Un litro de luz: botellas de agua para iluminar casas pobres

¡Y se hizo la luz! No hizo falta un proyecto complejo de tendido eléctrico, ni quemar miles de litros de combustible. Una simple idea ha permitido atrapar la potencia del Sol en una botella para alumbrar las desvencijadas y oscuras viviendas de una comunidad humilde en Filipinas.

La lámpara no es más que una botella transparente de plástico rellena con agua purificada y lavandina, que se inserta en orificios abiertos en los techos para aprovechar la luz exterior durante el día.

El efecto es sorprendente. Los rayos del Sol viajan a través del envase y la mezcla genera una refracción brillante de 360 grados, que ilumina cualquier habitación con la misma intensidad de una bombita eléctrica de 55 watts, a un costo de 2 a 5 dólares.

La idea forma parte del proyecto “Un litro de luz” de la organización MyShelter Foundation Inc., que tiene la ambiciosa meta de llevar luz a un millón de hogares filipinos en 2012, en un país donde el alto costo de la electricidad es una de las principales preocupaciones.

Con el uso de energía 100 por ciento renovable y materiales de fácil adquisición, la inicitiva mejora la calidad de vida y alivia el bolsillo de los filipinos, cuyos ingresos generalmente no sobrepasan los 18 dólares al mes.

El procedimiento es sencillo y no requiere mucho entrenamiento. Se llena la botella transparente de 1,5 litros con agua purificada y se agregan tres cucharadas de lavandina. Luego se sella la tapa herméticamente. La lavandina evita el desarrollo del moho en la solución, que puede durar hasta 5 años, mientras el agua destilada o purificada aporta mayor claridad.

Una vez preparada la mezcla, se hace un orificio en una lámina de zinc o fibra de vidrio, donde se inserta la botella hasta la mitad. A continuación se perfora un agujero similar en el techo de la casa y se ajusta con firmeza el artefacto, teniendo como tope la pequeña lámina. Finalmente se aplica un sellador potente para evitar filtraciones. Este es el resultado:

La bombita solar es una innovación de los estudiantes del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en EE.UU., y se basa en los principios de Tecnologías Apropiadas –”un concepto que provee tecnología simple y fácilmente replicable para satisfacer las necesidades básicas de las comunidades en desarrollo”. Hasta el momento ha traído beneficios a vecindarios de Brasil, México y Filipinas.

El proyecto ha despertado gran interés en la red por su originalidad e impacto social. Para conocer más detalles, hacer donaciones o registrarse como voluntario, puedes visitar http://www.aliteroflight.org/, o las páginas de la organización en Facebook, YouTube o Twitter.

(Fotos cortesía de MyShelter Foundation Inc.)

Fuente: Yahoo! Noticias

Mas de Ciencia


Extractos de una conferencia presentada por Richard Feynman en el encuentro
nacional de la asociación de docentes en 1966, Nueva York.


Mi papá me enseñó que el nombre no dice nada acerca del pájaro. Me dijo: -¿Ves ese pájaro? Es un zorzal, pero en alemán se le llama Halsenflugel y en chino lo llaman un chung ling y aún si supieses todos los nombres que se le adjudican, no sabrías nada acerca del pájaro, sólo sabrías algo de las personas (cómo llaman a ese pájaro)-. Mi papá me enseñó que el pájaro canta, que les enseña a sus hijos a volar, que vuela muchísimas millas durante el verano a lo largo del país y que nadie sabe cómo encuentran su camino. Hay una diferencia entre el nombre de la cosa y lo que la cosa realmente es.
...Hay un libro de ciencia para primer grado que empieza de una manera desafortunada, porque empieza con una idea errónea de lo que es la ciencia. Hay un dibujo de un perro de juguete (de los que caminan a cuerda), otro dibujo con una mano que le da cuerda y otro con el perro que comienza a andar. Abajo de la última figura dice "¿qué hace que el perro se mueva?" Después hay una foto de un perro de verdad y aparece de nuevo la pregunta "qué hace que el perro se mueva?" Después hay una foto de una moto y la misma pregunta "¿qué es lo que la hace moverse?" Yo pensé que ahí iba a comenzar una discusión verdaderamente cientítica –con los aspectos físicos, biológicos y químicos del asunto en cuestión- pero no fue el caso. La respuesta del libro era "lo que genera el movimiento es la energía". Ahora bien, el concepto de energía es muy delicado. Es muy difícil que lo entiendan bien de esta manera. Lo que quiero decir es que no es fácil comprender la energía lo suficientemente bien como para usarla de manera correcta, esto se podría hacer pero no en primer grado. Al usarlo de esta manera sería lo mismo decir "lo que genera el movimiento son los espíritus" o "lo que genera el movimiento es la movilidad" (de hecho también se podría decir que la energía es lo que hace frenar el movimiento). [...]
Si uno hace esta pregunta sobre el movimiento del perro a un chico, sería más lógico esperar una respuesta como la que daría cualquier persona "el perro se mueve porque giramos una rosca y cuando la rosca se desenrolla para volver a su posición original el perro se mueve". ¡Esta sí que sería una buena manera de comenzar un curso sobre ciencia! Se podría agarrar el juguete y analizar cómo funciona. Observar lo astuto del mecanismo del engranaje, analizar el resorte, aprender algo sobre el juguete. ¡Así sí la cuestión queda bien planteada! La otra respuesta es poco feliz, porque define el término "energía" pero los alumnos no aprenden nada. Supongan que un alumno diga "yo no creo que sea la energía la que genera el movimiento" ¿qué discusión podría surgir desde acá?

Finalmente encontré una manera para testear si lo que se está enseñanado es una idea o es sólo la definición de un término. Testéenlo de esta manera: uno dice "sin usar la nueva palabra que acaban de aprender, traten de explicar lo aprendido con sus propias palabras. Sin usar la palabra "energía" intenten explicar algo sobre cómo se genera el movimiento del perro de juguete". De la manera expuesta en el libro no se podría. Entonces no se aprendió nada sobre ciencia. Quizá en esa clase no se quería enseñar ciencia sino sólo un término, esto podría pasar, pero ¿no será destructivo hacerlo justamente en la primera clase?

Yo creo que para una primer clase dar fórmulas místicas para contestar preguntas es muy malo.

Mas de Ciencia


Extractos de una conferencia presentada por Richard Feynman en el encuentro
nacional de la asociación de docentes en 1966, Nueva York.


Mi papá me enseñó que el nombre no dice nada acerca del pájaro. Me dijo: -¿Ves ese pájaro? Es un zorzal, pero en alemán se le llama Halsenflugel y en chino lo llaman un chung ling y aún si supieses todos los nombres que se le adjudican, no sabrías nada acerca del pájaro, sólo sabrías algo de las personas (cómo llaman a ese pájaro)-. Mi papá me enseñó que el pájaro canta, que les enseña a sus hijos a volar, que vuela muchísimas millas durante el verano a lo largo del país y que nadie sabe cómo encuentran su camino. Hay una diferencia entre el nombre de la cosa y lo que la cosa realmente es.
...Hay un libro de ciencia para primer grado que empieza de una manera desafortunada, porque empieza con una idea errónea de lo que es la ciencia. Hay un dibujo de un perro de juguete (de los que caminan a cuerda), otro dibujo con una mano que le da cuerda y otro con el perro que comienza a andar. Abajo de la última figura dice "¿qué hace que el perro se mueva?" Después hay una foto de un perro de verdad y aparece de nuevo la pregunta "qué hace que el perro se mueva?" Después hay una foto de una moto y la misma pregunta "¿qué es lo que la hace moverse?" Yo pensé que ahí iba a comenzar una discusión verdaderamente cientítica –con los aspectos físicos, biológicos y químicos del asunto en cuestión- pero no fue el caso. La respuesta del libro era "lo que genera el movimiento es la energía". Ahora bien, el concepto de energía es muy delicado. Es muy difícil que lo entiendan bien de esta manera. Lo que quiero decir es que no es fácil comprender la energía lo suficientemente bien como para usarla de manera correcta, esto se podría hacer pero no en primer grado. Al usarlo de esta manera sería lo mismo decir "lo que genera el movimiento son los espíritus" o "lo que genera el movimiento es la movilidad" (de hecho también se podría decir que la energía es lo que hace frenar el movimiento). [...]
Si uno hace esta pregunta sobre el movimiento del perro a un chico, sería más lógico esperar una respuesta como la que daría cualquier persona "el perro se mueve porque giramos una rosca y cuando la rosca se desenrolla para volver a su posición original el perro se mueve". ¡Esta sí que sería una buena manera de comenzar un curso sobre ciencia! Se podría agarrar el juguete y analizar cómo funciona. Observar lo astuto del mecanismo del engranaje, analizar el resorte, aprender algo sobre el juguete. ¡Así sí la cuestión queda bien planteada! La otra respuesta es poco feliz, porque define el término "energía" pero los alumnos no aprenden nada. Supongan que un alumno diga "yo no creo que sea la energía la que genera el movimiento" ¿qué discusión podría surgir desde acá?

Finalmente encontré una manera para testear si lo que se está enseñanado es una idea o es sólo la definición de un término. Testéenlo de esta manera: uno dice "sin usar la nueva palabra que acaban de aprender, traten de explicar lo aprendido con sus propias palabras. Sin usar la palabra "energía" intenten explicar algo sobre cómo se genera el movimiento del perro de juguete". De la manera expuesta en el libro no se podría. Entonces no se aprendió nada sobre ciencia. Quizá en esa clase no se quería enseñar ciencia sino sólo un término, esto podría pasar, pero ¿no será destructivo hacerlo justamente en la primera clase?

Yo creo que para una primer clase dar fórmulas místicas para contestar preguntas es muy malo.