Cambio de “paradigma” en la educación chilena

Nicolás Eyzaguirre es el ministro de educación de Chile desde hace un mes aproximadamente. El pasado día 15 de abril ofreció una conferencia de prensa. CNN Chile incluyó este corte de vídeo en su página web.

 

 También copio aquí el penúltimo párrafo de la noticia, tal como aparece en la página web de la CNN chilena:

El ministro de Educación también se refirió a los puntos importantes de la reforma educacional del Gobierno, explicando que el objetivo de terminar con “el paradigma de la educación” apunta a dar el salto “desde la educación entendida como un bien de consumo a una entendida como un derecho social, donde la sociedad asegura que todos sus miembros reciban lo mismo no importando su origen”. Para ello recalcó que para cambiar el paradigma “es necesario atacar” al lucro, la selección de alumnos y el copago. 

¿Podríamos ir tomando nota, por favor?

 

“Enseñanza XXI”, ¿más de lo mismo?

Empezaré con un juego: busque las 5 diferencias entre las dos aulas que aparecen en las siguientes ilustraciones. La primera es esta:

Schoolroom

Y la segunda, esta:

Captura de pantalla 2013-09-28 a les 12.58.52

Lo cierto es que apenas hay dos diferencias, además de la perspectiva: los ordenadores y… el modelo de pupitre.

La primera fotografía es de un aula de principios del siglo pasado. La segunda procede de un folleto, dirigido a los padres y madres de alumnos, distribuido este mismo año en diversos centros educativos de la región de Murcia sobre el Proyecto Enseñanza XXI. La portada completa es esta:

Captura de pantalla 2013-09-28 a les 12.59.10

Uno tiende a pensar que en espacios organizados de manera similar ocurren cosas similares. En ambas aulas los estudiantes están convenientemente separados (será para que no hablen entre ellos), el profesor/a está sentado frente a los alumnos (será porque es el principal foco de atención, el protagonista de la acción) y, en la segunda, encima los pupitres, aparecen ordenadores en lugar de los libros y libretas que esperaríamos ver en la primera (en la que, por cierto, se ve el hueco para que el tintero no se caiga. Sin duda es anterior al Bic Cristal). Es más, si miramos un ratito fijamente la primera foto casi se puede oir, en el silencio del aula, el rumor de las plumillas de los alumnos, raspando el papel mienras hacen ejercicios de caligrafía y algún borrón que otro. No hace falta ser muy mal pensado para colegir que ambos espacios están diseñados para facilitar el mismo tipo de actividades didácticas.

Pero puede que todo sea producto de mi imaginación: un artista ha ilustrado un folleto con los recuerdos de su escuela o instituto y ha puesto un portátil en cada pupitre. Pero cuando uno lee el folleto se da cuenta que el artista no está siendo nostálgico, que realmente “ha clavado” la esencia del proyecto “Enseñanza XXI”. En honor a la verdad, tengo que decir el proyecto de la Comunidad Valenciana y el de Baleares, que conozco por las órdenes de las respectivas Consejerías que los convocan, son similares.

Véamos algunas ideas clave del proyecto en el folleto:

¿Qué es el proyecto E-XXI?

Un proyecto pionero que impulsa el uso de libros digitales y contenidos de Internet como medio para enseñar al alumno de ESO.

Toda la actividad del centro y del docente es la misma. Lo único que cambia es que el alumno y el profesor no van a llevar libro en formato papel, y lo cambian por un equipo (portátil o tableta) con libros en formato digital. 

Si “toda la actividad del centro y del docente es la misma”, ¿en qué es pionero?

¿Qué ventajas tiene el proyecto?

1)  El uso de todas las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para aprender. Abrimos una ventana digital a nuestros hijos e hijas.

2)  Un coste menor a largo plazo. El primer año el coste será similar al coste del libro en formato papel, en el caso de que la familia tenga que comprar una tableta o un ordenador portátil. Pero el resto de años solo habrá que adquirir los libros en formato digital, cuyo coste es sensiblemente inferior al formato papel.

3)  Menor peso en la mochila.

4)  Compromiso con el medio ambiente, al no usar libro en formato papel. 

Todo son ventajas, pero, ¿qué significará “el uso de todas las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para aprender”) ¿Y “abrimos una ventana digital a nuestros hijos e hijas”? ¿A qué posiblidades se refieren? ¿Posibilidades didácticas quizá? ¿A usar la Internet y las múltiples herramientas para crear “artecfactos” digitales (fotos, vídeos, mapas conceptuales, esquemas, mapas, multimedia, etc.)? ¿A aprender con estudiantes de otros centros que, incluso pueden ser de otros países? ¿A acceder a información relevante y diversa en el marco de proyectos de aprendizaje colaborativo? ¿Los estudiantes van a prepararse para vivir en un mundo en el que la tecnología cada vez ocupa un lugar más relevante en el mundo laboral y en el ejercicio de sus derecos y responsabilidades como ciudadanos críticos, participativos y solidarios? Persiguiendo el objetivo último del desarrollo de competencias básicas, ¿van a aprender a aprender para seguir formándose a lo largo de la vida usando las TIC? 

Un poco más abajo, en el apartado de “preguntas frecuentes” de padres y madres, se aclaran todas estas incognitas:

¿Tengo que instalar Internet en casa?

No es necesario para desarrollar el proyecto tener Internet en casa. Muchos de los libros digitales permiten trabajar sin conexión y, cuando el alumno acuda al centro, sincronizará lo hecho en casa con la plataforma educativa para que el profesor tenga conocimiento del trabajo realizado. 

¡Acabáramos! Se trata de hacer en casa los ejercicios de los libros de texto  y, afortunadamente, “muchos de los libros digitales” permiten trabajar sin conexión. ¡Ya está claro!  “Las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para aprender” y “abri(r) una ventana digital a nuestros hijos e hijas” es hacer los ejercicios de los lbros de texto digitales en casa. Los objetivos del proyecto son evidentes: ningún cambio en relación a lo que se aprende, ni a cómo se enseña. La ilustración del folleto es reveladora.

Para este viaje no hacen falta alforjas. 

 

ESCUELA 2.0 y el final de la política educativa de un ordenador por alumno (modelo 1:1) en España

Está confirmado: se suprime el programa Escuela 2.0. Dicho en otras palabras, desaparece en España la política pública del modelo 1:1 o de un ordenador por alumno en el aula. En rueda de prensa, ofrecida en plena Semana Santa, la Secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte hizo públicas las líneas de recortes

ESCUELA 2.0 y el final de la política educativa de un ordenador por alumno (modelo 1:1) en España

Está confirmado: se suprime el programa Escuela 2.0. Dicho en otras palabras, desaparece en España la política pública del modelo 1:1 o de un ordenador por alumno en el aula. En rueda de prensa, ofrecida en plena Semana Santa, la Secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte hizo públicas las líneas de recortes

¿Quién decide la educación del futuro?

"En clases regulares despues de navidad" Foto de Alex Fuentes

"En clases regulares despues de navidad" Foto de Alex Fuentes. Algunos derechos reservados.

La Fundación Telefónica ha lanzado una iniciativa muy interesante y en la que voy a participar en la medida de mis posiblidades. Se trata del Encuentro Internacional de Educación 2012/2013. Durante 18 meses se realizará un congreso virtual sobre la educación del futuro. Cada dos meses se realizará un encuentro presencial en una ciudad distinta: Buenos Aires, Santiago de Chile, Medellín, Lima, Mexico D.F. Sao Paolo, Quito, Carácas y Madrid.


Copio de su web:

Serán 18 meses de debate y de intercambio, de actividades y talleres en red… En cada parada del Encuentro se abordarán nueve temas que alimentarán el debate sobre el presente y futuro de la educación:

  1. Relaciones entre sociedad, educación y trabajo
  2. Tecnología y calidad educativa
  3. Desarrollo integral de la persona: emociones, sentidos y valores en la educación
  4. Qué y cómo enseñar y aprender en la sociedad digital
  5. El rol del profesor: ¿de faro a guía?
  6. Cómo liderar el cambio en los centros educativos
  7. La familia: socio estratégico para la educación
  8. La educación permanente: la educación formal, informal y no formal.
  9. Visión y tendencias educativas de futuro.

En los EE.UU. hace tiempo que se está promoviendo el debate, y algo más, sobre las “competencias del S. XXI”. La iniciativa que más electrones ha movido, sin duda la mejor financiada, es “The Partnership for 21st Century Skills” (o P21):

The Partnership for 21st Century Skills is a national  organization that advocates for 21st century readiness for every student. As the United States continues to compete in a global  economy that demands innovation, P21 and its members provide tools and resources to help the U.S. education system keep up by fusing the 3Rs and 4Cs (Critical thinking and problem solving, Communication, Collaboration, and Creativity and innovation). While leading districts and schools are already doing this, P21 advocates for local, state and federal policies that support this approach for every school.

El enfoque P21 sobre la educación del futuro (véanse por ejemplo las herramientas y recursos para educadores que el proyecto ha generado) ha recibido críticas. Alguna de ellas, a mi juicio, muy coherente. Como ejemplo, véase la reciente de Jim Greenlaw, Deconstructing the Metanarrative of the 21st Century Skills Movement, presentada en la Annual Conference of the Philosophy of Education Society of Australasia en Auckland Nueva Zelandia, 1-4 de diciembre de 2011 (aunque no estaría de acuerdo con todo lo que dice el Prof. Greenlaw :-) ).

Quizá baste ver las empresas que financian P21 para hacerse una idea de por dónde “van los tiros”. Aunque es necesario entrar en el detalle de sus propuestas para juzgarlas, P21 es un intento muy potente de influir en cómo será la educación del futuro, poniendo en práctica aquella máxima de Alan Kay de que la mejor manera de predecir el futuro es inventarlo.

No estoy muy seguro de querer que el futuro de la educación mundial lo decidan los Strategic Council Members del P21 (por ejemplo, Apple, Oracle, Adobe, Cisco, Dell, Intel, Ford, Pearson, Houghton Mifflin Harcourt… o Lego y Crayola o la National Academy Foundation). O sus equivalentes hipano parlantes. De hecho, sí que estoy seguro: no quiero.

La Fundación Telefónica no debe caer en la tentación de imitar el modelo norteamericano o, por ejemplo, limitar la participación a los sectores profesionales de la educación. Se lo desaconsejo vivamente. La educación es un tema demasiado importante para dejarlo en manos de las empresas interesadas en hacer negocio con la educación, en manos de los tecnólogos educativos o de los docentes. Es la sociedad la que debe decidir sobre su futuro. Y nuestra sociedad es muy diversa.

No se en qué medida puede influir la iniciativa de la Fundación Telefónica en las decisiones futuras de los responsables políticos de la educación en nuestros respectivos paises, pero los que nos dedicamos a la educación  no deberíamos desentendernos de este tipo de iniciativas: son una oportunidad para aprender y para participar en la construcción del futuro. Es más, ¿no trabajamos por la formación de ciudadanos críticos y participativos?  Demos ejemplo. Nos jugamos demasiado.

 

 

 

¿Adiós a la Escuela 2.0? Un globo sonda

He vuelto a escribir nuevamente en este blog  porque, en estos últimos días, se ha difundido la noticia/rumor sobre la posible desaparición del denominado Programa ESCUELA 2.0. La misma, como muchos ya saben, surgió del periódico ABC expandiéndose en la twittersfera  (#esquela2.0) y provocando más de una entrada de blog (por ejemplo el magnífico "El fin de la escuela 2.0 y hacia donde va el