Parecidos y diferencias entre Toledo y los miniportátiles que le dan al alumnado

Van a modificar el entorno urbano de Toledo. La idea es recuperar las márgenes del río para la vida cotidiana de la gente de Toledo. Por otro lado, creo que ya lo sabéis, se van a entregar portátiles al alumnado de 5º y 6º de primaria en (casi) toda España. Y digo casi porque hay un partido que ha roto España y ha logrado que ciudadanos de este país no obtengan ese derecho.

Y quería yo analizar, primero los parecidos, y luego las diferencias. Voy primero con los parecidos que es más fácil. Sólo hay uno. Ambos proyectos cuestan más de 100 millones de euros.

Vamos con las diferencias. El proyecto de Toledo ha recibido una amplia y favorable acogida en los medios. El de los portátiles no. El proyecto de Toledo ha recibido una amplia y favorable acogida pues es urbanístico; y alrededor de lo urbanístico hay un amplio consenso social que consiste en que “cuanto más, mejor”. El de los portátiles, al ser educativo, y por tanto suejto a debate político ha sido recibido con enorme desconfianza social. El de Toledo ha aunado a gente de ambos partidos. El de los portátiles no.

Que no digo yo que el proyecto urbanístico de Toledo no merezca la pena, no. Eso es algo que no me corresponde decirlo porque eso se paga con dinero que no es mío. Además, si viviera en Toledo muy probablemente me gustaría, y me gustaría mucho. Lo que digo es que es envidiable el consenso social suscitado alrededor del urbanismo. Y que ese consenso social no se traslade a educación me apena. Me apena que se diga que invertir 100 millones de euros está hacer 19 kilómetros de paseo y acceso está bien, muy bien, y sea recogido por los medios de comunicación como un logro ciudadano; y que, por el contrario, ocurra que invertir 100 millones de euros en dotar de portátiles a un amplio segmento de la población para que mejore su nivel educativo tenga una fortísima contestación social que afirme que es tirar el dinero, con un potente trasfondo de lucha política por el poder, que instrumentaliza la educación en vez de sacarla de la batalla y tratar de llegar a consensos.

¿Que hay fallos en lo de los portátiles? Pues claro. En Andalucía van con software libre y por lo que sé eso no ocurre en otros lugares (Extremadura sí, no?). También, que es una medida desconocida y que se tendrían que haber hecho experiencias piloto más profundas para saber las consecuencias y afinar los mecanismos de gestión (que haya sido un éxito en Argentina o en Nueva Zelanda no garantiza que sea un éxito en España). Que es verdad que en educación se va a impulsos y los hay que tratan de apuntarse esto como un éxito político en vez de buscar el consenso desde el inicio.

Sí, sí, hay muchos fallos.

Pero no es de eso de lo que yo quería hablar. Yo quería hablar de que sí hay consenso social alrededor de 19 kilómetros de accesos y paseo (a 5 millones de euros el kilómetro) y no lo hay en la entrega de portátiles. De que la sociedad no respalda medidas educativas que tienen un fuerte trasfondo de acierto. De que la sociedad desconoce el beneficio de la educación. Que lo erráticos que son los partidos políticos respecto a educación no indica que ellos estén mal. Indica que la sociedad, en su conjunto, está fatal.

Quería yo hablar de lo poco que se sabe en España acerca de qué es la educación.

Quería yo hablar de que si preguntas a alumnado y familias qué consideran más importante, si las notas que obtienen o lo que hayan aprendido, no vacilan en afirmar que las notas. Y que si les preguntas qué es más importante para aprobar un examen, estudiar un par de horas o tres el día antes o atender en clase decenas de horas durante el trimestre, pues tampoco vacilan. Estudiar un par de horas.

Quería yo hablar de lo bien que han explicado la urbanización políticos y empresarios inmobiliarios, y de la cantidad de puestos de trabajo que genera. Y de o mal que estamos explicando la educación los docentes.

Y sí que lo tenemos que estar haciendo mal cuando la gente cree que el aprendizaje es venir a clase, estar calladito (atender o no es lo de menos), estudiar un rato antes del examen y aprobar. Y cuando cree que la enseñanza es ponerte a hablar hora tras hora.

Fíjate… Ahí sí hay consenso social, en esa imagen…

Tenemos un problema…