Un chicle controla el apetito y es argentino

Un chicle elaborado con ingredientes de origen natural que ayuda a evitar la tentación de comer entre horas fue desarrollado en el país para minimizar la ansiedad y favorecer el mantenimiento de un peso saludable. 

 “La novedad es que se trata de un suplemento dietario con formato de chicle”, explicó Marcos Mayer, investigador del Conicet y especialista en nutrición, quien precisó que contiene “extracto de café verde descafeinado y sin procesar combinado con otros ingredientes naturales que favorecen la saciedad”. 

 El chicle con sabor a menta “tiene propiedades activas que ayudan a reforzar la voluntad de quienes desean cuidarse, ya que el extracto de café verde tiene un alto contenido de ácido clorogénico, que colabora con el control del apetito”, indicó. 

 “Se trata de un producto culturalmente bien aceptado, que cuenta con exitosos antecedentes como las gomas de mascar para dejar de fumar; no obstante debe consumirse bajo la supervisión de un especialista, que siempre puede orientar cuando se trata de modificar hábitos, sobre todo en personas con obesidad”, argumentó. 

 El especialista, que remarcó que más del 50% de los argentinos tiene problemas de sobrepeso y obesidad, dijo que “hay que tener en cuenta que no es una golosina, sino una herramienta para el control de la ingesta que debe estar acompañada por hábitos de vida saludables, una alimentación adecuada y un programa de actividad física”. Este suplemento dietario de venta libre es desarrollado por el laboratorio argentino Elea y podrá conseguirse en farmacias a partir del lunes. Se comercializará en una única presentación de 24 unidades a un precio sugerido de 74 pesos. “La idea es evitar el ‘picoteo’, por eso sugerimos comerlo media hora antes de cada comida principal y masticar al menos 15 minutos, para que las señales de saciedad lleguen al cerebro”, explicó Mayer, quien agregó que no contiene azúcar y “puede ser consumido por diabéticos e hipertensos”.   El investigador indicó que “no se aconseja su consumo a poblaciones vulnerables como niños, embarazadas o mujeres durante el período de lactancia”.

Fuente: nuevodiarioweb

Importantísimo descubrimiento sobre el Colesterol

Científicos canadienses encontraron lo que podría ser una nueva vía hacia la prevención y el tratamiento de enfermedades del corazón. Todo gracias al descubrimiento de la proteína resistina, secretada por el tejido adiposo, la cual causa altos niveles de colesterol “malo” (LDL) aumentando el riesgo de enfermedades del corazón.


El estudio concluye que la resistina aumenta la lipoproteína de baja densidad en las células de hígado humano degradando los receptores de LDL en el hígado. Como resultado, el hígado queda incapacitado para eliminar colesterol “malo” del cuerpo. Finalmente, los investigadores aseguran que la proteína acelera la acumulación de LDL en las arterias aumentando el riesgo de enfermedades del corazón.
El estudio también explica que la resistina impacta de manera adversa a los efectos de las estatinas, el principal fármaco reductor del colesterol utilizado en tratamientos y prevención de las enfermedades cardiovasculares.

Este hallazgo seria la clave paraproducir
 fármacos terapéuticos revolucionarios, sobre todo a aquellos que se dirigen a inhibir la resistina y aumentar así la eficacia de las estatinas. 

Fuente: alt1040

La obesidad, tema que los adolescentes padecen pero evitan


A través de un estudiado abordaje en el monitoreo digital GLOBALHealthPR, impulsor de esta iniciativa, confirmó que la obesidad infantil es un problema mundial que carece sin embargo de una conversación global en las redes sociales. 
 
GLOBALHealthPR, representada en la Argentina por Paradigma PEL Comunicación, relevó que, mientras que a nivel mundial 1 de cada 10 chicos es obeso, sólo existen 15.189 conversaciones online por mes acerca de este problema: es decir, sólo 1 conversación en las redes por cada 23.440 chicos obesos. 
 
En el año 2011 durante la Primera Cumbre Annual Internacional sobre Salud y Redes Sociales (IHSMS, por sus siglas en inglés) GLOBALHealthPR fue convocada para presentar los datos y revelar los resultados de un programa de monitoreo digital global que incluyó a 15 países para evaluar el impacto de la conversación mundial sobre malaria en las redes sociales. Este año, el programa ha evolucionado hacia IHSMS 2.0, que se centra en un estudio semestral de los problemas de salud de alta relevancia pública, como la obesidad infantil, diabetes y SIDA. 
 
Los analistas de GLOBALHealthPR observaron que si bien las tasas de obesidad en algunas naciones son comparables, el mayor nivel de conversación online ocurre en los Estados Unidos. 
 
Los siguientes son algunos de los principales datos revelados por IHSMS 2.0:
 
> En los Estados Unidos, muchas mamas bloggeras están planteando cómo abordar la obesidad en sus familias mediante dieta y ejercicio. Pero el contenido no es suficiente para aquellas familias que necesitan una guía, lo que representa una diferencia considerable en el nivel de la conversación frente a la incidencia de esta condición.
 
> Dado que la obesidad infantil es una condición prevenible pero extendida, los analistas de GLOBALHealthPR se sorprendieron al observar que los niveles de conversación sobre prevención y tratamiento de este problema son muy bajos comparados con otras enfermedades menos frecuentes que cuentan con pocas o ninguna opción de tratamiento. Por ejemplo, la leucemia presenta 7.813 conversaciones más que la obesidad infantil, a pesar de que se trata de una enfermedad que afecta a menor cantidad de gente y que no es prevenible. El monitoreo digital demostró que existe una gran oportunidad para incrementar el número de conversaciones on line sobre obesidad infantil. Dicha oportunidad comienza con simples pasos tales como una colaboración más cercana de padres, profesionales de la salud y autoridades escolares con las comunidades on line; así como con un mayor compromiso con actores externos influyentes para poder compartir cómo sus iniciativas de actividad física y nutrición están teniendo éxito.
 
> En muchas regiones, particularmente en Sudamérica, las conversaciones on line en torno a la obesidad infantil prácticamente no existen a pesar de que su prevalencia está en aumento. En estos países existe la oportunidad de generar una mayor conversación sobre la obesidad infantil en las redes sociales, a fin de crear más conciencia sobre la prevención de la enfermedad y evitar así llegar al nivel de gravedad que existe actualmente en Estados Unidos. 

“Mientras los niveles de obesidad infantil están creciendo a nivel mundial, los niveles de conversación digital alrededor de esta enfermedad no son suficientes para generar un cambio”, afirmó Anthony LaFauce, Director de Estrategia Digital de GLOBALHealthPR en Estados Unidos. “Profesionales de la salud, impulsores de políticas sanitarias, la industria y las diferentes organizaciones afines tienen la oportunidad de usar este conocimiento para incrementar la educación enfocada en prevenir y combatir la obesidad desde una edad temprana”.

La adicción a la cocaína es mas fuerte en las mujeres


Los datos del 2do. Estudio Nacional sobre Alcohol y Drogas revelan que el 54% de las mujeres brasileras que consumen cocaína son adictas, en comparación con el 46% de los hombres que consumen la droga –el índice se refiere a la droga refinada y sus derivados, tales como el crack, oxi y merla-. El mapeo fue hecho por la Unifesp (Universidad Federal de Sao Paulo), con 4.607 personas mayores de 14 años en 149 ciudades de todo el país, de todas las clases sociales y escolaridades.
La psicóloga Clarice Madruga, coordinadora del estudio, señala a las hormonas femeninas, especialmente el estrógeno, como  factor principal de ese cambio en el comportamiento. "Esta hormona refuerza los efectos de la droga, haciéndola más agradable y por lo tanto aumentando su poder de adicción". 
Patricia Hochgraf, coordinadora del Programa de la Mujer Químicadependiente (Instituto de Psiquiatría, Hospital de Clínicas), está de acuerdo en que la evolución de las droga es más rápida entre las mujeres, pero señala otros aspectos destacados para explicar el índice. "Las mujeres tienen algunas características que ayudan a crear esa dependencia mayor, se sabe que el cerebro de las mujeres es más vulnerable. Además, son notoriamente más impulsivas y sufren más por  compulsión que los hombres".
Carlos Salgado, psiquiatra de la ABP (Asociación Brasileña de Psiquiatría), explica que en los ciclos estrogénicos, existe una mayor predisposición de las mujeres para la acción en el medio ambiente, es decir, para hacer más actividades. "Cuando el nivel de esta hormona aumenta, las mujeres se vuelven más impetuosas. Pero la adicción es multifactorial, hay varios factores que explican este resultado: el medio ambiente, la cuestión cultural y el principal, la oferta mayor de la droga". 

Fuente: Urgente24

Reducir el consumo de sal es tan bueno para la salud como dejar de fumar


Consumir sal en exceso es la causa de numerosos problemas de salud, no solo relacionados con las enfermedades cardiovasculares, sino también con insuficiencia renal, osteoporosis y cáncer de estómago. De hecho, según la Fundación Española del Corazón (FEC), reduciendo al menos la mitad del consumo de sal diario obtendríamos beneficios en nuestra salud comparables a los derivados de dejar de fumar.

Hace más de una década que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció en 6 gramos el consumo máximo diario de sal, cifra muy por debajo de la que se ingiere de media en el mundo, entre 10 y 12 gramos. La mayor parte de la ingesta diaria de sal, el 80%, proviene de los productos envasados y precocinados.

“Añadir sal en la comida, tanto en el momento de procesado como en el de consumo, es innecesario. La sal empezó a utilizarse para conservar los alimentos durante más tiempo, pero con los sistemas más modernos de conservación, esta medida ya no es necesaria y en la actualidad se utiliza básicamente para dar más sabor a la comida”, advierte la Dra. Pilar Mazón, miembro de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y cardióloga del Hospital Clínico de Santiago de Compostela.

La sal contribuye a la retención de líquidos por parte del organismo, lo que produce una presión sobre las arterias y favorece la aparición de la hipertensión. Según datos de la OMS, la hipertensión es la causante del 62% de los accidentes cerebrovasculares y del 42% de las enfermedades del corazón.

De acuerdo con un estudio recientemente publicado en The New England Journal of Medicine que simulaba los efectos esperables al reducir el consumo de la sal en la población de Estados Unidos, una reducción dietética de 3 gramos diarios de sal disminuiría el número anual de enfermedades cardiovasculares entre 60.000 y 120.000 casos, de ictus entre 32.000 y 66.000, de infarto de miocardio entre 54.000 y 99.000, y de fallecimiento por cualquier causa entre 44.000 y 92.000 casos al año. 

“Conseguir una reducción en el consumo de sal es una tarea que requiere el esfuerzo de todas las partes implicadas. Por un lado está el propio ciudadano, que puede empezar a aplicar medidas como cocinar sin sal, retirar el salero de la mesa o comprar los productos que sean bajos en sal, lo que no significa que sean de régimen sino que son saludables; por otro lado está la industria alimentaria, que debería disminuir la cantidad de sal que le añade a los productos y hacer un etiquetado más fácil de entender y que informara de la cantidad de sal añadida; y finalmente se encuentran los organismos públicos, que deberían tomar medidas restrictivas relacionadas con el consumo de sal así como iniciar campañas masivas dirigidas a informar sobre los efectos nocivos de esta”, recomienda la Dra. Mazón.

Fuente: muyinteresante.es 

Científicos argentinos lograron desentrañar los mecanismos cerebrales del olvido

 El trabajo, que será publicado en la revista "Gognition", fue dirigido por el investigador del Conicet, Pablo Argibay, en el Laboratorio de Aprendizaje Biológico y Artificial del Instituto Universitario del Hospital Italiano, junto a la bioingeniera Victoria Weisz. 
"Saber cómo funciona el cerebro nos acerca a la posibilidad de neutralizar los mecanismos del olvido y resolver problemas de la memoria, muchos de ellos causados por enfermedades como el Alzheimer", dijo a Télam Argibay, al presentar un simulador del hipocampo, región del cerebro capaz de recordar. 

Argibay explicó que "el hipocampo es un sector del cerebro -por su forma similar a la especie marina- involucrado en la memoria denominada episódica, que es la que a partir de un dato (información parcial) arma el cuadro completo de lo vivido". 

Según explicó, el simulador desarrollado en Argentina permite "observar el funcionamiento del hipocampo en dos contextos distintos: con la posibilidad de generar nuevas neuronas y sin ella". 

Los científicos observaron que cuando el hipocampo generaba nuevas neuronas las memorias adquiridas más recientemente eran mejor retenidas y recordadas; mientras que las memorias más antiguas eran difíciles de recuperar, debido a fenómenos de interferencia producidos por las recién llegadas. 

"El simulador cargado con el código binario (1-0) de las computadoras mostró el funcionamiento del hipocampo, lo que nos alienta a desarrollar teorías acerca de cómo podría producirse el olvido y cómo podríamos intervenir sobre el fenómeno", explicó. 

La investigación permite pensar en posibles terapias para combatir el olvido, una disfunción que afecta en especial a personas mayores que desarrollan demencias del tipo del Alzheimer. 

"Si algunas demencias se produjeran como consecuencia de la pérdida de generación de neuronas podríamos recuperar esa capacidad con una terapia basada en células madre o sustancias para que el fenómeno se produzca", explicó Argibay. 

El especialista calculó que a futuro incluso "no sería descabellado pensar en fabricar una neuroprótesis o (hipocampo en circuitos) capaz de reemplazar la zona dañada". 

El hipocampo cerebral es una de las regiones del cerebro adulto que tiene una particularidad: generar nuevas neuronas, proceso denominado neurogénesis. 

Esta investigación se basó en la neurogénesis, descubierta en el cerebro de los canarios en la década del 80 por un científico argentino, Fernando Nottebohm, que trabajó en Estados Unidos. 

"El descubrimiento, probablemente merecedor del Premio Nobel, contradijo la hipótesis aceptada durante décadas de que no podían generarse nuevas neuronas en el cerebro adulto", reinvindicó. 

El olvido de las memorias más antiguas es compatible con datos experimentales y clínicos y abre nuevas expectativas. 

Una de ellas es "la de los procesos por los cuales una parte del cerebro retiene temporalmente una memoria, para luego olvidarla cuando pasa a otras áreas", explicó el científico. 

Otra es "el área que se ocupa de algunas enfermedades cerebrales en las cuales el paciente recuerda memorias muy antiguas pero pierde la capacidad de adquirir nuevas y adaptarse a la novedad", detalló. 

La tercera de las expectativas "que puede tener este conocimiento del cerebro es en sistemas de robótica, campo conocido como neurorobótica, de máximo interés a la hora de pensar en futuros robots inteligentes", precisó. 


Fuente: Telam

¿Cuáles son los músculos que más trabajan y los que menos?

Si dejamos a un lado el corazón –que aunque jamás deja de latir, no puede ser controlado a voluntad–, los más activos son los oculares. Se contraen más de 100.000 veces diarias, principalmente obedeciendo órdenes del cerebro. Es curioso que gran parte de su actividad se produzca cuando los ojos están cerrados, durante la fase del sueño REM, lo que indica que estamos soñando. Los más vagos están en las orejas: allí hay músculos totalmente impasibles, ya que son un vestigio de cuando nuestros antepasados movían los órganos auditivos.


Fuente: muyinteresante.es 

Científicos encuentran una mujer que ve 99 millones de colores más que el resto de humanos


Así lo ha anunciado la científica Gabriele Jordan, de la Universidad de Newcastle. Se ha identificado a una mujer que tiene una visión “tetracromática”, es decir, una persona con la capacidad de ver con mucha mayor profundidad de color que el resto de personas.
Para que nos hagamos una idea, se estima que una persona normal pueda llegar a percibir hasta un millón de matices diferentes en los colores. El poder para distinguir los colores proviene de las células en los ojos denominados conos. El promedio en las personas es de tres tipos de conos, cada uno de los cuales desencadena diferentes longitudes de onda de luz.
Por tanto prácticamente todo el mundo tiene una visión tricomática (capaz de percibir los tres colores primarios).Luego existen las personas que tienen un tipo de ceguera a uno o más colores. Aquellos que tienen una visión dicromática no ven un color primario por falta del receptor correspondiente, la mayoría acaban aprendiendo a reconocer el color de los objetos comunes basándose en su brillo y en la experiencia anterior. Este ultimo caso se puede aplicar a la mayoría de animales. 
Aún así, los científicos han creído durante mucho tiempo que existe gente con cuatro conos con la capacidad de ver una amplia gama de colores que la mayoría no puede detectar. Serían individuos con una visión “tetracromática” capaz de ver un centenar de millones de colores.
La doctora Jordan y sus colegas habían estado buscando durante los últimos 20 años individuos dotados de esta visión, encontrando hace dos años a una persona.
Tal y como cuentan sería la primera en el mundo con esta capacidad, aunque creen que existen otros en el mundo. Su estudio, publicado ahora, reconoce que encontraron varios individuos con cuatro tipos de conos aunque sólo una persona superó las pruebas de este tipo de visión.
Sería una mujer a la que han identificado como sujeto cDa29 y que se encontraría en el norte de Inglaterra. Tras el hallazgo, Jordan se pregunta la razón por la cual existen personas con cuatro conos pero solo una con las capacidades de la visión:
Ahora sabemos que existe la visión tetracromática en humanos. Lo que no sabemos es la razón por la que existe gente con cuatro conos que no puede desempeñar este tipo de visión.

Y es que al parecer, Jordan desarrolló en el 2007 un método eficaz para identificar mujeres con visión tetracromática. Su estudio derivó en el examen exhaustivo de 25 mujeres con cuatro conos poniendo a prueba en cada una el tipo de visión.
Solamente la mujer etiquetada como cDa29 pudo detectar una amplia gama de colores de forma correcta, la única persona hasta entonces capaz de lograrlo.
A partir de aquí comenzará un nuevo estudio. Jay Neitz, investigador de la Universidad de Washington, cree que todas las mujeres con cuatro conos tienen el potencial de la visión tetracromática, lo único que necesitan es desarrollarla o despertar la capacidad:
Debemos pensar que la mayoría de las cosas que vemos, son fabricadas por nosotros mismos tratando de hacer que los colores sean tricromáticos. El entorno natural no tiene los matices suficientes para aprovechar el potencial completo de la visión tetracromática.En cambio, las personas con cuatro conos pueden ser ayudadas en laboratorio exponiéndolos a experiencias visuales que ayuden a desarrollar habilidades cognitivas que identifiquen una gran variedad de matices.Quedaba una pregunta en el aire. Ese primer sujeto, cDa29, con visión tetracromática, ¿cómo veía el mundo? Jordan acaba dando las claves:”

Ella era incapaz de comunicarnos su experiencia ya que es imposible describirlos matices de los colores que ella misma percibía.


Fuente:  alt1040.com

¿Cuántos gases expulsamos al día?



Según el Instituto Nacional de Salud Digestiva y Diabetes de Estados Unidos, la mayoría de las personas producimos de 0,5 a 2 litros de gas al día, y lo expulsamos en forma de eructos o flatulencias una media de 14 veces al día. La mayor parte de este gas no tiene olor. El olor se lo proporcionan las bacterias del intestino delgado, que liberan compuestos gaseosos con sulfuro al descomponer los alimentos. 

El gas del tracto digestivo tiene fundamentalmente dos orígenes: el aire que nos “tragamos” y el gas que se produce cuando los microbios del digestivo "rompen" ciertos alimentos.

Para reducir los gases acumulados a diario, los especialistas recomiendan beber mucha agua y masticar más despacio la comida. Quienes sufren intolerancia a la lactosa deben, además, evitar los productos derivados de la leche.




Fuente www.muyinteresante.es

Los límites del ser humano


El hombre es cada vez más alto, más rápido y resistente. Vive más años y aguanta mejor el esfuerzo respecto al pasado. Pero ¿hasta dónde se puede llevar la máquina de nuestro cuerpo?


A principios del siglo XX la esperanza de vida en España apenas llegaba a los 40 años. En 1896, en los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna, la marca de los 100 metros lisos que valió el oro fue de un tiempo de doce segundos. Si en aquel entonces alguien hubiera pronosticado que, más de un siglo después, viviríamos más de 80 años y que un atleta sería capaz de correr los 100 metros en poco más de nueve segundos, le habrían tomado por loco, o, como mínimo, por visionario. Pero a lo largo de los últimos años, el ser humano ha sido capaz de llevar sus límitesfisiológicos a extremos inimaginables.¿Existen límites? ¿Estamos cerca?
La ciencia del deporte es un buen indicador del estado de la cuestión. Un estudio del Instituto Francés del Deporte concluyó en el 2008 que los récords mundiales tocarán techo en el 2060. Después de analizar más de 3.000 marcas en los últimos cien años, notaron que los atletas aprovechaban el 75% de su potencial en 1896, mientras que en el 2008 ya habían alcanzadocerca del 99%. No obstante, de acuerdo con otro estudio coreano de Yu Sang Chang y Seung Jin Baek, publicado en el International Journal of Applied Management Science, estos límites llegarán mucho antes: en diez años.
Existen algunos datos que explican el progreso de las últimas décadas: ha aumentado el consumo de carne, la masa muscular ha crecido, la higiene y la salud han mejorado. Las técnicasde entrenamiento se han sofisticado, las instalaciones son casi perfectas, los accesorios, desde zapatos, bañadores u otros elementos son casi óptimos. Quedan elementos aleatorios que sí pueden influir en las prestaciones: el viento a favor, la forma física, la actitud, la fuerza psicológica, el humor del día. Si se produce alguna mejora en el futuro, será muy pequeña y muy lenta.
Desde un punto de vista médico, existen unos límites infranqueables, que residen en la estructura ósea y la fuerza muscular. Los huesos se pueden romper si caen de una cierta altura; los músculos pueden aumentar de volumen y fuerza, pero los tendones, que no varían, difícilmente pueden aguantar más allá de un cierto límite. Si comparamos el cuerpo humano con una máquina, también hay un problema de suministro energético: un principio básico explica que la actividad metabólica en máximo ejercicio no suele superar siete veces la del metabolismo en reposo. Es decir, que por mucha gasolina que se ponga, el coche no irá más rápido.
En el frente opuesto, hay quien sostiene que el ser humano tiene todavía mucho recorrido. Sebastián Coe, mítico atleta de medio fondo, cree que no estamos “ni siquiera cerca de los límites”. Todd Schroeder, profesor de la Southern California University, confirmaba que el ser humano, cuando entra en juego su supervivencia, es capaz de romper barreras. “Es como si el cuerpo humano almacenara una reserva de energía para situaciones anómalas. El hombre parece no ser consciente de este potencial”. Se han documentado casos de personas que, para salvar suvida, han sido capaces de levantar rocas de decenas de kilos o de correr a velocidades muy superiores a su promedio habitual.
Carlos Alberto Cordente, profesor de la facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de la Universidad Politécnica de Madrid, cree que la mera existencia del límite hace que este se pueda superar. “Los límites que existen son relativos al tiempo y la generación en los que uno vive.”. Cordente pone un ejemplo esclarecedor: “Si Usain Bolt hubiera nacido cuando el récord de los 100 metros estaba en 10,3 segundos, seguro que no habría logrado correr en 9,58 s. Si él ha podido correr en ese tiempo es porque, antes, otros corrieron en 10,0 s, 9,95 s, 9,92 s, etcétera, y rompieron barreras que parecían inalcanzables”. En su opinión, el afán de superación del atleta es el que va poniendo el listón cada vez más alto. Cordente considera que, en términos generales, si vivimos en un ambiente sano nos hacemos más fuertes de generación en generación poradaptación al medio. Por ello, “aunque parezca imposible hoy en día batir récords como el de Bolt, algún día ocurrirá. En lugar de fijar unos límites concretos, lo más realista que se puede decir es que hoy corremos más que ayer y menos que mañana”.
El debate, como se ve, está abierto. E incierto. Piero Galilea es médico en el Centro de Alto Rendimiento CAR en Sant Cugat del Vallès (Barcelona). “No tenemos certeza absoluta de dónde está el límite. Es indudable de que hay un tope. Una parte está escrita en los genes, la otra se puede entrenar. Pero nos estamos acercando cada vez más”, reconoce. La genética trata de dar respuestas. “Existen unos genes que regulan las prestaciones. En el 2005 algunas investigaciones aseguraban que había 170 elementos genéticos con influencia deportiva. Hoy se sabe que hay 250”, indica Galilea. Y es sabido que la genética se hereda. Así, si los incas habían desarrollado un sistema de correos a base de atletas que corrían kilómetros para entregar mensajes, no hay que descartar que entre los andinos quede algún rasgo de ese lejano potencial. En este sentido, Galilea subraya cómo, desde un punto de vista estadístico, hay mucho por descubrir. “Hay que tener en cuenta que el deporte ha sido una actividad que, durante años, ha sido muy extendida en los países occidentales. Hay muchos niveles de población que no tienen acceso y a lo mejor hay alguien que no se ha dedicado aún a la práctica deportiva que tiene un potencial enorme”.
Pero no todo está en los genes. También hay factores sociales. Ahora España cuenta con grandes tenistas, también gracias al entusiasmo que se desató en las finales de la Copa Davis en los años sesenta. Y los genes españoles no son tan diferentes de los italianos, que apenas han tenido figuras dignas de mención en esta disciplina en los últimos años. Tampoco hay quesubestimar los desarrollos futuros en las técnicas de entrenamiento. Porque no es verdad que en este campo todo está inventado. Todavía se está estudiando, por ejemplo, el impacto que puede tener en las prestaciones la secreción de determinadas hormonas del bienestar, como la serotonina o las endorfinas. Además, se ha comprobado cómo se puede sacar más partido de un atleta al entrenar en determinadas condiciones ambientales. “Los métodos evolucionan constantemente: en la actualidad se trabaja en hipoxia, para estimular la respiración con menor concentración de oxígeno”, indica Galilea. Otra rama que aporta avances es la cronobiología. Por ejemplo, “aprovechar más ciertas horas del día, cuando el cuerpo del atleta rinde más; o mejorar la recuperación de las lesiones y evitar parones que afecten al rendimiento”, señala.
Más allá de la vertiente deportiva, la medicina aeroespacial, que estudia el comportamiento del ser humano en situaciones extremas, ofrece conclusiones interesantes. Por ejemplo, según una investigación del profesor de Psicología de la Universidad de Filadelfia, David Dinges, el límite óptimo de productividad del ser humano se sitúa en las 12 horas. Si excede este límite, empieza el cansancio. También comprobó, tras analizar horas de vuelo, que la mayoría de los accidentesse producen al cabo de 17 horas.
Y es que para estar bien, precisamos dormir. Los experimentos del profesor William Dement, de Stanford, demuestran que uno de los efectos de la vigilia prolongada es que el sujeto se olvida de lo que hace. Las ratas, cuando se las mantiene despiertas, ante el colapso del sistema inmunitario y graves alteraciones en el metabolismo, mueren a las dos semanas, menos tiempo de lo que tardan en fallecer de hambre. Se cree que el hombre puede morir al cabo de dos o tres semanas sin dormir.
El ser humano evoluciona y los estudios certifican que, en el curso de los siglos, nos hemos convertido en seres más longevos. Pero hablar de un elixir de la vida eterna es un espejismo: un reciente estudio publicado en Nature Cell Biology sostiene que cada célula está condenada antes o después a envejecer y apagarse: los telómeros, extremidades que protegen los cromosomas, con el tiempo se acortan y no se pueden reparar. Un equipo de la Universidad de Chicago estableció que la esperanza de vida tiene un límite de 85 años y que, si se mantuviera la tendencia actual, se alcanzarían los 85 años de esperanza de vida en los años cuarenta del siglo XXI.
Habría que ver en qué estado llegaríamos a esa edad. Nuestro cerebro, por ejemplo, es una incógnita. ¿Ha alcanzado su máximo potencial? No se sabe. Una investigación llevada a cabo por Thomas Landauer en 1986 ha demostrado que un adulto es capaz de memorizar, a lo largo de su vida, una cantidad de información de 125 megabytes, lo que equivale a una decena de fotos en alta resolución o el contenido de cien copias de un libro como Moby Dick. Pero Von Neumann, en un trabajo anterior, estimó que la capacidad de almacenamiento del ser humano es el doble. Asimismo, según la revista Scientific American, estaríamos muy cerca del límite del tamaño cerebral: si fuera más grande necesitaría más energía y podría ser menos eficiente.
Es cierto: el hombre también necesita alimentarse. El agua es esencial. La experiencia de los náufragos demuestra que si se consigue ingerir líquidos, el cuerpo humano puede ir tirando incluso si no tiene comida. De hecho, con un aporte de vitaminas y agua, se puede estar meses sin comer.
También somos más altos que en el pasado. Según los académicos Thomas Hills y Ralph Hertwig, el límite se situaría en dos metros y medio: más allá habría problema de irrigación sanguínea y fortaleza de los huesos. Más escéptico, en 1886 Francis Galton, mediante un cálculo estadístico sobre la altura de padres e hijos, comprobó que a larga escala se produce efecto de regresión hacia la media, con lo que no hay que esperarse muchas variaciones. Cara al futuro, puede que con la implantación de órganos o de circuitos artificiales consigamos llevar todos estos límites hasta fronteras inimaginables. Pero tal vez para entonces ya seremos menos hombres y más máquinas.

fuente: http://www.lavanguardia.com