ICONOS DE LA WEB PARA CREAR JUEGOS CON PPT


Utilizando íconos del tipo de los que podemos enocntrar en sitios como FINDICONS, propuse a mis alumnos la creación de un juego de búsqueda de tesoro, usando hipervínculos en Powerpoint.
En el ejemplo sólo se ven las pantallas de uno que preparó Matías Kogan (los enlaces no funcionan en el widget).
Próximamente publicaré un ejemplo en video (para apreciar los enlaces) que desarrollamos con alumnos de 6to y 7mo de Posprimario del Instituto Pringle Morgan: ¡les encantó!!
Aprovechá este tipo de íconos para crear otros ejercicios por ejemplo de escritura en Lengua, mapas conceptuales y diccionarios visuales en Ciencias, etc.

ICONOS DE LA WEB PARA CREAR JUEGOS CON PPT


Utilizando íconos del tipo de los que podemos enocntrar en sitios como FINDICONS, propuse a mis alumnos la creación de un juego de búsqueda de tesoro, usando hipervínculos en Powerpoint.
En el ejemplo sólo se ven las pantallas de uno que preparó Matías Kogan (los enlaces no funcionan en el widget).
Próximamente publicaré un ejemplo en video (para apreciar los enlaces) que desarrollamos con alumnos de 6to y 7mo de Posprimario del Instituto Pringle Morgan: ¡les encantó!!
Aprovechá este tipo de íconos para crear otros ejercicios por ejemplo de escritura en Lengua, mapas conceptuales y diccionarios visuales en Ciencias, etc.

¿Por qué el estrés aumenta el apetito?


Científicos del Hotchkiss Brain Institute (HBI), de la Universidad de Calgary (Canadá), han descubierto un mecanismo por el cual el estrés incrementa la recolección de comida en ratas. El hallazgo, publicado esta semana en Neuron, proporciona importantes pistas para explicar por qué el estrés podría ser uno de los factores que más contribuye a la obesidad.

Los investigadores Jaideep Bains y Quentin Pittman, observaron específicamente a las células nerviosas (neuronas) en la región del cerebro conocida comohipotálamo. Esta estructura es conocida por tener unimportante rol en el control del apetito y el metabolismo y ha sido identificada como la región primaria responsable de la respuesta del cerebro al estrés.

Normalmente, el cerebro produce
neurotransmisores denominados endocanabinoides, que envían señales de unas células al otra para controlar el apetito.
En este trabajo, los investigadores han comprobado que, cuando no hay comida, se produce una respuesta de estrés que causa, de forma temporal, "recableado" funcional en el cerebro, que puede reducir la capacidad de los endocanabinoides para regular la ingesta de alimento y contribuir a aumentar el almacenamiento de comida. Sin embargo, cuando se bloquean los efectos de las hormonas del estrés en el cerebro, la ausencia de comida no causa ningún cambio en el circuito neural.

Según explica Bains, "estos descubrimientos pueden ayudar a explicar cómo la comunicación celular dentro de nuestro cerebro puede ser anulada en ausencia de comida". Esos mismos cambios pueden ser generados por el estrés inducido por la falta de alimentos. Si en el cerebro humano se produjeran cambios similares a los observados en los roedores, estos hallazgos podrían tener varias implicaciones para la salud humana. Según Pittman, "por ejemplo, si decidimos saltarnos una comida, el cerebro podría hacer que aumentara el apetito". "Es más, el hecho de que la falta de comida active una respuesta de estrés podría ayudar a explicar la relación entre el estrés y la obesidad", añade. En cualquier caso lo que está claro, concluyen los autores del estudio, es que “la ausencia de comida provoca cambios dramáticos en la forma en que nuestras neuronas se comunican unas con otras”.
Imagen: http://www.midietabalanceada.com

¿Por qué el estrés aumenta el apetito?


Científicos del Hotchkiss Brain Institute (HBI), de la Universidad de Calgary (Canadá), han descubierto un mecanismo por el cual el estrés incrementa la recolección de comida en ratas. El hallazgo, publicado esta semana en Neuron, proporciona importantes pistas para explicar por qué el estrés podría ser uno de los factores que más contribuye a la obesidad.

Los investigadores Jaideep Bains y Quentin Pittman, observaron específicamente a las células nerviosas (neuronas) en la región del cerebro conocida comohipotálamo. Esta estructura es conocida por tener unimportante rol en el control del apetito y el metabolismo y ha sido identificada como la región primaria responsable de la respuesta del cerebro al estrés.

Normalmente, el cerebro produce
neurotransmisores denominados endocanabinoides, que envían señales de unas células al otra para controlar el apetito.
En este trabajo, los investigadores han comprobado que, cuando no hay comida, se produce una respuesta de estrés que causa, de forma temporal, "recableado" funcional en el cerebro, que puede reducir la capacidad de los endocanabinoides para regular la ingesta de alimento y contribuir a aumentar el almacenamiento de comida. Sin embargo, cuando se bloquean los efectos de las hormonas del estrés en el cerebro, la ausencia de comida no causa ningún cambio en el circuito neural.

Según explica Bains, "estos descubrimientos pueden ayudar a explicar cómo la comunicación celular dentro de nuestro cerebro puede ser anulada en ausencia de comida". Esos mismos cambios pueden ser generados por el estrés inducido por la falta de alimentos. Si en el cerebro humano se produjeran cambios similares a los observados en los roedores, estos hallazgos podrían tener varias implicaciones para la salud humana. Según Pittman, "por ejemplo, si decidimos saltarnos una comida, el cerebro podría hacer que aumentara el apetito". "Es más, el hecho de que la falta de comida active una respuesta de estrés podría ayudar a explicar la relación entre el estrés y la obesidad", añade. En cualquier caso lo que está claro, concluyen los autores del estudio, es que “la ausencia de comida provoca cambios dramáticos en la forma en que nuestras neuronas se comunican unas con otras”.
Imagen: http://www.midietabalanceada.com

Descubren cómo el cáncer se extiende "a codazos"

Científicos británicos descubrieron cómo las células cancerosas salen de los tumores "a codazos" para extenderse por el cuerpo, con lo que se podría abrir una nueva estrategia para evitar la metástasis, esto es, que el cáncer se extienda a otros órganos.


La investigación, publicada en Cancer Cell, asegura haber detectado una proteína, identificada como JAK, que ayuda a que las células cancerígenas generen la fuerza que necesitan para "moverse".

El artículo explica que las células cancerosas se contraen como músculos para forjarse un camino al resto del cuerpo.

Cuando las células malignas afectan a otros órganos, la metástasis, se hace más difícil el tratamiento, pues permite la aparición de tumores secundarios.

Se estima que el 90% de las muertes asociadas al cáncer ocurren después de la metástasis.

El Instituto de Investigación contra el Cáncer del Reino Unido considera que el estudio aporta nuevos datos para entender la forma en que el cáncer se expande.

El ataque de JAKLos científicos del Instituto de Investigación del Cáncer del Reino Unido, que trabajaron sobre los procesos de migración del melanoma (cáncer de piel) determinaron que las células se mueven en dos formas.

Una es abriéndose paso casi como a codazos para salir de un tumor. La otra es aprovechando que el tumor en sí puede formar corredores para que esas células escapen.
El jefe de la investigación, el profesor Chris Marshall, dijo que ambos procesos son controlados por el mismo
componente químico.

"Hay algo común: la fuerza que usan se vale del mismo mecanismo, la misma molécula llamada JAK".

JAK, una proteína, no parece ser en sí el culpable del cáncer, sino de su expansión.

Sin embargo, investigaciones previas habían vinculado a JAK con la leucemia, por lo que algunos medicamentos ya están siendo desarrollados para combatirla.

"Nuestro estudio sugiere que esos medicamentos también podrían frenar la expansión del cáncer", comenta Marshall.

"La prueba llegará cuando se empiece a ver si alguno de estos agentes logra detener la metástasis. Creemos que podremos hacer pruebas clínicas en los próximos tres años".

El doctor Lesley Walker, de Instituto de Investigación contra el Cáncer (Reino Unido), cree que "un enorme reto en tratar con éxito el cáncer está en frenar su expansión por el cuerpo".

"Descubrir cómo el cáncer pueden canalizar ranuras a través de los tejidos para salir de los tumores primarios y afectar a otros órganos, da a los científicos nuevas herramientas para entender cómo pararlo: literalmente, atravesándose en su camino".


Fuente: BBC
Imagen: topcancernews.com

Descubren cómo el cáncer se extiende "a codazos"

Científicos británicos descubrieron cómo las células cancerosas salen de los tumores "a codazos" para extenderse por el cuerpo, con lo que se podría abrir una nueva estrategia para evitar la metástasis, esto es, que el cáncer se extienda a otros órganos.


La investigación, publicada en Cancer Cell, asegura haber detectado una proteína, identificada como JAK, que ayuda a que las células cancerígenas generen la fuerza que necesitan para "moverse".

El artículo explica que las células cancerosas se contraen como músculos para forjarse un camino al resto del cuerpo.

Cuando las células malignas afectan a otros órganos, la metástasis, se hace más difícil el tratamiento, pues permite la aparición de tumores secundarios.

Se estima que el 90% de las muertes asociadas al cáncer ocurren después de la metástasis.

El Instituto de Investigación contra el Cáncer del Reino Unido considera que el estudio aporta nuevos datos para entender la forma en que el cáncer se expande.

El ataque de JAKLos científicos del Instituto de Investigación del Cáncer del Reino Unido, que trabajaron sobre los procesos de migración del melanoma (cáncer de piel) determinaron que las células se mueven en dos formas.

Una es abriéndose paso casi como a codazos para salir de un tumor. La otra es aprovechando que el tumor en sí puede formar corredores para que esas células escapen.
El jefe de la investigación, el profesor Chris Marshall, dijo que ambos procesos son controlados por el mismo
componente químico.

"Hay algo común: la fuerza que usan se vale del mismo mecanismo, la misma molécula llamada JAK".

JAK, una proteína, no parece ser en sí el culpable del cáncer, sino de su expansión.

Sin embargo, investigaciones previas habían vinculado a JAK con la leucemia, por lo que algunos medicamentos ya están siendo desarrollados para combatirla.

"Nuestro estudio sugiere que esos medicamentos también podrían frenar la expansión del cáncer", comenta Marshall.

"La prueba llegará cuando se empiece a ver si alguno de estos agentes logra detener la metástasis. Creemos que podremos hacer pruebas clínicas en los próximos tres años".

El doctor Lesley Walker, de Instituto de Investigación contra el Cáncer (Reino Unido), cree que "un enorme reto en tratar con éxito el cáncer está en frenar su expansión por el cuerpo".

"Descubrir cómo el cáncer pueden canalizar ranuras a través de los tejidos para salir de los tumores primarios y afectar a otros órganos, da a los científicos nuevas herramientas para entender cómo pararlo: literalmente, atravesándose en su camino".


Fuente: BBC
Imagen: topcancernews.com

FOTOGRAFIAS COMO RECURSO DIDACTICO

Estoy utilizando  fotografías digitales como recurso para hacer el seguimiento de algunos alumnos, lo que me permite observar -y que ellos mismos lo hagan-, su evolución en actividades de rehabilitación relacionadas  con el lenguaje. 
Al observar fotos de diferentes clases, podemos apreciar cómo cambia la caligrafía, el número de vocablos que escribe, la cantidad y tipo de errores, etc.
Estas fotos también se incluyen en el blog del alumno.


Chiste, pero no es costumbre!!!

Aporto un sabroso chiste a la comunidad, sabindo que van a aprovecharlo.

Un ingeniero de Microsoft, uno de Apple y un desarrollador de Linux se encuentran en el baño.

El de Microsoft acaba primero, y a la hora de lavarse las manos lo hace a conciencia, con mucho jabón y agua, y para secarse usa un montón de toallitas de papel, y dice:
— Los de Microsoft, lo que hacemos lo hacemos bien.

El ingeniero de Apple, también se lava a conciencia, pero utiliza muy poca agua y muy poco jabón, y para secarse utiliza una esquinita de una toallita de papel. Cuando acaba dice:

—Los de Apple, además de hacerlo bien, lo optimizamos al máximo.

El programador de Linux, sin lavarse, mira a los otros dos y dice:

—Los de Linux no nos meamos en las manos…

La teoría de ‘La Reina Roja’ o por qué existe el sexo

Uno de los símiles ya clásicos en biología evolutiva es el de "La Reina Roja". Este personaje, que proviene de la secuela de Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll, siempre estaba corriendo para permanecer en el mismo lugar. Del mismo modo que las especies evolucionan y se adaptan no para mejorar, sino para no extinguirse. Y una de las formas que toma la teoría de "La Reina Roja" procede del sexo.

La reproducción sexual siempre les ha traído dolores de cabeza a los especialistas en evolución, sobre todo porque hay otras alternativas que pueden ser más eficientes. Si la reproducción es asexual, un sólo individuo puede dejar descendencia, mientras que con el sexo hacen falta dos, y cada uno de un tipo, para obtener lo mismo. El beneficio sería la diversidad. El resto de los métodos dan como resultado clones, copias exactas de sus progenitores, y la diversidad vendría dada por posibles mutaciones o errores de copia. Pero si algo funciona bien, ¿por qué cambiarlo?

Hasta ahora, "La Reina Roja" no era más que una hipótesis, una explicación bien fundamentada que daba sentido a un gran número de hechos. Pero recientemente ha podido ser demostrada mediante experimentos en laboratorio, algo poco común en investigación evolutiva.

Leigh Van Valen, responsable de "La Reina Roja", propuso lo siguiente: el sexo se ha fijado como forma de adelantarse a los parásitos. Éstos entran en el organismo y se aprovechan de él, pudiendo incluso causar la muerte. Por lo tanto, el ser humano necesita de otro para crear uno nuevo distinto que impida al parásito atacarle. Sería algo parecido a una clave informática.

Al ser el hijo una combinación de los padres, la clave sería mitad la del padre y mitad la de la madre. Cada individuo tendría la suya propia que cambiaría cada generación, y habría tantas como posibles uniones existieran. El parásito tendría que descifrarla para cada uno, con lo que se reducirían las infecciones.

El problema era demostrar esta teoría. La evolución trabaja a lo largo de generaciones, así que los experimentos llevan mucho tiempo. Además, habría que encontrar un sistema "hospedador-parásito" en el que se diese tanto reproducción sexual como asexual.

La demostración práctica descubierta

Un equipo de la Universidad de Indiana encontró la solución. Emplearon un gusanonemátodo -el Caenorhabditis elegans, capaz de autofecundarse o reproducirse sexualmente-, lo hicieron convivir con una bacteria parásita -la Serratia marcescens- y estudiaron las poblaciones. Aquellas con reproducción asexual acababan extinguiéndose, mientras que las otras permanecían. Según sus propias conclusiones, esto no demuestra la hipótesis, pero es un peldaño más. A falta de estudiar las ventajas del sexo en sistemas complejos con varias especies, la "Reina Roja" va ganando seguidores.


Fuente: Yahoo


La teoría de ‘La Reina Roja’ o por qué existe el sexo

Uno de los símiles ya clásicos en biología evolutiva es el de "La Reina Roja". Este personaje, que proviene de la secuela de Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll, siempre estaba corriendo para permanecer en el mismo lugar. Del mismo modo que las especies evolucionan y se adaptan no para mejorar, sino para no extinguirse. Y una de las formas que toma la teoría de "La Reina Roja" procede del sexo.

La reproducción sexual siempre les ha traído dolores de cabeza a los especialistas en evolución, sobre todo porque hay otras alternativas que pueden ser más eficientes. Si la reproducción es asexual, un sólo individuo puede dejar descendencia, mientras que con el sexo hacen falta dos, y cada uno de un tipo, para obtener lo mismo. El beneficio sería la diversidad. El resto de los métodos dan como resultado clones, copias exactas de sus progenitores, y la diversidad vendría dada por posibles mutaciones o errores de copia. Pero si algo funciona bien, ¿por qué cambiarlo?

Hasta ahora, "La Reina Roja" no era más que una hipótesis, una explicación bien fundamentada que daba sentido a un gran número de hechos. Pero recientemente ha podido ser demostrada mediante experimentos en laboratorio, algo poco común en investigación evolutiva.

Leigh Van Valen, responsable de "La Reina Roja", propuso lo siguiente: el sexo se ha fijado como forma de adelantarse a los parásitos. Éstos entran en el organismo y se aprovechan de él, pudiendo incluso causar la muerte. Por lo tanto, el ser humano necesita de otro para crear uno nuevo distinto que impida al parásito atacarle. Sería algo parecido a una clave informática.

Al ser el hijo una combinación de los padres, la clave sería mitad la del padre y mitad la de la madre. Cada individuo tendría la suya propia que cambiaría cada generación, y habría tantas como posibles uniones existieran. El parásito tendría que descifrarla para cada uno, con lo que se reducirían las infecciones.

El problema era demostrar esta teoría. La evolución trabaja a lo largo de generaciones, así que los experimentos llevan mucho tiempo. Además, habría que encontrar un sistema "hospedador-parásito" en el que se diese tanto reproducción sexual como asexual.

La demostración práctica descubierta

Un equipo de la Universidad de Indiana encontró la solución. Emplearon un gusanonemátodo -el Caenorhabditis elegans, capaz de autofecundarse o reproducirse sexualmente-, lo hicieron convivir con una bacteria parásita -la Serratia marcescens- y estudiaron las poblaciones. Aquellas con reproducción asexual acababan extinguiéndose, mientras que las otras permanecían. Según sus propias conclusiones, esto no demuestra la hipótesis, pero es un peldaño más. A falta de estudiar las ventajas del sexo en sistemas complejos con varias especies, la "Reina Roja" va ganando seguidores.


Fuente: Yahoo