Educación expandida y nuevas instituciones: ¿Es posible la transformación?

Educacion_expandida_nuevas_instituciones

Como parte de el libro Eduación expandida que he editado con Zemos98 (post sobre el libro y la presentación) escribí un capítulo donde trataba de analizar la posibilidad de que las actuales instituciones educativas se transformen desde el modelo educativo convencional (cerrado, jerarquizado, disciplinar, homegenizador, centrado en la transferencia de conocimiento y en los profesores ...) a otro donde el aprendizaje expandido juega un papel esencial (abierto, distribuido, diversificador, centrado en las competencias, el aprender haciendo y el que aprende ...). Ya han pasado dos años desde que preparé ese texto; muchas cosas han cambiado en ese periodo tanto en la educación como en mi propia biografía. Con toda seguridad ahora el texto sería diferente, quizás sería más escéptico con la posibilidad de transformación, pero más ilusionante con la posibilidad de nacimiento de instituciones realmente nuevas. Este es el texto del capítulo  (versión pdf):

Educación expandida y nuevas instituciones: ¿Es posible la transformación? 

Resumen

El aprendizaje significativo sucede como resultado de un proceso de investigación, y el enfoque de investigación basada en la acción participativa muestra un nfoque similar a la educación expandida. Las prácticas expandidas son ya ineludibles si queremos entender como nos educamos en la actualidad lo que, unido al desarrollo de la cultura digital, marcan la obsolescencia de las viejas instituciones educativas. Las nuevas instituciones deberían asentarse sobre nuevos valores y objetivos y podrían beneficiarse de lo que nos enseñan las prácticas expandidas. En la “caja de herramientas” de la nueva educación surge la combinación de métodos científicos con otros basados en el arte o en el pensamiento de diseño. Es necesario superar la confrontación entre competencias analíticas y creativas para desarrollar un enfoque transdisciplinar. El concepto de educación expandida puede ser útil para visibilizar unas prácticas de gran relevancia y para ayudar a la transformación institucional y de las prácticas formales. Pero también se puede hacer perverso si se convierte en un instrumento de certificación de calidad. Por tanto se hace necesario diseñar y poner en marcha una estrategia y un programa de expansión de la educación expandida para lograr que la educación pueda ser un agente de transformación social.

Aprendizaje como proceso de investigación

Aprendemos todo el tiempo, nuestra supervivencia se basa en nuestra capacidad de adaptación al entorno; necesitamos entender el mundo para poder desarrollar nuestras vidas en él. Y aprendemos de forma expandida. Pero muchas veces nos educamos de forma implosiva, si entendemos como educación lo que sucede en la academia, dentro de los muros de nuestras instituciones educativas.

Todo aprendizaje significativo es consecuencia de una investigación personal o colectiva. De este modo el aprendizaje podría ser considerado consecuencia de una investigación basada en la acción participativa (“participatory action research”, PAR), denominado también de modo muy significativo aprendizaje basado en la acción participativa (“participatory action learning”) (Bradbury, 2010).

Las raíces filosóficas del PAR nos indican que no es una metodología, a pesar de que en las últimas décadas se ha tratado mayoritariamente de este modo en gran medida para demostrar su legitimidad (Carr, 2006). La investigación basada en la acción participativa es un proceso basado en una conversación abierta, debate y negociación, donde el conocimiento se sitúa dentro de un contexto histórico y cultural específico:

Instead, it would be a form of inquiry that recognised that practical knowledge and understanding can only be developed and advanced by practitioners engaging in the kind of dialogue and conversation through which the tradition-embedded nature of the assumptions implicit in their practice can be made explicit and their collective understanding of their praxis can be transformed.... to be a form of “practitioner research” that enables practitioners to test the assumptions implicit in their practice, but would now insist that since these assumptions are always historically and culturally embedded, they can only be tested through a form of research concerned to promote historical consciousness.” (Carr, 2006, pg. 433). 

Bajo el concepto de PAR se agrupan de algún modo toda una serie de practicas estrechamente relacionadas con la educación expandida. Pero la denominación PAR se ha utilizado académicamente solo para ciertos procesos que los propios investigadores han considerado de interés (por ejemplo la gestión de recursos naturales o las comunidades de enfermos). Sin embargo, las comunidades de fans de cómics o series de televisión o proyectos como la Wikipedia podrían incorporarse a la misma definición. En ocasiones el termino “participatory” se sustituye por "community-based", lo que refleja la diversidad de estructuras sociales que admite el aprendizaje y la investigación colectiva y colaborativa.

Educación expandida

La educación que antes denominábamos como informal juega ya un papel esencial en nuestras vidas. Buena parte de nuestro conocimiento y capacidades no las obtenemos en un aula ni contamos con un título que lo acredite. De la constatación de esa realidad nace el concepto de educación expandida: la educación ya sucede, sobre todo, fuera de  las instituciones educativas y de los procesos educativos formales. El Simposio sobre Educación Expandida del que nace este libro pretendía identificar prácticas educativas que suceden fuera de los espacios institucionales, aunque en ocasiones estableciendo colaboraciones con las instituciones educativas. Las experiencias que nos ofrecen los espacios públicos, las comunidades de interés, el ocio, Internet ... y las posibilidades casi ilimitadas de comunicación abren un universo de posibilidades educativas que deberían ser reconocidas como tales y consideradas en los diseños curriculares y los programas educativos. 

En una línea similar, el Proyecto Espacio-Red de Prácticas y Culturas Digitales de la Universidad Internacional de Andalucía, iniciado en 2008, presenta entre sus objetivos el análisis de los nuevos modelos de universidad que propone calificar como expandida, para identificar el conjunto de prácticas emergentes que a partir del uso de tecnologías digitales de comunicación (en particular los medios sociales, Wesch 2009) y del ejercicio de nuevas formas interacción social están transformando el funcionamiento y el rol que la institución universitaria ha venido desarrollando de manera estable y estática desde hace siglos en la sociedad (Freire & Villar Onrubia, 2009).

En ambos casos, y en clara referencia a la aplicación que a comienzos de los 1970 Gene Youngblood hacía del término "expanded" al ámbito de la creación audiovisual, se propone ahora una aproximación a aquellas prácticas que, a pesar de su diversa procedencia y naturaleza, tienen en común la aspiración de desarrollar, extender y difundir nuevas formas de producción, comunicación y adquisición del conocimiento en y desde el ámbito de la educación.

Como concluía el año pasado el proyecto Digital Youth financiado por la Fundación MacArthur (Ito et al., 2009), los jóvenes aprenden socializándose en sus redes físicas y digitales, y el mayor reto de la educación en el siglo 21 es formar a esos jóvenes para que sean capaces de que esas experiencias se traduzcan en educación. La sociedad se enfrenta en este momento a un dilema que podemos ilustrar con dos alternativas: seguir ausente de los procesos de educación informal donde se produce hoy ya una buena parte de la aprendizaje de nuestros jóvenes, o por el contrario asumir esa realidad y aprovechar muchas de las experiencias que habitualmente no se consideran como parte de la educación transformándolas en procesos de aprendizaje integrales de primer nivel. Por tanto, las instituciones educativas juegan y podrían jugar en el futuro un papel importante, pero diferente al que han desarrollado en el pasado.

Viejas y nuevas instituciones educativas

La apropiación por amplios sectores de la población de la tecnología y medios digitales ha provocado cambios en los procesos que afectan a la producción, distribución, comunicación y uso de conocimiento. La viabilidad de estos modelos de organización y producción emergentes es la que pone en riesgo de obsolescencia a la universidad tradicional. Este peligro se ha señalado incluso para una universidad de gran prestigio, como el MIT, y la reflexión ha partido de uno de sus profesores más conocidos (Gershenfeld, 2009) que considera que los costes de educación pueden ser reducidos sustancialmente con la tecnología digital y que la universidad ya no es necesaria como intermediaria para el acceso al conocimiento.

En síntesis, Internet está transformando radicalmente nuestra sociedad. Surgen nuevos valores y nuevas prácticas. Lo abierto, la colaboración, la innovación radical, le meritocracia se convierten en nuevos referentes. Las empresas tuvieron que adaptarse ya en la última década del siglo 20. Después se transformaron los medios de comunicación. En los últimos años la política. Francis Pisani, conocido periodista especializado en Internet, trazaba hace poco esta historia para proponer que ahora es el turno de la educación.

Además sobre las instituciones convencionales (especialmente la universidad) se ciernen serias amenazas en forma de competencia de nuevos agentes: las universidades corporativas en las que grandes grupos empresariales proporcionan formación “a medida” a sus empleados (y futuros empleados); las universidades P2P (como por ejemplo de la Peer to Peer University) con una organización formal mínima y que utilizan intensamente los recursos digitales para proporcionar educación de una forma flexible; y los proyectos educativos de grandes empresas de Internet (como la iTunes University de Apple o los canales educativos en YouTube por poner algunos ejemplos). 

Existe un amplio consenso sobre la necesidad de adaptar los modelos educativos a las transformaciones que está experimentando nuestra sociedad: la importancia de la innovación, la transición desde un aprendizaje centrado en contenidos a otro basado en procesos y competencias, el impacto de la digitalización del conocimiento y las relaciones sociales ... (Freire, 2009).

Entre los factores responsables podríamos singularizar el hecho de que el acceso a la información y el conocimiento han dejado ya de ser patrimonio de las instituciones que lo controlaban tradicionalmente, una de ellas la universidad. Por tanto, tal como señala Tapscott (2009), el modelo educativo centrado en el profesor como transmisor de conocimientos estandarizados a una “masa” de estudiantes (un modelo análogo al de los medios de comunicación de masas”) deja de tener sentido. Los nuevos objetivos de las instituciones de educación superior deberían ser “aprender a aprender”, y desarrollar pensamiento crítico y capacidades de colaboración. En estos tres nuevos ejes Internet aparece como un elemento transformador al facilitar las herramientas y contextos donde desarrollar esas nuevas prácticas educativas (Wesch, 2009).

En un reciente, y polémico artículo en The New York Times, Mark Taylor, de la Columbia University, declaraba "The End of University as We Know It". Una universidad, en este caso la norteamericana (aunque la crítica puede extenderse fácilmente al caso europeo), que forma titulados para empleos inexistentes y con un coste desorbitado. Este profesor propone una transición de modelos educativos disciplinares, basados en estructuras cerradas, procesos lineales y centrados en contenidos a otros abiertos, interdisciplinares y enfocados en mayor medida hacia las competencias y habilidades. En estos nuevos modelos tendrán especial relevancia los procesos de aprendizaje activo basado en problemas y en el desarrollo de proyectos y las metodologías orientadas a la generación de procesos creativos, innovadores y colaborativos.

Tapscott (2009) argumenta que el modelo pedagógico en que se ha basado la universidad está roto. Este modelo debería ser reemplazado por una alternativa basada en tres conceptos básicos que se aplican en instituciones educativas diversas (desde escuela a universidades o escuelas de negocios):

  • "aprender haciendo": el aprendizaje es más efectivo cuando se basa en problemas y retos específicos. El campus se convierte en un taller y espacio relacional basado en la práctica.
  • aprendizaje significativo: cuando el estudiante trata de entender su entorno más cotidiano y aplica lo que aprende a la resolución de problemas próximos y reales el impacto es mucho mayor y de largo plazo. 
  • basado en la experiencia: la educación debe combinar los procesos formales, que los participantes del campus viven en sus centros educativos, con otros informales.

En relación con todo lo anterior, es esencial evitar, antes que nada, la “cultura de calidad” que asola a las instituciones educativas. Se promueve que se innove en los métodos docentes, pero cuando se empiezan a experimentar tímidamente alternativas a prácticas que no se han modificado en décadas, rápidamente se introducen los sistemas de calidad exigiendo estandarización y protocolos estables y previsibles. De este modo se logra "congelar" unos procesos que aún se estaban iniciando y que casi nunca habían podido ser experimentados, evaluados y mejorados. Como consecuencia, por ejemplo, las universidades se dotan de un catálogo de prácticas docentes "innovadoras" que, como en cualquier tipo de innovación en su fase inicial, están condenadas al fracaso en un alto porcentaje. Pero este fracaso no se puede transformar en un proceso de destrucción creativa que de lugar a otros y mejores métodos. Bien al contrario, el efecto paralizante de la calidad hace que los catálogos de métodos docentes se conviertan en una barrera para impedir futuras innovaciones y, por tanto, cualquier tipo de transformación real.

La caja de herramientas de la educación (expandida)

Disponemos de diversos métodos (haciendo aquí una definición restringida de estos ámbitos) para aprender generando conocimiento. El método científico, entendido en un sentido amplio (y por tanto incorporando además de las ciencias duras, los métodos de las ciencias sociales y las humanidades) es uno de ellos; quizás el mas reconocido y aceptado desde la academia. Pero otros adquieren cada vez mayor relevancia en las actividades humanas de mayor intensidad intelectual. El arte o el pensamiento de diseño se situarían dentro de estos métodos. Desde una perspectiva educativa la diversidad de métodos es aún si cabe mas relevante, al dotar al que aprende de una visión mas amplia e integradora y facilitar el desarrollo de sensibilidades y capacidades para la creatividad, al desarrollar en sinergía nuestras capacidades analíticas, propias del hemisferio cerebral izquierdo, y creativas, del hemisferio derecho.

Por tanto la confrontación entre ciencias y letras, o entre competencias de los hemisferios izquierdo y derecho se revelan ya obsoletas. Más bien la cuestión está en que el sistema educativo solo ejercita, potencia y valora un conjunto limitado de competencias y habilidades de las múltiples que podríamos asociar a los componentes analíticos y creativos de nuestra personalidad. Quizás el problema sea aún más grave en las competencias más relacionadas con la creatividad que son sistemáticamente ignoradas, en el mejor de los casos, o destruidas, en el peor, por la escuela.

El problema es que convivimos con un sistema educativo uniformizador, que selecciona negativamente a los estudiantes para que al final todos desarrollen unas mismas competencias de una forma estandarizada. En el entorno español además, y para agravar el problema, todo lo que tenga alguna relación con la creatividad o la innovación es relegado. Pero, frente a esa triste realidad institucional, las personas y las sociedades son diversas, las formas de entender el mundo son diversas y la educación, por tanto, debería cultivar esa diversidad.

Al principio parecía una buena idea ...

Es interesante reflexionar sobre la evolución del concepto de "educación expandida" y de su uso desde que se empezó a popularizar en el simposio de 2009. El éxito inesperado ha generado una suerte de marca y como consecuencia diferentes usos no esperados, ¿indebidos?, del concepto. Desde mi punto de vista lo mas preocupante es el afán por clasificar lo que es o no es expandido en educación, de modo que se cree un protocolo que de algún modo pueda "certificar" practicas de educación expandida. No es descabellado pensar que en un futuro próximo podríamos hablar ya de certificar sin comillas. No en vano, buena parte de la industria educativa (incluyendo aquí también a la educación pública) se basa en el monopolio u oligopolio de la certificación de conocimientos y competencias.

Quizás sea el momento de "matar" la idea de educación expandida, antes de que se convierta en un monstruo perverso que “modernice” las practicas educativas tradicionales, necesitadas de una operación de marketing para evitar su rápida senescencia.

Pero ¿quién podría matar un concepto o una marca que nadie ha registrado (algo que por otra parte no tendría sentido)? Será mejor por tanto olvidar ideas destructivas y ponerse manos a la obra. Las prácticas expandidas ya existen, la gente ya aprende de forma expandida sin necesidad de llamarlo así, y no nos mueve el afán clasificatorio (ni confirmatorio) de un concepto. Entonces ¿qué queda por hacer?

En realidad la única utilidad de identificar a una serie de practicas y estrategias de aprendizaje como educación expandida es enfrentarlas a un modelo educativo formal e institucional en crisis. Demostrar que ya no aprendemos solo ni principalmente en la escuela o la universidad ni con los métodos pedagógicos habituales. Y aportar pistas para que la educación formal se pueda transformar de un modo significativo. Por tanto, quedan dos grandes tareas: identificar y documentar practicas de educación expandida; y diseñar un programa para desarrollar una educación expandida en la academia.

Sobre la necesidad y oportunidad de una estrategia y un programa de expansión de la educación expandida

Existen básicamente dos tipos de opiniones acerca de las posibilidades de transformación real de las instituciones educativas. Por una parte los que piensan en la imposibilidad del cambio si no pasa por la destrucción de las instituciones actuales para su reinvención (si fuesen necesarias).

Por otra, la opinión de los que piensan que es posible la transformación y aceptan procesos graduales y sus inevitables contradicciones. Sin argumentos fuertes para decantarme por una u otra postura prefiero la segunda opción como actitud vital adoptándola de forma experimental para contrastar empíricamente hasta donde podermos llegar. Tratemos de cambiar la escuela para poder probar hasta que punto es posible, utilicemos la actitud experimental y de investigación que marca lo expandido.

Ya en 1993 Flores y Varela identificaban los cambios que deberían producirse en la educación para que fuese el motor de la transformación social. Casi 20 años después la evolución de nuestra sociedad hace aún más necesario el cambio educativo. El análisis de Flores y Varela parte de la evidencia de que nos encontramos en una encrucijada, en un momento de transformación social radical desde el espacio cartesiano en el que habitamos los últimos siglos, caracterizado por la planificación, la optimización y el control (que se aplicaron desde los sistemas productivos a la propia organización de la vida o a la educación).

Pero este espacio, que aún se percibe como real, hace ya tiempo que dejó de existir y esta desaparición ha provocado dramas y angustia, por la incapacidad de adaptación y la incertidumbre que provoca un cambio de modelo. El ensayo identifica tres modelos de adaptación. En los extremos se situarían la rigidez y la hiper-flexibilidad. La primera postula que los cambios son transitorios y deberíamos mantener un modelo inmutable tratando de reconducir esas transformaciones que destruyen nuestro modo de vida (la política o la religión son ámbitos en los que la rigidez aparece como estrategia dominante). La segunda es una aproximación nihilista que abandona toda posibilidad de construir sobre bases comunes. En una posición intermedia se situaría la flexibilidad auténtica como única vía para un desarrollo social e individual en este nuevo mundo. Para lograr este modelo, se precisa una educación que forme agentes transformadores.

Flores y Varela proponen la transformación del espacio educativo tradicional en tres dimensiones para lograr un modelo enfocado a la flexibilidad auténtica:

Primero: cultivar en los jóvenes una habilidad para habitar el lenguaje y reconocerlo como coordinación de acciones que traen mundos a la mano. Esta maestría es el fundamento de toda acción eficaz e innovadora.

Segundo: cultivar en los jóvenes una sensibilidad histórica para distinguir en la vida social del presente las anomalías que abren posibilidades, las ocasiones que permiten introducir una inflexión en la tradición en que vivimos. Esta maestría es básica para desarrollar nuestra capacidad de incorporar novedades y aunar las diversidades.

Tercero: cultivar en los jóvenes una capacidad corporal de estar presentes y conscientes de lo que constituye nuestra identidad, con hábitos de pensamiento y emociones. Esta maestría es esencial para mantener un bienestar presente que fortalezca nuestra autenticidad pública y privada.

No es mi objetivo definir aquí un programa para el desarrollo de una educación expandida. Sin embargo si que se pueden señalar algunas acciones relevantes, por si solas y especialmente en su interacción, para iniciar el proceso de transformación institucional al que aludíamos antes:

- Documentar practicas expandidas en educación y en especial identificar que tienen de expandidas. No se trata de marcar lineas de separación, dado que la realidad es híbrida y no admite categorías simples, pero si organizar catñalogos y bases de datos que visibilicen y faciliten el acceso a esas prácticas.

Por tanto, el objetivo sería crear repositorios de practicas, dotados de una ontología y usabilidad que los hagan realmente útiles para los que educan y los que aprenden. Estos repositorios deben estar en progreso continuo y ser abiertos para que las comunidades de practica sean las que generen contenidos.

- Crear y dinamizar comunidades de práctica que diseñen, investiguen y apliquen métodos expandidos. Estas comunidades deben conservar en la medida de lo posible su flexibilidad e informalidad institucional y su gobierno debería asentarse en el desarrollo de mecanismos de construcción de reputación basada en criterios meritocráticos.

- Generar procesos de difusión viral de prácticas expandidas en las instituciones educativas y en otras instituciones cívicas.

Como es evidente, este conjunto de acciones deberían en mi opinión utilizar el paradigma del software libre y/o de código abierto y las licencias de propiedad intelectual libres, que son parte esencial de la transformación de la cultura y prácticas que se observan en la sociedad. La evolución hacia el uso de software y licencias libres no representa  solo ni principalmente cambios instrumentales. Bien al contrario, esta transformación conlleva un cambio de forma de pensar la tecnología generando habitualmente una actitud crítico y participativo. Así, por ejemplo, una vez que el software libre es adoptado, se introduce en el usuario el deseo y la posibilidad de crear, de transformar, de adaptar. Esta práctica debería ser uno de los objetivos principales de las nuevas instituciones educativas.

Bibliografía

Bradbury, H. (2010) What is good action research? Why the resurgent interest?. Action Research 8(1): 93-109.

Carr, W. (2006). Philosophy, methodology and action research. Journal of Philosophy of Education. 40(4):421-435.

Flores, F. & F.J. Varela (1993). Educación y transformación. Preparemos a Chile para el Siglo XXI (pdf)

Freire, J. (coordinador) (2009). Monográfico "Cultura digital y prácticas creativas en educación".  Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento (RUSC), 6

Freire, J. & D. Villar Onrubia (2009). Pensamiento de diseño y educación. El Espacio-Red de Prácticas y Culturas Digitales de la UNIA. I+Diseño (Revista Internacional de Investigación, Innovación y desarrollo en Diseño) 1: 68-72

Gershenfled, N. (2009). Is MIT obsolete? Seed Magazine.

Ito, M. et al. (2009). Hanging Out, Messing Around, Geeking Out: Living and Learning with New Media. Cambridge: MIT Press

Tapscott, D. (2009). The impeding demise of the university. Edge. The Third Culture.

Taylor, M.C. (2009). The End of University as We Know It . The New York Times.

Wesch, M. (2009). From Knowledgable to Knowledge-able: Learning in New Media Environments. Academic Commons.

Youngblood, G. (1970). Expanded cinema. P. Dutton & Co.

1 Este capítulo utiliza algunos textos aparecidos inicialmente en el artículo: Freire, J. & K. Brunet (2010). Políticas y prácticas para la construcción de una Universidad Digital. La Cuestión Universitaria. Número 6. Monográfico: "Las políticas universitarias para una nueva década"

2 Espacio-Red de Prácticas y Culturas DigitalesWorkshop Universidad Expandida

3 http://p2pu.org/

El código de los laboratorios de innovación. El caso de Medialab Prado

Medialab_prado

Llevamos un tiempo pensando y prototipando los modelos de laboratorios de innovación, tanto como parte de las estrategias empresariales, como para la incubación o aceleración de nuevas empresas o aquellos pensados para la acción ciudadana. Por una parte, los modelos de innovación abierta necesitan de este tipo de espacios y procesos. Por otra parte, el empoderamiento ciudadano y la participación pro-activa se facilitan cuando existe un espacio público real y efectivo, y un laboratorio ciudadano es una forma de materializar esa idea de espacio público.

Medialab Prado constituye un caso paradigmático de laboratorio en el que además se mezclan procesos relacionados con la cultura, la tecnología y el diseño, con el activismo cívico y diferentes formas de emprendimiento social. He utilizado muchas veces a Medialab como ejemplo de laboratorio basado en la cultura del prototipado pero nunca había tratado de organizar mis ideas para identificar el "código" o el ADN de su funcionamiento (y por tanto las bases de su éxito como modelo de innovación). Gracias a una entrevista con Adolfo Estrella y Diego Herranz, que como parte de su proyecto IDENTER se encuentran realizando una investigación sobre Medialab, pudimos debatir sobre esta cuestión y avanzar en algunas ideas sobre el código de Medialab que creo son de aplicación directa a otros espacios de innovación, ya sean laboratorios empresariales, de emprendedores o cívicos.

Desde mi punto de vista, Medialab se conforma por 4 capas de herramientas, cultura y procesos. Cada una de ellas es esencial pero a su vez son interindependientes de forma que cada capa es funcional solo si existen las otras tres. Además son las sinergías del conjunto las que realmente provocan la capacidad generativa (en términos de creatividad y producción) de un espacio de este tipo. Estas serían las 4 capas:

1. Programación y metodología para las líneas / grupos de trabajo. Medialab (sus responsables en diálogo continuo con las comunidades de práctica que acoge) define una serie de ámbitos estratégicos de actuación (como por ejemplo la visualización de datos a el procomún) que forman la base de su programación. Dentro de cada programa los talleres de producción son un elemento fundamental dado que son la parte del proceso en que los usuarios "hacen" (prototipan) y ese hacer permite generar debate y reflexión. Estos talleres están soportados por una metodología que logra generar ideas de proyectos y reclutar equipos interdisciplinares de usuarios amateurs y profesionales dispuestos a desarrollar esos prototipos en periodos intensivos de trabajo. Estos talleres constituyen el núcleo central de la actividad del espacio y a su alrededor y en conexión con ellos se desarrollan actividades más breves (desde talleres de aprendizaje a conferencias o mesas redondas).

2. Entorno para la generación de proyectos y grupos de trabajo autónomos por parte de los usuarios. Medialab despliega acciones y espacios para que los usuarios se encuentren, interaccionen entre ellos y generen ideas de temas de interés (los "open labs" de los viernes son un buen ejemplo). Estos temas pueden acabar formando parte de la programación central del laboratorio, dado que se da un proceso de diálogo continuo entre usuarios y con el equipo de Medialab y estas conversaciones acaban influyendo en las decisiones sobre líneas de trabajo. Pero en su mayoría estos proyectos y grupos de trabajo continúan activos de manera informal utilizando en mayor o menor medida el entorno de Medialab. De este modo Medialab se convierte, como proponía José Luis de Vicente, en una "incubadora de comunidades" de práctica con un potencial de producción mucho mayor que el que permite desarrollar sus recursos propios y sus programas "oficiales".

3. Cultura de hospitalidad. En este espacio se desarrollan múltiples relaciones humanas y los usuarios tienden a generar una empatía por el espacio y sus comunidades muy superior a la que es habitual en este tipo de proyectos. Estas relaciones son un intangible de enorme importancia y que corre el riesgo de pasar desapercibido por su propia subjetividad; por eso es muy relevante que esta "capa de código" basada en los afectos haya sido visibilizada en los últimos tiempos en los debates sobre Medialab y posiblemente la mejor definición la ha dado Antonio Lafuente cuando la denomina hospitalidad:

... esa capacidad para la empatía y para dar acogida a las ideas de los demás o para transformarse en una plataforma ciudadana en la que la gestión se concibe como un servicio público: Me gusta que sus paredes se conviertan en una pizarra de trabajo y que en la sala se realicen varios proyectos/encuentros simultáneamente, como también que su mobiliario se mueva cada día en la búsqueda de nuevas configuraciones más amables. Lo fácil es hablar de sinergias, cooperación o escasez de recursos, pero a mi me gusta imaginar esta congestión como causa y efecto de la generosidad, la libertad y las buenas maneras. Me encanta la idea de convertir el espacio público en el ámbito de la hospitalidad.

4. infraestructuras del día a día, Cuando se evoca el nombre de "medialab" se tiende a pensar en equipos y tecnologías sofisticadas, costosas y de difícil acceso. Puede que en un espacio de innovación existan infraestructuras de este tipo, pero no son las que provocan la cultura de producción abierta que es la clave del éxito de Medialab Prado y de otros lugares similares. Por eso esta asimilación entre medialab y tecnologías avanzadas es peligrosa al desenfocar el verdadero código. En todo caso, un espacio de este tipo si necesita de una serie de infraestructuras que faciliten la actividad de sus usuarios. Desde el propio espacio físico o su mobiliario reconfigurable rápidamente hasta las redes wifi, el servicio de streaming o la propia plataforma web. Son estas infraestructuras cotidianas las que son realmente claves para posibilitar la actividad del laboratorio.

Un medialab, o cualquier tipo de laboratorio de innovación abierta, es en conjunto un dispositivo de mediación entre los diferentes usuarios (personas y colectivos), las infraestructuras y las tecnologías. La mediación es el eje central del equipo de trabajo de Medialab y esa mediación se facilita, y al tiempo fortalece, la cultura de hospitalidad que está en la base de la apropiación del proyecto por parte de las comunidades de usuarios. De nuevo, las 4 capas de código se necesitan mútuamente y solo adquieren sentido cuando se activan coordinadamente.

La educación y la gestión del fracaso

fracaso: 1. m. Malogro, resultado adverso de una empresa o negocio.

error: 2. m. Acción desacertada o equivocada. 5. m. Fís. y Mat. Diferencia entre el valor medido o calculado y el real.

[Hace unos días hablé sobre educación en las Jornadas de formación para estudiantes de arquitectura organizadas en Barcelona por la asociación de estudiantes de arquitectura CREARQ. Allí tuve la oportunidad de iniciar una conversación sobre la gestión del fracaso en la educación con Félix Arranz que me ha llevado a esta reflexión]

El sistema educativo convencional se basa en eludir el fracaso construyendo un itinerario pensado para que gradualmente el estudiante vaya superando hitos hasta alcanzar un objetivo final. En este proceso el error se considera un problema, se elude y, por tanto, no genera aprendizaje. En los modelos de aprendizaje alternativos, por el contrario, el error y el fracaso son elementos centrales. Entre estos modelos me interesan especialmente uno que se sitúa en el ámbito de la educación y otro que siendo una práctica y marco conceptual no asociado necesariamente a la educación constituye una potente herramienta de aprendizaje individual y organizacional. El primero es la metodología desarrollada por Team Academy / Tiimi Akatemia, nacida en la Universidad de Jyväskylä,  y que aplicamos en el grado LEINN (Liderazgo Emprendedor e Innovación) en la Universidad de Mondragón y por Teamlabs en el intinerario de Madrid. El segundo es el prototipado como estrategia y metodología para abordar retos de forma creativa, experimental y rápida. En estos dos enfoques los errores no solo se aceptan, sino que además son el resultado de un proceso deliberado que hace que que surjan y generen oportunidades de aprendizaje. Podríamos decir que en estos casos los errores son diseñados.

En el prototipado la esencia es la experimentación, implementar un dispositivo mínimo que permita evaluar nuestras hipótesis (preguntas) y obtener información (respuestas). Se aprende tanto de las hipótesis que resultan falsas (errores) como de las que se validan. De hecho el prototipado se conecta directamente con el método científico que genera conocimiento a partír de un proceso continuo de falsificación de hipótesis que por lo tanto siempre son, como el conocimiento, provisionales. En Team Academy el diseño de los procesos de aprendizaje (el desarrollo de proyectos por los emprendedores, las metodología de trabajo en equipo y las de facilitación que utilizan los team coaches) provoca la generación de errores que se utiliza como material para el aprendizaje. En ambos casos cada error se identifica y se visibiliza, se analiza, y las conclusiones que se obtienen permiten adquirir consciencia crítica de las equivocaciones y modificar el comportamiento y estrategia futuros. Este aprendizaje es significativo al basarse en la experiencia real y propia, y más profundo que el basado en los éxitos. Además fortalece las capacidades emocionales del que aprende al tener que aceptar el fracaso como parte inevitable del proceso. Cuando alguien pasa de un sistema convencional a otro que gestiona el fracaso de modo activo la mayor dificultad es el cambio de marco mental que nos permite entender los errores como un aprendizaje efectivo y no como un fracaso del propio aprendizaje. Gestionar la angustia y ansiedad que se experimenta en esta transición es quizás el mayor reto.

Aprender y emprender, dos caras de la misma moneda

El emprendimiento es la nueva moda social, la nueva obsesión política y parte esencial de la nueva realidad y necesidad económica. La complejidad del escenario hace aún más difícil enfrentarse a la necesidad obviando modas y simplificaciones. En los últimos tiempos hemos intentado abordar este reto desde Barrabés Next mediante diversos proyectos dirigidos al entrenamiento y desarrollo de competencias de emprendedores y startups. En particular en el Master Strategic Desgin Labs dirigido por Carlos Barrabés y que forma parte de los Masters of Design and Innovation del Instituto Europeo de Design (IED) de Madrid o desde la propia plataforma theMill de Stepone (de la que ya escribí aquí). Por otra parte con Teamlabs acabamos de iniciar el itinerario Madrid del Grado LEINN (Liderazgo Emprendedor e Innovación) en colaboración con la unidad de emprendizaje (Mondragon Team Academy) de la Facultad de Empresariales de la Universidad de Mondragón.

Estas y otras experiencias he tratado de traducirlas en un breve texto que acaba de aparecer en el número 21 de la revista MUniversitas editada por  la Universidad de Mondragón (pdf del artículo; la revista completa estará accesible en pocos días en su web). Este es el texto completo del artículo:

Aprender y emprender, dos caras de la misma moneda

Llevamos ya unos años escuchando insistentemente como se anima a la gente a emprender. Parece algo obvio en un contexto de crisis radical, pero los discursos no van más allá. Nada cambia: las mismas instituciones, las mismas políticas, la misma educación ... todo igual pero con menor presupuesto.

Animar al emprendimiento de esta forma es lanzar a la gente a un abismo del que solo obtendrán melancolía. Nuestros líderes piensan que emprendizaje es autoempleo, una forma precaria de conservar una actividad profesional. Una política inteligente de promoción del emprendizaje y la creación de empresas debería partir de la comprensión de las necesidades de los emprendedores, los actuales y los futuros. Y esto tiene que ver mucho más con el diseño de un servicio que con una declaración de intenciones.

La aproximación convencional, que hasta ahora en España ha tenido un impacto prácticamente nulo, ha estado basada en la formación, el desarrollo de competencias personales, la definición de un plan de negocio teórico y la búsqueda de financiación. Pero los emprendedores y las start-ups rara vez necesitan esto y menos aún de una forma empaquetada y estandarizada. Cada uno necesita un menú propio adaptado a sus circunstancias y tiempos. Y para conocer las necesidades reales solo tenemos que observarlos y relacionarnos con ellos y analizar las acciones de los programas de apoyo que realmente están teniendo éxito.

Frente a la formación, precisan obtener conocimiento muy específico de forma rápida y dedicar la mayor parte de su educación a lo que podríamos denominar entrenamiento, aprender mientras desarrollan proyectos. Frente al enfoque individual, una empresa es siempre algo colectivo y lo que precisan es aprender a trabajar y gestionar en equipo. Frente a los planes de negocio, se necesita prototipar; una start-up no es una empresa, es un experimento con los elementos mínimos de una empresa que nos permite confrontar nuestros modelos con la realidad. La financiación es siempre una barrera pero pocos proyectos necesitan realmente grandes inversiones iniciales. El “modelo Silicon Valley” basado en vender muy cara una idea es solo válido para una pequeña parte de los emprendedores y sin embargo suele ser el referente que se les presenta a la personas que quieren crear empresa.

Ante este panorama observemos, copiemos y mejoremos las iniciativas que realmente afrontan el cambio de modelo. Existen proyectos que ofrecen micro-formación flexible, presencial y digital, con gran diversidad y que se puede configurar a la carta abordando los temas que rara vez se encuentran en los programas educativos convencionales. Contamos ya con algunos programas de entrenamiento de emprendedores y empresas basados en el marco conceptual del pensamiento de diseño que se centran en la generación de procesos innovadores y el prototipado continuo. De modo complementario surgen espacios de incubación y aceleración de empresas basados en la generación de comunidades y la colaboración. Se están experimentando nuevos modelos de financiación, desde las alianzas entre grandes y pequeños al crowdfounding. Y cuando regresamos a la universidad, merece ser señalada la Mondragón Team Academy y el grado LEINN que suponen una apuesta radical que combina la incubación, el entrenamiento, el desarrollo de competencias de equipo y la transferencia de conocimiento flexible y contextualizada.

theMill, nuevo proyecto de micro-formación

The_mill

La educación se está revolucionando, nunca se ha hablado más de su crisis y a la vez nunca se ha diversificado tanto en sus modelos, procesos y objetivos. Por una parte la tecnología fuerza parte de estos cambios pero por otra son las propias transformaciones sociales las causas últimas, y en este proceso la educación se coloca como elemento central dentro de los factores que conformarán el futuro de nuestra sociedad. Como parte de esta evolución surgen proyectos de nicho, enfocados a las necesidades específicas de aprendizaje y la disponibilidad de tiempo y recursos de diferentes colectivos. Con esta filosofía desde StepOne, y con la colaboración de Barrabés Next, se lanza theMill (@theMill_StepOne), un proyecto de microformación o "educación en la nube" dirigido a emprendedores y profesionales que quieran configurar una formación rápida y a medida ("¿qué quieres aprender hoy?") en cuatro áreas que consideramos esenciales en el mundo actual: globalización, tecnología, diseño y emprendimiento.

Lanzamos el proyecto en una primera fase con 16 cursos del 17 de septiembre al 22 de octubre en Madrid. Los cursos son de corta duración (normalmente una única sesión) y todos los profesores son profesionales de diferentes industrias relacionadas con las cuatro áreas clave. El futuro pasa por configurar una oferta muy amplia y flexible que permita a una persona encontrar propuestas adecuadas a sus necesidades en cada momento.

La filosofía del proyecto se explica en ¿Qué es The Mill?:

¿POR QUÉ SURGE?

La educación es la clave del futuro de nuestra sociedad. Sin embargo, necesitamos nuevas formas de educar y aprender adaptadas a las necesidades e intereses de las personas y la sociedad contemporánea. El tiempo es el bien más escaso del emprendedor y del profesional de hoy en día. Conocen bien sus necesidades y precisan de una oferta educativa just-in-time, contenidos y profesores de gran calidad y adaptados a sus necesidades específicas en el momento oportuno. Necesitan micro-formación, invertir su escaso tiempo disponible en aprender lo que suponga un cambio significativo en su vida profesional.

¿QUÉ ES?

StepOne: theMill responde a esa necesidad. Somos un entorno en continua evolución de profesionales de distintas industrias dispuestos a ayudar a aprender sobre temáticas y contenidos relacionados con la globalización, el diseño, la tecnología y el emprendimiento que se adaptan a las necesidades de aquellos que saben lo que necesitan aprender en nuestros días.

¿CÓMO FUNCIONA?

En theMill se trabajan contenidos prácticos para perfiles diversos, y gracias a los distintos niveles, cada persona podrá encontrar una dosis de formación adaptada a sus necesidades, así como crear kits de formación con contenido diverso que podrán poner en práctica nada más salir de theMill.

Entre los cursos iniciales yo participo con "Como innovar de forma rápida y efectiva: design thinking". Esta es la presentación del curso y los objetivos de aprendizaje que pretendemos cubrir en una sesión de 3 horas:

Cualquier empresa, desde las start-ups a las más grandes, necesita innovar de forma continua creando equipos de trabajo que deben resolver retos en plazos cortos. Los resultados deben ser tangibles, dado que más que planes se necesitan prototipos que permitan experimentar los conceptos en situaciones reales. El design thinking es un marco conceptual y una caja de herramientas, basada en la forma de pensar y los métodos que utilizan los diseñadores, que se basa en el trabajo en equipo, la interdisciplinariedad, se centra en el usuario y utiliza el prototipado rápido e iterativo. Estos métodos permiten abordar los retos  de innovación de una organización y lograr resultados efectivos en plazos cortos.

> Que van a aprender:

  • cómo piensa y trabaja un diseñador y cómo se trasladan estos métodos a todo tipo de retos
  • cómo organizar un equipo de trabajo de alto rendimiento y que genere elevados niveles de creatividad e innovación
  • métodos para definición de un reto o problema, para su investigación y para conocer de forma profunda a tus usuarios
  • métodos para generar y filtrar ideas
  • que es el prototipado y como aplicarlo para aprender mientras se resuelven problemas reales

Iniciando una nueva aventura educativa: Presentación en Madrid del Grado internacional oficial "Liderazgo Emprendedor e Innovación"

LEINN_teamlabs_05may

Aunque aún no lo he explicado aquí, mi vida profesional ha cambiado radicalmente en los últimas semanas. Desde el 1 de Marzo ya no trabajo en la Universidad de A Coruña y participo como co-fundador en Barrabés Next, una nueva empresa que nace dentro del grupo Barrabés dedicada a la transformación de organizaciones utilizando como herramientas la innovación y el diseño. Espero poder pronto explicar con más calma lo que hacemos y las herramientas y conceptos en que nos basamos. Pero además de esta nueva aventura mantengo mis intereses educativos que se van concretando en nuevos proyectos y experiencias, y uno de ellos es la razón principal de este post.

Este sábado 5 de Mayo se presenta en HUB Madrid del Grado internacional “Liderazgo Emprendedor e Innovación” (LEINN) y de su nuevo itinerario que tendrá como una de sus bases Madrid (lo que hemos denominado la "Madrid Experience"). El grado oficial LEINN lo imparte la Universidad de Mondragón desde su unidad Mondragón Team Academy (MTA) y en el caso de Madrid contará como socio local con Teamlabs.

Teamlabs (@teamlabs, facebook, linkedin) es un nuevo proyecto en el que participo junto con Berta Lázaro, Max Oliva y Félix Lozano que pretende experimentar nuevos modelos educativos centrados en el aprender haciendo y el emprendizaje en equipo. Crea laboratorios de proyectos en un entorno creativo con "teampreneurs" que dan respuestas innovadoras a los retos más interesantes de nuestros días. Éstos labs son en sí mismos instrumentos educativos para el desarrollo personal y profesional de las habilidades que se precisan en la nueva sociedad. EL grado LEINN será uno de sus proyectos centrales pero queremos explorar estas nuevas prácticas en diferentes entornos, tanto dentro de instituciones educativas como con otras organizaciones y ecosistemas empresariales y de emprendedores. Tanto la Universidad de Mondragón como MTA han sido cruciales en el lanzamiento de esta plataforma dado que nos han permitido reflexionar y aprender sobre nuevos modelos educativos y han decidido afrontar con nosotros el reto de expandir su grado LEINN para generar una red de equipos y organizaciones que cooperen en este cambio educativo.

El sábado en Hub Madrid (C. Gobernador 26) de 11 a 14 h presentaremos el grado, la experiencia de MTA y a Teamlabs y al propio Hub (el esapcio donde nuestros estudiantes desarrollarán en gran medida sus proyectos. Como ejemplo de las actitudes, valores y proyectos en que trabajan los estudiantes de LEINN os dejo este ejemplo en forma de un video que han preparado los jóvenes de tercer curso y fundadores de las empresas  taZEBAez y aKKua como narración de lo que ha supuesto su viaje de aprendizaje en China e India, donde han pasado los últimos 4 meses. Ellos prepararon este video para la presentacion de LEINN en Madrid (mil gracias!!!!).

 

Esta es información más detallada del evento del próximo sábado 5 de Mayo, del grado LEINN y de la "Madrid Experience":

EL SÁBADO 5 de mayo de 2012, a las 11 hs. la Universidad de Mondragón y la universidad finlandesa Team Academy lanzan en Madrid Grado oficial en Liderazgo Emprendedor e Innovación (LEINN) que representa la primera titulación universitaria sobre Emprendizaje existente en España. Este evento de Puertas Abiertas tendrá lugar en el HUB Madrid. Se presentará la nueva base para el desarrollo de proyectos dentro del grado internacional y bilingüe que funcionará en el mismo HUB Madrid.

El evento de “puertas abiertas” está dirigido a jóvenes emprendedores de 16 a 25 años que quieran experimentar una formación universitaria radical. Está dirigido a padres que apuesten por un desarrollo del espíritu emprendedor de sus hijos. De la mano de las metodologías finlandesas Team Academy los alumnos de LEINN viajarán a Finlandia, San Francisco, China,India y Brasil a lo largo de los 4 años de aprendizaje. La intención principal de la carrera es formar a los jóvenes para emprender en equipo, aprender haciendo, trabajando en proyectos reales y con la perspectiva de ser ciudadanos globales.

GRADO LEINN

El Grado internacional oficial "Liderazgo Emprendedor e Innovación" (LEINN) afronta uno de los mayores retos de la sociedad actual: educar para las necesidades de las personas, las empresas y la sociedad del siglo 21. Para lograrlo basa su estrategia en un cambio radical en la metodología de estudios universitarios. Ésta se basa en tres pilares básicos: aprender haciendo (de modo que las empresas creadas por los estudiantes sean su herramienta de aprendizaje desarrollando proyectos reales); emprender en equipo (desarrollando competencias esenciales para …); y a través de viajes de aprendizaje internacionales (la relación y el trabajo en entornos culturales diversos). LEINN aplica las metodologías que Team Academy en Finlandia ha desarrollado con éxito durante las dos últimas décadas y que se han convertido por lo tanto en un referente internacional en educación superior. LEINN es un título oficial de grado de la Universidad de Mondragón reconocido por el Ministerio de Educación y Cultura y Deporte en el marco de Espacio Europeo de Educación Superior. Se imparte a través de su unidad Mondragón Team Academy de la Facultad de Empresariales.

EXPANSION

A partir del curso 2012-13 LEINN inicia una nueva fase de expansión en la que los proyectos y experiencias que complementan el aprendizaje académico, se configuran en diversos entornos. Siendo Mondragón (Oñate e Irún) el nodo central de LEINN, desde el curso 12-13 parte importante del programa se desarrollará también en Madrid. Y durante los siguientes cursos la expasión internacional de LEINN seguirá en nuevos entornos. Todos comparten la misma metodología pero incorporan ofertas diferenciadas en cuanto a las experiencias y lugares en que trabajarán y desarrollarán sus empresas los estudiantes.

MADRID EXPERIENCE

En este nuevo escenario, el itinerario de Madrid propone la "Madrid Experience", un ecosistema emprendedor único a nivel internacional. En esta localización se encuentran diversos espacios donde desarrollan sus proyectos comunidades de emprendedores, además de numerosas empresas de base tecnológica y altamente innovadoras.

Esta experiencia tendrá su base de proyectos en pleno centro de Madrid, en el HUB Madrid, red internacional de emprendedores e innovadores sociales presente en más de 30 países en los 5 continentes; y será complementada con proyectos emprendedores reales en viajes de aprendizaje en el País Vasco, Finlandia, Silicon Valley así como en países emergentes como China, India y Brasil.

El itinerario en Madrid cuenta como valores añadidos la participación activa de HUB Madrid, un ecosistema de emprendedores, un espacio donde se asienta una comunidad de emprendedores e innovadores sociales asociada a una red internacional que están generando un impacto en la economía y la sociedad de los lugares donde actúan. Por otra parte trabajamos con el concepto de campus urbano dado que el centro de Madrid es un claro exponente de ecosistema empresarial del siglo 21. Un espacio urbano con elevada densidad y diversidad donde se establecen redes y comunidades de todo tipo que facilita el desarrollo de proyectos empresariales innovadores. La presencia es un mismo espacio de la comunidad HUB, espacios de producción cultural e innovación tecnológica como Medialab-Prado, las numerosas start-ups que se concentran en el centro de Madrid son una gran oportunidad para el aprendizaje desde la práctica. La inserción del grado LEINN en este entorno busca maximizar estas oportunidades.

Iniciando una nueva aventura educativa: Presentación en Madrid del Grado internacional oficial "Liderazgo Emprendedor e Innovación"

LEINN_teamlabs_05may

Aunque aún no lo he explicado aquí, mi vida profesional ha cambiado radicalmente en los últimas semanas. Desde el 1 de Marzo ya no trabajo en la Universidad de A Coruña y participo como co-fundador en Barrabés Next, una nueva empresa que nace dentro del grupo Barrabés dedicada a la transformación de organizaciones utilizando como herramientas la innovación y el diseño. Espero poder pronto explicar con más calma lo que hacemos y las herramientas y conceptos en que nos basamos. Pero además de esta nueva aventura mantengo mis intereses educativos que se van concretando en nuevos proyectos y experiencias, y uno de ellos es la razón principal de este post.

Este sábado 5 de Mayo se presenta en HUB Madrid del Grado internacional “Liderazgo Emprendedor e Innovación” (LEINN) y de su nuevo itinerario que tendrá como una de sus bases Madrid (lo que hemos denominado la "Madrid Experience"). El grado oficial LEINN lo imparte la Universidad de Mondragón desde su unidad Mondragón Team Academy (MTA) y en el caso de Madrid contará como socio local con Teamlabs.

Teamlabs (@teamlabs, facebook, linkedin) es un nuevo proyecto en el que participo junto con Berta Lázaro, Max Oliva y Félix Lozano que pretende experimentar nuevos modelos educativos centrados en el aprender haciendo y el emprendizaje en equipo. Crea laboratorios de proyectos en un entorno creativo con "teampreneurs" que dan respuestas innovadoras a los retos más interesantes de nuestros días. Éstos labs son en sí mismos instrumentos educativos para el desarrollo personal y profesional de las habilidades que se precisan en la nueva sociedad. EL grado LEINN será uno de sus proyectos centrales pero queremos explorar estas nuevas prácticas en diferentes entornos, tanto dentro de instituciones educativas como con otras organizaciones y ecosistemas empresariales y de emprendedores. Tanto la Universidad de Mondragón como MTA han sido cruciales en el lanzamiento de esta plataforma dado que nos han permitido reflexionar y aprender sobre nuevos modelos educativos y han decidido afrontar con nosotros el reto de expandir su grado LEINN para generar una red de equipos y organizaciones que cooperen en este cambio educativo.

El sábado en Hub Madrid (C. Gobernador 26) de 11 a 14 h presentaremos el grado, la experiencia de MTA y a Teamlabs y al propio Hub (el esapcio donde nuestros estudiantes desarrollarán en gran medida sus proyectos. Como ejemplo de las actitudes, valores y proyectos en que trabajan los estudiantes de LEINN os dejo este ejemplo en forma de un video que han preparado los jóvenes de tercer curso y fundadores de las empresas  taZEBAez y aKKua como narración de lo que ha supuesto su viaje de aprendizaje en China e India, donde han pasado los últimos 4 meses. Ellos prepararon este video para la presentacion de LEINN en Madrid (mil gracias!!!!).

 

Esta es información más detallada del evento del próximo sábado 5 de Mayo, del grado LEINN y de la "Madrid Experience":

EL SÁBADO 5 de mayo de 2012, a las 11 hs. la Universidad de Mondragón y la universidad finlandesa Team Academy lanzan en Madrid Grado oficial en Liderazgo Emprendedor e Innovación (LEINN) que representa la primera titulación universitaria sobre Emprendizaje existente en España. Este evento de Puertas Abiertas tendrá lugar en el HUB Madrid. Se presentará la nueva base para el desarrollo de proyectos dentro del grado internacional y bilingüe que funcionará en el mismo HUB Madrid.

El evento de “puertas abiertas” está dirigido a jóvenes emprendedores de 16 a 25 años que quieran experimentar una formación universitaria radical. Está dirigido a padres que apuesten por un desarrollo del espíritu emprendedor de sus hijos. De la mano de las metodologías finlandesas Team Academy los alumnos de LEINN viajarán a Finlandia, San Francisco, China,India y Brasil a lo largo de los 4 años de aprendizaje. La intención principal de la carrera es formar a los jóvenes para emprender en equipo, aprender haciendo, trabajando en proyectos reales y con la perspectiva de ser ciudadanos globales.

GRADO LEINN

El Grado internacional oficial "Liderazgo Emprendedor e Innovación" (LEINN) afronta uno de los mayores retos de la sociedad actual: educar para las necesidades de las personas, las empresas y la sociedad del siglo 21. Para lograrlo basa su estrategia en un cambio radical en la metodología de estudios universitarios. Ésta se basa en tres pilares básicos: aprender haciendo (de modo que las empresas creadas por los estudiantes sean su herramienta de aprendizaje desarrollando proyectos reales); emprender en equipo (desarrollando competencias esenciales para …); y a través de viajes de aprendizaje internacionales (la relación y el trabajo en entornos culturales diversos). LEINN aplica las metodologías que Team Academy en Finlandia ha desarrollado con éxito durante las dos últimas décadas y que se han convertido por lo tanto en un referente internacional en educación superior. LEINN es un título oficial de grado de la Universidad de Mondragón reconocido por el Ministerio de Educación y Cultura y Deporte en el marco de Espacio Europeo de Educación Superior. Se imparte a través de su unidad Mondragón Team Academy de la Facultad de Empresariales.

EXPANSION

A partir del curso 2012-13 LEINN inicia una nueva fase de expansión en la que los proyectos y experiencias que complementan el aprendizaje académico, se configuran en diversos entornos. Siendo Mondragón (Oñate e Irún) el nodo central de LEINN, desde el curso 12-13 parte importante del programa se desarrollará también en Madrid. Y durante los siguientes cursos la expasión internacional de LEINN seguirá en nuevos entornos. Todos comparten la misma metodología pero incorporan ofertas diferenciadas en cuanto a las experiencias y lugares en que trabajarán y desarrollarán sus empresas los estudiantes.

MADRID EXPERIENCE

En este nuevo escenario, el itinerario de Madrid propone la "Madrid Experience", un ecosistema emprendedor único a nivel internacional. En esta localización se encuentran diversos espacios donde desarrollan sus proyectos comunidades de emprendedores, además de numerosas empresas de base tecnológica y altamente innovadoras.

Esta experiencia tendrá su base de proyectos en pleno centro de Madrid, en el HUB Madrid, red internacional de emprendedores e innovadores sociales presente en más de 30 países en los 5 continentes; y será complementada con proyectos emprendedores reales en viajes de aprendizaje en el País Vasco, Finlandia, Silicon Valley así como en países emergentes como China, India y Brasil.

El itinerario en Madrid cuenta como valores añadidos la participación activa de HUB Madrid, un ecosistema de emprendedores, un espacio donde se asienta una comunidad de emprendedores e innovadores sociales asociada a una red internacional que están generando un impacto en la economía y la sociedad de los lugares donde actúan. Por otra parte trabajamos con el concepto de campus urbano dado que el centro de Madrid es un claro exponente de ecosistema empresarial del siglo 21. Un espacio urbano con elevada densidad y diversidad donde se establecen redes y comunidades de todo tipo que facilita el desarrollo de proyectos empresariales innovadores. La presencia es un mismo espacio de la comunidad HUB, espacios de producción cultural e innovación tecnológica como Medialab-Prado, las numerosas start-ups que se concentran en el centro de Madrid son una gran oportunidad para el aprendizaje desde la práctica. La inserción del grado LEINN en este entorno busca maximizar estas oportunidades.