Sobregeneración eólica

Se están instalando más aerogeneradores de los que la actual estructura de cosumo eléctrico soporta. Y, curiosamente, eso puede no ser nada malo. Más bien, muy bueno.

En el momento de escribir este post (más o menos), las renovables cubren algo más del 25% de la demanda energética del estado español. Pero con ese tipo de energía aún no se ha dado respuesta al mayor problema de consumo y de contaminación por CO2 (y por más, muchas más sustancias nocivas): el transporte. Está claro que es muy complicado que nadie vaya a renunciar a su capacidad de transporte individual en beneficio del transporte privado. Por mucho que nos digan que las cuentas cuadran (lo que gastas en los impuestos que te pueden cobrar por tener un buen transporte público, a precios asequibles, te lo ahorras, sobrado, en combustible). Así que hay que dar una respuesta diferente. O complementaria.

Y parece que es el coche eléctrico.

Que no acaba de arrancar, sí. Pero… ¿quién quiere un automóvil que le cuesta bastante cargarlo, que tiene una autonomía limitada, que es caro aún adquirirlo?

Pero…

Aerogeneradores

Fuente: http://tinyurl.com/yclbs2r

Imaginemos una situación de sobreproducción. Especialmente eólica. Imaginemos que hay tantos molinos de viento que generan un chorro de megavatios. Más de los que se necesitan. ¿Qué se hace con esa energía? Hasta ahora se está invirtiendo la sobreproducción en bombear agua en pantanos de modo inverso, cuesta arriba. Porque no hay otra cosa. Y está bien…

Imaginesmos también que hay un parque de coches eléctricos. Enchufados podrían consumir sin gran problema ese exceso de capacidad.

Imaginemos para acabar, que ese exceso de capacidad es barato. Muy barato. Y es que al país le podría salir rentable ofrecer electricidad gratis para evitar tener que importar combustible y luchar contra las consecuencias (climáticas y sanitarias) de la contaminación asociada. Y no me digáis que no puede ser, que algo hay que cobrar. Las empresas saben bien el valor de los regalos en sus tácticas de márketing… Que no es sólo cuánto gastes, que también es cuánto ahorras!

Sobreproducción + parque automovilístico eléctrico + precios del kW MUY atractivos + reducción drástica de la importación de petróleo + reducción de la contaminación…

No digo yo que sea una ecuación buena, que no lo sé (¡hombre, escucho a los que saben, que dicen que sí!). Digo que merece la pena explorarla. Que faltan las líneas de conducción, sí, que hay muchas incógnitas acerca del uso, sí; que qué pasa cuando hay calma, desabastecimiento eólico, sí… Pero que también se decía todo eso para indicar que las energías renovables no eran la respuesta y mira…

Y tampoco digo que haya que salir corriendo a comprar acciones, pero, desde luego, no parece que invertir en bolsa en compañías relacionadas con el automóvil eléctrico y/o con energías renovables, especialmente eólica, sea una estupidez. Especialmente después de lo que ha hecho Reino Unido respecto a este enfoque (85.000 millones de euros para que la energía eólica genere el 40% de la demanda se su país y así poder introducir el coche eléctrico entre 2015 y 2020).

En fin, que se necesitan ideas de este tipo, que nos permitan pasar de una economía que se alimenta de stocks (depósitos de carbón, petróleo, gas natural…) a una economía que se alimenta de flujos (ciclo del agua, viento). Más adaptada a su entorno, menos contaminante, menos impactante, más segura.

Demostrado: educación es mejor inversión que artillería

Esta entrada es bilingüe.

Nicholas D. Kristoff

Fuente: http://tinyurl.com/ykw4lgs

Nicholas D. Kristof es un columnista del New York Times (en twitter @nickkristof). Vengo leyéndole hace tiempo por su compromiso personal con situaciones de pobreza y de violación de los derechos humanos a lo largo del mundo. Hoy me he desayunado con un artículo de opinión suyo sobre Costa Rica. Este país encabeza la lista de felicidad a nivel mundial. Y esa lista se confecciona basada en parámetros que tratan de ser objetivos para cumplir la misión de medir algo subjetivo. Está elaborada por la Universidad Erasmus, en Rotterdam. Recoge múltiples estudios en los que se combinan muy diversas variables, como clase de felicidad, duración de la misma, método con el que se ha investigado, escala en la que se representan los resultados… Todo esto para decirte que es un trabajo fiable, vamos.

Pues Costa Rica es el país más feliz del mundo, en promedio. Más que Dinamarca. Y definitivamente, más que EE.UU.

Costa Ricans, asked to rate their own happiness on a 10-point scale, average 8.5. Denmark is next at 8.3, the United States ranks 20th at 7.4

¿Será casualidad que también sea un país longevo, con un notable desarrollo de los cuidados médicos? ¿Y será casualidad que sea un país que ha optado por el desarrollo sostenible? ¿O se deberá a que en 1949 decidió abolir el ejército para que toda esa inversión se destinara a educación?

The evidence is strong that education is often a far better investment than artillery.

Porque el dominio del inglés que tiene la población ha favorecido el ecoturismo, pero también el que se puedan situar en la escena mundial de innovación tecnológica. Por cierto, de un modo poco contaminante. Y han conseguido, antes que nadie, gracias a su nivel educativo, superar diferencias de género, lo que ha hecho que la mujer se incorpore al desarrollo de su país de un modo mucho más pleno que en muchos otros países. Sin abandonar sus raíces latinas, que ponen un elevado énfasis en familia y amigos, en el capital social.

Costa Rica has done an unusually good job preserving nature, and it’s surely easier to be happy while basking in sunshine and greenery than while shivering up north and suffering “nature deficit disorder.”

What sets Costa Rica apart is its remarkable decision in 1949 to dissolve its armed forces and invest instead in education. Increased schooling created a more stable society, less prone to the conflicts that have raged elsewhere in Central America. Education also boosted the economy, enabling the country to become a major exporter of computer chips and improving English-language skills so as to attract American eco-tourists.

In Costa Rica, rising education levels also fostered impressive gender equality (…). This allows Costa Rica to use its female population more productively (…). Likewise, education nurtured improvements in health care, with life expectancy now about the same as in the United States. Rising education levels also led the country to preserve its lush environment as an economic asset. Costa Rica is an ecological pioneer, introducing a carbon tax in 1997. The Environmental Performance Index, a collaboration of Yale and Columbia Universities, ranks Costa Rica at No. 5 in the world (…).

Latin countries generally do well in happiness surveys. Perhaps one reason is a cultural emphasis on family and friends, on social capital over financial capital.

¿Habremos encontrado en Costa Rica, por fin, un modelo educativo, social, ecológico, para salvar las tres graves crisis estructurales y sus tres graves crisis coyunturales? ¿Será sólo la educación o será hacia dónde nos lleve la educación, es decir, las metas de la educacion? ¿Será esta la década de la educación?

Con plantas por sombrero (las casas)

ResearchBlogging.org

Francisco Javier Neila González y sus colaboradores publicaron un artículo en 2008 y un comentario en el número de septiembre de 2009 de Investigación y Ciencia. Y te traigo aquí un pequeño comentario porque creo que te puede interesar. Si lo que quieres es imaginar un mundo mejor, vamos. Porque un mundo con más superficie cubierta por más seres vivos tiene mejor pinta.

Se trata de dar respuesta a una crisis global desde muchos frentes. La construcción incluida. Porque la vivienda es uno de los lugares donde más energía se consume, en la que hay que sacrificar suelo para construir, desde donde se marcan las prioridades para infraestructuras (la vivienda no va sola, sino acompañada de carreteras, iluminación, abastecimiento de agua, suministro de electricidad, etc.). Por eso siempre he visto una barbaridad dejar la política de construcción al mercado. ¿Qué sabrá el mercado de todas esas cosas si con externalizaciones le ocultan información?

Casa con cubierta vegetal en clima húmedo

Fuente: http://tinyurl.com/yz7w6tf

Pues Neila y el equipo con el que trabaja se ocupan de dar respuesta a algunos problemas que genera la vivienda. Con cubiertas ecológicas sostenibles. Que influyen tanto en el consumo de energía como en la eliminación de contaminantes, pasando por el bienestar y el control de nuestro impacto sobre el microclima urbano. Y es que una superficie vegetada raramente difiere más de 2ºC de la temperatura de su entorno, mientras que otra sin vegetar puede estar 30-40ºC más caliente en verano y 10ºC más fría en invierno. ¿No te lo crees? Ve a Sevilla y pasea en agosto al mediodía. Y toca el asfalto o el acerado de una calle.

Bueno, eso son beneficios de cara a nosotros. Que a los insectos, y a los que comen insectos no les va a venir nada mal contar con cubiertas vegetadas en los edificios.

Y, oye, que queda bonito ver las cubiertas de los edificios verdes. Que, por cierto, no es un invento de ahora, no. Ya era habitual en el antiguo Egipto, o en Persia hace milenios.

Cubierta vegetal de edificios adaptada a clima seco

Fuente: http://tinyurl.com/yl27jk6

Han hecho un repaso por la evolución de su trabajo y las conclusiones intermedias a las que han ido llegando. Sobre qué plantas emplear, qué sustrato utilizar, que drenaje habilitar, cómo suministrar agua a los componentes de la cubierta, qué cubiertas tienen mejor resultado en invierno y cuáles en verano. Una evolución en la que se partía de las tradicionales cubiertas vegetales europeas, tratando de adaptarlas a climas más secos como el nuestro, intentando lograr una mejor imagen exterior y una mayor funcionalidad ecológica.

El resultado es una cubierta que no se calienta, que absorbe contaminantes, que retira CO2 de la atmósfera, que aporta oxígeno. Aunque consume agua, requiere mantenimiento (poco) y pesa (poco). Pero es que el que algo quiere algo le cuesta.

Estructura de una cubierta vegetal en edificio

Fuente: http://tinyurl.com/yl27jk6

El modelo final, yo percibo que está por desarrollar aún. Que todavía falta. Pero que está ya bastante evolucionado. ¿Lo suficiente como para plantearse incluirlo de modo rutinario, como un elemento más de la vivienda? Pues económicamente parece que aún no. Pero para eso está la legislación. Para obligar, incentivar, subvencionar aquello que el mercado es incapaz de ver. Para abrirle lo ojos a golpe de normativa.

Porque el mercado no ha sido capaz de ver la contaminación, el calor y el frío que hace en el interior de una vivienda y que se combaten con estufas o aires acondicionados, el efecto invernadero, el cambio en los usos del suelo, la incomodidad urbana en momentos de calor o frío extremo, la pérdida de insectos y de insectívoros (incluida la pérdida de polinizadores)…

Uf… el mercado está muy ciego aún. Tan ciego que no sabe cuándo hay algo bueno a su alcance. Y las cubiertas vegetales, aunque les quede todavía evolución, lo son. Como te cuentan en Sitiosolar y en el magnífico blog Ison21. Pásate por ellos, que merecen la pena.

Neila, F., Bedoya, C., Acha, C., Olivieri, F., & Barbero, M. (2008). The ecological roofts of third generation: an new constructive material Informes de la Construcción, 60 (511) DOI: 10.3989/ic.2008.v60.i511.742

Tierra 3.0

Esta entrada es bilingüe.

Scientific American me ha aportado otra idea. No es que sea nueva, no, sino que está formulada de una forma que me parece atractiva. Tierra 3.0. Que es una mezcla de Tierra 1.0 y Tierra 2.0.

¿Cómo?

Pues que nuestro planeta, en su superficie, ha sufrido una profunda transformación a lo largo de su historia. Hubo una época regida por ciclos biogeoquímicos equilibrados por la acción de ecosistemas resistentes y resilientes. Que funcionaba bien de manera natural, vamos. Que los seres vivos intercambiaban materia y energía de forma razonablemente equilibrada, salvo catástrofes puntuales (si por puntual podemos entender la caída de un meteorito que se carga a los dinosaurios, o una erupción volcánica masiva que se lleva por delante la mayoría de las especies del planeta).

En conclusión, que esa Tierra 1.0 era capaz de sostener muy bien los ecosistemas y reponerlos si alguno colapsaba. Gobernada por procesos a largo plazo (geológicamente hablando), como variaciones en la órbita de la Tierra y la tectónica de placas, y otros a corto, como el clima. Esa Tierra 1.0, incluso admitía las poblaciones iniciles de seres humanos. Esas que, a pesar de extender la agricultura y la ganadería no estaba apenas alterada, salvo, quizá, amplias zonas del litoral de la cuenca mediterránea.

Tierra 1.0, un sistema altamente sostenible.

Earth 1.0 was the world that persisted and evolved for billions of years, up until very recently. The environment was dominated by closed ecological loops and a few geological and astronomical processes, such as the movements of continents and the brightness of the sun. As such, life was highly sustainable. Even after we humans developed agriculture, which considerably enlarged our footprint on the environment, our overall influence was fairly small and localized.

Pero la revolución industrial puso en marcha Tierra 2.0. Que originó un incremento espectacular del bienestar, la salud y la longevidad, aunque no para toda la población. Y a costa de un precio elevadísimo. El consumo de recursos a un ritmo insostenible. Y a veces, pa’na’. Un despilfarro, pues con mucho menos hubiéramos logrado lo mismo para más gente.

Tierra 2.0 un lugar cómodo para vivir para algunos, durante algún tiempo.

In Earth 2.0, the industrial revolution gave the human race the leverage to achieve unprecedented health and prosperity but at the price of wanton consumption of natural resources. We have depleted ocean fisheries so severely they could collapse by midcentury. And yet much of the human population still suffers awful poverty and lack of opportunity.

Y ahora viene Tierra 3.0. Un sistema que debe combinar la sostenibilidad de Tierra 1.0 con el bienestar de algunos (pero esta vez para todos) propio de Tierra 2.0.

Earth 3.0 is thus the new way forward that we need to establish, one with all the prosperity of 2.0 but also the sustainability of 1.0.

Tierra 3.0, así formulada, es una idea por la que merece la pena esforzarse. Es un mundo nuevo que está naciendo y que no veremos. Es la forma en que será nuestra vida en el planeta, o no será.

Eso sí, sólo la superficie. Porque el interior terrestre sigue en Tierra 0.9 (ha cambiado la tectónica de placas y el núcleo interno, pero nada más, y ahí no tenemos ninguna influencia).