Ruderal, ahí al ladito y sí sirve

La actividad humana desprende energia. Eso lo saben muy bien las plantas ruderales. Esas que crecen en las escombreras, junto a los caminos, junto a las tierras removidas. Esas que están en territorios alterados por los humanos, en las que otras plantas han desaparecido y ellas triunfan.

http://tinyurl.com/cwfldc

Fuente: http://tinyurl.com/cwfldc

Por cierto. ¿Y qué es un campo de cultivo sino un lugar alterado? Pues allí también crecen plantas ruderales. Es un lugar al que se lanza mucha energía. Bajo la forma de trabajo, suelos removidos, abonos, agua. El ser humano intenta que todo ello vaya a una misma planta, llamada cultivo, pero muchas otras se las arreglan para aprovechar esa situación, llamadas “malas hierbas”. Es extraño que se las llame malas hierbas puesto que lo hacen muy bien, superan al cultivo, le ganarían si no fuera porque el ser humano lucha contra ellas sin parar.

¿Qué es lo que tienen que las hace tan buenas? Pues ciclos biológicos cortos. O lo que es lo mismo, que crecen rápido y alcanza también rápido la capacidad de reproducirse. Aún más. Generan muchas semillas, muchísimas. Que, además, aguantan mucho en el suelo, en el banco de semillas (es decir, en el conjunto de semillas que hay en el suelo esperando el buen momento para germinar; a veces década, a veces más). Como pueden reproducirse varias veces a lo largo del año, la evolución es rápida en ellas. ¿Y eso? Sencillo. En cada generación se seleccionan las variantes más adaptadas, las semillas más aptas. Y como hay varias reproducciones por año, la selección actúa veloz en ellas. Están, por tanto, bastante ajustadas, bastante afinadas a su entorno. Tanto que, si les aplicas herbicidas, en poco tiempo se pueden adaptar.

¿Qué plantas ruderales tenemos en España? Sobre todo leguminosas, compuestas y gramíneas. En total, unas 300 especies.

//www.pinnaclespartnership.org/images/summer%20mustard.jpg

Fuente: http://tinyurl.com/dzjaqj

Si lo hacen tan bien, ¿no sería lógico aprovecharse de ellas, de algún modo, en vez de luchar?

Y sí, es posible. Algunas tienen valor medicinal. La amapola Papaver somniferum produce la morfina. Otras son útiles para alimentación. ¿Te gustan las zanahorias? Pues Daucus carota (ese es su nombre científico) es una planta ruderal. ¿Te gusta la mostaza. Pues Brassica nigra también es ruderal.

Las hay ornamentales también. Y otras con capacidad de biorremediación, es decir, de restaurar daños ambientales usando elementos naturales. Hirschfeldia incana (un tipo de mostaza) es capaz de acumular en sus tejidos notable cantidad de metales pesados y quitarlos de los suelos, limpiándolos de contaminación. O muchas leguminosas aportan nitrógeno a suelos agotados por el cultivo. ¿Te sueña el barbecho? Una muy vieja práctica agrícola que permitió alimentar a la humanidad durante siglos.

¿Y las que no son útiles? Pues habrá que investigar más. A veces te llevas sorpresas, como en EE.UU. con Panicum virgatum. Que te contaba en “Biodiesel y errores económicos” que servía para producir bioetanol, y en grandes cantidades, mucho mayores que con maíz.

Las plantas ruderales, tan exitosas ellas, tienen buenos genes. Es su baza, con ellos ganan. Son, por tanto, una estupenda fuente para ingeniería genética. Deberíamos seguir mirándolas, buscando más cosas en ellas. Seguro que nos llevamos un montón de sorpresas.

De estas cosas me entero gracias a que me las han contado, en Investigación y Ciencia, Silvia Matesanz y Fernando Valladares.