Evolucionismo vs creacionismo 2014

Hace un par de días se celebraba en Estados Unidos un debate muy polémico en las redes sociales, en el que se enfrentaban el conocido científico y presentador Bill Nye, más conocido como The Science Guy, y Ken Ham, famoso defensor de las teorías del Génesis. La discusión entre evolucionismo y creacionismo duró casi tres horas.

¿Tiene sentido a estas alturas polemizar sobre la teoría de la evolución? Hace 155 años, Charles Darwin publicaba su archiconocido libro On the Origin of Species, y desde aquella época la ciencia apuesta firmemente por el evolucionismo. ¿Suena lógico negar esta teoría y apoyarse en creencias religiosas a estas alturas?
Ya en 1859, el debate estaba abierto. El año en que Darwin publicó su famoso libro, supuso también el pistoletazo de salida a las críticas y sátiras sobre su figura. Pocos respaldaban que el ser humano pudiera haber evolucionado de los primates. Incluso conocidas bebidas alcohólicas, como el famoso "anís del mono" trataron de ridiculizar al científico británico, como vemos en la imagen de la izquierda.
Por fortuna, la evidencia científica ha podido respaldar con pruebas las teorías darwinistas. El conocido como evolucionismo es aceptado de forma unánime en la comunidad científica, aunque exista una parte de la sociedad que se mantenga escéptica ante estos argumentos.
En Estados Unidos, por ejemplo, el debate sobre evolucionismo y creacionismo no ha sido frenado. La discusión mantenida entre Nye y Ham (que podéis ver a continuación) ejemplifica a la perfección las dos caras de la moneda: las corrientes religiosas que argumentan con ideas de la Biblia (sin pruebas reales, más que la propia fe de los creyentes) y las ideas científicas, que se actualizan con nuevas hipótesis, comprobación de ideas mediante experimentos y aceptación de teorías si están apoyadas por la evidencia.

El creacionismo también evoluciona

Lejos de mantenerse anclado en la búsqueda de apoyos únicamente religiosos, los defensores del creacionismo han buceado en la bioquímica para tratar de usar argumentos científicos en la defensa de sus tesis. Este es el caso de la conocida teoría del diseño inteligente.
Esta idea es el "último refugio" de las corrientes creacionistas de raíz judeocristiana, en palabras del conocido investigador Juli Peretó, del Instituto Cavanilles de la Universidad de Valencia. Este bioquímico argumenta que parte del "éxito" de las teorías del diseño inteligente se basan en la incultura científica de la sociedad.
En un artículo publicado por la Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular, Peretó explica que el creacionismo no es más que pseudociencia, que además se está extendiendo preocupantemente por los campus universitarios de Estados Unidos y algunos países europeos (como por ejemplo Polonia).
Esta difusión de ideas creacionistas no se sustenta, sin embargo, en una base científica, puesto que la propia Royal Society de Londres afirmó en 2006 que el evolucionismo estaba sumamente respaldado, negando la posibilidad de que el creacionismo pudiera tener cabida como teoría científica.
Este argumento también es respaldado por Stephen Jay Gould, que explica que "el creacionismo afirma que el evolucionismo no puede basarse en pruebas científicas", un razonamiento falso a tenor de las pruebas aportadas por los defensores de la teoría de la evolución.
A pesar de que en España el evolucionismo es sumamente aceptado (no solo en el seno de la comunidad científica, sino también en el sistema educativo), es importante no dejarse llevar por hipótesis al azar que no se sustenten en evidencias. Los debates de evolucionismo vs creacionismo que se dan en Estados Unidos, a mi juicio, no podrían sostenerse aquí, ya que las teorías religiosas relacionadas con la biología no están tan aceptadas como en otras regiones del planeta.
Fuente: http://alt1040.com/

Pastafarismo y bosón de Higgs

Dice wikipedia:

FSM
Flying Spaghetti Monster en Wikipedia (Head CC-BY-SA 3.0)

El pastafarismo, o también religión del Monstruo de Espagueti Volador (del inglés: Flying Spaghetti Monster, FSM), neologismo derivado de pasta (espagueti) y rastafarismo, es una religión paródica, surgida como protesta social en EE.UU. para denunciar y oponerse a la difusión de la hipótesis del diseño ¿inteligente?, impulsada por sectores políticos y religiosos conservadores durante los mandatos del Presidente George W. Bush, y a las corrientes de opinión que pretendían su equiparación con teorías aceptadas por la comunidad científica como la de la evolución biológica.

Es decir, que el pastafarismo trata de evidenciar que la religión es la religión y su campo el de la creencia. Y que la ciencia es la ciencia, y su campo el del conocimiento objetivo. Y que mezclar ambas conduce a un absurdo. ¿Quién podrá decir, si el pastafarismo acumula suficientes seguidores, que una idea absurda que proponga no llegue a la escuela?

Pero…

Pero, la verdad, qué quieres que te diga… Después de ver el aspecto del bosón de Higgs, y después de saber que le llaman (erróneamente) la “partícula de dios” (god particle, a pesar de que su nombre original era goddamm particle, o partícula puñetera), después de todo eso, te decía, a lo mejor termino creyendo en la existencia real del “Flying Spaghetti Monster“, la divinidad del pastafarismo… Jejeje…

Bosón de Higgs
Visto en Boing-Boing (Maggie Koerth-Baker)

Te dejo la mejor explicación que he encontrado del bosón de Higgs, y de cómo dota a las partículas, no solo de masa, también de identidad.

Crisis económica y auge del fundamentalismo conectados por su raíz ecológica

Este post va dedicado a Juan López de Uralde, Nora Christiansen, Christian Schmutz y Joris Thijssen. Y no va nada, nada dedicado a la ¿justicia? danesa.

Fundamentalmente vivimos en un mundo en el que las necesidades básicas se han mezclado con los lujos. El pan se fabrica y transporta con el mismo combustible que los perfumes. Así, los más ricos han ido detrayendo recursos que podrían haber sido usados para cubrir las necesidades de los más pobres. Pero ese mundo, insostenible, intentó mantenerse a base de ampliar el número de ricos. Y de convertir en ricos a los que trabajaban para los ricos. En la esperanza de que esos nuevos potentados aumentarían, con su consumo, el número de trabajadores, en un pretendido círculo virtuoso que terminaría con la historia de la humanidad, desembocando en un paraíso terrenal prometido por economistas neoliberales que pretenden que nada nuevo se ha inventado desde Adam Smith.

Pues no.

Compras inútiles

Fuente: http://tinyurl.com/yc9pspm

Porque en todo sistema hay mecanismos acumulativos, sí, como los descritos, como los deseados. Pero hay dos cuestiones básicas que no han sido tenidas en cuenta. De ahí lo de neoliberales ingenuos (en realidad es estúpidos, pero hoy me siento caritativo).

La primera, que el sistema ha de alimentarse de materia y de energía. De recursos, vamos. Y alimentarse sin parar si quiere existir sin parar. Y alimentarse de tantos más recursos cuanto más acumule. Porque acumular mucho cuesta mucho. O sea, que ser rico es caro y ser muy rico es muy caro.

La segunda, que los sistemas, además de mecanismos acumulativos tienen mecanismos disipativos. Es decir, formas de expulsar lo que no se desea (entropía se le llama en ciencia). ¿Pero expulsar a dónde? Afuera. Es decir, se necesita un “fuera”. No todo puede estar dentro del sistema. Un fuera donde echar nuestra basura, nuestra entropía. Un fuera en el que vive gente que no está dentro.

Antes de que nos hayan estallado las dos crisis, la de recursos y la de entropía, el sistema se ha atascado por sí solo, sin mucha ayuda. Se ha atascado porque para mantenerse necesita un consumo creciente. Eso suma tres crisis (consumo, recursos, entropía). Que, por cierto, son todas las crisis posibles en un sistema: entradas, salidas y funcionamiento. Y lo peor es que no puede volver a ponerse en marcha. Bueno, sí puede, pero creando más exclusión, más “fuera”, y consumiendo más recursos.

Simplemente, la vida como la conocíamos ya no existe. Habitamos en un espejismo, que se parece a cómo vivíamos, a la espera de lo que venga.

¿Cómo sabemos que eso es así?

Evoución del precio del crudo

Fuente: http://tinyurl.com/yfr7c9j

Lo primero porque cada vez cuesta más extraer recursos. Su precio cada vez es mayor y su disponibilidad cada vez menor. ¿Has mirado la evolución de los precios de las materias primas esenciales, como fosfatos o petróleo, o de productos básicos de consumo, como alimentos?

Lo segundo, porque los ecosistemas están descoyuntándose. En el océano y en tierra firme. La climatología está variando, la distribución, diversidad y fenología de las especies también. Es un cambio muy brusco, no por su magnitud (en la historia de la Tierra ha habido cambios mucho más potentes) sino por su carácter repentino.

Pero cometemos un error cuando pensamos que el cambio afecta sólo al escenario. Y además, al escenario externo. Porque los ecosistemas los percibimos como ajenos, alojados nosotros en las ciudades y pueblos. Que no son otra cosa que zoológicos de piedra, ecosistemas refugio. Y cuando decía que se están descoyuntando los ecosistemas me refería a todos, incluidos los humanos artificiales. De ahí las hambrunas y pobrezas extremas, que afectan a, como mínimo, una de cada seis personas que existen. Y subiendo. De ahí fenómenos como el terrorismo islamista, que en realidad son respuestas a una forma de vida contemplada como injusta por los que están fuera del mundo occidental (excluidos del bienestar en su mayoría). ¿Y cómo no van a ver la forma de vida occidental injusta si consume recursos que necesitarían los pobres y que se alía, para pertuarse, con poderosos locales injustos como ocurre ahora en Yemen?

¿Significa eso que los de fuera son los buenos y los del sistema neoliberal los malos? Pues creo que los de fuera llevan razón en la raíz de su rebelión, pero eso no significa que su razón vaya más allá. Que me guste la austeridad que proponen y su apuesta por el acceso de los pobres a los recursos no significa que me guste la forma de vida pública que quiere imponer la corriente predominante. Ni un pelo. Es más, me disgusta tanto que aunque comparta con ellos el desagrado por la forma de vida occidental (aún disfrutándola), los considero mis enemigos. A ellos y a otros de aquí también. Porque lo mejor que ha dado la historia son los Derechos Humanos. Es una obligación incorporar su parte de razón y luchar contra los enemigos de los derechos humanos (como Jorge Loring hablando de la virginidad, al cual me niego a ponerle un link).

En algún momento se tendrá que hacer una síntesis de lo bueno. De la austeridad, el cuidado del entorno y la atención al legado hacia las generaciones futuras, con la defensa de los derechos humanos. Pero hoy, esa vía, no existe mayoritariamente. El mundo está polarizado entre quienes defienden los derechos humanos y la riqueza de unos pocos, por un lado, y los que defienden mejor reparto de la riqueza y abominan de los derechos humanos y las libertades cívicas individuales, especialmente de las mujeres, por otro.

Esta será la década de la síntesis o no será.

Y no es esa frase una profecía, no. Es más bien un proyecto de epitafio, una cuenta atrás. A diferencia de otras crisis, esta es una provocada por el enorme poder que hemos acumulado. Es, por tanto, una crisis poderosa. ¿Quién realizará la síntesis? Quizá los excluidos de dentro, quizá los valientes, quizá los sensatos, quizá los más jóvenes

Pero mientras nos preocupemos por estas idioteces no es el camino, no… Por muchos fuegos artificiales que les pongamos.

El ente científico italiano (CNR) publica libro sobre diluvio y extinción de dinosaurios

Esta entrada es bilingüe.

Leyendo a Miguel Ángel Sabadell me he quedado de piedra. Un organismo científico publica un libro llamado “Evolucionismo, el declive de una hipótesis“. El autor no tiene ni idea de técnias de ADN o de paleontología de campo. Eso sí, es católico ferviente, miembro de los Legionarios de Cristo, profesor universitario (de Historia del Catolicismo, lo cual le autoriza enormemente como opinador-opinante-opinatario). Ah! También es vicepresidente del CNR, ese órgano científico italiano equivalente al CSIC de aquí. Nombrado por el gobierno de Berlusconi.

Fundamentalmente, la opinión que me merece el título del libro y el análisis del análisis del contenido (ni me voy a molestar en intentar leerlo) es… risa. No, pena. No, pena y risa. La evolución no es cierta, los dinosaurios se extinguieron a causa del diluvio (hace unos 40.000 años)… Y encima, apoyados por algún tío que tiene el título de sedimentólogo y otro que tiene el de químico. De verdad que me gustaría saber quiénes fueron sus profesores y por qué les dieron el título.

The book, Evolutionism: the decline of an hypothesis, is by Roberto de Mattei, a professor of the history of Christianity and Catholicism at the European University of Rome. It was assembled from the proceedings of a meeting that he organized at CNR in February to explain why evolutionism is a flawed, dogmatic theory that relies on wrong assumptions and is not supported by scientific evidence.

The speakers at the meeting included a sedimentologist, a chemist, a physicist, the rector of the International Academy of Philosophy in the Principality of Liechtenstein, and other philosophers.

The resulting book includes claims that the Earth and fossil dating methods are wrong, that the way fossils were stratified has been determined by the Deluge, and that dinosaurs died only about 40,000 years ago.

¿Que la jerarquía de la iglesia católica se siente perseguida? ¡¡¡Claro!!! Porque está donde no debe. ¿Qué pinta un católico, usando su condición de católico, opinando de lo que no sabe ni está autorizado a opinar? Y es que habla, no como científico, que no lo es, sino como profesor de Historia del Catolicismo y como persona religiosa…

¡Pues claro que hay que perseguirlo! Pero ¡ojo! Hasta que se vaya de la ciencia. ¡Ni un milímetro más allá! Nunca entrando en cuestiones de creencia personales circunscritas al ámbito privado.

Porque la religión NO es una forma de explicar el mundo. Es una forma, voluntaria, de vivirlo. Quien explica el mundo es la ciencia. Y así, los católicos que usando su condición religiosa intenten suplantarla, deben ser perseguidos hasta expulsarlos del ámbito científico. Es uno de los dos deberes. El segundo es respetar sin reservas y profundamente toda forma de creencia mientras no intente contradecir a la ciencia.

Esto es importante. Si permitimos que la religión explique cómo es el mundo, le estamos dando un carácter objetivo. Y la religión no es objetiva. Es subjetiva. No dice cómo son las cosas. Dice cómo son las cosas para ti. En cambio, la ciencia SÍ es objetiva. Dice cómo son las cosas para todo el mundo. En este punto no se puede retroceder ni un milímetro.

¿Que algunos católicos se sienten perseguidos? Será porque están donde no deben… Que se quiten de ahí (explicar cómo es el mundo) y se pongan donde corresponde (una filosofía de vida personal y voluntaria) y ya verán como no se les persigue.

Por cierto, que a lo mejor lo que pasó fue esto…

Otra hipótesis sobre la extinción de los dinosaurios

Fuente: http://tinyurl.com/yz5vpca

O por qué el Flying Spaghetti Monster es menos respetable que las creencias de un católico aplicadas a la interpretación objetiva de cómo es el mundo.

Y que quede bien claro que respeto profundamente la religión cuando queda circunscrita al ámbito subjetivo.

Un curita habla de medicina, como si supiera (qué pesados)

Hay un curita llamado al que le gusta que le llamen Benedicto XVI. Y habla del sida. No sabía que fuera médico. Dice que no se resuelve con preservativos. Y sí con sus valores. Que incluyen un uso patológico de la sexualidad.

Hay que tener cuidado. Si te inmiscuyes en un tema que no es el tuyo (la medicina) y hablas con pretensión de autoridad, es justo sufrir lo recíproco. Qué cualquiera hable de lo tuyo (la fe), y sufras su autoridad.

Tentado estoy. Pero no voy a caer tan bajo como tú, curita. Porque respeto a los que creen. Aunque no entiendo cómo es posible que eso ocurra. En fin, yo soy del Atleti, que es casi como ser religioso, así que tengo que respetar a los que creen.

Eso sí, me encantaría que existiera el infierno. Para que vayas por los daños, por las muertes que tus palabras, curita, pudieran causar.

Tonto.

Y seguirás siendo tonto mientras hables de medicina sin estudiar medicina.

Gente, usad vuestra sexualidad como creáis conveniente. O no la uséis si no os sentís preparados o no lo deseáis. Pero si hacéis uso de esa faceta de la personalidad, de esa estupenda faceta de la personalidad…

¡¡¡¡joder!!!! TOMAD PRECAUCIONES.

Tomado de fluvium.org/textos/sexualidad/sex59.htm

A no ser que seáis tan tontos como el curita ese. Luego, si os pasa algo malo por haber hecho caso a ese hombre que dice que es bueno, no os quejéis. Porque quien dice eso no es buena persona.

Porque quien dice eso, con pretensión de autoridad, es tonto. O malintencionado. O loco.

Tontos, muy tontos, los más tontos

Yo alucino.

No acaba de empezar el año y ya está difícil averiguar quién se va a llevar el título al “tonto muy tonto, más tonto”. Si hace días era Facebook con el tema de retirar fotos de mujeres amamantando por ser imágenes con contenidos sexual explícito (pensaba yo que iba a ser insuperable), el Vaticano nos trae una perla de calibre. Que las píldoras anticonceptivas atentan contra los derechos humanos porque la orina que vierten las mujeres que la toman contamina y es responsable de la infertilidad de los hombres.

El médico que lo ha dicho va camino de ser “tonto, muy tonto, más tonto”. Por admitir que el Vaticano manipule sus afirmaciones (si es que no iban en ese sentido) o por afirmarlas creyéndolas de verdad.

Porque ese médico tendría que visitar alguna página de prestigio y mirar el amplio abanico de causas de infertilidad. Incluyendo contaminantes habituales que actúan como disruptores endocrinos. ¿Sabrá ese médico algo de ese concepto?

Digo yo que si algo provoca 4 unidades de consecuencias (por decir una cifra, es sólo un ejemplo), y otro algo provoca 62 (otra cifra), al primer algo habrá que dedicarle algo de atención y al segundo algo, que es más gordo, mucho más. Lo que no se puede es prestar atención a lo primero y obviar lo segundo, que es mucho más importante. Pues eso es lo que hace el médico éste y el Vaticano.

Si el médico, y el Vaticano, de verdad creen que las hormonas que contienen las píldoras anticonceptivas contaminan, en vez de proponer que dejen de tomarse, podría proponer un mejor reciclado. O la prohibición de disruptores endocrinos. Pero no lo hacen. Prestan atención a la causa trivial en vez de a la causa mayor.

Y si la píldora, realmente produjera infertilidad masculina, ¿no es más grave el cáncer de pulmón que provoca el tabaco,  o los problemas pulmonares que inducen los millones de automóviles, o la epidemia de diabetes adulta por el azúcar añadido a alimentos que no lo necesitan?

También cabe la interpretación alternativa. Que no sean tontos, sino muy malintencionado, muy maliciosos. Que sepan que es una causa trivial pero que, como les fastidia es que las mujeres puedan tener sexualidad sin consecuencias (algo que yo doy por ya demostrado), aprovechan cualquier resquicio para justificar su posición con apariencia de verdad.

Si eres mujer, ¿estás dispuesta a renunciar a la contracepción, y a la sexualidad con ella, por una eventual y no bien justificada contaminación, que no llegaría, ni de lejos, a tener los efectos de otras fuentes? La sexualidad es parte del desarrollo de la personalidad. La sexualidad incluye el uso del aparato reproductor para funciones diferentes de la reproducción. Decidir cada uno sobre su sexualidad es parte de la salud. Porque la salud es más que ausencia de enfermedad. Es bienestar. Y una sexualidad plena proporciona bienestar. No cualquier cosa es buena en la sexualidad. No vale todo. Pero lo que vale lo decide cada persona. O cada pareja o cada grupo. Nadie por él o por ella  o por ellos.

Ni tú ni yo.

Ni el Vaticano.