Mamuts, virus, hielo, clones

Hay una teoría que cuenta cómo pudieron desaparecer los mamuts, la especie más famosa de la megafauna americana. En esa teoría ejercen un papel conjunto la presión de las poblaciones humanas recién llegadas a América y el cambio climático hacia tiempos más benignos.

O no, o quizá fue otra cosa.

Tomado de francisthemulenews.wordpress.com/2008/08/11/el-tripanosoma-que-mato-a-charles-darwin-o-sobre-el-mal-de-chagas/

Plagas que trajeron los nuevos pobladores. Ya hay un caso bien documentado en mamíferos. Se trata de dos especies de rata de la Isla de Navidad, situada en el Índico. Se extinguieron al verse afectadas por un parásito microscópico (un tripanosoma, un bichito como el que causa la enfermedad del sueño o el mal de Chagas en humanos) que trajeron las ratas negras que venían en barcos europeos. Tardaron menos de una década en arrasar a las especies autóctonas.

La cuestión es que, teóricamente, son posibles las extinciones de especies por protozoos parásitos o por virus o bacterias patógenas. Podríamos pensar que entre perros y humanos hay mucha distancia, que es difícil para un virus afectar a dos especies tan distintas. Pero, en ese caso, deberíamos tener en cuenta que el virus del moquillo de los perros, el del sarampión humano y el de la peste bovina son bastante similares.

Bueno. Sea como sea, los mamuts se fueron y no van a volver. ¿O tal vez sí?

Resulta que se ha logrado clonar ratones a partir de tejidos congelados a -20ºC, especialmente neuronas. Es verdad que la congelación rompe membranas y daña el ADN. Pero se ha podido, transfiriendo ADN remendado a células de rata, receptoras. Multiplicándolas hasta producir una línea de ratoncitos, de clones.

Todo esto lo podríamos hacer con tejidos de mamut.

¡Qué barbaridad a dónde hemos llegado!