El museo virtual de los objetos

En esta actividad váis a analizar por grupos una serie de objetos que os serán presentados en clase. No se trata solo de analizar aspectos relacionados con su producción - algo que ya se hizo al hablar de la industria- sino que ahora vamos a ir más allá: vamos a analizar cómo nos venden el producto y qué valores se "añaden" a este producto para que escojamos concretamente este entre la gran variedad de oferta que hay en el mercado: el márqueting, el estudio del mercado, el diseño o la publicidad tienen mucho que ver en todo ello.

Aquí os planteamos algunas ideas sobre los objetos que se os proponen:

Nespresso es una marca de la empresa Nestlé que ha patentado un sistema de cápsulas que, con unas cafeteras especiales, sugiere la experiencia del café espresso de los bares.Además, presenta una gran variedad de especialidades (algunas solo salen una vez al año) y, para reforzar su carácter exclusivo, solo se vende en "boutiques" Nespresso o por internet. Además, hay un montón de accesorios de cuidado diseño, y un club Nespresso... (de aquí ya podéis sacar bastantes ideas).
Otras empresas comercializan su propio café (o té, chocolate...) en cápsulas, pero necesitan otro tipo de cafeteras. El "monopolio" de Nespresso se ha intentado romper con alternativas como esta y esta.
La publicidad es uno de los puntos fuertes de la marca, y su asociación con George Clooney y otros grandes actores, uno de sus éxitos. What else?

Nutella es el nombre de una crema de cacao y avellanas creada en 1953. Es propiedad de la marca italiana Ferrero (la de los Ferrero-Rocher, otro objeto muy interesante que podría analizarse respecto a su márqueting). En España compite con una marca nacional llamada Nocilla, por lo que es menos conocida que en otros países. Al ser un producto muy calórico, hay un fuerte interés por identificarla con un desayuno o merienda equilibrados, y fuente de energía.
Su publicidad refuerza esta idea, además de que marca claramente el "target" al que va destinado principalmente.


Nutella® | Ecuación - Spot 2011 from Nutella #esp on Vimeo.
Al estar establecido en diferentes países, ha sabido adaptarse a las pecualiaridades de cada país: aquí tenéis por ejemplo la diferencia entre una nutella alemana y una nutella francesa (y todo por el pan utilizado!)

Axe es una marca de la multinacional Unilever ded desodorantes, colonias y gel de ducha. Es un producto para hombres, especialmente adolescentes y adultos jóvenes, y su publicidad es marcadamente sexual: el denominado "efecto axe" y sus campañas lo demuestran, así como el recursos a las nuevas redes sociales, un nuevo campo publicitario.

Decathlon es una empresa francesa (vinculada a Auchan) de producción y distribución de material deportivo. Posee tiendas propias situadas en centros comerciales. Uno de sus aspectos más populares son sus marcas propias como quechua o domyos (el fenómeno de las marcas propias o "marcas blancas" es un aspecto a destacar aquí).  Anuncios dinámicos, multirraciales...






¿Ecoetiquetado o ecoconfusión?

Las etiquetas ecológicas o ecoetiquetas son símbolos que se otorgan a aquellos productos cuya producción y reciclado producen un menor impacto sobre el medio ambiente debido a que cumplen una serie de criterios ecológicos definidos previamente por el análisis de su ciclo de vida.

Los orígenes de las ecoetiquetas se pueden encontrar en la creciente conciencia global de proteger el medio ambiente por parte de los gobiernos, las empresas y el público en general. Inicialmente y sobre todo en los países desarrollados, algunas empresas reconocieron que esa conciencia global podía generar una ventaja competitiva para ciertos productos. Entonces se incluían etiquetas con expresiones tales como “reciclable”, “baja energía” y “contenido reciclado”.

Estas etiquetas atraían a los consumidores que las veían como una forma de reducir los impactos ambientales a través de sus hábitos de consumo. Sin embargo, se inducía a la confusión, ya que al no existir unas guías estándar y de investigación a cargo de terceras partes, los consumidores no podían asegurar la veracidad de las afirmaciones realizadas en los productos.

Fuente: revista OCU Compra Maestra nº 370, mayo 2012
Según un estudio reciente de la OCU (publicado en el nº 370 de la revista OCU Compra Maestra) sobre el ecoetiquetado:

"Por un lado, el significado de muchos de estos símbolos y logotipos no es suficientemente conocido por el consumidor. Por otro lado, abundan las ecoetiquetas que se conceden las marcas sin una supervisión independiente, así como los reclamos infundados o engañosos. Una indefinición que, a falta de una regulación legal que obligue a cumplir ciertos preceptos, no contribuye precisamente a generar confianza.
Al hacer nuestro estudio hemos podido comprobar la recurrencia de estos y otros problemas. Y es que más de la mitad de las alegaciones resultaron ser confusas o no se justificaban de ninguna manera. Sin embargo, el problema no se reduce al exceso de autodeclaraciones poco verificables, concretas y con poca o nula base científica. También reside en la escasa repercusión de etiquetas que sí suponen una garantía.
Mercadona nos brindó un buen ejemplo de esta problemática: pese a que todos sus productos de celulosa tenían la certificación FSC, dejó de imprimirla porque sus clientes no la identificaban. En lugar de eso, prefirió usar el logo de WWF (World Wildlife Fund), una organización que apoya el sistema FSC, y que resulta más familiar para sus compradores.
El caso es que seis años después de nuestro anterior estudio, subsisten muchas de las lacras ya descubiertas entonces, incluido un elevado grado de confusión por culpa de un gran número de etiquetas inútiles o con doble sentido y de la coexistencia de varias etiquetas diferentes para un mismo mensaje".

Tras revisar 116 productos y comprobar que 3 de cada 4 llevan alguna etiqueta medioambiental, pero que solo la mitad de ellas tienen alguna utilidad, la OCU exige adoptar algunas medidas:

• Una reglamentación bien definida de los sistemas de ecoetiquetado. Y que se regule legalmente cómo deben presentarse y en qué deben fundamentarse las alegaciones medioambientales.
• Armonizar las iniciativas de ecoetiquetado mediante un enfoque común para un mismo tipo de información.
• Promover la integración para evitar el absurdo de que existan etiquetas europeas, nacionales, autonómicas y hasta privadas para un mismo producto.
• Divulgar mejor y con total transparencia para poder identificar los productos con información ambiental y saber interpretar esa información.
• Llevar a cabo controles antes, durante y después de que un producto empiece a usar una certificación ambiental. Y que todas las etiquetas y autodeclaraciones inútiles desaparezcan del mercado.

Mucha más información sobre el ecoetiquetado en la web de  Eco Smes.