"PREMI CATEDRA LUBASA DE CAMBIO CLIMÁTICO"

Estem d'enhorabona al nostre Institut, i sobretot al nostre Departament perquè els alumnes de 1r de Batxiller: Noelia Monfort, Mar Catalán, Lydia Benages, Lucian Marc i Fernando Muñoz han aconseguit un dels dos premis que concedix la "CATEDRA LUBASA DE CAMBIO CLIMÁTICO" pel treball:'Cómo contribuir a frenar el cambio climático a nivel familiar', i en el que els alumnes realitzen un estudi sobre

"PREMI CATEDRA LUBASA DE CAMBIO CLIMÁTICO"

Estem d'enhorabona al nostre Institut, i sobretot al nostre Departament perquè els alumnes de 1r de Batxiller: Noelia Monfort, Mar Catalán, Lydia Benages, Lucian Marc i Fernando Muñoz han aconseguit un dels dos premis que concedix la "CATEDRA LUBASA DE CAMBIO CLIMÁTICO" pel treball:'Cómo contribuir a frenar el cambio climático a nivel familiar', i en el que els alumnes realitzen un estudi sobre

Un avance de la programación de aula para mis clases de Biología y Geología (metodología)

He buscado en las páginas oficiales de la Consejería de Educación de La Junta de Andalucía algún lugar donde yo pudiera dejar a la vista mi programación de aula. Por si aprovecha a otros, por si alguien me la pudiera mejorar, por si alguien me la pudiera contradecir y ofrecerme alternativas a mí, a mi alumnado y a sus familias.

Y no he encontrado nada.

Así que… pues aquí mismo. Te dejo este avance de mi programación de aula para el curso 2010-2011 en mi blog. Un espacio privado a falta de un espacio público. ¡Qué se le va a hacer!

Te recuerdo que sólo es un avance. Por tanto, habrá flecos. Especialmente porque no quiero alargarme y cansarte. Pero lo esencial sí va a estar. Y lo esencial son dos aspectos en los que quiero centrarme: metodología y evaluación. En este post te cuento la metodología y en otro, seguidito, la evaluación.

¡Ojo! Partiendo antes de una base. Mi alumnado dispondrá de ordenadores y conexión a internet. O no. Por lo que la metodología y la evaluación tendrán que ser resistentes a cortes de conectividad. Que valga para un roto y un descosido, vamos. En ese sentido, probablemente el que podamos hacer uso de la mucho mayor velocidad que la red inalámbrica interna tiene, comparada con cualquier conexión a internet, será un factor decisivo (sirviendo en local, p.ej.).

Metodología

¿Qué hace el alumnado?

Habitualmente, callan y escuchan. Pues yo quiero que se pasen la hora hablando. En grupos de no menos de cuatro y no más de cinco. Hablando sobre cómo reflejar, en un producto digital, los aprendizajes que vayan realizando sobre una temática previamente elegida por el grupo (de entre las que le ofrece la materia independientemente de qué hayan elegido otros grupos). Y reflejándolos, claro. Dejando huella de la conversación que ha habido. Porque me interesan tanto o más los procesos que los productos. Que, por cierto, aunque se creen en grupo, serán de dos tipos. Invidivudales, encargados de reflejar el conocimiento adquirido a partir de los contenidos, con su aplicación a un contexto concreto. Colectivos, que buscan exactamente el camino opuesto: a partir de un contexto elegido previamente, de un problema o situación acordado por cada grupo, ver cómo encajan en él los contenidos ofrecidos por el currículum de la materia. Los individuales durarán lo que tarde en lograrse el conocimiento. El colectivo estará ahí todo el año. Será una tarea de fondo y con vocación integradora (recibiendo aportes de otras materias, pero también de lo informal y de  lo no formal).

Así que hablar y crear productos digitales. Pero no sólo eso. Porque eso es lo que hace un alumno o alumna por estar en un grupo. Pero por estar en una clase, tendrá que comunicar, también, ese conocimiento logrado. Tanto el individual como el colectivo. Y compartirlo, ponerlo a disposición del resto. Y, si lo desea, tomar lo que quiera de lo que otros y otras comparten. Sí, eso que antes se llamaba copiar, ¿qué pasa?; sí, eso que, no sólo quiero que ocurra, sino que se reflejará positivamente en la evaluación, gracias a un mecanismo de cita de las fuentes.

Esa misma comunicación que se produce con los compañeros tendrá que darse conmigo y con sus familias. Porque, luego te lo cuento, yo voy a compartir mi proceso de evaluación con las familias. Y cuando digo compartir, digo compartir. No digo contar, informar… Digo coevaluar, si quieren.

Para poder realizar esto contará con dos referentes. El referente hecho a base de contenidos curriculares de la materia y el referente que incluye procesos asociados a competencias que querremos poner en juego en el aula. Serán referentes anchos para poder operar sobre ellos. Serán referentes excesivos para poder elegir, seleccionar, adaptar, estrecharlos para ajustarlos a cada persona. Y también serán referentes abiertos, en los que cabrán más contenidos y más procesos, si se consideran necesarios, si vienen. Los dos documentos serán publicados justo al inicio del curso. Aquí, en este blog (si la Consejería no le pone remedio claro, creando un espacio público que sirva para eso..).

Ah! Se me olvidaba. Ambos referentes contendrán los criterios de evaluación para cada uno de sus elementos. Pero sobre ellos no te puedo decir nada aún, porque esos criterios tendrá que crearlos en el aula el alumnado. Incluso personalizándolos, diferenciándose unos y otros en cuáles han elegido. Incluso cambiándolos a lo largo de proceso, en función de qué vaya resultando. Pero eso no lo puedo publicar al principio, no. Sólo te lo podré contar después de la primera o segunda semana de clase, que es a lo que nos vamos a dedicar esos días por completo. Necesitaremos tiempo porque en los criterios de evaluación, en la manera de demostrar que se ha logrado crear conoocimiento en cada elemento de los referentes, no valdrán verbos asociados con “recordar” ni con “comprender“. Sí podrán estar “analizar“,  “opinar“, “implementar“, “crear“, “comunicar“, “emocionar“, que demuestran mejor las competencias. Y será imprescindible un contexto.

A todo esto… ¿qué hago yo?

Pues estar disponible para atender a los grupos en lo que me demanden. Y observar qué procesos están poniendo en juego las personas que hay en la clase. Incluyendo en esa observación tanto la que se produce de manera que no interrumpe el proceso, actuando desde fuera (observador), como la que provoca el proceso para observarlo (interlocutor). P.ej., una entrevista. Y anotando información sobre todo ello y poniendo esa información a disposición de las familias, del resto de los miembros del equipo docente y, también, de los compañeros y compañeras de mi departamento. Claro está, también generaré tiempos para realizar atención individual cuando se precise, bien yo mismo, bien estableciendo las conexiones necesarias entre el alumnado. Y, cómo no, tratando de que haya momentos de recapitulación, en la que la clase completa esté realizando el mismo proceso.

Además de a los procesos estaré atento a los productos. Mientras se elaboren, no al final. Al final, si algo está mal, es un error. Pero si lo miro durante su elaboración, es una oportunidad de aprendizaje. Espero contar con alguna herramienta que funcione como portafolio y me permita hacer esto eficientemente. Y, de paso, que permita lo que te decía antes, el mecanismo de copia y opinión entre el alumnado.

No sólo estaré atento a procesos (individuales, grupales, colectivos) y productos (individuales, colectivos). Corregiré exámenes. Sí. Pero serán exámenes con función validadora, no calificativa. Exámenes coherentes con los criterios de evaluación elegidos por el alumnado. Por tanto, nadie más adecuado para elegir las preguntas que deban demostrar conocimiento que el propio alumnado (aunque sea yo quien debe validarlas).

También quiero crear situaciones prácticas, en las que el conocimiento no surja de la gestión de la información, sino del escrutinio de la realidad desde el punto de vista de la materia.

¿Y las familias?

Hasta ahora las familias se ocupaban de la función de regañar. Regañar a sus hijos o hijas si las notas no eran buenas, regañar al profesorado si algo no iba como se supone que debía ir. Yo quiero ofrecer un espacio para cambiar eso. Quiero que las familias hablen. Con sus hijos e hijas. Cada día. Y no sobre notas, no, que las notas no son sino números, sino sobre aprendizajes. Que la pregunta “qué has aprendido hoy” sustituya a la típica “qué has sacado”. Hablar cada día un ratito, de usos y contextos de los aprendizajes logrados.

Y, por supuesto, que hablen conmigo. Que me suministren información sobre el otro gran espacio de aprendizaje que es la casa. Que programemos la actividad del alumnado allí y que haya evaluación de la misma. Y, si llegamos a acuerdos, que esa evaluación se incluya en el proceso educativo como fruto de un trabajo conjunto. Para empezar, podemos hablar, y mucho, de los criterios de evaluación que cada alumno o alumna haya elegido.

También creo que hay un espacio para discutir qué herramientas tIC (con minúscula) usará el alumnado en su trabajo de aula. Porque muchos alumnos y alumnas sabrán usar unas u otras (su PLE, su personal learning environment), pero estará bien ver cómo encajan los PLE entre sí. Y con ello, se transforman en GLE (group learning environment). Y es que no es lo mismo aprender sólo que aprender en sociedad.

El resto del equipo docente también juega…

Porque uno de los objetivos de la metodología es ser transformadora y transformarse. Para eso tiene que estar dotada, no sólo de visibilidad, sino de transparencia (una visibilidad fiable, no tamizada por filtros que la desvirtúen). Así que no bastará con hacerlo. También tendré que contarlo.

¿Y el resto de compañeros de toda Andalucía, España, el mundo…?

¡También juegan! Por supuesto que la transparencia que tenga hacia el equipo docente en el que esté incluido se hará extensiva a cualquier docente, a través de las redes sociales que se estimen convenientes. “Mi claustro es el mundo” es una frase de Jordi Adell recogida en una de las páginas oficiales del Congreso sobre Modelos de Integración de las tIC en el Aula, así que muy mala no debe ser, creo.

Si eres parte de mi alumnado, o de sus familias, quizá quieras echarle un vistazo a alguno de estos contenidos. O quizá no. Quizá estés cansado o cansada de leer esto… Da igual. Déjalo para cuando te apetezca. Este post no se va a ir. Va a quedar aquí como mi compromiso contigo.

EDUTEKA - Aprendizaje Por Proyectos

Redes sociales para contagiar salud y enfermedad

Es curioso que se hable tanto de las redes sociales. Siempre han estado ahí. En la plaza del pueblo, en las ferias de ganado, en los festivales y celebraciones. Lo que pasa es que con lo 2.0 han experimentado un enorme auge. Las redes sociales virtuales son ahora más extensas y más intensas que las redes sociales reales.

Han cobrado poder.

Las redes sociales pueden amplificar ahora mucho de lo que ya hacían antes. Pero también pueden crear fenómenos nuevos, al superar umbrales críticos, al activar potenciales que antes tenían pero no manifestaban.

Uno de esos potenciales es la relación que existe entre redes sociales y salud. Y enfermedad. Las redes sociales transmiten comportamientos, los contagian. Y la salud es, fundamentalmente, comportamiento y emoción. Sí, claro, está el inevitable paso del tiempo y la inevitable genética. Pero las herramientas con las que nosotros podemos actuar sobre la salud son comportamiento (hábitos) y emociones. Y sobre la enfermedad, claro. Propagando ambas.

Blog del Centro de Salud de Abla
Blog de Abla

Es un tiempo en el que ha nacido una nueva forma de entender la sanidad. En la que ésta es más, mucho más, un fenómeno colectivo que una situación individual. En la que la acción tendrá que estar más dirigida hacia las interacciones entre los individuos que hacia los individuos en sí. Es un tiempo complejo, apasionante. Es un tiempo 2.0 en el que ya hay mucha gente, como en Abla, que lo han entendido así.

Échale un vistazo al vídeo de Nicholas Christakis (con subtítulos en español también, aunque también te recomiendo los de inglés). Y verás hasta dónde llega el poder de las redes sociales para contagiar la salud. Y la enfermedad.

Las capas de la atmósfera en una foto

En los libros de texto suele haber gráficos que representan las capas de la atmósfera. Pero no fotos. Los gráficos representan la realidad. Las fotos son la realidad. Y la NASA ha obtenido una fotografía en la que se ven claramente esas capas. Se trata de un atardecer tomado por los astronautas de la Estación Espacial Internacional.

Atmósfera
NASA

En la amarilla troposfera verás nubes de agua. Y es que allí es donde está el 99% de esa sustancia en la atmósfera. Sobre ella se sitúa la rosada estratosfera. En la que no hay nubes visibles de agua, aunque sí se forman hielos distintos al agua. Hielos de azufre, hielos de ácido nítrico. Y sobre ella la azulada atmósfera superior.

Esto es sólo para que compruebes que los libros de texto cuentan cosas que ciertas. La pena es que te cobren y que no te lo cuenten tan bien como la NASA, que te lo describe gratis.

Permafrost, una palabra que deberías conocer

Permafrost
United States Geological Survey

El permafrost es una idea de esas que se estudia en la educación y a la que se le presta poca atención. Quizá algún renglón en quizá algún libro de texto de quizá algún curso. Cuando acabes de leer, ya me cuentas si debiera ser así.

El permafrost es el suelo helado de las zonas circumpolares. Suelo permanentemente helado. Todo el año. Bueno, quizá una pequeña parte de la superficie se puede deshelar durante el corto verano. Pero sólo un poco y durante poco tiempo.

También puede haber permafrots a causa de la altura. Recuerda que se produce el mismo efecto climático yendo hacia los polos que subiendo una alta montaña.

Pero el permafrost no sólo tiene hielo. Hay más incluido en él. Hay hidrocarburos congelados, especialmente metano. Mucho, mucho. Tanto que duplica la cantidad de metano que hay en la atmósfera. Y, te recuerdo, el metano es un potente gas invernadero, 23 veces más potente que el CO2.

¿Va viendo por qué permafrost es una idea importante? ¿Qué pasaría si el permafrost se deshelara, a causa del cambio climático, y liberara su metano congelado? Obviamente, se aceleraría, y mucho, el cambio climático. Lo cual deshelaría más permafrost, que liberaría más metano, que calentaría más el suelo… Y, me temo, no es “qué pasaría”. Es “qué está pasando”. Porque el permafrost ya está liberando 50 millones de toneladas de metano cada año. ¿Y eso es mucho? Pues es casi el 10% de lo que emite EE.UU. en un año. Lo cual, teniendo en cuenta que EE.UU. es el país más contaminante del mundo, no es poco, no. Y las perspectivas es que va a seguir subiendo.

¿Sabemos realmente que está ocurriendo? Pues sí que hay datos. Directos, como medidas de campo. E indirectos. Como la desaparición de lagos. ¿Y eso es un indicio de deshielo del permafrost? Pues sí, porque si se deshiela el suelo, que actúa como cemento, pues el agua escapa.

Sin duda, uno de los errores que comete el sistema educativo es que enseña más contenidos que relaciones entre contenidos. Y es en las relaciones donde está la mayor cantidad de conocimiento. ¿Tú podrías entender esto sin las interacciones, sólo con los contenidos?

Permafrost
Zina Derestsky, NSF

La ciencia básica crea la riqueza de hoy y de mañana

En tiempos de crisis estamos oyendo que hay que recortar los gastos. Nadie duda eso. Yo, al menos no. entre otras cosas, porque un gasto menor es más respetuoso con el medio ambiente. Esta crisis le vendrá mal a mucha gente, es cierto. Fundamentalmente a los que consumen y a los que trabajan para los que consumen. Pero a muchos otros les viene fantásticamente bien. A aquellos cuyos recursos son expoliados. A los que el consumo de los privilegiados les supone contaminación o pobreza a ellos. No, no es una crisis mala para todos.

O sea, que es tiempo de recortar gasto, sí. Pero los hay que confunden gasto con inversión. Y a la inversa. Sólo así se entiende que se diga, sin pestañear, que comprar una casa es una inversión y que estudiar el universo es un gasto. Que abrir una tienda de bisutería sea una inversión y que la educación sea un gasto. Que recalificar terrenos en la primera línea de costa sea generar riqueza y que mejorar la salud de los desnutridos sea consumir recursos.

No entendemos nada de nada, me temo.

Hay que recuperar la palabra inversión para la ciencia.

Pero hay una dificultad. La riqueza que genera la ciencia básica tarda en verse. Tienen que descubrirse cosas, tiene que llegarse a conocimiento. Eso es lento. Luego, ese conocimiento debe convertirse en tecnología posible. Finalmente, esa tecnología debe alcanzar la rentabilidad, debe producir ingresos a quien la produce y ofrecer servicios que merezcan la pena a quien la adquiere. Por cierto, que yo creo que a esto le falta un pasito más. Y es que la rentabilidad personal de la tecnología debe ser compatible con su rentabilidad social.

Escucha a Brian Cox, que te lo cuenta mucho mejor que yo (subtitulado en inglés). Que te dice que cada objeto que hoy usas tuvo su origen en algún descubrimiento de la ciencia básica, que no estuvo pensado para desarrollarlo, pero que lo fundamentó. Hoy estamos creando el mañana. El mañana no es un gasto, es una inversión.

Servicio de Educación Permanente

Educación PermanenteEl Servicio de Educación Permanente está en los Servicios Centrales de la Consejería de Educación, en Torre Triana. Un lugar que me hace sonreír cada vez que pienso en él. Sí, ya sé. Es el lugar de la Administración, tan denostada ella (y con tantísima razón muchas veces). Pero es un lugar donde yo fui feliz durante un breve año. Es el sitio en el que descubrí, no la idea de servicio público, no (llevo más de dos décadas dando clases!). Pero sí la intensidad del servicio público.

Verás. Ayer te hablaba del IEDA. Pero el IEDA es una pieza más en todo un entramado, el de Educación Permanente (la antes llamada Educación de Adultos), que trata de arreglar un grave problema. Un gravísimo problema del que te hablaba ayer cuando te contaba lo del IEDA. Que en Andalucía (en casi toda España también, pero ahora me preocupa un poco más Andalucía) hay una gran cantidad de personas que no tienen titulación educativa o sólo tienen la titulación básica. De hecho, la mayoría.

Y eso… ¿Por qué es un problema?

Imagina que mañana se arregla la crisis (ni de coña, pero bueno, tú imagina…). Ahora comenzarán a surgir empresas, que son la célula de la actividad económica. ¿Qué empresas? ¿Empresas de innovación? ¿De servicios con alto valor añadido? ¿Empresas que generan grandes retornos sociales? No, no es posible. Porque esas empresas requieren personal cualificado. Tanto en los empleados como en los emprendedores que las pusieron en marcha. Y eso lleva un tiempo. Aunque… si la gente pasa por el sistema educativo, si la gente se esfuerza por elevar su nivel de conocimientos, la formación de personal cualificado se abrevia enormemente. Incluso algunos o algunas ya estarán directamente cualificados para esos trabajos que surjan. Y, el personal laboral cualificado hace mejor el trabajo, sin duda. Aporta más productividad.

Pero esa no es la realidad educativa de Andalucía. No hoy. No para la mayoría de la educación. No, cuando llegue la recuperación económica, no estaremos preparados para lograr lo máximo de ella, me temo.

Y todo eso sin mencionar la cantidad de personas que no son felices con lo que hacen, que les gustaría que su vida laboral fuera de otra manera. Todo eso sólo mencionando el dinero, no la felicidad.

¿Va a cambiar? ¿Va a ser diferente el futuro? No lo sé. Lo que sí sé es que si finalmente cambia, si finalmente es diferente, si finalmente se arregla esta generación perdida que fue en busca de dinero fácil en trabajos poco productivos para el futuro del país, si eso se rectifica será gracias, entre otros, a los miembros del Servicio de Educación Permanente. Y a ti, que estás leyendo esto. Porque tú, sin conocerlos a ellas y ellos, muy probablemente, en algún momento, participarás del entramado educativo en el que él ha sido, es y será, una persona decisiva. Un entramado educativo empeñado en atender a gente para que mejore su cualificación, para que incremente sus conocimientos. Un entramado educativo que hace uso intensivo de las competencias como bandera. Un entramado educativo en el que también hay cientos de docentes tan implicados como ellas y ellos. Un equipo hecho de gente que descansa poco y piensa mucho. Sin los que no se habría logrado nada de nada. Gente a la que tenemos mucho que agradecer por sus esfuerzos. Tú, yo, Andalucía y, probablemente, la educación en España.

En resumen, un entramado educativo que funciona, a mi juicio, mejor, mucho mejor, que el sistema educativo ordinario. Sí, ese que cuenta con tantos recursos. Sí, ese que atiende sólo a un tramo de edad. Sí, ese en el que el aprendizaje memorístico predomina sobre el aprendizaje en competencias. Sí, ese en el que aún hay exámenes escritos que te piden “recuerda, comprende, define, repite, acierta” en vez de “usa, opina, argumenta, crea, haz”.

Un entramado que trata de hacer suyo el (magnífico) discurso de Sir Ken Robinson (incluso antes de que fuera pronunciado). Una intervención que, perfectamente, podría haber hecho cualquier miembro de ese servicio en sustitución de Robinson (subtitulado).

Si Andalucía, alguna vez, logra un alto nivel de emprendedores, de trabajadores cualificados, un alto nivel de desarrollo económico, si además mucho gente alcanza sus sueños, logra ser feliz con lo que hace, si todo eso pasa, ese Servicio debería ser uno de los recordados. Sí, muchos más también. Pero hoy estoy hablando de él. Porque creo que acumula sobre sus espaldas un gran mérito. Porque creo que es uno de los grandes actores del cambio educativo en Andalucía y en España. Porque creo que muy pocos le conocen y saben de su enorme trabajo y valía. Porque mucho de lo bueno que veo en las redes sociales en las que participo junto a otros docentes, ya lo había visto antes trabajando con ellos. Porque ha abierto caminos. Porque esos caminos apenas son visibles para mucho profesorado preocupado por la educación, y me gustaría que supieran de ellos. Porque ha hecho de la parte de Administración de la que se encarga un lugar donde el trabajo es extenuante y donde el servicio público está por encima de cualquier otro interés, y donde se acierta con mucha más frecuencia de la que se yerra, a base de trabajo.

IEDA, buen trabajo de buena gente

Hay un Instituto virtual en Andalucía. Bueno, hay dos, pero sólo uno es oficial. Del otro, del no oficial, ya te hablaré otro día. Del que te quiero contar hoy es del oficial, del IEDA. El IEDA es el Instituto de Educación a Distancia de Andalucía. No te contaré qué hacen. Te contaré lo que piensa el alumnado que está allí. Te cuento algo de lo que piensa Belén, una de las alumnas.

Mi Instituto sólo tiene una ventana, pero desde ella puedo ver el Mundo.
Mi Instituto no tiene paredes, los trabajos los colgamos en la red.
Mi Instituto no se cierra ni tiene alarmas, entras cuando quieres.
En Mi Instituto a los profesores les encanta que hablemos en clase, es más, lo propician.
En Mi Instituto me siento como en casa.
En Mi Instituto los alumn@s no solemos crecer en estatura, pero lo hacemos como personas.
En Mi Instituto los profesor@s escuchan, porque facilitan los medios para oírte.

O mejor, léela tú, por favor, que yo sólo he citado un trocito. Creo que te gustará. Es justo lo que a mí me gustaría que dijera mi alumnado. Ni más ni menos. O también lo que dice Jorge. O Priscila.

El IEDA está orientado hacia alumnado mayor de 18 años. Alumnado que no pudo lograr todo lo que le ofrecía el sistema educativo antes de esa edad. Alumnado que no consiguió el título de la ESO y se ha dado cuenta de que lo necesita. O que sí lo tiene y quiere más, quiere el bachillerato. O que no teniendo el título quiere lograr entrar a un ciclo formativo de formación profesional a través de la prueba de acceso.

El IEDA forma parte del sistema educativo orientado a personas adultas. Un sistema educativo que está evolucionando velozmente, con las necesidades de la sociedad. Un sistema educativo en el que la educación a través de internet, completamente a distancia o combinada con atención presencial algunos días, gana protagonismo y genera cada día más servicio público. Un sistema que sirve para arreglar mucho de lo que el sistema educativo ordinario estropea. Sí, estropea. Sé lo que estoy diciendo. Y creo que estropear es el verbo adecuado para un sistema que genera mucho abandono temprano.

El profesorado del IEDA acompaña a su alumnado y usa metodologías orientadas a competencias, no las típicas memorísticas. Es otro enfoque, con el que me siento muy identificado. Es gente con la que me siento muy agusto hablando de educación.

Han preparado un buen vídeo sobre el trabajo que ofrecen a la gente interesada en lo que te decía antes. En lograr un título que no tuvieron o en acceder a un ciclo formativo que les puede ayudar a aumentar sus opciones laborales. Te lo pongo aquí. Por si eres tú o por si conoces a alguien que creas que le puede ser útil. Espero que te guste tanto como a mí. Y espero que, si es tu caso, te fíes de ellos y ellas tanto como yo.

     

La Teoría Celular aplicada a una fábrica de galletas

Lo que dice la Teoría Celular es bien conocido. Ya lo sabes bien de tantas veces que te lo han dicho en clase, ¿no?

  • Todo ser vivo está hecho de células
  • El funcionamiento de un ser vivo es el funcionamiento agregado de sus células (bueno o malo)
  • Toda célula procede de otra célula
Circuito de galleta
juLio’s BLOG

Ya casi resulta cansado contarlo y escucharlo, ¿no? Vamos a probar con otro enfoque. En vez de comprender, recordar, memorizar, vamos a tratar de aplicar la Teoría Celular. A una fábrica de galletas. Y descubriremos una consecuencia, jejeje…

Pues es fácil. La fábrica estaría hecha de la mismas galletas que elabora. Sus paredes, su suelo, su techo, los camiones de reparto, las puertas, las tuberías… Todo estaría hecho de galleta.

Por otro lado, los operarios de la fábrica serían también galletas. Fabricados allí mismo, por cierto. Incluso el Director General y el perro guardián.

Galleta de jengibre
Salood.com

Que terminarían siendo sustituidos algún día por alguna de las galletas que se elabora allí. La cual, a su vez, ha sido hecha por máquinas de hacer galletas que, en realidad, también son… ¡galletas!

En otras palabras… ¡No se necesita a nadie externo para explicar cómo se mantiene funcionando la fábrica de galletas! P.ej., cualquier dios o cualquier fuerza misteriosa queda descartada como agente creador. Es la propia fábrica la que elabora ella misma lo que necesita. Para construirse y mantenerse. Incluso, si tiene éxito, construirá otra planta en otro sitio (hecha de galleta). Y luego en otro más, y en otro más…

La Teoría Celular tuvo ese gran mérito. Desterró las causas externas como necesarias para explicar el mantenimiento de la vida. Otra cosa es su origen, otra cosa es la primera célula.

Pero todo se andará.