Un microchip para controlar la fertilidad

¿Y si pudiéramos controlar cuándo queremos ser fértiles y cuándo no activándolo como un simple interruptor? La Fundación Bill y Melinda Gates apoya económicamente el proyecto de un dispositivo implantable bajo la piel que quiere convertirse en el anticonceptivo definitivo


La empresa responsable de este invento esMicroCHIPS, una entidad con enlace al Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y cuyo objetivo era crear un nuevo método de control de natalidad para que una mujer pudiese ser capaz de encender o apagar su fertilidad cuando quisiera y que pudiera usarse durante un gran lapso de tiempo (16 años).

La respuesta es un microchip que se activa y desactiva por control remoto; mide tan sólo 20x20x7 milímetros y está diseñado para implantarse bajo la piel de las nalgas, el abdomen o el brazo. Cuando está activo, el chip libera la hormona levonorgestrel, que se utiliza para métodos como el DIU o la píldora. Cuando se desea tener hijos, simplemente hay que apagar el dispositivo, que en ningún momento necesita ser extraído. Únicamente cuando transcurra el período máximo aconsejado por este dispositivo inalámbrico, es decir, 16 años.

La empresa planea presentar el implante para los ensayos preclínicos en Estados Unidos el próximo año y, de ser aprobado por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos en EEUU) creen que el dispositivo podría salir a la venta en 2018.


Fuente: muyinteresante.es

Sobre la capacitación de los espermatozoides

Diálogo con Ana Romarowski, del Ibyme, investigadora en biología de la reproducción

El fenómeno de la reproducción es tan fascinante como complejo. Los mismos espermatozoides, que pueden parecer tan sencillos, deben atravesar varios estadios y procesos para poder fecundar.


Por Leonardo Moledo




–Usted está haciendo un doctorado, lo cual significa que está investigando algún tema. ¿Cuál es ese tema?
–El proyecto de mi doctorado consiste en estudiar la relación entre el proceso de exocitosis acrosomal...
–Antes que nada: ¿qué es eso?
–En la cabeza del espermatozoide hay un núcleo y además del núcleo hay una cabeza, llamada acrosoma. En términos generales, el proceso de exocitosis acrosomal consiste en la liberación de esta vesícula.
–¿Qué quiere decir liberación? ¿A dónde se va?
–Lo que sucede es que se produce una fusión entre membranas (la membrana plasmática de todo el espermatozoide y una membrana externa de esta vesícula) y eso es lo que genera que se libere el contenido que está dentro de la vesícula acrosomática. En términos generales, la idea es que la vesícula contiene enzimas que van a degradar las paredes que contienen al ovocito y esto va a permitir que se fusione el espermatozoide con el ovocito.
–¿Y su doctorado?
–Justamente consiste en ver cuál es la relación entre este proceso de exocitosis acrosomal y el citoesqueleto de actinas.
–Que es...
–La actina es una proteína que se encuentra dentro del espermatozoide y puede aparecer tanto en forma globular como en forma polimerizada, como polímero. Lo que se vio es que durante la capacitación de los espermatozoides...
–¿Capacitación?
–Sí. Es un proceso que atraviesa el espermatozoide una vez que es expulsado en la eyaculación. Cuando sale, el espermatozoide todavía no está listo para poder fertilizar el ovocito; debe atravesar un proceso que se llama “capacitación”, que se sucede en el tracto femenino. Este proceso consta de un montón de acciones que ya están reportadas. Una de ellas es que durante la capacitación de los espermatozoides sucede una polimerización de la actina, esto es, la actina pasa de estar en forma globular (como proteína sola) a formar un polímero, una cadena. La hipótesis de mi proyecto de doctorado tiene que ver con esto.
–A ver...
–Suponemos que esta polimerización de la actina generaría una cierta estabilidad en el proceso de exocitosis acrosomal, lo cual permite que el proceso se dé en estadios intermedios hasta que recién cuando llega el estímulo indicado se dé por completo la reacción acrosomática.
–O sea que la polimerización de la actina es el regulador...
–Sí, estaría regularizando unos estadios intermedios de esta reacción acrosomal (la que se producía por la fusión entre membranas). La pregunta entonces es cómo es que se da este proceso paulatinamente, porque no puede ser que se dé completamente de golpe. Lo que estaría estabilizando estos estadios intermedios sería el proceso de polimerización de la actina.
–Vamos de nuevo al escenario. Nosotros tenemos el espermatozoide, que necesita, para ser fecundo, que se produzca la exocitosis del acrosoma. El acrosoma está dentro del espermatozoide y de alguna manera se pega a la membrana y sale...
–En realidad, hay que imaginarse que se forma como una especie de bolsita en la que la membrana se fusiona con la membrana plasmática de toda la célula del espermatozoide. Entonces esta membrana, que se llama “membrana acrosomal externa” es la que se fusiona y queda pegada, y es como que se forman poros entre la membrana acrosomal externa y la membrana plasmática. Entonces eso es lo que permite que empiece a salir el contenido intraacrosomal.
–El acrosoma, entonces, se pega a la membrana y se forman poros por donde sale lo que tiene que salir.
–Exactamente.
–Y este proceso no se hace automáticamente ni de un tirón, sino que tiene estadios intermedios.
–Sí, claro. Por ejemplo, esta formación de poros. Si no me equivoco, en las células del sistema nervioso se libera una vesícula y es como si se liberara una bolsita con el neurotransmisor. En este caso, es un tipo de secreción distinta, en la cual se producen varios estadios intermedios. Igual ésta es la hipótesis, es lo que estamos tratando de investigar.
–Pero es lo que usted cree que pasa.
–Sí, pero la investigación está en un momento incipiente.
–¿Y cómo supone que la polimerización de la actina interviene en ese proceso?
–Bueno, lo que yo me imagino que está sucediendo (y digo “me imagino” porque todavía no vimos esto) es que justamente la actina en forma polimerizada estabilizaría estos estadios intermedios y recién cuando viene el estímulo apropiado para que se culmine la relación acrosomal, o sea, que la vesícula se libere por completo, esta actina se debería despolimerizar. Lo que pienso es que la actina polimerizada debería estar entre la membrana plasmática y la membrana acrosomal externa estabilizando los puntos de fusión que se generan entre ambas membranas.
–¿Y cómo hace para verificar o refutar la hipótesis?
–Primero miramos, con experimentos in vitro en los que usamos lo que se supone que hay en el tracto vaginal femenino, si durante la capacitación se ve una polimerización de la actina.
–¿Y cómo se mira eso?
–Usamos una sonda que florece y se une a la actina polimerizada. Si yo comparo un espermatozoide que no está capacitado, es decir, que no debería tener la actina polimerizada, con espermatozoides que sí están capacitados (es decir, que tienen la actina polimerizada), debería ver marcas fluorescentes en esa zona.
–Y ahí vería que se polimerizó.
–Sí, ésa es una de las formas.
–Pero no vio todavía de qué manera actúa sobre la vesícula.
–No. Otra de las técnicas, que estamos todavía poniéndola a punto, es la de observar por electromicroscopía para poder observar bien este evento. La idea es ver, por un lado, qué pasa con la polimerización de la actina y, por el otro, ver qué pasa con las membranas. Ahí se puede tener un panorama más completo.
–Es todo muy complejo y maravilloso. El acto clave de la vida, que es la reproducción, tiene muchos vericuetos y muchas vesículas. Podría haber sido más simple, ¿no? Es interesante pensar por qué en la historia evolutiva estos procesos fueron seleccionados. ¿Ustedes no trabajan con la parte evolutiva?
–No, aunque ver esto puede servir para un montón de otros procesos. Estudiarlo a fondo sirve para entender distintas cuestiones. Pareciera bastante complicado, pero seguramente para el organismo no lo sea tanto.
–Visto desde lo macro, sí. Parece un mecanismo mucho más complejo que la fisión del uranio o las supernovas. Da la sensación de que son sistemas mucho más difíciles que aquellos con los que uno se encuentra en la física.
–Acaso sea así.


© 2000-2013 www.pagina12.com.ar

El poder de la ovulación oculta



El 95% de los mamíferos no forma relaciones estables de pareja. El periodo fértil del ciclo ovulatorio femeninoes evidente y reconocido por todos los miembros de la comunidad. Durante este tiempo la hembra copula todo lo que puede, con frecuencia con múltiples machos. Después los machos se alejan y no cooperan en la crianza de la prole. Fuera del periodo fértil, los machos y hembras no se relacionan. El macho está siempre dispuesto para copular.
¿Qué ocurre en una situación ancestral en la que no existe la ciencia y de la que provienen nuestros genes? Poco cambia para el macho en la especie humana. Siempre está dispuesto. Pero en el caso de la mujer la historia es muy distinta. La ovulación está oculta tanto para hombres como para las mismas mujeres (aunque las mujeres puedan tener alguna sensación especial, solo la ciencia y contar los días sirve para saber en que momento es fértil). El motivo para que, durante la evolución, la ovulación se haya ocultado es el tamaño del cerebro.
El cerebro humano es muy grande. El parto es complicado en la especie humana: una gran cabeza debe pasar por un orificio estrecho para ello: el canal del parto. Como consecuencia, el bebé nace inmaduro. Su cerebro crece mucho después de nacer. La mujer no puede criar ella sola a la prole. Necesita al hombre para hacerlo.El hombre debe de criar a sus hijos (sea directamente, o proporcionando comida y cobijo) o de lo contrario estos morirán y el hombre no perpetuará sus genes.
¿Cómo se consigue que el hombre permanezca al lado de la mujer durante la crianza? Ocultando la ovulación (insisto en que no es voluntario y la ocultación es tanto para el hombre como para la mujer). En contra de lo que ocurre en los animales, la mujer está siempre receptiva ya que no sabe si quedará preñada o no. Y si el hombre se queda en casa, copulará con frecuencia (no tiene que esperar al periodo fértil de la hembra como los animales) y no gastará recursos criando a la descendencia de otro macho. De hecho, la especie humana es única en el sentido de que copula permanentemente y no como los animales que lo hacen solo cuando la hembra es fértil. De este modo nace la familia humana, de la necesidad de que le hombre colabore en la crianza de los hijos.
Ahora nuevos estudios reflejan que la mujer tiene dos formas de escoger al hombre. Por cierto, realizados por mujeres investigadoras.
De acuerdo con la hipótesis de apareamiento dual, las mujeres tienen dos conjuntos de elección de pareja que se sobreponen: uno conduce a la preferencia por hombres sexualmente deseables que tienen genes de alta aptitud y otro que conduce a preferir a hombres que invierten en la mujer y sus hijos.


¿Qué hombres son sexualmente deseables y tienen genes de alta aptitud? Según otros estudios, está claro: guapos, musculados, masculinos, con voz varonil, y comportamiento socialmente dominante.
En el estudio se midió el comportamiento de 41 parejas heterosexuales. En una entrevista inicial se pidió a las mujeres que evaluaran a su pareja en su grado de atractivo. Se tomaron fotografías de la cara y el cuerpo de los hombres y otro grupo de mujeres los evaluó independientemente. Después se entrevistó a las mujeres en la parte alta del ciclo ovulatorio (cuando podían quedar embarazadas) y en ciclo bajo. La ovulación fue confirmada mediante pruebas de la hormona luteinizante que predice con fiablidad la fertilidad.
En relación a la propia pareja, se hicieron evaluaciones a las mujeres del estilo de “El sentiento de atracción sexual por mi pareja”, “El pensamiento de que mi pareja es físicamente atractiva” o “La búsqueda de relaciones sexuales con su pareja”.
En relación a hombres que no fueran su pareja, se evaluó lo siguiente: “Noté hombres atractivos en todo el campus o en la ciudad”, “Coqueteé con alguien a quien no conzco”, “Coqueteé con conocidos”, “Me sentí físicamente atraída por alguien a quien no conozco” o “Me sentí físicamente atraída por un conocido”.
¿El resultado? Cuanto menos atractivo encuentran las mujeres a su pareja menos inclinadas están a relacionarse con él en la parte fértil del ciclo. Las mujeres incluso son más críticas con los defectos de su pareja en los periodos de alta fertilidad. Y en contraposición, cuanto menos atractivo encuentran las mujeres a su pareja más inclinadas están a relacionarse otros hombres en la parte fértil del ciclo. En el caso de las mujeres que piensan que su pareja es atractiva, se sienten más próximas a él cuando están en la parte alta del ciclo. Y por último, el ciclo ovulatorio no tiene efecto en las relaciones a largo plazo sean estas con hombres atractivos o no.
Ocultar la ovulación ha sido determinante en el desarrollo de las sociedades humanas y aún contiene misterios que nos dejan perplejos.
Fuente: alt140

Un curita habla de medicina, como si supiera (qué pesados)

Hay un curita llamado al que le gusta que le llamen Benedicto XVI. Y habla del sida. No sabía que fuera médico. Dice que no se resuelve con preservativos. Y sí con sus valores. Que incluyen un uso patológico de la sexualidad.

Hay que tener cuidado. Si te inmiscuyes en un tema que no es el tuyo (la medicina) y hablas con pretensión de autoridad, es justo sufrir lo recíproco. Qué cualquiera hable de lo tuyo (la fe), y sufras su autoridad.

Tentado estoy. Pero no voy a caer tan bajo como tú, curita. Porque respeto a los que creen. Aunque no entiendo cómo es posible que eso ocurra. En fin, yo soy del Atleti, que es casi como ser religioso, así que tengo que respetar a los que creen.

Eso sí, me encantaría que existiera el infierno. Para que vayas por los daños, por las muertes que tus palabras, curita, pudieran causar.

Tonto.

Y seguirás siendo tonto mientras hables de medicina sin estudiar medicina.

Gente, usad vuestra sexualidad como creáis conveniente. O no la uséis si no os sentís preparados o no lo deseáis. Pero si hacéis uso de esa faceta de la personalidad, de esa estupenda faceta de la personalidad…

¡¡¡¡joder!!!! TOMAD PRECAUCIONES.

Tomado de fluvium.org/textos/sexualidad/sex59.htm

A no ser que seáis tan tontos como el curita ese. Luego, si os pasa algo malo por haber hecho caso a ese hombre que dice que es bueno, no os quejéis. Porque quien dice eso no es buena persona.

Porque quien dice eso, con pretensión de autoridad, es tonto. O malintencionado. O loco.

Tontos, muy tontos, los más tontos

Yo alucino.

No acaba de empezar el año y ya está difícil averiguar quién se va a llevar el título al “tonto muy tonto, más tonto”. Si hace días era Facebook con el tema de retirar fotos de mujeres amamantando por ser imágenes con contenidos sexual explícito (pensaba yo que iba a ser insuperable), el Vaticano nos trae una perla de calibre. Que las píldoras anticonceptivas atentan contra los derechos humanos porque la orina que vierten las mujeres que la toman contamina y es responsable de la infertilidad de los hombres.

El médico que lo ha dicho va camino de ser “tonto, muy tonto, más tonto”. Por admitir que el Vaticano manipule sus afirmaciones (si es que no iban en ese sentido) o por afirmarlas creyéndolas de verdad.

Porque ese médico tendría que visitar alguna página de prestigio y mirar el amplio abanico de causas de infertilidad. Incluyendo contaminantes habituales que actúan como disruptores endocrinos. ¿Sabrá ese médico algo de ese concepto?

Digo yo que si algo provoca 4 unidades de consecuencias (por decir una cifra, es sólo un ejemplo), y otro algo provoca 62 (otra cifra), al primer algo habrá que dedicarle algo de atención y al segundo algo, que es más gordo, mucho más. Lo que no se puede es prestar atención a lo primero y obviar lo segundo, que es mucho más importante. Pues eso es lo que hace el médico éste y el Vaticano.

Si el médico, y el Vaticano, de verdad creen que las hormonas que contienen las píldoras anticonceptivas contaminan, en vez de proponer que dejen de tomarse, podría proponer un mejor reciclado. O la prohibición de disruptores endocrinos. Pero no lo hacen. Prestan atención a la causa trivial en vez de a la causa mayor.

Y si la píldora, realmente produjera infertilidad masculina, ¿no es más grave el cáncer de pulmón que provoca el tabaco,  o los problemas pulmonares que inducen los millones de automóviles, o la epidemia de diabetes adulta por el azúcar añadido a alimentos que no lo necesitan?

También cabe la interpretación alternativa. Que no sean tontos, sino muy malintencionado, muy maliciosos. Que sepan que es una causa trivial pero que, como les fastidia es que las mujeres puedan tener sexualidad sin consecuencias (algo que yo doy por ya demostrado), aprovechan cualquier resquicio para justificar su posición con apariencia de verdad.

Si eres mujer, ¿estás dispuesta a renunciar a la contracepción, y a la sexualidad con ella, por una eventual y no bien justificada contaminación, que no llegaría, ni de lejos, a tener los efectos de otras fuentes? La sexualidad es parte del desarrollo de la personalidad. La sexualidad incluye el uso del aparato reproductor para funciones diferentes de la reproducción. Decidir cada uno sobre su sexualidad es parte de la salud. Porque la salud es más que ausencia de enfermedad. Es bienestar. Y una sexualidad plena proporciona bienestar. No cualquier cosa es buena en la sexualidad. No vale todo. Pero lo que vale lo decide cada persona. O cada pareja o cada grupo. Nadie por él o por ella  o por ellos.

Ni tú ni yo.

Ni el Vaticano.