Las unidades de obra múltiples en la planificación de proyectos SIG

La lectura de los ofrece información valiosa, no sólo en la labor de vigilancia y dirección del , sino también como una potente herramienta de retroalimentación para el ajuste de las unidades de obra tras la realización de un proyecto concreto.

Algunas de las anomalías  mas habituales son descritas en la literatura especializada como:

  • Fluctuaciones numerosas en recorridos y  promedio
  • Tendencia central constante pero no centrada
  • Incremento o disminución constante en el mismo sentido
  • Variación periódica de la tendencia central
  • Dientes de sierra

Vamos a comentar un caso especial por su interés. Cuando el gráfico de control nos muestra la necesidad de realizar nuevas unidades de obra a partir de la original.  En esta situación apreciaremos en el gráfico de control unidades obra cuya ejecución lleva un comportamiento muy dispar al planificado, con ejecuciones muy dispersas según el gráfico de control.

unidad de obra multiple
Gráfico de control que muestra indicios de la existencia de una unidad de obra 

graduada y múltiple

En ocasiones la distribución de puntos en el gráfico no se llega a alcanzar el coste planificado y en otras se rebasa de manera significativa. Se observa además unos agrupamientos de distribución temporal aleatorios ¿Qué nos está indicando este caso especial?

 La necesidad de realizar una graduación de la unidad de obra, en función de algún indicador  de dimensión como un rango de superficies, perímetros, índices de forma, o número de vértices que escalonen una dificultad alta media o baja.


Dirección de proyectos SIG mediante unidades de obra

Los fueron ideados inicialmente en 1920 por Shewhart .y representan a lo largo del tiempo el estado o calidad de un proceso. En nuestro caso vamos a utilizarles para hace un seguimiento de la ejecución de las distintas  unidades de obra  de un proyecto SIG.

grafico de control

Imaginemos que el proyecto consiste en la realización de un determinado análisis  espacial por entidad geográfica que parte de distintos datos para cada entidad. Para cada ejecución de la unidad de obra el precio real de ejecución se sitúa en ordenadas, representándolo mediante un punto.

En función de la región en la que se sitúe el punto obtenemos una valiosa información sobre el desarrollo de la unidad.

  •  Si el punto  se sitúa entre las rayas negras estamos en la región normal de desarrollo de la unidad de obra. Generalmente están originadas por muchas causas y  dan origen a un distribución aleatoria estable y por lo tanto previsible.
  • Si el punto se sitúa en la región definida por la raya negra y línea roja, dos veces la desviación típica, estamos en la región de comportamiento excepcionalmente alto o bajo. En este caso hmeos rebasado el límite de precaución. Es preciso estudiar la situación para determinar las causas por las que se ha producido esta desviación entre el coste estimado y el ejecutado
  • Si el punto se sitúa ente las dos rayas rojas o por encima del LSC o del LIC estamos en la zona de comportamiento atípico de la ejecución de la unidad de obra que exige las mayor de la atenciones para evitar desviaciones que comprometan la ejecución del proyecto. Indican que el proceso está fuera de control. Se ha superado el límite de acción y generalmente exige la realización  de actividades correctivas

Los límites superior e inferior de control son arbitrarios, aunque habitualmente se toman valores de 2 o 3 veces la desviación típica. Se puede emplear también los rangos intercuartílicos como los que se utilizan en el diagrama de cajas.

Matemáticamente  el gráfico de control es una imagen que refleja el resultado de un test estadístico. Un punto situado ente los limites de control es equivalente a no poder rechazar la hipótesis nula. Si el punto se sitúa fuera de los limites de control equivale a rechazar la hipótesis nula.

Naturalmente  se puede estandarizar o tipificar la unidad de obra para poder comparar el desempeño distintas unidades de obra entre sí.

Si se evalúa  un conjunto de unidades de obra, sean las de una fase concreta o las de todo el proyecto, se puede realizar gráficos: Gráficos de control de la tendencia central, donde se estudia  el comportamiento medio, y gráficos control de recorrido donde se analiza el comportamiento de la desviación típica.

 


Unidades de medida en un proyecto SIG

Aunque no es una lista cerrada si es indicativa de alguna de las unidades de medida más frecuentes empleadas en la de las unidades de obra de un .

  •  Por número de vértices
  •  Por unidad de longitud de perímetros
  •  Por unidad de superficie
  •  Por índices de ecología del paisaje como los índices de forma
  •  Por entidad espacial sea gráfica, alfanumérica o ambas.
  •  Por unidad
  •  Por capas
  •  Por producto cartográfico
  •  Por tiempo de ejecución


Las 10 unidades de obra más habituales en la planificación de proyectos SIG

Sin ánimo de realizar un inventario exhaustivo, recogemos  algunas de las unidades de obra recurrentes en un . Las unidades de obra  hacen referencia a los siguientes 10 temas o capítulos.

  1.  Captura de información gráfica y alfanumérica
  2. Conversión de la información a datos espaciales
  3. Tratamiento de datos espaciales
  4. Control de datos espaciales
  5. Procesado de datos espaciales
  6. Análisis SIG de la información
  7. Control del procesado y análisis
  8. Edición y documentación de productos
  9. Integración en IDE
  10. Control final  y metadatos.

¿ideas para completar esta lista?


Valor geomático al cuadrado

Hay muchas herramientas que ayudan en la dirección, planificación, gestión y seguimiento de  proyectos SIG,  producción de datos espaciales, cartografías, infografías o mapas  web, entre otros tipos de productos geomáticos.

Normalmente la producción geomática es un proceso sobre el que no se reflexiona. Se ejecuta el automatismo de proyecto, casi como un acto reflejo que lleva asociado principalmente las siguientes acciones:

  • Se define el producto a la vista de las especificaciones y condicionantes.
  • Se realiza una rápida selección de alternativas operativas
  • A continuación se  diseña la cadena de producción, se le asigna costes y tiempo y se orquesta en un cronograma
  • Se incorporan  los indicadores de seguimiento y calidad
  • y se comienza el trabajo. …

Sin lugar a dudas la receta  es práctica y útil, pero en ocasiones nos hace perder perspectiva del producto y de las tareas adicionales que no hemos considerado.  Y lo que es todavía más grave desconocemos

  1. El valor que genera el producto geomático
  2. Cómo podemos a su vez ponerlo en valor  
  3. Cómo nos retorna ese valor.

El  valor al cuadrado se puede concretar y conocer uilizando hojas de ruta o lienzos como el que nos ofrece el modelo Business Model Canvas.

1. El primer valor es el asociado al propio producto:

  • ¿por qué es relevante?
  •  ¿qué aporta?
  • ¿qué le hace diferente?
  • ¿por qué es útil?

2. El segundo valor esta asociado a la  ”puesta en valor”  del producto:

  • ¿cómo se va a difundir?
  • ¿ cuál es su usabilidad?
  • ¿es amable su consulta y uso?
  • ¿caduca, qué vida útil tiene?

2.1 Del lado del productor

La puesta en valor puede cifrase en  la contribución del producto geomático a la construcción de marca.

2.2 Del lado del consumidor

Sea cliente o audiencia, a la usablidad y difusión del producto  (sea dentro de la  organización o fuera de ella)

3.Transformación del valor en retorno de inversión

Pero hoy en día conocer el valor al cuadrado de los productos geomáticos no es suficiente . La economía nace para la gestión de recursos limitados y la producción geomática no puede ni debe escapar a este entorno de eficiencia, así que la consecuencia de producir  un valor al cuadrado es la evaluación del retorno ROI  (en tiempo, dinero o cualquier otra unidad de medida) que ofrece la inversión de recursos que se ha utilizado en  la obtención del productos geomático.

 

 


4 Recomendaciones en la descomposición en unidades de obra de un proyecto SIG

La descomposición de un proyecto de Sistemas de Información Geográfica  en unidades de obra, no es una tarea que presente una solución única y óptima. El desglose depende de la concreción del que desarrolle el proyectista. Planteando una analogía musical, el proyectista actúa como un compositor  que tiene ante sí múltiples alternativas para resolver el problema que se le plantea y que debe resolver con el .

Algunas recomendaciones para diseñar la descomposición del proyecto SIG en unidades de obra son :

1.  Estar concebida para que el director del proyecto sea capaz de interpretarla.

2.  Estar apoyada en un dialogo fluido con el promotor. Para conseguir concretar los condicionantes y especificaciones impuestos por el promotor que previamente habrá definido los requerimientos para que l proyectistas pueda realizar una descomposición de acorde con las necesidades del promotor.

3.  El grado de descomposición del proyecto SIG puede ser practicada conforme a alguno de los siguientes criterios:

  1. La fase del ejecución del proyecto SIG
  2. El cronograma o  secuencia del proyecto  SIG por el que se van a ejecutar
  3. La localización espacial o geográfica
  4. La concurrencia temporal con otros proyectos SIG
  5. Los productos del proyecto SIG
  6. A partir de los objetivos del proyecto SIG
  7. El tipo de fuentes de
  8. El tipo de procesos cartográfico o análisis espacial
  9. La tecnología empelado en la ejecución del proyecto SIG
  10. La cartográfica
  11. La forma de contratación
  12. La disponibilidad del precio descompuesto y  la facilidad de medición
  13. La forma y/o momento de control
  14. Los criterios de aceptación del proyecto SIG

4. Aunque en líneas generales se pueden aplicar cualquiera de estos criterios, cada tipo de proyecto SIG y cliente y medios disponibles  tiene una de descomposición en unidades de obra más indicada o al menos más eficiente. Al igual que cada proyectista tiende a descomponerlos utilizando el mismo estilo.

Fuente imagen


Las unidades de obra de un proyecto SIG como variable aleatoria

La unidad de obra de un proyecto es la parte elemental en la que se divide un proyecto con el fin de poder medir, presupuestar, dirigir y controlar la ejecución del proyecto SIG. La unidad de obra recoge un trabajo susceptible de medición, valoración y cuantificar  los recursos que se van a consumir.

La unidad de obra SIG está definida mediante una unidad de medida que tiene asociada un precio unitario. De tal forma que conociendo el cuadro de mediciones del proyecto SIG, se puede concretar el presupuesto. Al amparo de un prisma doctrinal,  la unidad de obra tiene un precio constante, cuya revisión durante la ejecución de la obra  está regulada normativamente.

Ahora bien, planteemos un ejercicio  basándonos en el análisis de las desviaciones de las unidades de obra.

La ejecución continuada de la misma unidad de obra nos muestra que estas realizaciones no siempre son constantes sino que, por diversos motivos,  se comportan como una variable aleatoria. Por lo que podríamos plantear la hipótesis de un comportamiento frecuencial de la unidad de obra semejante matemáticamente al de una distribución normal.

La distribución normal  nos permite definir la unidad de obra como una función definida por  su media y desviación típica. Esta definición estadística  de la unidad de obra, a parte de contribuir la revisión de las unidades de obra  tiene una aplicación práctica inmediata en la labor de control y dirección de proyectos SIG.

Gracias a esta técnica estadística, el estudio de la asimetría, apuntamiento, centralidad y dispersión nos ofrece información útil sobre el desempeño de la unidad de obra en un proyecto SIG.