5 claves para entender la segunda generación del aprendizaje en línea

Wikimedia Hackathon 2013 [Amsterdam - Flickr], Author	Sebastiaan ter Burg from Utrecht, The Netherlands

Imagen: Wikimedia Hackathon 2013 [Amsterdam – Flickr],
Author Sebastiaan ter Burg from Utrecht, The Netherlands.

[Texto Publicado originalmente en Blog Abierto al Público del Banco Interamericano de Desarrollo].

América Latina está experimentando una inédita transición en sus modelos de enseñanza en línea. Sin embargo, las promesas de aprender más rápido, en todo momento y lugar se están viendo acompañadas por altos niveles de deserción estudiantil. Por eso, muchos subrayan que el modelo actual no ha conseguido cambiar realmente nuestros modos de aprendizaje.  

Después de una década se abren nuevas oportunidades. Las universidades han sabido aprender de sus errores y hoy tienen más experiencia, y también los estudiantes son ahora más conscientes de las bondades y limitaciones de aprender en línea.  A continuación presento cinco ideas que resumen los grandes vectores del nuevo paradigma del aprendizaje en Internet.

1

 Cada vez es más sostenible

El aumento del volumen de contenidos de licencia abierta como Creative Commons ha sido considerable, y hoy es más sencillo que nunca encontrar el material necesario para crear un curso. Los “recursos educativos abiertos”, como los promovidos por el BID, y el acceso cada vez más extendido a artículos científicos ciencia de acceso abierto han reducido enormemente los costos de entrada y han mejorado la sostenibilidad de estas iniciativas. Además de la reducción de los costos, se han desarrollado atractivos modelos de negocio como el modelo “feemium” utilizado por muchos MOOCs y que supuso unos ingresos de más de cuatro millones de dólares a Coursera.

2

 Ya no está limitada a una sola plataforma educativa

Plataformas comerciales como Blackboard dominaron la primera generación de  e-learning. Luego llegaron a escena plataformas libres u open source como Sakai o Moodle, que se hicieron muy populares entre las instituciones educativas por el ahorro en las licencias de uso. Hoy, sin embargo, parece han surgido nuevos medios para guiar el aprendizaje y ya no tiene sentido limitar el aprendizaje en una sola plataforma. Cada vez es más frecuente el uso de entornos personales de aprendizaje, en donde los estudiantes pueden combinar servicios y plataformas en línea según su interés y necesidad.

3

 Ya no está solo limitada al aprendizaje formal

La atención que existe sobre los MOOCS evidenció que el interés por acceder a experiencias de aprendizaje y actualización no siempre va ligada a la obtención de un certificado académico. El sector privado lo entendió rápidamente como una posibilidad para actualizar a sus recursos humanos y ha dado lugar a experiencias de cualificación semi-formal en entornos no formales como muestran edX y Coursera; o de reconocimiento social por competencias como Digital BadgesLinkedIn.

4

 La interacción entre los usuarios será cada vez más importante

La revolución digital ha hecho que las instituciones educativas hayan perdido el monopolio de brindar contenidos de calidad. Google LibrosDOAJ o Slideshare dan prueba de que la oferta de aprendizaje en línea tiene que ofrecer más que una selección de lecturas recomendadas. Ahora el valor está en estimular espacios más conversacionales, ya sea virtuales o presenciales y están dando paso a modelos híbridos de aprendizaje Outliers School en Iberoamérica.

5

 La educación será móvil, o no será

La tecnología móvil es una parte fundamental del ecosistema digital y cada vez será más importante. Parte del éxito de TED o YouTube está en sus contenidos portables, mayoritariamente breves (“snack”) que permiten aprender en pequeñas dosis durante los tiempos libres. Por eso, será necesario adaptar los contenidos a los formatos móviles, tanto en el lenguaje, como en el formato, duración y modos de utilizar los contenidos. La educación en línea será inevitablemente más multimedia, más breve y modularizada.

No hay duda sobre las oportunidades que esta segunda generación de aprendizaje en línea plantea para las instituciones educativas y cualquier organización interesada en generar y divulgar conocimiento. Pero ojo, ignorar estos cambios puede suponer un gran riesgo para quienes no sean capaces adaptarse rápidamente a estas innovaciones.

¿Hacia dónde evolucionará el aprendizaje en línea?


5 claves para entender la segunda generación del aprendizaje en línea

Wikimedia Hackathon 2013 [Amsterdam - Flickr], Author	Sebastiaan ter Burg from Utrecht, The Netherlands

Imagen: Wikimedia Hackathon 2013 [Amsterdam - Flickr],
Author Sebastiaan ter Burg from Utrecht, The Netherlands.

[Texto Publicado originalmente en Blog Abierto al Público del Banco Interamericano de Desarrollo].

América Latina está experimentando una inédita transición en sus modelos de enseñanza en línea. Sin embargo, las promesas de aprender más rápido, en todo momento y lugar se están viendo acompañadas por altos niveles de deserción estudiantil. Por eso, muchos subrayan que el modelo actual no ha conseguido cambiar realmente nuestros modos de aprendizaje.  

Después de una década se abren nuevas oportunidades. Las universidades han sabido aprender de sus errores y hoy tienen más experiencia, y también los estudiantes son ahora más conscientes de las bondades y limitaciones de aprender en línea.  A continuación presento cinco ideas que resumen los grandes vectores del nuevo paradigma del aprendizaje en Internet.

1

 Cada vez es más sostenible

El aumento del volumen de contenidos de licencia abierta como Creative Commons ha sido considerable, y hoy es más sencillo que nunca encontrar el material necesario para crear un curso. Los “recursos educativos abiertos”, como los promovidos por el BID, y el acceso cada vez más extendido a artículos científicos ciencia de acceso abierto han reducido enormemente los costos de entrada y han mejorado la sostenibilidad de estas iniciativas. Además de la reducción de los costos, se han desarrollado atractivos modelos de negocio como el modelo “feemium” utilizado por muchos MOOCs y que supuso unos ingresos de más de cuatro millones de dólares a Coursera.

2

 Ya no está limitada a una sola plataforma educativa

Plataformas comerciales como Blackboard dominaron la primera generación de  e-learning. Luego llegaron a escena plataformas libres u open source como Sakai o Moodle, que se hicieron muy populares entre las instituciones educativas por el ahorro en las licencias de uso. Hoy, sin embargo, parece han surgido nuevos medios para guiar el aprendizaje y ya no tiene sentido limitar el aprendizaje en una sola plataforma. Cada vez es más frecuente el uso de entornos personales de aprendizaje, en donde los estudiantes pueden combinar servicios y plataformas en línea según su interés y necesidad.

3

 Ya no está solo limitada al aprendizaje formal

La atención que existe sobre los MOOCS evidenció que el interés por acceder a experiencias de aprendizaje y actualización no siempre va ligada a la obtención de un certificado académico. El sector privado lo entendió rápidamente como una posibilidad para actualizar a sus recursos humanos y ha dado lugar a experiencias de cualificación semi-formal en entornos no formales como muestran edX y Coursera; o de reconocimiento social por competencias como Digital BadgesLinkedIn.

4

 La interacción entre los usuarios será cada vez más importante

La revolución digital ha hecho que las instituciones educativas hayan perdido el monopolio de brindar contenidos de calidad. Google LibrosDOAJ o Slideshare dan prueba de que la oferta de aprendizaje en línea tiene que ofrecer más que una selección de lecturas recomendadas. Ahora el valor está en estimular espacios más conversacionales, ya sea virtuales o presenciales y están dando paso a modelos híbridos de aprendizaje Outliers School en Iberoamérica.

5

 La educación será móvil, o no será

La tecnología móvil es una parte fundamental del ecosistema digital y cada vez será más importante. Parte del éxito de TED o YouTube está en sus contenidos portables, mayoritariamente breves (“snack”) que permiten aprender en pequeñas dosis durante los tiempos libres. Por eso, será necesario adaptar los contenidos a los formatos móviles, tanto en el lenguaje, como en el formato, duración y modos de utilizar los contenidos. La educación en línea será inevitablemente más multimedia, más breve y modularizada.

No hay duda sobre las oportunidades que esta segunda generación de aprendizaje en línea plantea para las instituciones educativas y cualquier organización interesada en generar y divulgar conocimiento. Pero ojo, ignorar estos cambios puede suponer un gran riesgo para quienes no sean capaces adaptarse rápidamente a estas innovaciones.

¿Hacia dónde evolucionará el aprendizaje en línea?


abiertos a cambios más profundos

El 2013 fue un año repleto de apertura. Hemos podido ser testigos de una avalancha de iniciativas educativas abiertas (pero también en el ámbito científico y de publicaciones) que destacan la potencia del ‘acceso abierto’ en la educación.

El video que aquí compartimos fue un material que originalmente preparamos para el MOOC ofrecido por Coursera sobre “Innovación educativa con recursos abiertos” (organizado por María Soledad Ramírez y Vladimir Burgos, ambos del Tecnológico de Monterrey). Haciendo gala de los principios de re-utilización y re-distribución este ‘recurso educativo abierto’ (REA o OER en inglés), con licencia abierta, fue adoptado y adaptado por Silvia Andreoli para el curso ‘Escenarios Educativos con Tecnología‘ que recientemente ofreció el Centro de Innovación en Tecnología y Pedagogía (Citep) de la Universidad de Buenos Aires. 

En los meses que vienen, se aproximan las últimas dos reuniones de nuestro proyecto Oportunidad, primero en Bolivia en Marzo próximo. Luego para Junio el gran cierre final en Monterrey, México. No está demás agregar que habrá buenos amigos y algunos gigantes del acceso abierto como Carolina Rossini, con quien estuvimos en el Open Ed de Vancouver; Carolina Botero, líder de Creative Commons en Colombia, a quien visitamos en la Universidad Nacional de Colombia; y Rory McGreal de la Universidad de Athabasca con quien trabajamos en el proyecto Open Education 2030 para Europa en la sede del Institute for Prospective Technological Studies de Sevilla. Rory además es editor del journal donde publicamos un comparativo longitudinal sobre la evolución de los REAs en diferentes lenguas. En fin, espero que más de uno se anime porque creo será una oportunidad sin precedentes en la región.

Afortunadamente el tema del ‘acceso abierto’ crece cada vez con  más fuerza. He tenido el privilegio de colaborar con extraordinarios equipos en varias regiones y estoy convencido que en la educación ya no hay vuelta atrás. También creo que este camino avanzado permitirá entrar en agendas mucho más complejas y ambiciosas (pero de impactos quizá mayores). Ante las preguntas:

‘¿qué pasará cuando una importante cantidad de universidades apuesten por liberar sus contenidos y sus publicaciones en abierto? ¿Dónde estará la diferencia? ¿Hacia a dónde avanzar? ¿Será ese el fin de la historia (fukuyameando la pregunta)?’

A mi me parece que no. Cada día hay un contexto más propicio para entrar en temas de igual o mayor relevancia, como por ejemplo la expansión de estrategias de ‘certificación abierta’ [aquí nuestros apuntes en la blog 'impacto social' de la London School of Economics]. Esto lo expondremos en abierto en la Universidad de Valencia, entre otras rutas. Por lo pronto, la semana que viene estaremos en La Haya, cuartel general del International Baccalaureate, para hablar de estos temas con su equipo de planeación estratégica.

Si te interesa el tema, sigue la próxima Open Education Week.
Seguimos,

Which Creative Commons  licence is right for me?

Click para ampliar el mapa de decisiones de Creative Commons Australia


Documental 9.70 . Propiedad Intelectual a las semillas . La creación como propiedad privada …


Hoy traemos a este espacio a un poco de educación para la salud, para un futuro sostenible ... agua, alimentos, semillas, serán las guerras del futuro y la estan ganando unos.. y no la población en general ... y el elearning y la educación on line libre ha de consolidar  esa visión crítica de nuestro futuro (ahora que algunos dicen que educar con videos es disruptivo como las academias esas ... aunque ya la iglesia desde finales del XIX , hace ya 2 siglos ... lleven haciéndolo desde que salieron los fenaskistiscopios, lámparas mágicas ...  y demas artilugios pre cinematográficos, y ... los primeros en hacer formación y catequesis con el cinematógrafo...) ..el documental se titula 9.70 ..  y de que va? ... de semillas, de USA, de Colombia, de Monsanto, de propiedad intelectual ... de

Durante el 2011 y en tiempo record una serie de normas y leyes impuestas por Estados Unidos fueron proclamadas por el gobierno colombiano para permitir la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio.

La resolución 9.70 fue expedida en el año 2010 para regular el uso de la semilla en Colombia. Una resolución que aplica los conceptos de la propiedad intelectual a las semillas y que fue promulgada como requisito para la aprobación del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Colombia y Estados Unidos.

El documental analiza los impactos de la resolución tomando como ejemplo el caso Campoalegre, un pueblo al sur de Colombia donde se aplicó la resolución. En el 2011 el Instituto Colombiano Agropecuario ICA llegó hasta el municipio e incautó 70 toneladas de arroz, luego volvió con fuerza pública, y finalmente destruyó la semilla en un basurero por considerarla ilegal.



 http://www.documental970.com.ar/documental/
https://www.facebook.com/documental970
https://twitter.com/documental970
 Fuente: [ documental 970]

Mundo Knowmad

Tiempos Knowmads (especialmente ahora que salió la última versión del libro digital en ‘acceso abierto’) es una época en que va bien aquello de la ubiquidad, o al menos para explorar si el mundo es tan plano como nos decía Thomas Friedman. La semana pasada estuvimos en dos interesantes encuentros en Barcelona. El primero fue un evento organizado por el equipo Inteligencias Múltiples de Howard Gardner en el Colegio Montserrat (y un grupo de ponentes tan interesante como heterogéneo). Posteriormente, tuvimos el honor de abrir el congreso sobre ‘Estrategias para el Aprendizaje Colaborativo’ en la Universidad Girona, donde pudimos conocer notables proyectos de robótica creada por niños, creatividad al 100%.

En tanto Hugo Pardo nos ha sumado a su equipo en Colombia con un atractivo laboratorio para acelerar la innovación dentro de las bibliotecas (todo dentro del circuito de Outliers School). La próxima cita será en New Orleans junto a mil docentes de todas las Américas (me gusta cuando se puede agregar la ‘s’ final). El evento llamado “IB Conference of the Americas” es organizado por los amigos de International Baccalaureate (aquí el video de la versión 2012, en inglés).  A fines de Julio, y para seguir la idea de Américas iremos a Argentina y Chile. En Argentina participaremos en un congreso sobre didáctica e innovación en Córdoba (ver programa) para luego ofrecer el seminario sobre Tendencias Globales para (re)pensar la Educación en el siglo XXI.

Esto es sólo un avance de lo que vendrá entre Septiembre y Octubre que incluye nuevos proyectos en España (Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Universidad de Navarra y Universitat de València), Ecuador (Universidad Tecnica Particular de Loja), Perú (Universidad Católica del Perú), Bélgica (Katholieke Universiteit Leuven) y Holanda (IBAEM).


Mundo Knowmad

Tiempos Knowmads (especialmente ahora que salió la última versión del libro digital en ‘acceso abierto’) es una época en que va bien aquello de la ubiquidad, o al menos para explorar si el mundo es tan plano como nos decía Thomas Friedman. La semana pasada estuvimos en dos interesantes encuentros en Barcelona. El primero fue un evento organizado por el equipo Inteligencias Múltiples de Howard Gardner en el Colegio Montserrat (y un grupo de ponentes tan interesante como heterogéneo). Posteriormente, tuvimos el honor de abrir el congreso sobre ‘Estrategias para el Aprendizaje Colaborativo’ en la Universidad Girona, donde pudimos conocer notables proyectos de robótica creada por niños, creatividad al 100%.

En tanto Hugo Pardo nos ha sumado a su equipo en Colombia con un atractivo laboratorio para acelerar la innovación dentro de las bibliotecas (todo dentro del circuito de Outliers School). La próxima cita será en New Orleans junto a mil docentes de todas las Américas (me gusta cuando se puede agregar la ‘s’ final). El evento llamado “IB Conference of the Americas” es organizado por los amigos de International Baccalaureate (aquí el video de la versión 2012, en inglés).  A fines de Julio, y para seguir la idea de Américas iremos a Argentina y Chile. En Argentina participaremos en un congreso sobre didáctica e innovación en Córdoba (ver programa) para luego ofrecer el seminario sobre Tendencias Globales para (re)pensar la Educación en el siglo XXI.

Esto es sólo un avance de lo que vendrá entre Septiembre y Octubre que incluye nuevos proyectos en España (Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Universidad de Navarra y Universitat de València), Ecuador (Universidad Tecnica Particular de Loja), Perú (Universidad Católica del Perú), Bélgica (Katholieke Universiteit Leuven) y Holanda (IBAEM).


Cultura abierta más allá del código y las licencias

¿Por qué es importante que la educación sea abierta? from Cristobal Cobo Romaní.

Una segunda versión del Congreso Internacional Cultura Libre se celebró esta semana en Quito. Políticos, tomadores de decisión, rectores, académicos, artistas, promotores culturales, desarrolladores de tecnología y activistas sociales, se reunieron para discutir cómo entender y promover la cultura del ‘open access’. El evento dio espacio a promover estrategias de adopción de open source [y hardware] en educación, recursos educativos abiertos y licencias abiertas en general) pero la visión fue mucho más allá del código y las licencias e hizo un zoom a las transformaciones actuales de la cultural digital.

Vale la pena agregar, que tuvimos el privilegio de exponer junto al nuevo Ministro de Educación de Ecuador, Augusto Espinosa, quien habló de desarrollo humano, investigación científica y estímulo a la innovación. ¡Cómo nos gustaría ver a más ministros de educación (y de otras ramas también) participando personalmente en este tipo de actividades para fomentar la adopción de prácticas abiertas!.

Ecuador hoy se encuentra en una interesante transición en miras a modificar su matriz productiva hacia una economía del conocimiento. La estrategia apunta a la redefinición de sus estrategias de desarrollo de capital humano (aquí más información pdf). Lo más interesante es que dentro de este proceso de transformación económica y productiva nacional, el movimiento de ‘open source’ ya ha ganado un espacio y un reconocimiento.

Como tantas veces lo hemos apuntado, la adopción de estrategias de acceso abierto no son otra cosa que aceleradores de transferencia de conocimiento que generan condiciones más propicias para favorecer innovación entre diferentes sectores productivos. Sin duda que la educación formal y el aprendizaje en general han de jugar un papel clave en esta apuesta.

En el caso de la economía europea, que a pesar de estar pasando por una etapa sumamente compleja, declara ahorrarse una generosa cantidad de recursos gracias a su apuesta por el open source. Sin embargo, el tema no se limita en el ahorro, sino que buscar generar una nueva ecología de opciones en la que la educación abierta juega un papel clave.

Aquí compartimos nuestra presentación que sugiere acciones y estrategias para incorporar con mayor celeridad el ‘movimiento abierto’ a la educación, así como la producción y diseminación científica (más conocida como ciencia abierta). Aquí una síntesis de nuestra intervenciones.

.


A disseminação de publicações acadêmicas em (lenta) transição para o #livre #acesso

[Nota: Texto que originalmente publicamos en el portal "Free Speech Debate" de mi universidad.Este portal está traducido a 13 idiomas.  En este caso, el texto se publicó en inglés y se tradujo al portugués.  Aquí un tributo a la apertura al conocimiento en un idioma que me parece muy dulce].

Revistas acadêmicas de ‘livre acesso” a artigos tornam a disseminação de conhecimento e citações mais fáceis. No entanto, o ritmo da mudança é lento, escreve Cristobal Cobo.

6554315179_69fbac133f_z
Open Education Resources by opensource.com (Photo by opensourceway under a Creative Commons Attribution-ShareAlike Licence)

A UNESCO convocou em junho de 2012 o Congresso de Recursos Educacionais de Livre Acesso. Um dos palestrantes convidados foi Lawrence Lessig, de Harvard — co-fundador do Creative Commons. Ele afirmou que as elites do conhecimento devem garantir livre acesso a conteúdos para setores da população que não têm condições de pagar. Enfatizou ainda que é responsabilidade de qualquer um que faz parte da comunidade acadêmica tornar acessível o trabalho que faz. Lessig apontou para a importância de se adotar novas formas de acesso que acabem com controles desnecessários que são automaticamente construídos no atual sistema de publicação. Ele disse ainda que apesar de acreditar que os direitos autorais são importantes (“Sou contra abolir os direitos autorais… Eles são essenciais”) e não acreditar na dicotomia de trabalho “aberto” e “fechado”, ele considera importante reconhecer modelos mais flexíveis de publicação.

O movimento para o ‘livre acesso” na literatura acadêmica oferece possibilidades promissoras que estimulam o trabalho científico pois a) dá acesso à pesquisa; b) acelera a comunicação acadêmica e o diálogo científico entre pesquisadores; e c) oferece maior visibilidade e impacto.

Hoje em dia, técnicas bibliométricas são cada vez mais usadas como componente intrínseco de uma ampla gama de avaliações. Contudo, a atual tendência é de que as instituições sejam classificadas mais em relação à visibilidade de seus produtos do que em relação à sua reputação de longo prazo ou seus recursos. Na últimas décadas vimos um grande número de estudos analisando citações em áreas que iam desde as ciências sociais, naturais até as humanas. Os resultados têm sido ​​amplamente usados para vários fins, mas principalmente na avaliação científica para a concessão de promoções de carreira dos acadêmicos.

Os índices de citação oferecem um novo modelo de análise da popularidade e impacto de artigos, autores e publicações. A introdução do Journal Citation Reports (JCR) da Thomson Reuters acabou por dar um grande impulso metodológico na bibliometria. O indicador de pesquisa científica também foi instrumental para o desenvolvimento da medição e análise da ciência desde a década de 1970.

Alguns bancos de dado de revistas acadêmicas que existem hoje em dia oferecem índices de citações entre as publicações e os mecanismos que estabelecem quais documentos citam os outros. Eles diferem largamente em relação ao custo para o usuário. Scopus e JCR são indicadores de citações que limitam seus registros aos periódicos considerados pelos especialistas como academicamente significativos para determinada disciplina. Ambos são financiados por caras assinaturas anuais e acabam por ficar restritos a bibliotecas. Entre os indicadores gratuitos existem opções como CiteBase, CiteSeerX, Google Scholar e Microsoft Academic Search.

Os índices do JCR têm sido usados como fonte pela maioria dos estudos sobre impacto de citações até o momento. Esses índices têm contribuídos de forma significativa para o avanço da disseminação de conhecimento científico, mas também têm atraído críticas​​, especialmente quando determinam decisões sobre progressões de carreira.

O JCR é considerado um dos maiores e mais influentes bancos de dados acadêmicos, e conta com mais de 46 milhões de registros de 11.261 revistas de alto impacto, incluindo 1.400 revistas de livre acesso. Como Zhao afirma, é amplamente sabido que os índices do JCR ainda são as principais fontes de avaliações científicas sobre citações, levando acadêmicos a publicar em revistas que estejam nesses índices. Scopus é também visto como um grande índice, com 46 milhões de registros (Delasalle, 2012) de 18.500 revistas avaliadas por pares, dos quais 1800 são de livre acesso. É preciso salientar que apenas 10% de tais índices contam com revistas de livre acesso.

De acordo com o Diretório de Revistas de Livre Acesso (DOAJ, na sigla em inglês) — uma lista oficial das revistas acadêmicas de livre acesso editadas pelo método de avaliação por pares — o volume de revistas de alta qualidade está crescendo rapidamente, assim como o número de autores que querem publicar em tais revistas.

O DOAJ é uma ótima oportunidade para “revistas híbridas de livre acesso”, onde somente alguns dos artigos requerem acesso pago e o resto pode ser acessado gratuitamente. De acordo com Houghton& Oppenheim, as várias modalidades de revistas de livre acesso também sugerem novos modelos de financiamento. Autores podem usar o RoMEO, financiado pelo Comitê de Conjunto de Sistemas de Informação (JISC, na sigla em inglês). O RoMEO é um banco de dados pesquisável com informações sobre as políticas de editores, com  orientações simples de como publicar artigos de revistas que estão disponíveis de forma gratuita através do sistema de auto-arquivamento.

Os índices do JCR sugerem que a há uma relação direta entre o número de vezes que um artigo é descarregado e o número de citações que ele tem em outros jornais que aparecem no índice. Mas a correlação parece ser mais complicada, pois um outro estudo argumenta que há uma relação circular em que o número de descargas afeta o número de citações, e citações acabam por afetar o número de descargas (Moed, 2005). Interessantes estudos sobre a relação entre citações e descargas também podem ser encontrados no Citebase, uma classificação dos índices de impacto de artigos de livre acesso que usam ArXiv.

Outros estudos indicam que o livre acesso a artigos científicos aumenta o número de citações. Além disso, os artigos acadêmicos de livre acesso são citados de forma mais rápida que artigos publicados em revistas de acesso mediante pagamento. Estudos indicam que publicações de livre acesso têm mais chance de beneficiar a ciência através da aceleração da absorção dos resultados das investigações e maximizando o impacto dos trabalhos científicos, como explicam (Eysenbach, 2006; Piwowar, 2010; Wagner 2010; Borgman 2011, Norris, Oppenheim, & Rowland, 2008). No entanto, seria injusto não mencionar que outros autores foram céticos sobre a freqüência com que publicações de livre acesso são citadas.

Um excelente exemplo de um repositório de livre acesso a conteúdo acadêmico é Rede de Pesquisa de Ciências Sociais (SSRN, na sigla em inglês), que incentiva a distribuição de resultados e conteúdos de pesquisa, que são descarregados de forma gratuita. A SSRN já registrou 56 milhões de descargas até o momento, com média de 1 milhão por mês. A biblioteca eletrônica da SSRN já classificou 7,7 milhões de referências e 5,2 milhões de citações.

A lenta mudança em direção a revistas de livre aceso e a baixa taxa de participação de departamentos em repositórios institucionais indica que simplesmente promover os benefícios dos novos formatos de comunicação acadêmica não é suficiente. Se publicações de livre acesso integral fossem usadas como fontes para estudos científicos de avaliação de citações, os acadêmicos ficariam mais dispostos a ter publicações em revistas de livre acesso.

Para concluir, parece necessário trazer publicações de livre acesso e novos formatos de publicação para os sistemas de avaliação das progressões de carreira. Isso poderia contribuir não somente para as próprias avaliações, mas também para promover a cultura do livre acesso e formas mais eficientes de disseminação de conhecimento. Como em muitos outros momentos da história, os mecanismos e tecnologias necessários para promover a mudança já estão disponíveis, mas restrições culturais e institucionais fazem da transição um lento processo.

 Cristibal Cobo é pesquisador do Oxford Internet Institute. Ele trabalha do projeto K-Network, que foca na criação de uma rede de disseminação e compartilhamento de conhecimento que promova o intercâmbio de boas práticas e implementações estratégicas para construir uma Sociedade de Informação e Conhecimento do Século 21.