#Educación oferta 8.000 plazas para recibir mil euros si se obtiene titulación ? Plan de Acción para el Empleo Juvenil Castilla-La Mancha


Hoy traemos a este espacio una noticia , para nuestra [e-learning en prensa]  , que tenemos abandonada hace mucho, sin comentarios :

sección

 Educación oferta 8.000 plazas para recibir mil euros si se obtiene titulación ?

 El Gobierno regional ha publicado hoy la orden que desarrolla el Plan de Acción para el Empleo Juvenil en los dos próximos cursos, con una oferta de 8.000 plazas para jóvenes desempleados de entre 18 y 25 años, que recibirán mil euros si obtienen los títulos de ESO, Bachillerato y Formación Profesional
El Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) ha publicado hoy la orden de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes que va dirigida a impartir formación a jóvenes desempleados que estén inscritos como demandantes de empleo en una oficina de empleo de Castilla-La Mancha.
Para el curso próximo el número de plazas vacantes para obtener el título de ESO en centros de educación de adultos será de 3.164, las plazas para Formación Profesional en los centros dependientes de la Consejería son 1.000, las de Bachillerato en régimen nocturno ascienden a 500 y las plazas para obtener el graduado en ESO a través de pruebas libres serán 1.500.
Asimismo, para el curso 2014-1015 las plazas vacantes para obtener la Educación Secundaria Obligatoria asciende a 1.836.
Los alumnos que obtengan su título recibirán una subvención de mil euros, según la orden de la Consejería, que precisa que la resolución de la concesión se emitirá antes del 30 de noviembre de cada curso.
El crédito presupuestario fijado para este programa asciende a un total de 4,3 millones de euros: 3,4 millones para el curso próximo y 918.000 euros para el siguiente.
De forma general este plan de acción para el empleo juvenil se aplicará a los desempleados de entre 18 y 24 años aunque excepcionalmente podrá ser también para los que tengan 25 años cumplidos a fecha de 31 de diciembre de 2013.
La orden también publica los centros de Castilla-La Mancha en los que se impartirá esta formación.

(leer más...) Fuente: [ABC ]

UGR- Empleo 2.0 . #Universidad de Granada. Servicio de Promoción de Empleo


Hoy traemos a este espacio este documento de la Universidad de Granada , titulado UGR- Empleo 2.0 dentro del contexto de las  XIII Jornadas de Servicios Universitarios de Empleo. 

OBJETIVOS

El objetivo principal de esta práctica es: mejorar la comunicación con l@s universitari@s,  especialmente en todo aquello relacionado con su proceso de inserción laboral.
Este objetivo se concreta en varios objetivos específicos:

A. Ofrecer un espacio para publicar noticias relacionadas con las temáticas de orientación, empleo y
prácticas para universitari@s.
B. Mejorar el Servicio de Teleorientación de la UGR. Se incorpora a la Plataforma UGR-Empleo 2.0 el
Servicio de Orientación on-line (ya existente desde 2006), optimizando su sistema de comunicación
(chat) e incorporando nuevas posibilidades (videoentrevista -con Skype-).
C. Incorporar un espacio de difusión tanto de las ofertas de trabajo de la Agencia de Colocación como
de las Becas del Programa Erasmus Prácticas.
D. Ofrecer una nueva herramienta de gestión más ágil para el sistema de listas de distribución de
empleo público y programas transnacionales.

(leer más...) Fuente: [ UGR ]

¿Cómo #diseñar un sistema #educativo más permeable?

Image

Comparto una columna que publicamos ayer en el Diario ABC de España [pdf]*

Días atrás José Barroso, Presidente de la Comisión Europea, destacaba la necesidad de priorizar acciones para enfrentar el desempleo de los jóvenes. “No podemos aceptar que casi una cuarta parte de los jóvenes europeos estén desempleados” indicaba con inquietud en su discurso. Barroso hace bien al preocuparse, lo que está aún por verse es si las medidas que se tomen serán las apropiadas.

Hace pocas semanas, McKinsey publicó el estudio: “Education to Employment: Designing a System that Works” (De la educación al empleo: diseñando un sistema que funcione), si bien este estudio es de ámbito internacional, indicaba una serie de aspectos de especial pertinencia para Europa y sin duda para España.

Como síntesis el estudio destacaba: el consenso sobre la falta de habilidades críticas de los jóvenes; volúmenes escandalosos de jóvenes desempleados (75 millones); los egresados de secundaria desconfían que su educación incrementará sus oportunidades de empleo; menos de la mitad de los empleadores creen que los egresados universitarios están preparados para entrar al mundo laboral. Finalmente este estudio señalaba que los “proveedores de educación” (universidades, institutos, etc.) creen en su mayoría que los estudiantes están en perfectas condiciones para desempeñarse en el mundo del trabajo.

El informe de McKinsey describe este desajuste entre los mundos de educación y de empleo como “universos paralelos”. Como si se tratara de planetas diferentes en que los egresados pasan a ser “astronautas” que vienen de galaxias lejanas buscando empleo con hábitos, conocimientos y lenguajes extraterrestres.

¿Qué estamos haciendo mal? ¿No habíamos escuchado que estas enorme brechas se subsanarían con instrumentos como la Agenda de Lisboa, la Agenda 2010, la Declaración de Bologna u otros esfuerzos impulsados desde la administración europea?

Curiosamente hoy los vientos de cambio vienen desde el oeste. En EEUU, especialmente desde un grupo de universidades de elite (Stanford , Harvard, MIT, entre otras) ha surgido la idea de explorar formatos más permeables, flexibles, colaborativos y abiertos de formación. Se trata de los cursos “Cursos Abiertos Online y Masivos” (MOOC en inglés). Estas iniciativas (que involucran más de 2,5 millones de estudiantes en el caso de Coursera) ponen de cabeza varios de los principios ‘sacros’ de la educación formal. Por ejemplo, que el aprendizaje debe ser personalizado, que los incentivos por aprender solo giran en torno a los reconocimientos académicos, que todo lo gratuito es de mala calidad, que el docente es el único que puede evaluar, entre muchos otros.

Más allá de sugerir que estos MOOCs serán la solución al problema del “universo paralelo”, que muy probablemente no lo sean, lo interesante está en ver el trasfondo. La necesidad de abrir las universidades a otros “mundos”, donde nuevos actores de la sociedad puedan ofrecer pertinencia a un sistema educativo que se resiste a toda costa a actualizarse y dejar atrás su piel pre “sociedad del conocimiento”.

Todos los instrumentos indican que es tiempo de repensar el viejo concepto de ir a la universidad en un “momento” determinado de la vida. En cambio, es necesario llenar la vida de momentos de aprendizaje dentro y fuera de la universidad. Frente al evidente superávit de instituciones de educación superior (de variadísima calidad) es necesario diseñar estrategias individuales y colectivas para aprender de manera constante y en diversos contextos. Esto significa, no aprender para aprobar sino que aprender a aprender. En otras palabras, aprender a crear tecnología, aprender a ver innovación donde otros no la ven, desarrollar competencias para emprender, etc. Si bien estos tiempos no están como para predecir el futuro, al menos podemos trabajar en crear un futuro en el que haya espacio para todos.

*Agradecemos a ABC / Empresa (Formación y Empleo) y  the International Baccalaureate Organization (IBO) por la invitación.


¿Cómo #diseñar un sistema #educativo más permeable?

Image

Comparto una columna que publicamos ayer en el Diario ABC de España [pdf]*

Días atrás José Barroso, Presidente de la Comisión Europea, destacaba la necesidad de priorizar acciones para enfrentar el desempleo de los jóvenes. “No podemos aceptar que casi una cuarta parte de los jóvenes europeos estén desempleados” indicaba con inquietud en su discurso. Barroso hace bien al preocuparse, lo que está aún por verse es si las medidas que se tomen serán las apropiadas.

Hace pocas semanas, McKinsey publicó el estudio: “Education to Employment: Designing a System that Works” (De la educación al empleo: diseñando un sistema que funcione), si bien este estudio es de ámbito internacional, indicaba una serie de aspectos de especial pertinencia para Europa y sin duda para España.

Como síntesis el estudio destacaba: el consenso sobre la falta de habilidades críticas de los jóvenes; volúmenes escandalosos de jóvenes desempleados (75 millones); los egresados de secundaria desconfían que su educación incrementará sus oportunidades de empleo; menos de la mitad de los empleadores creen que los egresados universitarios están preparados para entrar al mundo laboral. Finalmente este estudio señalaba que los “proveedores de educación” (universidades, institutos, etc.) creen en su mayoría que los estudiantes están en perfectas condiciones para desempeñarse en el mundo del trabajo.

El informe de McKinsey describe este desajuste entre los mundos de educación y de empleo como “universos paralelos”. Como si se tratara de planetas diferentes en que los egresados pasan a ser “astronautas” que vienen de galaxias lejanas buscando empleo con hábitos, conocimientos y lenguajes extraterrestres.

¿Qué estamos haciendo mal? ¿No habíamos escuchado que estas enorme brechas se subsanarían con instrumentos como la Agenda de Lisboa, la Agenda 2010, la Declaración de Bologna u otros esfuerzos impulsados desde la administración europea?

Curiosamente hoy los vientos de cambio vienen desde el oeste. En EEUU, especialmente desde un grupo de universidades de elite (Stanford , Harvard, MIT, entre otras) ha surgido la idea de explorar formatos más permeables, flexibles, colaborativos y abiertos de formación. Se trata de los cursos “Cursos Abiertos Online y Masivos” (MOOC en inglés). Estas iniciativas (que involucran más de 2,5 millones de estudiantes en el caso de Coursera) ponen de cabeza varios de los principios ‘sacros’ de la educación formal. Por ejemplo, que el aprendizaje debe ser personalizado, que los incentivos por aprender solo giran en torno a los reconocimientos académicos, que todo lo gratuito es de mala calidad, que el docente es el único que puede evaluar, entre muchos otros.

Más allá de sugerir que estos MOOCs serán la solución al problema del “universo paralelo”, que muy probablemente no lo sean, lo interesante está en ver el trasfondo. La necesidad de abrir las universidades a otros “mundos”, donde nuevos actores de la sociedad puedan ofrecer pertinencia a un sistema educativo que se resiste a toda costa a actualizarse y dejar atrás su piel pre “sociedad del conocimiento”.

Todos los instrumentos indican que es tiempo de repensar el viejo concepto de ir a la universidad en un “momento” determinado de la vida. En cambio, es necesario llenar la vida de momentos de aprendizaje dentro y fuera de la universidad. Frente al evidente superávit de instituciones de educación superior (de variadísima calidad) es necesario diseñar estrategias individuales y colectivas para aprender de manera constante y en diversos contextos. Esto significa, no aprender para aprobar sino que aprender a aprender. En otras palabras, aprender a crear tecnología, aprender a ver innovación donde otros no la ven, desarrollar competencias para emprender, etc. Si bien estos tiempos no están como para predecir el futuro, al menos podemos trabajar en crear un futuro en el que haya espacio para todos.

*Agradecemos a ABC / Empresa (Formación y Empleo) y  the International Baccalaureate Organization (IBO) por la invitación.