Limpieza de sangre

"Cristianos nuevos" bautizándose ¿Sabías que en la España del siglo XVII para acceder a muchos trabajos tenías que aportar siete partidas de bautismo (las de los abuelos, las de los padres y la propia)? De esa manera comprobaban si eras “cristiano viejo” o “cristiano nuevo”, vamos,  si eras  o no  eras  converso. ¿Te apellidas por casualidad BERMEJO, CÁCERES, BÉJAR, PRIETO, HERRERO,