5 claves para entender la segunda generación del aprendizaje en línea

Wikimedia Hackathon 2013 [Amsterdam - Flickr], Author	Sebastiaan ter Burg from Utrecht, The Netherlands

Imagen: Wikimedia Hackathon 2013 [Amsterdam – Flickr],
Author Sebastiaan ter Burg from Utrecht, The Netherlands.

[Texto Publicado originalmente en Blog Abierto al Público del Banco Interamericano de Desarrollo].

América Latina está experimentando una inédita transición en sus modelos de enseñanza en línea. Sin embargo, las promesas de aprender más rápido, en todo momento y lugar se están viendo acompañadas por altos niveles de deserción estudiantil. Por eso, muchos subrayan que el modelo actual no ha conseguido cambiar realmente nuestros modos de aprendizaje.  

Después de una década se abren nuevas oportunidades. Las universidades han sabido aprender de sus errores y hoy tienen más experiencia, y también los estudiantes son ahora más conscientes de las bondades y limitaciones de aprender en línea.  A continuación presento cinco ideas que resumen los grandes vectores del nuevo paradigma del aprendizaje en Internet.

1

 Cada vez es más sostenible

El aumento del volumen de contenidos de licencia abierta como Creative Commons ha sido considerable, y hoy es más sencillo que nunca encontrar el material necesario para crear un curso. Los “recursos educativos abiertos”, como los promovidos por el BID, y el acceso cada vez más extendido a artículos científicos ciencia de acceso abierto han reducido enormemente los costos de entrada y han mejorado la sostenibilidad de estas iniciativas. Además de la reducción de los costos, se han desarrollado atractivos modelos de negocio como el modelo “feemium” utilizado por muchos MOOCs y que supuso unos ingresos de más de cuatro millones de dólares a Coursera.

2

 Ya no está limitada a una sola plataforma educativa

Plataformas comerciales como Blackboard dominaron la primera generación de  e-learning. Luego llegaron a escena plataformas libres u open source como Sakai o Moodle, que se hicieron muy populares entre las instituciones educativas por el ahorro en las licencias de uso. Hoy, sin embargo, parece han surgido nuevos medios para guiar el aprendizaje y ya no tiene sentido limitar el aprendizaje en una sola plataforma. Cada vez es más frecuente el uso de entornos personales de aprendizaje, en donde los estudiantes pueden combinar servicios y plataformas en línea según su interés y necesidad.

3

 Ya no está solo limitada al aprendizaje formal

La atención que existe sobre los MOOCS evidenció que el interés por acceder a experiencias de aprendizaje y actualización no siempre va ligada a la obtención de un certificado académico. El sector privado lo entendió rápidamente como una posibilidad para actualizar a sus recursos humanos y ha dado lugar a experiencias de cualificación semi-formal en entornos no formales como muestran edX y Coursera; o de reconocimiento social por competencias como Digital BadgesLinkedIn.

4

 La interacción entre los usuarios será cada vez más importante

La revolución digital ha hecho que las instituciones educativas hayan perdido el monopolio de brindar contenidos de calidad. Google LibrosDOAJ o Slideshare dan prueba de que la oferta de aprendizaje en línea tiene que ofrecer más que una selección de lecturas recomendadas. Ahora el valor está en estimular espacios más conversacionales, ya sea virtuales o presenciales y están dando paso a modelos híbridos de aprendizaje Outliers School en Iberoamérica.

5

 La educación será móvil, o no será

La tecnología móvil es una parte fundamental del ecosistema digital y cada vez será más importante. Parte del éxito de TED o YouTube está en sus contenidos portables, mayoritariamente breves (“snack”) que permiten aprender en pequeñas dosis durante los tiempos libres. Por eso, será necesario adaptar los contenidos a los formatos móviles, tanto en el lenguaje, como en el formato, duración y modos de utilizar los contenidos. La educación en línea será inevitablemente más multimedia, más breve y modularizada.

No hay duda sobre las oportunidades que esta segunda generación de aprendizaje en línea plantea para las instituciones educativas y cualquier organización interesada en generar y divulgar conocimiento. Pero ojo, ignorar estos cambios puede suponer un gran riesgo para quienes no sean capaces adaptarse rápidamente a estas innovaciones.

¿Hacia dónde evolucionará el aprendizaje en línea?


5 claves para entender la segunda generación del aprendizaje en línea

Wikimedia Hackathon 2013 [Amsterdam - Flickr], Author	Sebastiaan ter Burg from Utrecht, The Netherlands

Imagen: Wikimedia Hackathon 2013 [Amsterdam - Flickr],
Author Sebastiaan ter Burg from Utrecht, The Netherlands.

[Texto Publicado originalmente en Blog Abierto al Público del Banco Interamericano de Desarrollo].

América Latina está experimentando una inédita transición en sus modelos de enseñanza en línea. Sin embargo, las promesas de aprender más rápido, en todo momento y lugar se están viendo acompañadas por altos niveles de deserción estudiantil. Por eso, muchos subrayan que el modelo actual no ha conseguido cambiar realmente nuestros modos de aprendizaje.  

Después de una década se abren nuevas oportunidades. Las universidades han sabido aprender de sus errores y hoy tienen más experiencia, y también los estudiantes son ahora más conscientes de las bondades y limitaciones de aprender en línea.  A continuación presento cinco ideas que resumen los grandes vectores del nuevo paradigma del aprendizaje en Internet.

1

 Cada vez es más sostenible

El aumento del volumen de contenidos de licencia abierta como Creative Commons ha sido considerable, y hoy es más sencillo que nunca encontrar el material necesario para crear un curso. Los “recursos educativos abiertos”, como los promovidos por el BID, y el acceso cada vez más extendido a artículos científicos ciencia de acceso abierto han reducido enormemente los costos de entrada y han mejorado la sostenibilidad de estas iniciativas. Además de la reducción de los costos, se han desarrollado atractivos modelos de negocio como el modelo “feemium” utilizado por muchos MOOCs y que supuso unos ingresos de más de cuatro millones de dólares a Coursera.

2

 Ya no está limitada a una sola plataforma educativa

Plataformas comerciales como Blackboard dominaron la primera generación de  e-learning. Luego llegaron a escena plataformas libres u open source como Sakai o Moodle, que se hicieron muy populares entre las instituciones educativas por el ahorro en las licencias de uso. Hoy, sin embargo, parece han surgido nuevos medios para guiar el aprendizaje y ya no tiene sentido limitar el aprendizaje en una sola plataforma. Cada vez es más frecuente el uso de entornos personales de aprendizaje, en donde los estudiantes pueden combinar servicios y plataformas en línea según su interés y necesidad.

3

 Ya no está solo limitada al aprendizaje formal

La atención que existe sobre los MOOCS evidenció que el interés por acceder a experiencias de aprendizaje y actualización no siempre va ligada a la obtención de un certificado académico. El sector privado lo entendió rápidamente como una posibilidad para actualizar a sus recursos humanos y ha dado lugar a experiencias de cualificación semi-formal en entornos no formales como muestran edX y Coursera; o de reconocimiento social por competencias como Digital BadgesLinkedIn.

4

 La interacción entre los usuarios será cada vez más importante

La revolución digital ha hecho que las instituciones educativas hayan perdido el monopolio de brindar contenidos de calidad. Google LibrosDOAJ o Slideshare dan prueba de que la oferta de aprendizaje en línea tiene que ofrecer más que una selección de lecturas recomendadas. Ahora el valor está en estimular espacios más conversacionales, ya sea virtuales o presenciales y están dando paso a modelos híbridos de aprendizaje Outliers School en Iberoamérica.

5

 La educación será móvil, o no será

La tecnología móvil es una parte fundamental del ecosistema digital y cada vez será más importante. Parte del éxito de TED o YouTube está en sus contenidos portables, mayoritariamente breves (“snack”) que permiten aprender en pequeñas dosis durante los tiempos libres. Por eso, será necesario adaptar los contenidos a los formatos móviles, tanto en el lenguaje, como en el formato, duración y modos de utilizar los contenidos. La educación en línea será inevitablemente más multimedia, más breve y modularizada.

No hay duda sobre las oportunidades que esta segunda generación de aprendizaje en línea plantea para las instituciones educativas y cualquier organización interesada en generar y divulgar conocimiento. Pero ojo, ignorar estos cambios puede suponer un gran riesgo para quienes no sean capaces adaptarse rápidamente a estas innovaciones.

¿Hacia dónde evolucionará el aprendizaje en línea?


abiertos a cambios más profundos

El 2013 fue un año repleto de apertura. Hemos podido ser testigos de una avalancha de iniciativas educativas abiertas (pero también en el ámbito científico y de publicaciones) que destacan la potencia del ‘acceso abierto’ en la educación.

El video que aquí compartimos fue un material que originalmente preparamos para el MOOC ofrecido por Coursera sobre “Innovación educativa con recursos abiertos” (organizado por María Soledad Ramírez y Vladimir Burgos, ambos del Tecnológico de Monterrey). Haciendo gala de los principios de re-utilización y re-distribución este ‘recurso educativo abierto’ (REA o OER en inglés), con licencia abierta, fue adoptado y adaptado por Silvia Andreoli para el curso ‘Escenarios Educativos con Tecnología‘ que recientemente ofreció el Centro de Innovación en Tecnología y Pedagogía (Citep) de la Universidad de Buenos Aires. 

En los meses que vienen, se aproximan las últimas dos reuniones de nuestro proyecto Oportunidad, primero en Bolivia en Marzo próximo. Luego para Junio el gran cierre final en Monterrey, México. No está demás agregar que habrá buenos amigos y algunos gigantes del acceso abierto como Carolina Rossini, con quien estuvimos en el Open Ed de Vancouver; Carolina Botero, líder de Creative Commons en Colombia, a quien visitamos en la Universidad Nacional de Colombia; y Rory McGreal de la Universidad de Athabasca con quien trabajamos en el proyecto Open Education 2030 para Europa en la sede del Institute for Prospective Technological Studies de Sevilla. Rory además es editor del journal donde publicamos un comparativo longitudinal sobre la evolución de los REAs en diferentes lenguas. En fin, espero que más de uno se anime porque creo será una oportunidad sin precedentes en la región.

Afortunadamente el tema del ‘acceso abierto’ crece cada vez con  más fuerza. He tenido el privilegio de colaborar con extraordinarios equipos en varias regiones y estoy convencido que en la educación ya no hay vuelta atrás. También creo que este camino avanzado permitirá entrar en agendas mucho más complejas y ambiciosas (pero de impactos quizá mayores). Ante las preguntas:

‘¿qué pasará cuando una importante cantidad de universidades apuesten por liberar sus contenidos y sus publicaciones en abierto? ¿Dónde estará la diferencia? ¿Hacia a dónde avanzar? ¿Será ese el fin de la historia (fukuyameando la pregunta)?’

A mi me parece que no. Cada día hay un contexto más propicio para entrar en temas de igual o mayor relevancia, como por ejemplo la expansión de estrategias de ‘certificación abierta’ [aquí nuestros apuntes en la blog 'impacto social' de la London School of Economics]. Esto lo expondremos en abierto en la Universidad de Valencia, entre otras rutas. Por lo pronto, la semana que viene estaremos en La Haya, cuartel general del International Baccalaureate, para hablar de estos temas con su equipo de planeación estratégica.

Si te interesa el tema, sigue la próxima Open Education Week.
Seguimos,

Which Creative Commons  licence is right for me?

Click para ampliar el mapa de decisiones de Creative Commons Australia


Outliers School, #Mooc24Mooc y otros dispositivos de aprendizaje permanente

Para abrir el diálogo asociado a este video seguimos por estas vía @cristobalcobo 

En tiempos de desintermediación David tiene unas cuantas cosas que decirle a Goliat. Preparamos este video con dos objetivos:

1) Colaborar con el meta-Mooc que un par de genios locos (pseudo-Quijotes digitales de la educación) experimentales acaban de crear: su nombre Mooc24Mooc y ofrece un interesante Mooc acerca de Mooc (y en castellano! que no es algo que siempre ocurre). Los creadores, no sólo están explorando dosis, contenidos y formatos de aprendizaje sino que también buscan investigar la “huella digital” (digital footprint) que este experimento deja en la Red. Algo que me hace pensar no sólo en la importancia de diseñar nuevas prácticas de enseñanza aprendizaje sino que también pensar en profundidad lo que implica la academia digital en los tiempos del acceso abierto. Mi reconocimiento a esta iniciativa con este breve video.

2) Por petición de los organizadores aprovecho de hablar un poco sobre OutliersSchool que está a punto de arrancar (4 al 14 noviembre 2013). OutliersSchool no es un Mooc, pero tampoco es un curso en línea. Quienes recorren estos circuitos conocerán esta apuesta de aprendizaje y “design thinking“. Si hay alguien está interesado, la convocatoria está abierta por unos días más. En esta oportunidad Outliers contará con John Moravec. autor de Knowmads y Hugo Pardo que en estos días celebra las 100,000 descargas de Geekonomía.


Certificaciones y reconocimientos

 


La era ‘post TIC’ en las escuelas de Inglaterra


Training to teach, the new computing curriculum (Southampton University)

Cuando las habilidades digitales no son suficientes: el caso inglés..”

El gobierno inglés, a través del Ministerio de Educación (Department for Education, DfE), se encuentra llevando a cabo una redefinición en su estrategia de desarrollo de habilidades tecnológicas dentro del contexto escolar. La meta es implementar esta reforma para el 2014.

Esta revisión promovida por el DfE resulta relevante si se toma en cuenta el protagonismo que desempeñan las políticas británicas en el contexto de la Agenda Digital europea en el ámbito de las competencias digitales[1]. Pero además es estratégica porque apunta hacia una innovación estructural en relación a los marcos de competencias previamente implementados por el propio DfE.

Uno de los ejes estratégicos que esta redefinición plantea es repensar el énfasis y enfoque actual en que se insertan las habilidades digitales dentro de la educación. Un ejemplo reciente de ello ha sido un cambio en su normativa la cual plantea que a partir del año 2013 ya no será obligatorio adoptar el actual ‘curriculum TIC’ en los niveles Key 1 y 2 [2].

Hoy el debate está centrado en migrar de un ‘currículum TIC’ hacia un ‘currículum en computación’ [3]. Sin embargo, este cambio va mucho más allá de un ajuste en la nomenclatura, y surge del análisis crítico de diferentes actores de la sociedad frente al ‘irregular’ impacto de las tecnologías digitales en los entornos de educación escolar. Ello sin mencionar que los propios estudiantes han evaluado el actual ‘currículum TIC’ (centrado en el uso funcional de software principalmente de tipo oficina) como obsoleto, “pobre, aburrido y básico”.

Por otra parte, este replanteamiento busca favorecer un entendimiento más profundo por parte de los estudiantes en aquellos principios que posibilitan la creación de tecnologías digitales (tanto de software como de dispositivos tecnológicos). Ello guarda relación con estimular desde una temprana edad aprendizajes en el área de informática y programación (Computer Science) así como la creación de nuevas oportunidades de empleabilidad dentro de mercados del trabajo vinculados a la tecnología de punta (ej.: video juegos, efectos especiales, etc.)[4].

Este nuevo enfoque, que busca expandir y enriquecer lo que hoy se entiende por alfabetismo digital (digital literacy), también se focaliza en el desarrollo de habilidades y conocimientos de los estudiantes en áreas como: ‘aprender haciendo’ a través de programación y creación de Apps, saber manipular placas de computador (ej: Raspberry Pi), crear modelado molecular (ej. animación y 3D) además de otras destrezas en áreas como privacidad y administración de la identidad digital, e-seguridad, emprendimiento creativos en entorno digitales, entre otros.

Por una parte, este replanteamiento está alineado con una estrategia nacional que busca formar a la próxima generación de programadores y creadores de nuevos negocios vinculados a la industria digital (ver Livingstone y Hope, 2011). Por otra parte este enfoque  articula las visiones e intereses recabados a través de diversas consultas y estudios que analizan la viabilidad de una renovada estrategia de formación de capital humano a nivel nacional. Entre los agentes y organizaciones que han participado en este proceso destacan British Computer Society, Computing at School, eSkills UK, Association for Learning Technology y NAACE[5], además de otros actores locales vinculados al ámbito educativo escolar.[6]

De igual manera en esta estrategia se observa un creciente debate sobre la necesidad de crear instrumentos más apropiados para evaluar el uso y desarrollo de estas habilidades. Por otra parte también se trabaja en la creación de nuevos paquetes de incentivos para la actualización y capacitación del profesorado (como por ejemplo para que los recién graduados de pedagogía se formen como profesores de Computer Science)[7]. También se contempla la importancia de consolidar nuevas relaciones entre las escuelas, los docentes y el sector productivo (industria tecnológica y de contenidos). Según Michael Gove, actual ministro del DfE, la insatisfacción manifiesta ante el actual currículum nacional en TIC hace pensar en la necesidad de crear un currículum de fuente abierta (‘an open-source curriculum’[8]) y justamente esa es la tarea que se está llevando tanto dentro como fuera del sector educativo.

Seguiremos haciendo estudios en este tema que resulta de particular relevancia…

Training to teach, the new computing curriculum - YouTube

Dimensiones asociadas con alfabetismo digital


[1] Digital Agenda for Europe (2010) Chapter 4 Digital Competences in the Digital Agenda.

[2] UK Department for Education (2013) ICT – Schools. Retrieved August 27, 2013.

[3] Consultation on computing and disapplication – Schools. (2013). Retrieved August 27, 2013.

[7] Luckin, R., Bligh, B., Manches, A., Ainsworth, S., Crook, C., & Noss, R. (2012). Decoding learning: the proof, promise and potential of digital education.

[8] Digital literacy campaign – Michael Gove’s speech in full. (2012, January 11). The Guardian. Retrieved August 27, 2013.