El valor fundamental de los humedales

Para una realización completa de la actividad de recapitulación nº 2 de la página 286 del libro de texto os recomiendo la lectura siguiente:

Los humedales son lugares de alto valor ecológico por las siguientes causas:
  1. Son zonas de gran valor paisajístico.
  2. Poseen una vegetación especial, llamada freatofítica, que toma el agua de la zona saturada de los acuíferos.
  3. Mantienen un microclima menos cálido y más húmedo, donde se incrementa la evaporación.
  4. Intervienen, por tanto, en la regulación del ciclo hidrológico.
  5. Son zonas de elevada productividad biológica.
  6. Contribuyen al incremento de la biodiversidad, ya que son hábitats de especies en peligro de extinción, así como zonas de gran interés para la avifauna (ZEPA) y para la ictiofauna.
  7. Intervienen en el ciclo biogeoquímico del carbono. La acumulación de vegetación y su descomposición en estas áreas generan turberas.
Fuente: delgrisalverde.blogspot.com
 Las causas de la progresiva desaparición de estos frágiles ecosistemas son muy variadas, pero pueden agruparse en cuatro categorías:
  1. Alteraciones en las cubetas:
    • Desecación por motivos sanitarios, por avance de terrenos agrícolas y urbanos o por motivo del calentamiento global.
    • Colmatación por relleno de sedimentos.
    • Dragado o eliminación de sedimentos.
  2. Alteraciones en el ciclo hidrológico:
    • Sobreexplotación de los acuíferos que alimentan el humedal.
    • Regulación del cauce de los ríos (embalses).
  3. Alteraciones en la calidad del agua:
    • Incremento de los vertidos de todo tipo (industrial, agrícola o doméstico) en los humedales.
    • Fenómenos de eutrofización.
  4. Alteraciones en las biocenosis:
    • Cambios en la vegetación que implican la disminución de especies nidificantes.
    • Escasez de agua que puede dar lugar a la aparición de incendios espontáneos en las turberas, como ya ocurrió hace unos años en las Tablas de Daimiel.
    • Sobreexplotación de especies mediante la caza o pesca abusivas.
    • Introducción de especies alóctonas que pueden desplazar (y exterminar) a la fauna y flora autóctonas de estos lugares.
Fuente: geoperspectivas.blogspot.com
 Por ello, se deben tomar drásticamente medidas de protección de los humedales, como las siguientes:
  1. Declarar dichas zonas como espacios protegidos. Destaca en este sentido la Convención Ramsar (Irán, 1971), que es un tratado intergubernamental en el que se consagran los compromisos contraídos por sus países miembros para mantener las características ecológicas de sus Humedales de Importancia Internacional y planificar el "uso racional", o uso sostenible, de todos los humedales situados en sus territorios. En julio de 2012 se celebró en Bucarest la COP 11 de dicha Convención. La última edición (COP 12) se celebró en Punta del Este, Uruguay, del 1 al 9 de junio de 2015.
  2. Medidas legislativas de protección de los humedales, dentro del Plan Estratégico Español para la conservación y el uso racional de los humedales (en pdf).
  3. Incentivar la educación ambiental, campañas de sensibilización de la población y fomentar su protección.
  4. Prohibir los vertidos en estas áreas.
  5. Control y limitación de las extracciones de aguas en los acuíferos que nutren a los humedales.
Según los datos (en pdf) de la web de la propia Convención Ramsar, en España hay 74 sitios Ramsar que ocupan un total de 303.090 hectáreas (Sitios Ramsar en España en la wikipedia). De la Comunidad de Madrid solo están incluidos en la lista los humedales del Macizo de Peñalara.

    El valor fundamental de los humedales

    Para una realización completa de la actividad de recapitulación nº 2 de la página 286 del libro de texto os recomiendo la lectura siguiente:

    Los humedales son lugares de alto valor ecológico por las siguientes causas:
    1. Son zonas de gran valor paisajístico.
    2. Poseen una vegetación especial, llamada freatofítica, que toma el agua de la zona saturada de los acuíferos.
    3. Mantienen un microclima menos cálido y más húmedo, donde se incrementa la evaporación.
    4. Intervienen, por tanto, en la regulación del ciclo hidrológico.
    5. Son zonas de elevada productividad biológica.
    6. Contribuyen al incremento de la biodiversidad, ya que son hábitats de especies en peligro de extinción, así como zonas de gran interés para la avifauna (ZEPA) y para la ictiofauna.
    7. Intervienen en el ciclo biogeoquímico del carbono. La acumulación de vegetación y su descomposición en estas áreas generan turberas.
    Fuente: delgrisalverde.blogspot.com
     Las causas de la progresiva desaparición de estos frágiles ecosistemas son muy variadas, pero pueden agruparse en cuatro categorías:
    1. Alteraciones en las cubetas:
      • Desecación por motivos sanitarios, por avance de terrenos agrícolas y urbanos o por motivo del calentamiento global.
      • Colmatación por relleno de sedimentos.
      • Dragado o eliminación de sedimentos.
    2. Alteraciones en el ciclo hidrológico:
      • Sobreexplotación de los acuíferos que alimentan el humedal.
      • Regulación del cauce de los ríos (embalses).
    3. Alteraciones en la calidad del agua:
      • Incremento de los vertidos de todo tipo (industrial, agrícola o doméstico) en los humedales.
      • Fenómenos de eutrofización.
    4. Alteraciones en las biocenosis:
      • Cambios en la vegetación que implican la disminución de especies nidificantes.
      • Escasez de agua que puede dar lugar a la aparición de incendios espontáneos en las turberas, como ya ocurrió hace unos años en las Tablas de Daimiel.
      • Sobreexplotación de especies mediante la caza o pesca abusivas.
      • Introducción de especies alóctonas que pueden desplazar (y exterminar) a la fauna y flora autóctonas de estos lugares.
    Fuente: geoperspectivas.blogspot.com
     Por ello, se deben tomar drásticamente medidas de protección de los humedales, como las siguientes:
    1. Declarar dichas zonas como espacios protegidos. Destaca en este sentido la Convención Ramsar (Irán, 1971), que es un tratado intergubernamental en el que se consagran los compromisos contraídos por sus países miembros para mantener las características ecológicas de sus Humedales de Importancia Internacional y planificar el "uso racional", o uso sostenible, de todos los humedales situados en sus territorios. En julio de 2012 se celebró en Bucarest la COP 11 de dicha Convención. La próxima edición (COP 12) será en Punta del Este, Uruguay, del 1 al 9 de junio de 2015.
    2. Medidas legislativas de protección de los humedales, dentro del Plan Estratégico Español para la conservación y el uso racional de los humedales (en pdf).
    3. Incentivar la educación ambiental, campañas de sensibilización de la población y fomentar su protección.
    4. Prohibir los vertidos en estas áreas.
    5. Control y limitación de las extracciones de aguas en los acuíferos que nutren a los humedales.
    Según los datos (en pdf) de la web de la propia Convención Ramsar, en España hay 74 sitios Ramsar que ocupan un total de 303.090 hectáreas (Sitios Ramsar en España en la wikipedia). De la Comunidad de Madrid solo están incluidos en la lista los humedales del Macizo de Peñalara.

      El valor fundamental de los humedales

      Para una realización completa de la actividad de recapitulación nº 2 de la página 286 del libro de texto os recomiendo la lectura siguiente:

      Los humedales son lugares de alto valor ecológico por las siguientes causas:
      1. Son zonas de gran valor paisajístico.
      2. Poseen una vegetación especial, llamada freatofítica, que toma el agua de la zona saturada de los acuíferos.
      3. Mantienen un microclima menos cálido y más húmedo, donde se incrementa la evaporación.
      4. Intervienen, por tanto, en la regulación del ciclo hidrológico.
      5. Son zonas de alta productividad biológica.
      6. Contribuyen al incremento de la biodiversidad, ya que son hábitats de especies en peligro de extinción, así como zonas de gran interés para la avifauna (ZEPA) y para la ictiofauna.
      7. Intervienen en el ciclo biogeoquímico del carbono. La acumulación de vegetación y su descomposición en estas áreas generan turberas.
      Fuente: delgrisalverde.blogspot.com
       Las causas de la progresiva desaparición de estos frágiles ecosistemas son muy variadas, pero pueden agruparse en cuatro categorías:
      1. Alteraciones en las cubetas:
        • Desecación por motivos sanitarios, por avance de terrenos agrícolas y urbanos o por motivo del calentamiento global.
        • Colmatación por relleno de sedimentos.
        • Dragado o eliminación de sedimentos.
      2. Alteraciones en el ciclo hidrológico:
        • Sobreexplotación de los acuíferos que alimentan el humedal.
        • Regulación del cauce de los ríos (embalses).
      3. Alteraciones en la calidad del agua:
        • Incremento de los vertidos de todo tipo (industrial, agrícola o doméstico) en los humedales.
        • Fenómenos de eutrofización.
      4. Alteraciones en las biocenosis:
        • Cambios en la vegetación que implican la disminución de especies nidificantes.
        • Escasez de agua que puede dar lugar a la aparición de incendios espontáneos en las turberas, como ya ocurrió en las Tablas de Daimiel.
        • Sobreexplotación de especies mediante la caza o pesca abusivas.
        • Introducción de especies alóctonas que pueden desplazar (y exterminar) a la fauna y flora autóctonas de estos lugares.
      Fuente: geoperspectivas.blogspot.com
       Por ello, se deben tomar drásticamente medidas de protección de los humedales, como las siguientes:
      1. Declarar dichas zonas como espacios protegidos. Destaca en este sentido la Convención Ramsar (Irán, 1971), que es un tratado intergubernamental en el que se consagran los compromisos contraídos por sus países miembros para mantener las características ecológicas de sus Humedales de Importancia Internacional y planificar el "uso racional", o uso sostenible, de todos los humedales situados en sus territorios. En julio de 2012 se celebró en Bucarest la COP 11 de dicha Convención. La próxima edición será en Punta del Este, Uruguay, en el año 2015.
      2. Medidas legislativas de protección de los humedales, dentro del Plan Estratégico Español para la conservación y el uso racional de los humedales (en pdf).
      3. Incentivar la educación ambiental, campañas de sensibilización de la población y fomentar su protección.
      4. Prohibir los vertidos en estas áreas.
      5. Control y limitación de las extracciones de aguas en los acuíferos que nutren a los humedales.
      Según los datos de la web de la propia Convención Ramsar, en España hay 74 sitios Ramsar que ocupan un total de 303.090 hectáreas (Sitios Ramsar en España en la wikipedia).

        El valor fundamental de los humedales

        Para una realización correcta de la actividad de recapitulación nº 2 de la página 286 del libro de texto os recomiendo la lectura siguiente:

        Los humedales son lugares de alto valor ecológico por las siguientes causas:
        1. Son zonas de gran valor paisajístico.
        2. Poseen una vegetación especial, llamada freatofítica, que toma el agua de la zona saturada de los acuíferos.
        3. Mantienen un microclima menos cálido y más húmedo, donde se incrementa la evaporación.
        4. Intervienen, por tanto, en la regulación del ciclo hidrológico.
        5. Son zonas de alta productividad biológica.
        6. Contribuyen al incremento de la biodiversidad, ya que son hábitats de especies en peligro de extinción, así como zonas de gran interés para la avifauna (ZEPA) y para la ictiofauna.
        7. Intervienen en el ciclo biogeoquímico del carbono. La acumulación de vegetación y su descomposición en estas áreas generan turberas.
        Fuente: delgrisalverde.blogspot.com
         Las causas de la progresiva desaparición de estos frágiles ecosistemas son muy variadas, pero pueden agruparse en cuatro categorías:
        1. Alteraciones en las cubetas:
          • Desecación por motivos sanitarios, por avance de terrenos agrícolas y urbanos o por motivo del calentamiento global.
          • Colmatación por relleno de sedimentos.
          • Dragado o eliminación de sedimentos.
        2. Alteraciones en el ciclo hidrológico:
          • Sobreexplotación de los acuíferos que alimentan el humedal.
          • Regulación del cauce de los ríos (embalses).
        3. Alteraciones en la calidad del agua:
          • Incremento de los vertidos de todo tipo (industrial, agrícola o doméstico) en los humedales.
          • Fenómenos de eutrofización.
        4. Alteraciones en las biocenosis:
          • Cambios en la vegetación que implican la disminución de especies nidificantes.
          • Escasez de agua que puede dar lugar a la aparición de incendios espontáneos en las turberas, como ya ocurrió en las Tablas de Daimiel.
          • Sobreexplotación de especies mediante la caza o pesca abusivas.
          • Introducción de especies alóctonas que pueden desplazar (y exterminar) a la fauna y flora autóctonas de estos lugares.
        Fuente: geoperspectivas.blogspot.com
         Por ello, se deben tomar drásticamente medidas de protección de los humedales, como las siguientes:
        1. Declarar dichas zonas como espacios protegidos. Destaca en este sentido la Convención Ramsar (Irán, 1971), que es un tratado intergubernamental en el que se consagran los compromisos contraídos por sus países miembros para mantener las características ecológicas de sus Humedales de Importancia Internacional y planificar el "uso racional", o uso sostenible, de todos los humedales situados en sus territorios. El año pasado, del 6 al 13 de julio, se celebró en Bucarest la COP 11 de dicha Convención.
        2. Medidas legislativas de protección de los humedales, dentro del Plan Estratégico Español para la conservación y el uso racional de los humedales (en pdf).
        3. Incentivar la educación ambiental, campañas de sensibilización de la población y fomentar su protección.
        4. Prohibir los vertidos en estas áreas.
        5. Control y limitación de las extracciones de aguas en los acuíferos que nutren a los humedales.
        Según los datos de la web de la propia Convención Ramsar, en España hay 74 sitios Ramsar que ocupan un total de 303.090 hectáreas (Sitios Ramsar en España en la wikipedia).

          El valor fundamental de los humedales

          Los humedales son lugares de alto valor ecológico por las siguientes causas:
          1. Son zonas de gran valor paisajístico.
          2. Poseen una vegetación especial, llamada freatofítica, que toma el agua de la zona saturada de los acuíferos.
          3. Mantienen un microclima menos cálido y más húmedo, donde se incrementa la evaporación.
          4. Intervienen, por tanto, en la regulación del ciclo hidrológico.
          5. Son zonas de alta productividad biológica.
          6. Contribuyen al incremento de la biodiversidad, ya que son hábitats de especies en peligro de extinción, así como zonas de gran interés para la avifauna (ZEPA) y para la ictiofauna.
          7. Intervienen en el ciclo biogeoquímico del carbono. La acumulación de vegetación y su descomposición en estas áreas generan turberas.
          Fuente: delgrisalverde.blogspot.com
           Las causas de la progresiva desaparición de estos frágiles ecosistemas son muy variadas, pero pueden agruparse en cuatro categorías:
          1. Alteraciones en las cubetas:
            • Desecación por motivos sanitarios, por avance de terrenos agrícolas y urbanos o por motivo del calentamiento global.
            • Colmatación por relleno de sedimentos.
            • Dragado o eliminación de sedimentos.
          2. Alteraciones en el ciclo hidrológico:
            • Sobreexplotación de los acuíferos que alimentan el humedal.
            • Regulación del cauce de los ríos (embalses).
          3. Alteraciones en la calidad del agua:
            • Incremento de los vertidos de todo tipo (industrial, agrícola o doméstico) en los humedales.
            • Fenómenos de eutrofización.
          4. Alteraciones en las biocenosis:
            • Cambios en la vegetación que implican la disminución de especies nidificantes.
            • Escasez de agua que puede dar lugar a la aparición de incendios espontáneos en las turberas, como ya ocurrió en las Tablas de Daimiel.
            • Sobreexplotación de especies mediante la caza o pesca abusivas.
            • Introducción de especies alóctonas que pueden desplazar (y exterminar) a la fauna y flora autóctonas de estos lugares.
          Fuente: geoperspectivas.blogspot.com
           Por ello, se deben tomar drásticamente medidas de protección de los humedales, como las siguientes:
          1. Declarar dichas zonas como espacios protegidos. Destaca en este sentido la Convención Ramsar (Irán, 1971), que es un tratado intergubernamental en el que se consagran los compromisos contraídos por sus países miembros para mantener las características ecológicas de sus Humedales de Importancia Internacional y planificar el "uso racional", o uso sostenible, de todos los humedales situados en sus territorios. Este año, del 6 al 13 de julio, se celebrará en Bucarest la COP 11 de dicha Convención.
          2. Medidas legislativas de protección de los humedales, dentro del Plan Estratégico Español para la conservación y el uso racional de los humedales (en pdf).
          3. Incentivar la educación ambiental, campañas de sensibilización de la población y fomentar su protección.
          4. Prohibir los vertidos en estas áreas.
          5. Control y limitación de las extracciones de aguas en los acuíferos que nutren a los humedales.
          Según los datos de la web de la propia Convención Ramsar, en España hay 68 sitios Ramsar que ocupan un total de 285.185 hectáreas (Sitios Ramsar en España).