tinyurl.com/ylrnb2r

Un buen ejemplo de lo que quiero comentar lo puedes encontrar en un análisis de las plagas de langostas que han sufrido a lo largo de la historia en China. Para intentar averiguar qué años son más sensibles, qué condiciones han creado plagas mayores y más dañinas. Esa es una preocupación recurrente en la historia de China, dadas las mortandades que este tipo de plagas solían provocar (hoy son más bien daños económicos). Y un científico de la Universidad de Pekín, Ma Shijun, elaboró un registro histórico de plagas y su severidad.

Around 50 years ago, Ma Shijun, a entomologist who worked at Peking University in Beijing, used these records to rank the severity of locust outbreaks (…) over the past 1.000 years on a scale of one to ten.

En ecología hay un viejo debate acerca de si el tamaño de una población, el número de individuos que hay en un momento dado, depende de factores externos (fundamentalmente clima) o de cuestiones internas de la población (territorialidad, número de progenitores, competencia, predación, etc.). Y parece que el debate se decanta hacia el clima como el principal regulador del tamaño de las poblaciones. Por lo menos en langostas. Eso sugieren varios estudios científicos.

“In population ecology, researchers have been debating what controls the size of species populations over long time periods. Some think that climate has a dominant role, whereas others hold that internal biological mechanisms, such as competition and predation, are more important”.

Usando los datos de Ma Shijun que te decía antes, los de las plagas de langostas en la China del último milenio, el equipo dirigido por Nils Stenseth llegó a la conclusión de que las mayores plagas sucedían en épocas de temperaturas más frías y clima más húmedo.

“Linking these records with temperature and precipitation reconstructions for the period 957-1956, we show that decadal mean locust abundance is highest during cold and wet periods”.

Y el equipo que dirige Yu Ge llegó también a la conclusión de que lo impotante era el clima. Solo que justamente el clima opuesto que había encontrado Stenseth. Stenseth decía que eran períodos fríos y lluviosos los que disparaban la población de langostas. Y Yu Ge afirma que más bien son períodos cálidos y con unas condiciones de precipitación muy concretas, según la región de China de la que se ocupe.

“…the most severe locust outbreak years were in the warm-dry years with warm-dry summers and warm-wet winters in the Yellow River–Haihe River region, northern China, and warm-wet years with warm-wet springs in the Yangtze River–Huihe River region, southern China”.

¿Cómo puede ser esto, si ambos equipos emplearon los mismos datos, los de Ma Shijun? Es verdad que los dos están de acuerdo en que el clima es el que provoca las plagas de langostas. Pero luego, cada uno dice que es un tipo de clima. Y además, totalmente opuesto al del otro…

Pues porque la correlación con el clima no fue igual. Stenseth usó datos que abarcaban promedios de toda China a lo largo de décadas. Y China es un país muuuuuuuy grande. Y una década es un tiempo muy largo para una langosta, que vive sólo un año. Ten en cuenta que cada año los adultos ponen sus huevos y estos nacen al año siguiente. Y si ese año hace frío, qué más da lo que haga en esa década, la temperatura que hizo hace dos años o la temperatura que hará dentro de cinco. Ese año ha hecho frío. Eso, Stenseth, no lo tuvo en cuenta. Y Yu Ge sí.

Y por cierto, que los resultados de Yu Ge apuntan a que en un mundo más cálido y seco, como el que viene con el calentamiento global, las plagas de langostas serían más frecuentes.

En fin, que las conclusiones de Yu Ge son más fiables… ¡por ahora! Son distintas de las de Stenseth a pesar de que usa herramientas estadísticas similares a las que empleó Stenseth. Peor alimentadas por mejores datos. ¿Y eso nos debe hacer desconfiar de la ciencia? A quien busque respuetas exactas, sí. Porque en la ciencia no encontrarás certezas. Encontrarás probabilidades, pero nunca certezas.

Sí es verdad que conozco bastantes personas que desconfían de la ciencia porque dicen que sus conclusiones pueden ser falsadas (es decir, se puede demostrar que son falsas) pero no autentificadas (nunca se puede demostrar que son ciertas). Es decir, que desconfían de la ciencia. Porque la ciencia es así. Pero, sin embargo, usan la ciencia. Usan automóviles, ascensores, ven la predicción del tiempo, se suben a un avión, toman medicinas…

Yo veo contradictorio desconfiar de la ciencia y de sus herramientas pero confiar en sus productos.

Referencias:

  • Yu, G., H. Shen, and J. Liu (2009). Impacts of climate change on historical locust outbreaks in China J. Geophys. Res DOI: 10.1029/2009JD011833
  • Qiu, J. (2009). Global warming may worsen locust swarms Nature DOI: 10.1038/news.2009.978
  • Stige, L., Chan, K., Zhang, Z., Frank, D., & Stenseth, N. (2007). From the Cover: Thousand-year-long Chinese time series reveals climatic forcing of decadal locust dynamics Proceedings of the National Academy of Sciences, 104 (41), 16188-16193 DOI: 10.1073/pnas.0706813104

Bombas de lluvia vivas

ResearchBlogging.org Esta entrada está avalada por Research Blogging.


Nuestro cerebro trabaja incansablemente para convertir correlaciones en causalidades. Es decir, que no para de buscar las razones de que dos cosas sucedan relacionadas. Y en esa operación hay una dificultad… ¿Cuál de las dos es la causa y cuál de las dos la consecuencia? ¿Cuál ocurre porque la otra la provoca?

Es frecuente oír hablar de los árboles como capaces de atraer lluvia. Pero la ciencia piensa en el árbol como consecuencia, más bien que como causa. Es decir, hay árboles porque llueve, no llueve porque hay árboles.

Pero se ha propuesto un mecanismo justo para lo contrario. Que sitúa al árbol como causa. Que provoca lluvia.

Y eso porque una gran masa forestal, una gran cantidad de árboles, al evapotranspirar, al tomar agua del suelo y expulsarla por los estomas de sus hojas, provocan una baja presión local. Mmmm… A ver si me explico… Que el aire húmedo sobre grandes bosques sube; y al subir crea un pelín de vacio  que es rellenado por aire del alrededor (¡evidentemente no es un vacío, pero te lo digo así para que me entiendas!). Y ya sabes, las cosas van de alta presión (donde están apretadas) a bajas presiones (donde están menos apretadas; y si el aire sube, desde luego que aprieta mucho menos que si baja). Por tanto, el bosque o la selva actuarían como una gigantesca aspiradora que aspira aire de zonas lejanas, aire que si viene del mar acude cargado de humedad. Y entonces llueve.

En otras palabras, las grandes zonas boscosas no sólo aportan agua a la atmósfera. Crean los vientos que traerán más agua.

Nubes y selva

Fuente: http://tinyurl.com/amnthv

Bueno, al menos eso es lo que propone Douglas Sheil, examinando a fondo una hipótesis propuesta por Anastassia Makarieva y Víctor Gorshkov. Y lo que dicen tiene unas consecuencias importantes. Y claras. Si desaparece la masa arbórea, desaparece la lluvia. O lo que es lo mismo, que el cambio climático puede verse acelerado si reducimos el tamaño de la selva. Aquí, el tamaño importa. Tanto que con la hipótesis clásica (la lluvia es la razón de las grandes masas de árboles) se puede esperar una pérdida de lluvias del 30% por deforestación. Y con la nueva hipótesis, lo que se espera es una pérdida del 90%.

Makarieva y Gorshkov plantean que a lo largo de una serie de transectos (de largas línea rectas que recorren mientras recolectan datos) han verificado que la lluvia decae exponencialmente al alejarse del mar, si el transecto sucede en zonas sin árboles. ¡No te asustes por palabras raras para ti! Exponencialmente quiere decir que cuando sumas kilómetros multiplicas la pérdida de lluvias. O si lo quieres de otro modo, que en los primeros kilómetros, cercanos al mar, cae toda la lluvia y que tierra adentro cae muy muy poco. Y en pocos centenares de kilómetros, se agotó la humedad. Pero si el transecto va por zonas con árboles, con muchos árboles, la humedad tarda en agotarse miles de kilómetros, no cientos. Y esa diferencia es la que les llevó a proponer este mecanismo del que te he hablado.

Sin este mecanismo, zonas como la cuenca del Congo o el Amazonas perderían casi toda su lluvia sin árboles. Porque están en el interior de los continentes, si la hipótesis se verifica.

Referencias:

Sheil, D., & Murdiyarso, D. (2009). How Forests Attract Rain: An Examination of a New Hypothesis BioScience, 59 (4), 341-347 DOI: 10.1525/bio.2009.59.4.12
A. M. Makarieva; V. G. Gorshkov., & Petersburg Nuclear Physics Institute, Gatchina, St. Petersburg, Russia (2007). Biotic pump of atmospheric moisture as driver of the hydrological cycle on land
Hydrol. Earth Syst. Sci., 11, 1013-1033

Calma solar

El Sol no es un astro uniforme. Ni mucho menos. Y no me refiero que haya días que quema más y otros que menos. O que haya días que sale antes o sale después. Todas esas cuestiones tienen su razón en la Tierra (más o menos polvo o humedad en la atmósfera; una posición u otra en la órbita o, lo que es lo mismo, verano o invierno, etc.).

No. Me refiero a que el Sol cambia por sí mismo. Si estuvieras fuera de la Tierra, en cualquier parte, esos cambios los notarias.

¿Qué notarías? Que hay épocas en las que el Sol emite más energía. Máximos solares se llaman. Y otras en las que emite menos. ¿Adivinas? Claro, mínimos.

http://sciencenow.sciencemag.org/content/vol2009/issue508/images/200950811.jpg

Fuente: http://tinyurl.com/qddd9m

Y no sólo los notarías. Sino que cada 11 años dirías: “este cambio lo he visto yo antes…!”. Sí, porque el Sol sigue un ciclo de 11 años. Tras ese tiempo, vuelve a estar en la misma posición del ciclo. Si hace 11 años estaba en el máximo, cuando más energía emitía, ahora también.

Lo que cambia es que el máximo no siempre es lo mismo de fuerte. O el mínimo lo mismo de débil. Incluso hay épocas en las que el Sol cesa sus ciclos y no tiene máximos. Son épocas muy calmadas del Sol. Tanto que nosotros las notamos. Tanto que hace frío cuando no debía, y mucho frío cuando sólo debía hacer algo. Se llaman épocas mínimas de Maunder. Una de esas épocas, muy famosa, y muy dura (muy fría) tuvo lugar hace siglos. Fue llamada la “Pequeña Edad del Hielo“. Durante décadas no hubo máximos solares apreciables. Pero también hay épocas en las que el Sol tiene mínimos altos. Épocas en las que no se aprecia gran diferencia entre máximos y mínimos porque los mínimos son altos, muy altos. Parece que entre los siglos XI y XII se dio una de esas épocas calientes, una que permitió a los vikingos colonizar Groenlandia durante un tiempo (justo hasta la “Pequeña Edad del Hielo”).

¿Qué está pasando ahora? Pues que ahora estamos en la parte baja del ciclo (desde 2004 estamos en la fase descendente del ciclo) y vamos a ir avanzando, durante los próximos cinco años y medio hacia el nuevo pico. Para volver a bajar en 2020 ¿Adivinas por qué?. Claro, dentro de 11 años volveremos a estar en el mismo punto del ciclo. ¿Y qué se espera? Pues que el próximo máximo sea bastante suave. También lo fue el anterior, el de 2004. Más suave que los dos anteriores, que fueron bastante fuertes.

Situación de aprendizaje

Supongamos que ves en la tele a alguien, que no es científico (p.ej., un político) hablando de que siempre ha habido variabilidad solar, y que la variabilidad solar ha tenido mucho que ver con la variabilidad climática. Incluso menciona los mínimos de Maunder. Los mismos mínimos que a ti te sonaban después de haber leído este post. Y, como conclusión, dice que no hay por qué hacer nada respecto al “llamado cambio climático” dice textualmente.

Tarea

1º) Construye frases con las siguientes parejas de palabras o expresiones en cada una: “sol” y “estaciones” en la primera, “estaciones y calor” en la siguiente, “nubes y radiación” en la tercera, “clima y ciclo” en la cuarta. Con las cuatro juntas, además de contar algo que tú sepas y quieras comunicar, debe resumirse la idea principal de este post (más o menos). (resume y transfiere información)

2º) ¿Tiene algún papel la atmósfera en el ciclo solar? ¿Y en el cambio climático? ¿En qué parte de este post te has apoyado para responder? (analiza)

3º) Busca en internet un gráfico que refleje la evolución del cambio climático. ¿Qué palabras clave has usado para encontrarlo? (identifica)

4º) ¿Que datos muestra ese gráfico? ¿En qué parte del mismo has mirado para responder a esta pregunta? (interpreta)

5º) Identifica si ese gráfico se corresponde o no con el ciclo solar que aparece en este post. ¿Son gráficos comparables? ¿En qué te has fijado para responder? (interpreta y compara).

6º) Es muy posible que te des cuenta, al comparar los gráficos, que hay una parte cierta en la opinión del político, y otra que no. ¿Cuáles son? ¿Por qué crees que el político ha mezclado dos cuestiones, una cierta y una falsa? (analiza)

7º) El político es de un partido opuesto al tuyo. Competís en las elecciones por un escaño. Por tanto, elabora un discurso para sacar partido de esta mentira que le has descubierto. (transfiere información).

8º) Encuentra una fuente de información fiable acerca del origen de la energía solar. ¿Por qué la consideras una fuente fiable? Resume la idea en un párrafo de diez líneas y dos dibujos, como máximo. (resume, transfiere información, critica).

Promedios climáticos vs. día a día

Esta es una entrada que probablemente se quedará vieja en muy poco tiempo. Porque se refiere a algo que ha pasado y que quedará borrado por otras cosas que pasen. Va sobre el tiempo meteorológico. El que tiempo que hace y que cada día desaparece para ser sustituido por otro: el del día siguiente.

Recuerda la diferencia entre tiempo meteorológico y clima. Tiempo meteorológico es un concepto de aquí y ahora. Las condiciones meteorológicas que se dan en un lugar y en un momento. El tiempo meteorológico caduca. El clima es una idea distinta. Una idea que trata de arrojar luz, de ayudar a adivinar qué tiempo meteorológico hará mañana. El clima define cuáles son los tiempos meteorológicos más probables en cada estación. El tiempo me dice qué está pasando, el clima trata de adivinarlo (razonadamente, claro está).

El cambio climático consiste en que los tiempos meteorológicos serán probablemente los mismos, pero en otra cantidad y con otra intensidad. Seguirá nevando, pero habrá más días de nieve. O menos. Seguirá lloviendo, pero habrá más días de lluvia. O menos. Y los habrá que caiga mucha agua, y los habrá que caiga poca. Pero cambiará cuántos haya de cada uno. En cada sitio. Porque cambiará dónde nieva, dónde llueve, dónde hace calor y sequía.

Se ha instalado la idea de que el cambio climático nos conduce a un planeta más cálido. En promedio, es cierto. Pero lo que suceda cada día es otra cosa. El cambio climático del promedio es diferente del cambio climático del día a día. El cambio climático del promedio es como mirar un árbol de lejos, y el cambio climático del día a día nos revela los detalles de las hojas al ver el árbol de cerca.

¿Qué dice el cambio climático del día a día? Que habrá más sucesos extremos. Que cuando haga calor, hará más calor. Que cuando haga frío, será frío de los de verdad. Que cuando llueva, lloverá a cántaros. Porque lo que sucede con el cambio climático es que estamos vertiendo más energía a la atmósfera. Y eso facilita los sucesos extremos que te decía. Es verdad que los sucesos extremos relacionados con el calor serán más frecuentes. Pero los relacionados con el frío no van a desaparecer. Porque el calor, mucho calor, va a circular de un sitio a otro. Eso hará chocar masas de aire caliente con masas de aire frío. Más choques y más violentos.

Eso es lo que ha pasado en España durante estos días, en los de la fecha de este post.

Tomado de aemet.es/es/eltiempo/observacion/satelite/masas

Mira también lo que está ocurriendo en Madagascar mientras nosotros estamos preocupados por un invierno lleno de temporales. Dos ciclones. Dos, no uno. A su lado, lo nuestro es pequeñito, pequeñito.

Tomado de earthobservatory.nasa.gov/NaturalHazards/view.php?id=36717

A eso me refería. Más sucesos extremos en más sitios. Ese es el cambio climático del día a día. No el que va a venir. El que ya está aquí. Para quedarse.