Muchas reuniones y pocas soluciones respecto del cambio climático

Desde 1995 hasta hace unos meses se han sucedido las reuniones de las COP (Conference of the Parts), que tienen como objetivo establecer acciones internacionales conjuntas para evitar el aumento del calentamiento global. De momento, llevamos 21 reuniones de las COP, que pueden resumirse así:

COP1 (1995) – Berlín, Alemania: establecieron una fase de análisis y evaluaciones.

COP2 (1996) – Ginebra, Suiza: se aprobaron los resultados del informe de evaluación de 1995 y se estableció que todos los países no seguirían las mismas acciones, sino de acuerdo a la situación concreta de cada país.

COP3 (1997) – Kyoto, Japón: salió por primera vez a la luz el famoso protocolo de Kyoto, se fijaron objetivos para reducir las emisiones de gases de 37 países de 2008 a 2012.

COP4 (1998) – Buenos Aires, Argentina: se desarrollaron herramientas para la aplicación del protocolo de Kyoto.

COP5 (1999) – La Haya, Holanda: se realizó un debate sobre los mecanismos del protocolo de Kyoto.

COP6 (2000) – Bonn, Alemania: Estados Unidos propuso que las áreas forestales ya agrícolas se convirtieran en sumideros de dióxido de carbono, la Unión Europea rechazó la propuesta.

COP6bis (2001) – Bonn, Alemania: después del fracaso de la COP6, Estados Unidos rechazó el protocolo de Kyoto y solo participó como observador. Se establecieron los principios de las sanciones para los países en caso de incumplimiento de los objetivos acordados.

COP7 (2001) – Marrakech, Marruecos: llegaron a más acuerdos sobre las negociaciones de Kyoto en los documentos llamados Acuerdos de Marrakech. Su objetivo: traducir a texto jurídico el acuerdo político conseguido en Bonn para salvar los problemas técnicos relacionados con la financiación, el régimen de cumplimiento del Protocolo y la normativa de los mecanismos de flexibilidad.

COP8 (2002) – Nueva Delhi, India: la Unión Europea intentó aprobar sin éxito una declaración sobre más acciones a los países miembros de la COP.

COP9 (2003) – Milán, Italia: se concentraron en afinar los últimos detalles para el protocolo de Kyoto. La Conferencia parte con la idea de que existen pocas expectativas de avanzar en el cumplimiento de las metas de reducción de emisiones, tras la negativa de Rusia a ratificar el Protocolo de Kyoto.

COP10 (2004) – Buenos Aires, Argentina: comenzaron las propuestas sobre lo que sucederá cuando termine el protocolo de Kyoto. El objetivo principal de la cumbre fue preparar la definitiva entrada en vigor del protocolo de Kyoto a falta de la adhesión de EE.UU.

COP11 (2005) – Montreal Canadá: fue la primera reunión tras la entrada en vigor del protocolo de Kyoto y se complementó con la reunión de las partes.

COP12 (2006)Nairobi, Kenia: se creó un fondo internacional para financiar la adaptación de los países pobres en relación con el cambio climático, hubo mucha tensión en muchos países de la Unión Europea.

COP13 (2007) – Bali, Indonesia: Se adoptó el plan de Bali, se avanzaron los procesos de establecer nuevos compromisos de reducción de emisiones, requiriendo acciones más rápidas en este área.

COP14 (2008) – Poznan, Polonia: se consideraron los puntos del plan de Bali como la mitigación, adaptación, tecnología y financiación.


COP15 (2009) – Copenhague, Dinamarca: se ratificó la intención de que no suba la temperatura global más de 2ºC, aunque no se establecieron objetivos para el 2050, ni incluyeron propuestas para el IPCC. Pese a las expectaciones creadas, el llamado Acuerdo de Copenhague no es vinculante, no contiene cifras de recorte de emisiones de CO2, ni la creación de un sistema de control internacional para verificar las emisiones de los países emergentes (China, India, Brasil). Pero pone dinero encima de la mesa: 30.000 millones de dólares para pagar la adaptación al cambio climático de los países pobres entre 2010 y 2012.


COP16 (2010) – Cancún, México. El pacto confirma la puesta en marcha de un fondo que llegará a 100.000 millones de dólares anuales en 2020 para combatir los efectos del calentamiento global en los países pobres, pero no se sabe ni de dónde saldrá el dinero ni cómo se repartirá. El documento también establece por primera vez en la ONU el objetivo de evitar una subida de más de 2ºC de la temperatura media del planeta hacia 2100, sin aportar un plan para lograrlo. Para España, significaría evitar hasta 5ºC más en verano e impedir la desertización de la mitad sur de la Península.

COP17 (2011) - Durban, Sudáfrica. Los negociadores barajan, entre otras soluciones, el llamado enfoque "Kyoto plus", que apuesta por un segundo periodo de compromiso como parte de una transición hacia un marco global legalmente vinculante. Sin embargo, parece casi una misión imposible forjar un consenso sobre Kyoto que abarque la mayor parte de las emisiones de gases causantes del efecto invernadero que se registran en el planeta. Estados Unidos, el segundo mayor emisor de dióxido de carbono (CO2) del mundo, sigue sin ratificar el Protocolo, mientras que el acuerdo dejó sin compromisos a grandes países como China -principal emisor de CO2-, Brasil y la India por ser economías emergentes.

COP18 (2012). Doha (Qatar). Después de más de dos semanas de frustrantes negociaciones y con más de 24 horas de retraso sobre lo previsto, los 194 países reunidos en Doha alcanzaron un acuerdo de mínimos, conocido como Puerta Climática de Doha, y que prorroga hasta 2020 el periodo de compromiso del Protocolo de Kyoto, que expiraba ese año. Esta prórroga tiene obligaciones para muy pocos países (léase, UE, Australia, Noruega y Croacia) y del que se caen Rusia, Japón y Canadá. Además, se marca como objetivo un complicadísimo pacto mundial en 2015 que debe incluir a Estados Unidos, China, India y Rusia.


COP19 (2013) Varsovia, Polonia.  Después de rozar una vez más el fracaso, los participantes han conseguido establecer una hoja de ruta hacia un pacto global y vinculante en 2015 y activa las ayudas a los países más vulnerables al cambio climático. Esa hoja de ruta queda plasmada en un documento en el que finalmente se evita la palabra compromisos para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero establecidos a nivel nacional, y se opta por el término más suave de contribuciones.




COP20 (2014) Lima, Perú. A última hora, los países fijaron los requisitos para que todos presenten sus compromisos individuales para luchar contra el calentamiento global ante la ONU antes del 1 de octubre de este año. Ese es el camino abierto hacia la cita que todo el mundo tiene en mente: París 2015. En Francia se tiene que firmar un nuevo pacto global para sustituir al ya obsoleto Protocolo de Kioto.

Aunque mucho menor de lo deseado, este acuerdo de mínimos es esencial para lograr avances en la lucha contra el cambio climático, y permite perfilar los pasos hacia el compromiso definitivo que debería alcanzarse en la cumbre de París y que entrará en vigor a partir de 2020.

Los acuerdos (mucho menos ambiciosos de lo que se esperaba, a pesar de la euforia mostrada) de la última Cumbre del Clima (21ª Conferencia de las Partes y la 11ª Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en el Protocolo de Kyoto, de diciembre de 2015) en París pueden consultarse en este artículo del blog.

Fuente de parte del texto: Un blog verde

Acuerdos de la Cumbre del Clima de París

En la siguiente imagen del diario digital de "El Mundo" se resume los principales acuerdos tomados en la última Cumbre del Clima (COP 21):


Clic en la imagen para verla a mayor tamaño


Por supuesto que se han perdido matices y aspectos que le daban robustez al acuerdo, pero, en líneas generales, el texto contiene todos los elementos necesarios para abordar de una forma ambiciosa y revisable en el futuro la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. El texto aprobado supone un marco legal en el que moverse y da una señal clara a la comunidad internacional y a los mercados sobre el mundo que viene en los próximos años.

Activa de forma clara el proceso de reducción de emisiones con una primera valoración de dónde estamos en 2019 y una primera revisión en 2020 atendiendo a "la mejor ciencia disponible"; pone en marcha instrumentos de financiación necesarios para el "desarrollo sostenible" del planeta y pondrá el esfuerzo en "erradicar la pobreza".

Bajando a lo concreto, el texto hace referencia al fondo climático de 100.000 millones de dólares que los países desarrollados movilizarán a partir del año 2020 y detalla que éste deberá ser revisado al alza antes de 2025.

Pero también contiene aspectos que hacen el acuerdo más débil de lo que parecía en los anteriores borradores. Por ejemplo, la referencia a las aportaciones voluntarias de los países emergentes al fondo climático o la necesidad de alcanzar el pico de emisiones de cada país "lo antes posible". Además, el documento no habla ya de "neutralidad de carbono", como en el último borrador, y mucho menos de "descarbonización de la economía", una fuerte reivindicación de los grupos ecologistas y partidos verdes a la que se han opuesto frontalmente los países productores de petróleo, liderados por Arabia Saudí.

Estos puntos, entre otros, han sido interpretados por científicos y ONGs como un movimiento hacia la inconsistencia, ya que el texto marca un objetivo claro de retener el aumento de la temperatura global "bien por debajo de los 2ºC" y de realizar esfuerzos globales para tratar de acercar dicho aumento a 1,5ºC, pero no marca en modo alguno la senda para lograrlo.

Fuente del texto: http://www.elmundo.es/ciencia/2015/12/12/566c43e5ca47415a7e8b464b.html

Muchas reuniones y pocas soluciones respecto del cambio climático

Desde 1995 hasta hace unos meses se han sucedido las reuniones de las COP (Conference of the Parts), que tienen como objetivo establecer acciones internacionales conjuntas para evitar el aumento del calentamiento global. De momento, llevamos 20 reuniones de las COP, que pueden resumirse así:

COP1 (1995) – Berlín, Alemania: establecieron una fase de análisis y evaluaciones.

COP2 (1996) – Ginebra, Suiza: se aprobaron los resultados del informe de evaluación de 1995 y se estableció que todos los países no seguirían las mismas acciones, sino de acuerdo a la situación concreta de cada país.

COP3 (1997) – Kyoto, Japón: salió por primera vez a la luz el famoso protocolo de Kyoto, se fijaron objetivos para reducir las emisiones de gases de 37 países de 2008 a 2012.

COP4 (1998) – Buenos Aires, Argentina: se desarrollaron herramientas para la aplicación del protocolo de Kyoto.

COP5 (1999) – La Haya, Holanda: se realizó un debate sobre los mecanismos del protocolo de Kyoto.

COP6 (2000) – Bonn, Alemania: Estados Unidos propuso que las áreas forestales ya agrícolas se convirtieran en sumideros de dióxido de carbono, la Unión Europea rechazó la propuesta.

COP6bis (2001) – Bonn, Alemania: después del fracaso de la COP6, Estados Unidos rechazó el protocolo de Kyoto y solo participó como observador. Se establecieron los principios de las sanciones para los países en caso de incumplimiento de los objetivos acordados.

COP7 (2001) – Marrakech, Marruecos: llegaron a más acuerdos sobre las negociaciones de Kyoto en los documentos llamados Acuerdos de Marrakech. Su objetivo: traducir a texto jurídico el acuerdo político conseguido en Bonn para salvar los problemas técnicos relacionados con la financiación, el régimen de cumplimiento del Protocolo y la normativa de los mecanismos de flexibilidad.

COP8 (2002) – Nueva Delhi, India: la Unión Europea intentó aprobar sin éxito una declaración sobre más acciones a los países miembros de la COP.

COP9 (2003) – Milán, Italia: se concentraron en afinar los últimos detalles para el protocolo de Kyoto. La Conferencia parte con la idea de que existen pocas expectativas de avanzar en el cumplimiento de las metas de reducción de emisiones, tras la negativa de Rusia a ratificar el Protocolo de Kyoto.

COP10 (2004) – Buenos Aires, Argentina: comenzaron las propuestas sobre lo que sucederá cuando termine el protocolo de Kyoto. El objetivo principal de la cumbre fue preparar la definitiva entrada en vigor del protocolo de Kyoto a falta de la adhesión de EE.UU.

COP11 (2005) – Montreal Canadá: fue la primera reunión tras la entrada en vigor del protocolo de Kyoto y se complementó con la reunión de las partes.

COP12 (2006)Nairobi, Kenia: se creó un fondo internacional para financiar la adaptación de los países pobres en relación con el cambio climático, hubo mucha tensión en muchos países de la Unión Europea.

COP13 (2007) – Bali, Indonesia: Se adoptó el plan de Bali, se avanzaron los procesos de establecer nuevos compromisos de reducción de emisiones, requiriendo acciones más rápidas en este área.

COP14 (2008) – Poznan, Polonia: se consideraron los puntos del plan de Bali como la mitigación, adaptación, tecnología y financiación.


COP15 (2009) – Copenhague, Dinamarca: se ratificó la intención de que no suba la temperatura global más de 2ºC, aunque no se establecieron objetivos para el 2050, ni incluyeron propuestas para el IPCC. Pese a las expectaciones creadas, el llamado Acuerdo de Copenhague no es vinculante, no contiene cifras de recorte de emisiones de CO2, ni la creación de un sistema de control internacional para verificar las emisiones de los países emergentes (China, India, Brasil). Pero pone dinero encima de la mesa: 30.000 millones de dólares para pagar la adaptación al cambio climático de los países pobres entre 2010 y 2012.


COP16 (2010) – Cancún, México. El pacto confirma la puesta en marcha de un fondo que llegará a 100.000 millones de dólares anuales en 2020 para combatir los efectos del calentamiento global en los países pobres, pero no se sabe ni de dónde saldrá el dinero ni cómo se repartirá. El documento también establece por primera vez en la ONU el objetivo de evitar una subida de más de 2ºC de la temperatura media del planeta hacia 2100, sin aportar un plan para lograrlo. Para España, significaría evitar hasta 5ºC más en verano e impedir la desertización de la mitad sur de la Península.

COP17 (2011) - Durban, Sudáfrica. Los negociadores barajan, entre otras soluciones, el llamado enfoque "Kyoto plus", que apuesta por un segundo periodo de compromiso como parte de una transición hacia un marco global legalmente vinculante. Sin embargo, parece casi una misión imposible forjar un consenso sobre Kyoto que abarque la mayor parte de las emisiones de gases causantes del efecto invernadero que se registran en el planeta. Estados Unidos, el segundo mayor emisor de dióxido de carbono (CO2) del mundo, sigue sin ratificar el Protocolo, mientras que el acuerdo dejó sin compromisos a grandes países como China -principal emisor de CO2-, Brasil y la India por ser economías emergentes.

COP18 (2012). Doha (Qatar). Después de más de dos semanas de frustrantes negociaciones y con más de 24 horas de retraso sobre lo previsto, los 194 países reunidos en Doha alcanzaron un acuerdo de mínimos, conocido como Puerta Climática de Doha, y que prorroga hasta 2020 el periodo de compromiso del Protocolo de Kyoto, que expiraba ese año. Esta prórroga tiene obligaciones para muy pocos países (léase, UE, Australia, Noruega y Croacia) y del que se caen Rusia, Japón y Canadá. Además, se marca como objetivo un complicadísimo pacto mundial en 2015 que debe incluir a Estados Unidos, China, India y Rusia.


COP19 (2013) Varsovia, Polonia.  Después de rozar una vez más el fracaso, los participantes han conseguido establecer una hoja de ruta hacia un pacto global y vinculante en 2015 y activa las ayudas a los países más vulnerables al cambio climático. Esa hoja de ruta queda plasmada en un documento en el que finalmente se evita la palabra compromisos para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero establecidos a nivel nacional, y se opta por el término más suave de contribuciones.




COP20 (2014) Lima, Perú. A última hora, los países fijaron los requisitos para que todos presenten sus compromisos individuales para luchar contra el calentamiento global ante la ONU antes del 1 de octubre de este año. Ese es el camino abierto hacia la cita que todo el mundo tiene en mente: París 2015. En Francia se tiene que firmar un nuevo pacto global para sustituir al ya obsoleto Protocolo de Kioto.

Aunque es cierto que es mucho menos de lo deseado, este acuerdo de mínimos es esencial para lograr avances en la lucha contra el cambio climático, y permite perfilar los pasos hacia el compromiso definitivo que debería alcanzarse en la cumbre de París y que entrará en vigor a partir de 2020.
Fuente de parte del texto: Un blog verde

Otro apaño final en la Cumbre del Clima

La Cumbre del clima resolvió en una hora lo que se había atascado dos semanas. La sensación inevitable es que después de alargar un día extra la conferencia se alcanzó un acuerdo la madrugada del domingo porque no había más remedio. El texto final fue el último intento de la presidencia de la 20ª Conferencia de las Partes (COP) de Naciones Unidas sobre Cambio Climático de sacar de la parálisis las negociaciones. Y dio resultado.

El documento (pdf, en inglés) venció las últimas resistencias y logró salvar la cara de una reunión a la que se llegó con las expectativas muy altas y que estaba obligada a no fracasar.

Como siempre, las naciones industrializadas se centran en los límites a las emisiones de gases de efecto invernadero. Pero los países en desarrollo quieren más apoyo financiero para abordar el impacto del cambio climático.

Los países fijaron los requisitos para que todos presenten sus compromisos individuales para luchar contra el calentamiento global ante la ONU antes del 1 de octubre del próximo año. Ese es el camino abierto hacia la cita que todo el mundo tiene en mente: París 2015. En Francia se tiene que firmar un nuevo pacto global para sustituir al ya obsoleto Protocolo de Kioto.


La presión sobre París es enorme, los científicos han hablado claro y aseguran que si no se empieza a trabajar desde ya en la reducción de emisiones contaminantes el calentamiento global puede crear efectos devastadores en todo el planeta.

Lee el resto del artículo en elpais.com

Muchas reuniones y pocas soluciones respecto del cambio climático

Desde 1995 hasta hace unos meses se han sucedido las reuniones de las COP (Conference of the Parts), que tienen como objetivo establecer acciones internacionales conjuntas para evitar el aumento del calentamiento global. De momento, llevamos 19 reuniones de las COP, que pueden resumirse así:

COP1 (1995) – Berlín, Alemania: establecieron una fase de análisis y evaluaciones.

COP2 (1996) – Ginebra, Suiza: se aprobaron los resultados del informe de evaluación de 1995 y se estableció que todos los países no seguirían las mismas acciones, sino de acuerdo a la situación concreta de cada país.

COP3 (1997) – Kyoto, Japón: salió por primera vez a la luz el famoso protocolo de Kyoto, se fijaron objetivos para reducir las emisiones de gases de 37 países de 2008 a 2012.

COP4 (1998) – Buenos Aires, Argentina: se desarrollaron herramientas para la aplicación del protocolo de Kyoto.

COP5 (1999) – La Haya, Holanda: se realizó un debate sobre los mecanismos del protocolo de Kyoto.

COP6 (2000) – Bonn, Alemania: Estados Unidos propuso que las áreas forestales ya agrícolas se convirtieran en sumideros de dióxido de carbono, la Unión Europea rechazó la propuesta.

COP6bis (2001) – Bonn, Alemania: después del fracaso de la COP6, Estados Unidos rechazó el protocolo de Kyoto y solo participó como observador. Se establecieron los principios de las sanciones para los países en caso de incumplimiento de los objetivos acordados.

COP7 (2001) – Marrakech, Marruecos: llegaron a más acuerdos sobre las negociaciones de Kyoto en los documentos llamados Acuerdos de Marrakech. Su objetivo: traducir a texto jurídico el acuerdo político conseguido en Bonn para salvar los problemas técnicos relacionados con la financiación, el régimen de cumplimiento del Protocolo y la normativa de los mecanismos de flexibilidad.

COP8 (2002) – Nueva Delhi, India: la Unión Europea intentó aprobar sin éxito una declaración sobre más acciones a los países miembros de la COP.

COP9 (2003) – Milán, Italia: se concentraron en afinar los últimos detalles para el protocolo de Kyoto. La Conferencia parte con la idea de que existen pocas expectativas de avanzar en el cumplimiento de las metas de reducción de emisiones, tras la negativa de Rusia a ratificar el Protocolo de Kyoto.

COP10 (2004) – Buenos Aires, Argentina: comenzaron las propuestas sobre lo que sucederá cuando termine el protocolo de Kyoto. El objetivo principal de la cumbre fue preparar la definitiva entrada en vigor del protocolo de Kyoto a falta de la adhesión de EE.UU.

COP11 (2005) – Montreal Canadá: fue la primera reunión tras la entrada en vigor del protocolo de Kyoto y se complementó con la reunión de las partes.

COP12 (2006)Nairobi, Kenia: se creó un fondo internacional para financiar la adaptación de los países pobres en relación con el cambio climático, hubo mucha tensión en muchos países de la Unión Europea.

COP13 (2007) – Bali, Indonesia: Se adoptó el plan de Bali, se avanzaron los procesos de establecer nuevos compromisos de reducción de emisiones, requiriendo acciones más rápidas en este área.

COP14 (2008) – Poznan, Polonia: se consideraron los puntos del plan de Bali como la mitigación, adaptación, tecnología y financiación.


COP15 (2009) – Copenhague, Dinamarca: se ratificó la intención de que no suba la temperatura global más de 2ºC, aunque no se establecieron objetivos para el 2050, ni incluyeron propuestas para el IPCC.
Pese a las expectaciones creadas, el llamado Acuerdo de Copenhague no es vinculante, no contiene cifras de recorte de emisiones de CO2, ni la creación de un sistema de control internacional para verificar las emisiones de los países emergentes (China, India, Brasil). Pero pone dinero encima de la mesa: 30.000 millones de dólares para pagar la adaptación al cambio climático de los países pobres entre 2010 y 2012.


COP16 (2010) – Cancún, México. El pacto confirma la puesta en marcha de un fondo que llegará a 100.000 millones de dólares anuales en 2020 para combatir los efectos del calentamiento global en los países pobres, pero no se sabe ni de dónde saldrá el dinero ni cómo se repartirá. El documento también establece por primera vez en la ONU el objetivo de evitar una subida de más de 2ºC de la temperatura media del planeta hacia 2100, sin aportar un plan para lograrlo. Para España, significaría evitar hasta 5ºC más en verano e impedir la desertización de la mitad sur de la Península.

COP17 (2011) - Durban, Sudáfrica. Los negociadores barajan, entre otras soluciones, el llamado enfoque "Kyoto plus", que apuesta por un segundo periodo de compromiso como parte de una transición hacia un marco global legalmente vinculante. Sin embargo, parece casi una misión imposible forjar un consenso sobre Kyoto que abarque la mayor parte de las emisiones de gases causantes del efecto invernadero que se registran en el planeta. Estados Unidos, el segundo mayor emisor de dióxido de carbono (CO2) del mundo, sigue sin ratificar el Protocolo, mientras que el acuerdo dejó sin compromisos a grandes países como China -principal emisor de CO2-, Brasil y la India por ser economías emergentes.

COP18 (2012). Doha (Qatar). Después de más de dos semanas de frustrantes negociaciones y con más de 24 horas de retraso sobre lo previsto, los 194 países reunidos en Doha alcanzaron un acuerdo de mínimos, conocido como Puerta Climática de Doha, y que prorroga hasta 2020 el periodo de compromiso del Protocolo de Kyoto, que expiraba ese año. Esta prórroga tiene obligaciones para muy pocos países (léase, UE, Australia, Noruega y Croacia) y del que se caen Rusia, Japón y Canadá. Además, se marca como objetivo un complicadísimo pacto mundial en 2015 que debe incluir a Estados Unidos, China, India y Rusia.


COP19 (2013) Varsovia, Polonia.  Después de rozar una vez más el fracaso, los participantes han conseguido establecer una hoja de ruta hacia un pacto global y vinculante en 2015 y activa las ayudas a los países más vulnerables al cambio climático. Esa hoja de ruta queda plasmada en un documento en el que finalmente se evita la palabra compromisos para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero establecidos a nivel nacional, y se opta por el término más suave de contribuciones.

Aunque es cierto que es mucho menos de lo deseado, este acuerdo de mínimos es esencial para lograr avances en la lucha contra el cambio climático, y permite perfilar los pasos hacia el compromiso definitivo que debería alcanzarse en la cumbre de 2015 y que entrará en vigor a partir de 2020.
Fuente de parte del texto: Un blog verde

La COP 18, ¿otro fiasco más?

La Cumbre de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 18) arrancó este lunes en Doha con la participación de unas 17.000 personas y con el objetivo de evaluar los progresos de los distintos países en la reducción de la emisión de los gases de efecto invernadero. La conferencia, que se prolongará hasta el 7 de diciembre, fue inaugurada por la presidenta de la cumbre anterior y ministra de Asuntos Exteriores sudafricana, Maite Nkoana-Mashabane, en el Centro Nacional de Convenciones de la capital catarí.

Visto que el Protocolo de Kioto expira al final del año, varios países quieren extender más allá de la fecha señalada sus asignaciones de emisiones de carbono que no han utilizado.En cambio, los activistas dicen que esta postura puede hacer que los nuevos recortes de las emisiones no tengan ningún significado. Y hay temores de que las viejas divisiones entre ricos y pobres dificulten cualquier desarrollo significativo.

La elección de la sede para la cumbre ya generó sorpresa. Qatar, rica en petróleo y sobre todo en gas, tiene una de las emisiones de carbono per cápita más altas de todo el mundo. Ser sede de una conferencia es una cosa. Asegurar el progreso, es otra. De hecho, existen serios inconvenientes:

  • Ambición: sensación creciente entre los países en desarrollo de que los países más ricos no están haciendo lo suficiente para reducir las emisiones de carbono.
  • Dinero: falta de claridad sobre la procedencia del dinero para ayudar a los países menos favorecidos a adaptarse.
  • Falta de compromiso: los principales emisores de carbono, incluyendo Estados Unidos, Canadá, Rusia y Japón, dicen que no asumirán nuevos objetivos de emisión de carbono bajo una extensión del Protocolo de Kyoto.

El año pasado en Sudáfrica, los negociadores acordaron lo que se conoce como Plataforma de Durban. El núcleo de esto fue un intercambio: los países más ricos extenderían sus recortes de carbono más allá de 2013 por medio de una ampliación del Protocolo de Kyoto. A cambio, las naciones en desarrollo negociarían para 2015 un acuerdo que comprometería a todos los países, incluyendo a potencias emergentes como India y China, a reducir las emisiones a partir de 2020.

El resto del artículo con más información en la web de la BBC.

La imprescindible cooperación internacional en medio ambiente

La cooperación internacional para el medio ambiente ha tenido impacto a nivel global mediante la firma de convenios, financiamiento a proyectos, intercambio de especialistas en la materia y muchas otras acciones debido a que se considera que los costos ambientales deben ser asumidos por las esferas gubernamentales, así como por la iniciativa privada y por la sociedad en su conjunto, por lo cual se deben desarrollar políticas públicas que los protejan. También hay problemas ambientales que trascienden fronteras políticas, por lo cual no pertenecen exclusivamente a cierta población o estado, y su uso compartido debe ser legislado.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), creado en 1972 en la primera "Cumbre de la Tierra", desarrolla los principales aspectos de la cooperación internacional medioambiental, en los que se enfocan principalmente las acciones son: el Desarrollo Sostenible, Cambio Climático, Protección a la Biodiversidad, Gestión del Agua y Gestión de Residuos Sólidos.
En ellos, se engloba de manera general una serie de problemáticas ambientales mundiales, como son la extinción de especies, la deforestación y desertificación, la contaminación y exclusión del acceso al agua, los desastres naturales derivados del abuso del ser humano en el medio ambiente, el agujero en la capa de ozono y muchos otros más.

Las Conferencias de Naciones Unidas sobre el Medio ambiente y el Desarrollo, también conocidas como las Cumbres de la Tierra, fueron unas cumbres internacionales sin precedentes que tuvieron lugar en Estocolmo (Suecia) del 5 al 16 de junio de 1972, Río de Janeiro (Brasil) del 2 de junio al 13 de junio de 1992,  Cumbre para la Tierra + 5 (1997) en Nueva York (EE UU), del 23 al 27 de junio, y en Johannesburgo (Sudáfrica) del 23 de agosto al 5 de septiembre de 2002.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Ambiente y el Desarrollo, conocida más comúnmente como "Cumbre para la Tierra", fue llevada a cabo en junio de 1992. En esta los países participantes acordaron adoptar un enfoque de desarrollo que protegiera el medio ambiente, mientras se aseguraba el desarrollo económico y social. En la Cumbre de Río fueron aprobados por 178 gobiernos diversos documentos, como:





Este año se celebrará en junio una nueva  Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible en Río de Janeiro (Brasil), veinte años después de la histórica Cumbre para la Tierra celebrada en Río en 1992. Rio+20 es también una oportunidad para mirar al futuro del mundo que queremos en 20 años.

La mayor parte de la información procede de la siguiente web.