Ismaíl e a meiga de Malpica

Malpica de Bergantiños, ano 1996. Ismaíl dixo que procedía dunha terra desértica, situada entre altas montañas e vales escuros, nalgún lugar do corazón perdido de Asia. Debido a un suceso terrible, a xente miúda, o seu pobo diminuto, empezou a dispersarse, tamén os seus familiares e mesmo os seus amigos. Algúns tomaron o camiño do sur, un pouco máis cálido. Pero Ismaíl, que agochaba un segredo, partiu cara o norte, na busca dun misterioso obxecto por camiños que o levasen ao final da Terra.

Alguén, nun barco, faloulle dun lugar que os antigos bautizaron como Finis Terrae, que estaba no final do mundo, en Galicia. Pero, con moita sorpresa, Ismaíl descubriu que alí había demasiados sitios semellantes, sobre todo na chamada Costa da Morte.

En Malpica, un pequeno pobo mariñeiro, comprobou que a sabedoría dos seus habitantes era tan marabillosa como a súa. Pensou que talvez rematara a necesidade da súa viaxe. E, a pesar dos problemas que tivo que resolver, naquela vila decidiu buscar…

A continuación, os tres primeiros capítulos:

  • Ismaíl o diminuto: Eran outros anos, hai xa tempo, e durante aqueles días foi o meu amigo. E agora, despois de todo o que pasou, teño que dicir que o seu nome estaba formado por seis letras máxicas…
  • O espello de Nasrudín: Case no mesmo tempo dos soños, nun lugar afastado ao outro lado de afastados mares, o mundo de Ismaíl bateu contra unha nova realidade. Ao principio non a percibiron, e certamente habería que dicir que ninguén a viu. Ata que sentiron as consecuencias da súa chegada…
  • Os ollos de Arundhati: A maxia perversa dos humanos comezou a estragar o mundo despois dun verán seco e caloroso. As paisaxes da terra de Ismaíl enchéronse de moitas árbores debilitadas, de ruínas e de areas. Máis tarde, avanzou o Deserto Escuro e soterrou amodiño a súa aldea. E as chemineas das casas vomitaron un fume tan negro que emporcou ata o mesmo aire…

Una historia, nada más

Alguien dijo que la única ambición de un narrador es parecer necesario, como un campesino o un panadero. Sin embargo, no estoy en condiciones de asegurar si la siguiente historia puede ser necesaria también. Aunque sí creo que merece ser leída o escuchada, porque los relatos y los cuentos están hechos de una materia tan sutil que atraviesan el tempo y el espacio. La historia de Ismaíl y la bruja, en cierta medida, llegó desde muy lejos, y por una razón misteriosa se detuvo en algún lugar de Galicia…

Ismaíl e a meiga de Malpica

Ismaíl que estás en los sueños

Hace un tiempo mi amigo Ismaíl estuvo en Barcelona, donde fue invitado. Allí conoció a Marta Mata, la gran maestra y pedagoga, y según me contaron después entablaron una agradable conversación. A pesar de que este detalle es un poco confuso, sí es cierto que, además, coincidió con César Coll, Artur Noguerol y Jaume Trilla, entre otros personajes. A él todos le parecieron demasiado grandes, aunque muy buena gente. Y siempre agradeció la amabilidad de sus palabras.

En un libro publicado en aquella ciudad, Ismaíl descubrió una historia que le gustó nada más leerla. Tenía un lejano origen turco, y tal vez por eso le trajo algunos recuerdos. Decía así…

Había un gnomo minúsculo que, cuando retumbaban los truenos en las tormentas, se tumbaba en el suelo y levantaba sus pequeñas piernas hacia el cielo.

-¿Por qué haces eso? –le preguntó una vez un zorro parlante.

-Para proteger a la tierra, que contiene muchísimos seres vivos! –contestó el gnomo-. Si, por cualquier desgracia, el cielo cayese de repente, ¿te das cuenta de lo que ocurriría? Por eso levanto mis piernas, para sostenerlo.

-¿Con tus debiluchas piernecitas quieres sostener el inmenso cielo? –preguntó, mientras sonreía, el zorro parlanchín.

-Aquí cada uno tiene su cielo y sus propios sueños –dijo el gnomo-. Vete, tonto, que tú no lo puedes entender…