EL REINO UNIDO ABANDONA LA UNIÓN EUROPEA (BREXIT)





Brexit es una abreviatura de dos palabras en inglés, Britain (Gran Bretaña) y exit (salida), que significa la salida del Reino Unido de la Unión Europea.
Se convirtió en la palabra más pronunciada al hablar del referendo, aunque solo se refería a una de las dos opciones del mismo.
La alternativa Bremain (Britain y Remain: permanecer) no tuvo el mismo éxito mediático. Ni tampoco en las urnas.




CONFERENCIA – DEBATE “ESPERANZAS Y FATALIDADES EN EL MEDITERRÁNEO”. LUTGARDE CREEMERS

Comienza la conferencia
Lutgarde Creemers es geógrafa belga, recibida en la Universidad Libre de Berlín, Alemania. Nació en Amberes, Bélgica. Trabajó y vivió en España, Croacia, Grecia y Austria, y luego en Berlín. En esta última ciudad (parte Occidental, ocupada por las fuerzas americanas, inglesas y francesas) estudió geografía en la Universidad Libre de Berlín de donde egresó en 1993, con materias complementarias en Sociología y Agronomía en la Universidad Técnica de Berlín. Siguió estudiando, esta vez en Ghent (Bélgica), donde alcanzó la licenciatura en estudios complementarios de Urbanística y Planificación Regional en 1994.
Trabajó como colaboradora científica libre en Berlín, Níger y Argentina (Fundación Educambiente). Fuera del espacio europeo, ha viajado por Argelia, Argentina, Colombia, Cuba, Kenia, Nicaragua, Níger, Rusia, Surinam, Uruguay. Actualmente reside en Bruselas (Bélgica) y Berlín (Alemania).
Ha escrito más de 25 artículos sobre variados temas de geografía ambiental, geopolítica, geografía regional, en Geoperspectivas. Entre ellos: Tres fenómenos naturales en una semana: la Aurora polar, el eclipse solar y la marea del siglo. ¿El Agua, Un bien comercial o público? La crisis de Ucrania. ¿Esperanza para Medio Oriente? Experimentos con Fracking en Europa. Inundaciones en Europa y otras regiones. Una Europa sin fronteras. El hielo y la geografía. El Volga y la geografía de Rusia. Impresiones Argentinas - Huertas y jardines puntaltenses. Norte de África - Euforia y escepticismos
En 2011 estuvo en Punta Alta donde brindó una conferencia de gran relevancia en el ISFD y T Nº 159 Norte de África - Euforia y Escepticismosen tiempos de la Primavera Árabe.


El Centro de Estudios Geográficos “Florentino Ameghino” dio inicio a su primer evento anual: la Conferencia-Debate “Esperanzas y Fatalidades en el Mediterráneo” que brindó la Lic. Lutgarde Creemers que nos visita en esta ocasión procedente de Bélgica, como sucediera en el año 2011.


Creemers contestando preguntas al final de la Conferencia.





MAPA MEDITERRÁNEO DE LA PRESENTACIÓN EN THINGLINK




MAPA CAUSAS DE LA EMIGRACIÓN DE LA PRESENTACIÓN EN THINGLINK





Información sobre WordPress.com for Google Docs: Un paso más hacia la edición colaborativa

Estamos encantados de presentarte WordPress.com for Google Docs, un nuevo complemento que te permite escribir y editar documentos y colaborar con otras personas en Documentos de Google. Luego, puedes guardarlos como entradas de blog en cualquier sitio de WordPress.com o en uno de WordPress autohospedado que esté conectado a Jetpack. También se guardarán las imágenes y el formato que tengas. Ya no tendrás que preocuparte más de copiar y pegar.

null

Para empezar, ve directo a la página de Google Web Store y haz clic en el complemento para instalarlo.

Solo tendrás que conceder permiso a nuestro plugin para que pueda publicar entradas en tu nombre. Una vez concedido, ya podrás empezar a escribir.

Cuando quieras guardar un borrador de Documentos de Google como entrada de blog, accede al menú de complementos y abre WordPress.com for Google Docs. Verás una barra lateral donde podrás añadir los sitios de WordPress.com o los conectados a Jetpack.

Haz clic en el botón Guardar borrador y verás un enlace de vista previa para que puedas comprobar el aspecto de tu sitio. Edita la entrada en WordPress.com para darle un toque diferente y, cuando estés a punto, ¡Ya puedes publicarla!

Tienes el código fuente en GitHub si quieres saber con más detalle cómo funciona. Y, ¡claro! como no podía ser de otra manera, hemos escrito esta entrada en Documentos de Google y la hemos publicado con el complemento de WordPress.com para Documentos de Google.


Terremotos en España

Como estamos ahora con el tema del riesgo sísmico y creo que algunos alumnos no son muy conscientes de dicho riesgo en nuestro país, voy a recuperar algunas entradas anteriores de este blog  sobre terremotos importantes en España, como los siguientes:

El terremoto de Lorca (mayo de 2011)
Ante la disparidad de informaciones sobre un tema tan sensible para la población como los desastres naturales y las víctimas que producen, y la poca rigurosidad de algunos medios poco versados en temas científicos, cabe hacer ciertas aclaraciones sobre la sismicidad en España y, por supuesto, para tener datos rigurosos es mucho mejor consultar webs contrastadas  sobre este tema, como por ejemplo la del Instituto Geográfico Nacional o la del Ilustre Colegio Oficial de Geólogos de España.



España es un país de actividad sísmica moderada, pero con ciertas regiones de riesgo sísmico alto, sobre todo el E.-SE. peninsular (Granada, Málaga, Almería y Murcia) y, en menor medida, Pirineos y ciertas zonas de Cataluña. Como se puede apreciar en el siguiente anexo de web de terremotos históricos en el sur de nuestro país, la región murciana ha sufrido varios terremotos importantes, de 5 grados o más  de magnitud Richter.

De hecho, un método histórico-estadístico de prevención sísmica es el estudio y vigilancia de las lagunas sísmicas; es decir, las áreas geográficas donde no se han registrado terremotos importantes durante un periodo de tiempo superior al intervalo histórico medio entre dos terremotos en dicha zona sísmica.

En esta zona geográfica al menos están implicadas tres unidades litosféricas: La Placa Euroasiática (representada por la Península Ibérica), La Placa Africana y, por último, la anteriormente denominada Microplaca de Alborán, ahora llamada Placa Mesomediterránea.

Fuente: Granada Natural
Las medidas preventivas consisten en la elaboración de mapas de riesgo sísmico-tectónico, la vigilancia mediante los Observatorios Sismológicos repartidos por el territorio español, y la construcción de edificios sismorresistentes en las zonas de riesgo sísmico elevado. Sobre este último punto recomiendo el siguiente artículo del diario Público, donde se trata el tema de la construcción en zonas con riesgo sísmico, como es por ejemplo la localidad murciana de Lorca.

Clic en la imagen para ampliar su tamaño
Y os conviene leer detenidamente este otro artículo: "Un país desarmado frente a los seísmos", mucho más plural y riguroso sobre la situación en nuestro país.
-------------------------------------------------------------------------------------
El 12 de febrero de 2007 se produjo un seísmo de magnitud 6,1 en la escala de Richter, con el epicentro en el mar a unos 200 km. del cabo San Vicente (Portugal). El movimiento sísmico se sintió en Sevilla y en Madrid, entre otros lugares, donde se desalojaron algunos edificios. Es el terremoto más fuerte de los registrados en España durante los últimos 38 años.

Más información sobre los últimos terremotos próximos en la web del Instituto Geográfico Nacional.

Curso en el CAP de Pamplona: “Didáctica de las Ciencias Sociales y TICs”

El negocio de la esclavitud africana en la Europa moderna

esclavitud-africana-Europa-siglo-XVIII

John Kimber, capitán del barco negrero ‘Recovery’ (izquierda) asiste al momento en el que un marinero tortura a una esclava africana. 10 de abril de 1792. S. W. FORES.Library of Congress Prints and Photographs Division Washington.

Del siglo XVI al XIX, la trata de personas propició que Inglaterra, EEUU, Francia o Países Bajos se alzaran como primeras potencias mundiales

El historiador británico, Kenneth Morgan, analiza en ‘Cuatro siglos de esclavitud trasatlántica’ el auge y declive de este sistema así como su legado actual

Álbum: Sin nombre ni libertad

Los sacaron como perros de su África natal. Encadenados. Amordazados. Desnutridos. Torturados sin piedad. Golpeados hasta la muerte. Lanzados como basura al mar. Enterrados sin más lujo que el de conservar íntegros sus propios huesos. Todos y cada uno de los esclavos que trabajaron en las propiedades de sus amos y sustentaron gran parte de la economía del mundo occidental (desde el siglo XVI al XIX), cargaron a su vez las primeras piedras de la sociedad moderna. Inglaterra, Francia, EEUU o Brasil se convirtieron en primeras potencias mundiales por medio de la explotación de mujeres y hombres que trabajaron durante décadas en las plantaciones de café, azúcar, tabaco o algodón.

Este es a grandes rasgos el análisis que hace el profesor de Historia en la Brunel University de Londres, Kenneth Morgan, en su último libro Cuatro siglos de esclavitud trasatlántica (Crítica, 2017). En él recorre todas las rutas atlánticas así como los tipos de productos y esclavos que se comercializaban desde África hasta Europa o Norteamérica.

Diez millones de esclavos

Según los datos que aquí se recogen, entre 1501 y 1867 más de 10 millones de esclavos fueron enviados a las Américas desde las regiones costeras del África Occidental. Un sistema basado en la crueldad y el sometimiento, como relató en primera persona Olaudah Equiano (1745-1797) en Narración de la vida de Olaudah Equiano, el Africano, escrita por él mismo. Autobiografía de un esclavo liberto del siglo XVIII (1789).

Un ensayo sobre cómo el ser humano puede herir más que un animal salvaje. Líneas de la muerte en vida. “Tales fueron los horrores que vi y el terror que sentí en ese momento, que si hubiera sido dueño de diez mil mundos con gusto los habría cambiado por la más inferior de las condiciones de un esclavo en mi país. Cuando miré alrededor del barco vi un inmenso horno y una multitud de personas negras encadenadas, cada uno con rostros que reflejaban sentimientos de desesperación y tristeza. No me quedó duda alguna sobre mi destino y, poseído por el horror y la angustia, caí inconsciente en la cubierta”.

Prisionero desde los 11 años, edad en la que le arrancaron de sus raíces de Benín (África Occidental), Olaudah, también conocido como Gustavus Vassa (nombre que le puso su primer amo, Michael Henry Pascal, oficial de la Marina Real Británica), logró concienciar a la sociedad británica a través de su propia experiencia.

Formó parte de Los Hijos de África, una asociación constituida por 12 hombres negros que luchaban contra la esclavitud en Inglaterra. Así se lo transmitió por carta a la reina Carlota, mujer del rey Jorge III de Inglaterra, el 21 de marzo de 1788. “No solicito su real piedad por mi propio sufrimiento, mis dolencias, aunque son numerosas, están en parte olvidadas. Su Majestad, le suplico compasión para los millones de mis compatriotas africanos que gimen bajo el látigo de la tiranía en las Indias Occidentales. La opresión y la crueldad ejercida a estos infelices negros ha llegado a la legislatura británica, incluso varias personas propietarias de los esclavos en las Indias Occidentales han pedido parlamento contra su continuidad”. Un deseo que se materializó definitivamente en 1833, cuando el Parlamento Británico aprobó el Acta de Abolición de la Esclavitud (Slavery Abolition Act).

Ron a cambio de esclavos

De 1660 a 1807 (año en el que Inglaterra promulga el Acta para la Abolición del Comercio de Esclavos), los barcos que zarpaban desde los puertos ingleses hacia Norteamérica o el Caribe llegaron a embarcar a más de tres millones de esclavos siendo Londres, Bristol y posteriormente Liverpool los principales puertos esclavistas del país. En el plano norteamericano fue el Rhode Island Newport el punto central en el comercio trasatlántico de personas.

Un hecho que propició el fortalecimiento de este sistema. “Los comerciantes de Rhode Island tenían buenas relaciones comerciales en el Caribe, y además disponían de una ventaja añadida, como era la posesión de un grupo de destilerías de ron en Rhode Island, que les permitían suministrar alcohol a los comerciantes del África Occidental a cambio de esclavos“, destaca el historiador británico en sus páginas.

Senegambia, Sierra Leona, la Costa de los Esclavos, la Costa del Oro, el golfo de Benín, el golfo de Biafra y el África Central y Occidental (Cabinda, Luanda, Congo) fueron algunas de las zonas africanas que proporcionaron un mayor número de esclavos para los diferentes destinos trasatlánticos.

La investigación colectiva de la Trans-Atlantic Slave Trade Database ha calculado que entre 1514 y 1865 África Central Occidental llegó a enviar 5, 7 millones de esclavos (el 45,5% ) de los africanos transportados a las Américas.

Datos que reflejan la complicidad que los gobernantes e instituciones africanas mantenían con los comerciantes occidentales. “Toda la captura de los negros en África y la canalización de los mismos en la costa de África Occidental que llevaron a cabo los europeos fue realizada voluntariamente por los comerciantes negros. Hubo una economía interna esclavista en gran parte de África entre el siglo IV y el siglo XX, aunque ciertos sectores de la comunidad histórica profesional prefieran no enfatizar en este hecho”, remarca el propio Morgan.

Tanto el comercio de esclavos del Atlántico Norte (cuyo inicio se sitúa en Europa y Norteamérica) como del Atlántico Sur (Brasil y Río de la Plata) se mantuvo intacto durante cuatro siglos por las corruptelas y tiranías que habían establecido los propios líderes africanos. Esto a su vez provocó el fortalecimiento de las sociedades privadas y el crecimiento económico de aquellos que gestionaban su patrimonio.

Uno de los primeros europeos que describió al detalle estas prácticas inhumanas y abusivas fue el explorador británico Mungo Park (1771-1806), que se adentró en la parte más rural y virgen de África para conocer las costumbres y hábitos de las distintas tribus que allí habitaban. Vivencias que quedaron inmortalizadas en Viajes a las regiones interiores de África, publicada por primera vez en 1799 y traducida al castellano en 2008 por Ediciones del Viento.

18 libras esterlinas por un hombre joven

El compromiso de Park fue tal, que viajó hasta dos veces a este continente. La primera fue en 1795 con la Asociación Africana, institución que le contrató para sustituir al comandante Daniel Houghton, desaparecido durante una misión gubernamental. La segunda fue de la mano del gobierno británico, que organizó otra expedición al Níger en 1805 de la que nunca regresó.

En su primer viaje dejaría anotadas las siguientes líneas sobre las atrocidades y la violencia que sus compatriotas británicos ejercían sobre los esclavos. “A los pobres miserables los mantienen encadenados, de dos en dos, y los hacen trabajar en las labores del campo, y lamento añadir que a duras penas les dan de comer, además de tratarlos con dureza. El precio de un esclavo varía dependiendo del número de compradores que llegue de Europa, y de las caravanas que proceden del interior, pero, en general, creo que un hombre joven y saludable de entre dieciséis y veinticinco años, puede costar entre 18 y 20 libras esterlinas”.

Inversión que no siempre salía rentable. De hecho, gran parte del capital destinado a este tipo de empresas nunca se llegaba a recuperar por completo. El profesor Morgan destaca que en la segunda mitad del siglo XVIII, la tasa de retorno de las inversiones anuales de los viajes esclavistas que se dieron en Liverpool oscilaba entre el 8% y el 10% .

A pesar de las diferentes variaciones que se dieron según qué épocas, este tipo de sistema permitió que en el siglo XVIII Inglaterra aumentara el nivel de exportaciones (un 35% del crecimiento entre 1748 y 1776), lo que a su vez permitió la industrialización del país.

El académico inglés lo explica de la siguiente forma: “En el caso de Inglaterra, la contribución de los ingresos obtenidos por la trata más allá de Europa era modesta comparada con los ingresos derivados de fuentes internas como el sector agrícola. Probablemente, la trata de esclavos fue más importante para sus principales participantes por el estímulo que dio a la expansión de las colonias, que para la contribución a los beneficios económicos de la esclavitud”.

También EEUU aumentó su riqueza industrial por el comercio de los esclavos. Entre 1790 y 1860, más de un millón de esclavos fueron transportados del alto al bajo sur, lo que permitió consolidar un mercado financiero estable. Entre otras cosas porque los propietarios de las plantaciones del alto sur pudieron aumentar el precio de la venta de sus esclavos para los vecinos del bajo sur, lo que a su vez generó un flujo de capitales y un tráfico interior que influyó de manera directa en la producción algodonera.

La rebelión de las masas

El autoritarismo y la crueldad que aplicaron los terratenientes a sus esclavos propiciaron numerosas revueltas y altercados dentro de las plantaciones, como la que tuvo lugar en agosto de 1831 en el condado de Southampton, Virginia. Nat Turner, líder de la revuelta, y el resto de esclavos, decidieron alzarse contra su amo. Una figura que vuelve a estar de actualidad en El nacimiento de una nación (The Birth of a Nation ) la recién estrenada película de Nate Parker que retrata la lucha racial en la América del siglo XIX.

Incendiar las casas o los terrenos de los amos blancos, fugarse del complejo o desobedecer las órdenes de los capataces fueron alguna de las acciones más comunes que llevaron a cabo todos aquellos que buscaban desesperadamente su libertad.

Pero el fracaso en cualquiera de estas misiones se pagaba caro: Latigazos, grilletes en los pies o la mutilación de miembros eran algunos de los sádicos castigos que se aplicaron a todos los que se rebelaban contra el control y la sumisión. “Un hombre negro fue ahorcado y luego quemado por intentar envenenar a un supervisor cruel. Así, por medio de crueldades repetidas, los desgraciados primero son instados a la desesperación, y luego asesinados“, rememoraba el esclavo Olaudah en sus memorias.

Acciones que vieron su fin en el siglo XIX, cuando gran parte de las potencias occidentales decidieron abolir el sistema esclavista. Francia lo hizo en 1848. Países Bajos en 1863 y EEUU el 18 de diciembre de 1865, cuando la Decimotercera Enmienda, que derogaba la esclavitud, pasó a formar parte de la Constitución de los Estados Unidos. Se rompieron las cadenas. La libertad ya era un hecho.


Archivado en: 1. El Antiguo Régimen, HISTORIA, LECTURAS DE AULA, RECURSOS Tagged: El negocio de la esclavitud africana en la Europa moderna, esclavitud américa, esclavitud xviii