El grave impacto ambiental de la acuicultura

Con vistas al próximo examen recomiendo la lectura atenta de este artículo:

Al manipular los sistemas naturales, los proyectos de acuicultura y maricultura tienen, con frecuencia, la posibilidad de producir mayores impactos ambientales que la pesca de captura. El cultivo de los peces en piscinas merece atención. El efecto más obvio es el desbroce del terreno y el establecimiento de las piscinas. Esto puede causar gran destrucción en las áreas costeras, como los manglares y otros tierras húmedas, que son muy frágiles.

Cultivo de camarones en un manglar
A menudo, no se tiene en cuenta las funciones de producción y protección de estas áreas, y se desestima su importancia para la economía local. Son especialmente perjudiciales los sistemas que consisten en grandes áreas de piscinas y un mínimo de insumos, debido a la gran extensión de terreno que se requiere. A menudo, se construyen las piscinas en los terrenos planos y marginales, que tienen poco valor económico o ecológico. Sin embargo, éstas pueden impedir el uso tradicional del terreno (p.ej. pastoreo temporal, agua para el ganado) que son de mucha importancia para la población local.

Las piscinas, al alterar el flujo del agua y afectar el reabastecimiento del agua freática, pueden causar efectos positivos y negativos en cuanto a las condiciones hidrológicas locales. Los estanques que se ubican en los canales naturales de los ríos, por ejemplo, puede ayudar a reducir las inundaciones en el área inmediata, servir como una trampa para los sedimentos y, por filtración, aumentar la humedad del suelo. Si están en una zona que tiende a inundarse, el agua que los diques desvían de las piscinas puede causar inundaciones en otros lugares.

Es fundamental administrar, adecuadamente, el agua de las áreas donde se practica la piscicultura, porque los estanques pueden reducir la cantidad de agua que está disponible para otras necesidades competitivas, como el riego, el uso doméstico, o industrial. Al desviar los ríos hacia las piscinas de acuicultura, se pueden trastornar las fuentes tradicionales de agua potable y los sitios utilizados para lavar ropa. Al aprovecharla para los estanques, se puede agotar el agua subterránea local. En general, se debe evitar el establecimiento de las piscinas de acuacultura que utilicen las existencias escasas de agua superficial y subterránea, especialmente en las áreas áridas, a menos que se pueda integrar la piscicultura con otros usos del agua (p.ej. reutilizar el agua de los estanques para riego, o criar los peces en jaulas, dentro de los canales de riego).

Las aguas servidas de las piscinas pueden contaminar los ambientes acuáticos cercanos. El grado de la contaminación dependerá de la calidad del agua del estanque, y las características de las aguas que la reciben. El tipo y la intensidad de manejo del estanque, la oportunidad de la renovación del agua y los insumos de fertilizantes y químicos, determinarán la calidad del agua de las piscinas. Casi siempre, esta agua será perjudicial si se han agregado fertilizantes y alimentos a la piscina, para aumentar la productividad de los peces. Asimismo, los productos químicos que se utilizan en los estanques (para la esterilización, control de malezas, insectos y enfermedades, normalización de la calidad del agua y el control de los peces indeseables), pueden contaminar las aguas locales.

Con frecuencia, se pueblan las piscinas con las larvas y los juveniles que se han capturado localmente. Esto puede agotar las poblaciones silvestres, así como perjudicar las operaciones de pesca de captura en el área.

Otros impactos negativos potenciales de la piscicultura se originan en el uso de las especies exóticas: se producen efectos negativos en las especies nativas silvestres a raíz de la difusión, mediante las especies exóticas, de las enfermedades y los parásitos, o la fuga de los peces del estanque. Asimismo, la propagación selectiva tiene un impacto potencial a largo plazo, porque se reduce la diversidad genética dentro de las poblaciones de los peces.

Finalmente, las piscinas pueden causar un aumento en las enfermedades de las poblaciones humanas de la zona, al servir de hábitat para los vectores que viven en el agua, o que tienen alguna relación con ésta, como los caracoles (esquistosomiasis) y los mosquitos (malaria, dengue y otros arbovirus).

El Langostino cultivado esconde graves impactos medioambientales y sociales

Granja de cultivo de langostino "black tiger"
"Los consumidores deben saber que detrás de uno de sus mariscos preferidos se esconden graves impactos ambientales y sociales. La industria que se beneficia del comercio internacional de estos productos debe garantizar que los langostinos de cultivo no provienen de la destrucción del medio ambiente en los países de origen", declaró Sebastián Losada, responsable de la campaña de océanos de Greenpeace.

La puesta se induce elevando bruscamente la temperatura del agua a cerca de 30°C y manteniendo los estanques en oscuridad. Así se obtienen unos 100.000 huevos por hembra que, manteniendo la misma temperatura, eclosionan en unas 12 horas. Las larvas son alimentadas con zooplancton. Terminados los estados larvarios se suministra pienso a base de marisco troceado, como, por ejemplo, mejillón. Japón está a la cabeza del cultivo del langostino, obteniendo en cultivo semiintensivo unos rendimientos de 3 Tn/ha.

Lee el resto del artículo de los langostinos cultivados y este otro:

Instituciones internacionales han buscado promover la acuicultura en los países asiáticos alegando que mejoraría el bienestar de los aldeanos, pero el impacto social y ambiental de esta actividad, en realidad, agrava la pobreza de esos habitantes.

El grave impacto ambiental de la acuicultura

Con vistas al próximo examen recomiendo la lectura atenta de este artículo:

Al manipular los sistemas naturales, los proyectos de acuicultura y maricultura tienen, con frecuencia, la posibilidad de producir mayores impactos ambientales que la pesca de captura. El cultivo de los peces en piscinas merece atención. El efecto más obvio es el desbroce del terreno y el establecimiento de las piscinas. Esto puede causar gran destrucción en las áreas costeras, como los manglares y otros tierras húmedas, que son muy frágiles.

Cultivo de camarones en un manglar
A menudo, no se tiene en cuenta las funciones de producción y protección de estas áreas, y se desestima su importancia para la economía local. Son especialmente perjudiciales los sistemas que consisten en grandes áreas de piscinas y un mínimo de insumos, debido a la gran extensión de terreno que se requiere. A menudo, se construyen las piscinas en los terrenos planos y marginales, que tienen poco valor económico o ecológico. Sin embargo, éstas pueden impedir el uso tradicional del terreno (p.ej. pastoreo temporal, agua para el ganado) que son de mucha importancia para la población local.

Las piscinas, al alterar el flujo del agua y afectar el reabastecimiento del agua freática, pueden causar efectos positivos y negativos en cuanto a las condiciones hidrológicas locales. Los estanques que se ubican en los canales naturales de los ríos, por ejemplo, puede ayudar a reducir las inundaciones en el área inmediata, servir como una trampa para los sedimentos y, por filtración, aumentar la humedad del suelo. Si están en una zona que tiende a inundarse, el agua que los diques desvían de las piscinas puede causar inundaciones en otros lugares.

Es fundamental administrar, adecuadamente, el agua de las áreas donde se practica la piscicultura, porque los estanques pueden reducir la cantidad de agua que está disponible para otras necesidades competitivas, como el riego, el uso doméstico, o industrial. Al desviar los ríos hacia las piscinas de acuicultura, se pueden trastornar las fuentes tradicionales de agua potable y los sitios utilizados para lavar ropa. Al aprovecharla para los estanques, se puede agotar el agua subterránea local. En general, se debe evitar el establecimiento de las piscinas de acuacultura que utilicen las existencias escasas de agua superficial y subterránea, especialmente en las áreas áridas, a menos que se pueda integrar la piscicultura con otros usos del agua (p.ej. reutilizar el agua de los estanques para riego, o criar los peces en jaulas, dentro de los canales de riego).

Las aguas servidas de las piscinas pueden contaminar los ambientes acuáticos cercanos. El grado de la contaminación dependerá de la calidad del agua del estanque, y las características de las aguas que la reciben. El tipo y la intensidad de manejo del estanque, la oportunidad de la renovación del agua y los insumos de fertilizantes y químicos, determinarán la calidad del agua de las piscinas. Casi siempre, esta agua será perjudicial si se han agregado fertilizantes y alimentos a la piscina, para aumentar la productividad de los peces. Asimismo, los productos químicos que se utilizan en los estanques (para la esterilización, control de malezas, insectos y enfermedades, normalización de la calidad del agua y el control de los peces indeseables), pueden contaminar las aguas locales.

Con frecuencia, se pueblan las piscinas con las larvas y los juveniles que se han capturado localmente. Esto puede agotar las poblaciones silvestres, así como perjudicar las operaciones de pesca de captura en el área.

Otros impactos negativos potenciales de la piscicultura se originan en el uso de las especies exóticas: se producen efectos negativos en las especies nativas silvestres a raíz de la difusión, mediante las especies exóticas, de las enfermedades y los parásitos, o la fuga de los peces del estanque. Asimismo, la propagación selectiva tiene un impacto potencial a largo plazo, porque se reduce la diversidad genética dentro de las poblaciones de los peces.

Finalmente, las piscinas pueden causar un aumento en las enfermedades de las poblaciones humanas de la zona, al servir de hábitat para los vectores que viven en el agua, o que tienen alguna relación con ésta, como los caracoles (esquistosomiasis) y los mosquitos (malaria, dengue y otros arbovirus).

El Langostino cultivado esconde graves impactos medioambientales y sociales

Granja de cultivo de langostino "black tiger"
"Los consumidores deben saber que detrás de uno de sus mariscos preferidos se esconden graves impactos ambientales y sociales. La industria que se beneficia del comercio internacional de estos productos debe garantizar que los langostinos de cultivo no provienen de la destrucción del medio ambiente en los países de origen", declaró Sebastián Losada, responsable de la campaña de océanos de Greenpeace.

La puesta se induce elevando bruscamente la temperatura del agua a cerca de 30°C y manteniendo los estanques en oscuridad. Así se obtienen unos 100.000 huevos por hembra que, manteniendo la misma temperatura, eclosionan en unas 12 horas. Las larvas son alimentadas con zooplancton. Terminados los estados larvarios se suministra pienso a base de marisco troceado, como, por ejemplo, mejillón. Japón está a la cabeza del cultivo del langostino, obteniendo en cultivo semiintensivo unos rendimientos de 3 Tn/ha.

Lee el resto del artículo de los langostinos cultivados y este otro:

Instituciones internacionales han buscado promover la acuicultura en los países asiáticos alegando que mejoraría el bienestar de los aldeanos, pero el impacto social y ambiental de esta actividad, en realidad, agrava la pobreza de esos habitantes.

Rosa por fuera, negro por dentro

Es el atractivo título de un artículo de la revista OCU-Compra Maestra del próximo mes (supongo que cara a las Navidades), donde se analiza el grave impacto ambiental y social de la acuicultura intensiva de gambas y langostinos. En este artículo se dice lo siguiente:

"La razón que explica por qué los langostinos y las gambas se han convertido en un alimento al alcance de todos los bolsillos es muy simple: su producción en granjas acuícolas ha crecido enormemente. De los más de cuatro millones de toneladas anuales que se comercializan en el mundo, más del 80% procede de la acuicultura".

"España es el mayor consumidor de la Unión Europea y se surte casi por completo de países en desarrollo. Hasta aquí todo podrían ser buenas noticias: alimento selecto que baja de precio, países pobres que encuentran un filón para crecer... Pero algo está torcido".

"Durante los años 70, la cría de gambas fue formalmente considerada fuente de alivio de la pobreza. Pero en las dos décadas siguientes la demanda impulsó la proliferación descontrolada de granjas y empezaron, entre otras cosas, los problemas relacionados con la apropiación de tierras y la destrucción de los habitats originales. Así ha pasado en Bangladesh, Brasil, India, Indonesia, Malasia o Ecuador".

Ecuador y Tailandia son dos de los principales países exportadores y en ellos ocurren los siguientes problemas:
  • Contaminación, destrucción de costas y merma de la biodiversidad.
  • Destrucción de gran parte de los manglares.
  • Acaparamiento de tierras.
  • Desplazamiento de comunidades indígenas.
  • Familias privadas de medios de subsistencia.
  • Trabajo esclavo e infantil.
  • Abusos laborales.
  • Sobreexplotación de los recursos pesqueros.

El grave impacto ambiental de la acuicultura

Con vistas al próximo examen recomiendo la lectura atenta de este artículo:

Al manipular los sistemas naturales, los proyectos de acuicultura y maricultura tienen, con frecuencia, la posibilidad de producir mayores impactos ambientales que la pesca de captura. El cultivo de los peces en piscinas merece atención. El efecto más obvio es el desbroce del terreno y el establecimiento de las piscinas. Esto puede causar gran destrucción en las áreas costeras, como los manglares y otros tierras húmedas, que son muy frágiles.

Cultivo de camarones en un manglar
A menudo, no se tiene en cuenta las funciones de producción y protección de estas áreas, y se desestima su importancia para la economía local. Son especialmente perjudiciales los sistemas que consisten en grandes áreas de piscinas y un mínimo de insumos, debido a la gran extensión de terreno que se requiere. A menudo, se construyen las piscinas en los terrenos planos y marginales, que tienen poco valor económico o ecológico. Sin embargo, éstas pueden impedir el uso tradicional del terreno (p.ej. pastoreo temporal, agua para el ganado) que son de mucha importancia para la población local.

Las piscinas, al alterar el flujo del agua y afectar el reabastecimiento del agua freática, pueden causar efectos positivos y negativos en cuanto a las condiciones hidrológicas locales. Los estanques que se ubican en los canales naturales de los ríos, por ejemplo, puede ayudar a reducir las inundaciones en el área inmediata, servir como una trampa para los sedimentos y, por filtración, aumentar la humedad del suelo. Si están en una zona que tiende a inundarse, el agua que los diques desvían de las piscinas puede causar inundaciones en otros lugares.

Es fundamental administrar, adecuadamente, el agua de las áreas donde se practica la piscicultura, porque los estanques pueden reducir la cantidad de agua que está disponible para otras necesidades competitivas, como el riego, el uso doméstico, o industrial. Al desviar los ríos hacia las piscinas de acuicultura, se pueden trastornar las fuentes tradicionales de agua potable y los sitios utilizados para lavar ropa. Al aprovecharla para los estanques, se puede agotar el agua subterránea local. En general, se debe evitar el establecimiento de las piscinas de acuacultura que utilicen las existencias escasas de agua superficial y subterránea, especialmente en las áreas áridas, a menos que se pueda integrar la piscicultura con otros usos del agua (p.ej. reutilizar el agua de los estanques para riego, o criar los peces en jaulas, dentro de los canales de riego).

Las aguas servidas de las piscinas pueden contaminar los ambientes acuáticos cercanos. El grado de la contaminación dependerá de la calidad del agua del estanque, y las características de las aguas que la reciben. El tipo y la intensidad de manejo del estanque, la oportunidad de la renovación del agua y los insumos de fertilizantes y químicos, determinarán la calidad del agua de las piscinas. Casi siempre, esta agua será perjudicial si se han agregado fertilizantes y alimentos a la piscina, para aumentar la productividad de los peces. Asimismo, los productos químicos que se utilizan en los estanques (para la esterilización, control de malezas, insectos y enfermedades, normalización de la calidad del agua y el control de los peces indeseables), pueden contaminar las aguas locales.

Con frecuencia, se pueblan las piscinas con las larvas y los juveniles que se han capturado localmente. Esto puede agotar las poblaciones silvestres, así como perjudicar las operaciones de pesca de captura en el área.

Otros impactos negativos potenciales de la piscicultura se originan en el uso de las especies exóticas: se producen efectos negativos en las especies nativas silvestres a raíz de la difusión, mediante las especies exóticas, de las enfermedades y los parásitos, o la fuga de los peces del estanque. Asimismo, la propagación selectiva tiene un impacto potencial a largo plazo, porque se reduce la diversidad genética dentro de las poblaciones de los peces.

Finalmente, las piscinas pueden causar un aumento en las enfermedades de las poblaciones humanas de la zona, al servir de hábitat para los vectores que viven en el agua, o que tienen alguna relación con ésta, como los caracoles (esquistosomiasis) y los mosquitos (malaria, dengue y otros arbovirus).

El Langostino cultivado esconde graves impactos medioambientales y sociales

Granja de cultivo de langostino "black tiger"
"Los consumidores deben saber que detrás de uno de sus mariscos preferidos se esconden graves impactos ambientales y sociales. La industria que se beneficia del comercio internacional de estos productos debe garantizar que los langostinos de cultivo no provienen de la destrucción del medio ambiente en los países de origen", declaró Sebastián Losada, responsable de la campaña de océanos de Greenpeace.

La puesta se induce elevando bruscamente la temperatura del agua a cerca de 30°C y manteniendo los estanques en oscuridad. Así se obtienen unos 100.000 huevos por hembra que, manteniendo la misma temperatura, eclosionan en unas 12 horas. Las larvas son alimentadas con zooplancton. Terminados los estados larvarios se suministra pienso a base de marisco troceado, como, por ejemplo, mejillón. Japón está a la cabeza del cultivo del langostino, obteniendo en cultivo semiintensivo unos rendimientos de 3 Tn/ha.

Lee el resto del artículo de los langostinos cultivados y este otro:

Instituciones internacionales han buscado promover la acuicultura en los países asiáticos alegando que mejoraría el bienestar de los aldeanos, pero el impacto social y ambiental de esta actividad, en realidad, agrava la pobreza de esos habitantes.

El grave impacto ambiental de la acuicultura

Con vistas al próximo examen recomiendo la lectura atenta de este artículo:

Al manipular los sistemas naturales, los proyectos de acuicultura y maricultura tienen, con frecuencia, la posibilidad de producir mayores impactos ambientales que la pesca de captura. El cultivo de los peces en piscinas merece atención. El efecto más obvio es el desbroce del terreno y el establecimiento de las piscinas. Esto puede causar gran destrucción en las áreas costeras, como los manglares y otros tierras húmedas, que son muy frágiles.

Cultivo de camarones en un manglar
A menudo, no se tiene en cuenta las funciones de producción y protección de estas áreas, y se desestima su importancia para la economía local. Son especialmente perjudiciales los sistemas que consisten en grandes áreas de piscinas y un mínimo de insumos, debido a la gran extensión de terreno que se requiere. A menudo, se construyen las piscinas en los terrenos planos y marginales, que tienen poco valor económico o ecológico. Sin embargo, éstas pueden impedir el uso tradicional del terreno (p.ej. pastoreo temporal, agua para el ganado) que son de mucha importancia para la población local.

Las piscinas, al alterar el flujo del agua y afectar el reabastecimiento del agua freática, pueden causar efectos positivos y negativos en cuanto a las condiciones hidrológicas locales. Los estanques que se ubican en los canales naturales de los ríos, por ejemplo, puede ayudar a reducir las inundaciones en el área inmediata, servir como una trampa para los sedimentos y, por filtración, aumentar la humedad del suelo. Si están en una zona que tiende a inundarse, el agua que los diques desvían de las piscinas puede causar inundaciones en otros lugares.

Es fundamental administrar, adecuadamente, el agua de las áreas donde se practica la piscicultura, porque los estanques pueden reducir la cantidad de agua que está disponible para otras necesidades competitivas, como el riego, el uso doméstico, o industrial. Al desviar los ríos hacia las piscinas de acuicultura, se pueden trastornar las fuentes tradicionales de agua potable y los sitios utilizados para lavar ropa. Al aprovecharla para los estanques, se puede agotar el agua subterránea local. En general, se debe evitar el establecimiento de las piscinas de acuacultura que utilicen las existencias escasas de agua superficial y subterránea, especialmente en las áreas áridas, a menos que se pueda integrar la piscicultura con otros usos del agua (p.ej. reutilizar el agua de los estanques para riego, o criar los peces en jaulas, dentro de los canales de riego).

Las aguas servidas de las piscinas pueden contaminar los ambientes acuáticos cercanos. El grado de la contaminación dependerá de la calidad del agua del estanque, y las características de las aguas que la reciben. El tipo y la intensidad de manejo del estanque, la oportunidad de la renovación del agua y los insumos de fertilizantes y químicos, determinarán la calidad del agua de las piscinas. Casi siempre, esta agua será perjudicial si se han agregado fertilizantes y alimentos a la piscina, para aumentar la productividad de los peces. Asimismo, los productos químicos que se utilizan en los estanques (para la esterilización, control de malezas, insectos y enfermedades, normalización de la calidad del agua y el control de los peces indeseables), pueden contaminar las aguas locales.

Con frecuencia, se pueblan las piscinas con las larvas y los juveniles que se han capturado localmente. Esto puede agotar las poblaciones silvestres, así como perjudicar las operaciones de pesca de captura en el área.

Otros impactos negativos potenciales de la piscicultura se originan en el uso de las especies exóticas: se producen efectos negativos en las especies nativas silvestres a raíz de la difusión, mediante las especies exóticas, de las enfermedades y los parásitos, o la fuga de los peces del estanque. Asimismo, la propagación selectiva tiene un impacto potencial a largo plazo, porque se reduce la diversidad genética dentro de las poblaciones de los peces.

Finalmente, las piscinas pueden causar un aumento en las enfermedades de las poblaciones humanas de la zona, al servir de hábitat para los vectores que viven en el agua, o que tienen alguna relación con ésta, como los caracoles (esquistosomiasis) y los mosquitos (malaria, dengue y otros arbovirus).

El Langostino cultivado esconde graves impactos medioambientales y sociales

Granja de cultivo de langostino "black tiger"
"Los consumidores deben saber que detrás de uno de sus mariscos preferidos se esconden graves impactos ambientales y sociales. La industria que se beneficia del comercio internacional de estos productos debe garantizar que los langostinos de cultivo no provienen de la destrucción del medio ambiente en los países de origen", declaró Sebastián Losada, responsable de la campaña de océanos de Greenpeace.

La puesta se induce elevando bruscamente la temperatura del agua a cerca de 30°C y manteniendo los estanques en oscuridad. Así se obtienen unos 100.000 huevos por hembra que, manteniendo la misma temperatura, eclosionan en unas 12 horas. Las larvas son alimentadas con zooplancton. Terminados los estados larvarios se suministra pienso a base de marisco troceado, como, por ejemplo, mejillón. Japón está a la cabeza del cultivo del langostino, obteniendo en cultivo semiintensivo unos rendimientos de 3 Tn/ha.

Lee el resto del artículo de los langostinos cultivados y este otro:

Instituciones internacionales han buscado promover la acuicultura en los países asiáticos alegando que mejoraría el bienestar de los aldeanos, pero el impacto social y ambiental de esta actividad, en realidad, agrava la pobreza de esos habitantes.