Mundo Knowmad

Tiempos Knowmads (especialmente ahora que salió la última versión del libro digital en ‘acceso abierto’) es una época en que va bien aquello de la ubiquidad, o al menos para explorar si el mundo es tan plano como nos decía Thomas Friedman. La semana pasada estuvimos en dos interesantes encuentros en Barcelona. El primero fue un evento organizado por el equipo Inteligencias Múltiples de Howard Gardner en el Colegio Montserrat (y un grupo de ponentes tan interesante como heterogéneo). Posteriormente, tuvimos el honor de abrir el congreso sobre ‘Estrategias para el Aprendizaje Colaborativo’ en la Universidad Girona, donde pudimos conocer notables proyectos de robótica creada por niños, creatividad al 100%.

En tanto Hugo Pardo nos ha sumado a su equipo en Colombia con un atractivo laboratorio para acelerar la innovación dentro de las bibliotecas (todo dentro del circuito de Outliers School). La próxima cita será en New Orleans junto a mil docentes de todas las Américas (me gusta cuando se puede agregar la ‘s’ final). El evento llamado “IB Conference of the Americas” es organizado por los amigos de International Baccalaureate (aquí el video de la versión 2012, en inglés).  A fines de Julio, y para seguir la idea de Américas iremos a Argentina y Chile. En Argentina participaremos en un congreso sobre didáctica e innovación en Córdoba (ver programa) para luego ofrecer el seminario sobre Tendencias Globales para (re)pensar la Educación en el siglo XXI.

Esto es sólo un avance de lo que vendrá entre Septiembre y Octubre que incluye nuevos proyectos en España (Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Universidad de Navarra y Universitat de València), Ecuador (Universidad Tecnica Particular de Loja), Perú (Universidad Católica del Perú), Bélgica (Katholieke Universiteit Leuven) y Holanda (IBAEM).


Mundo Knowmad

Tiempos Knowmads (especialmente ahora que salió la última versión del libro digital en ‘acceso abierto’) es una época en que va bien aquello de la ubiquidad, o al menos para explorar si el mundo es tan plano como nos decía Thomas Friedman. La semana pasada estuvimos en dos interesantes encuentros en Barcelona. El primero fue un evento organizado por el equipo Inteligencias Múltiples de Howard Gardner en el Colegio Montserrat (y un grupo de ponentes tan interesante como heterogéneo). Posteriormente, tuvimos el honor de abrir el congreso sobre ‘Estrategias para el Aprendizaje Colaborativo’ en la Universidad Girona, donde pudimos conocer notables proyectos de robótica creada por niños, creatividad al 100%.

En tanto Hugo Pardo nos ha sumado a su equipo en Colombia con un atractivo laboratorio para acelerar la innovación dentro de las bibliotecas (todo dentro del circuito de Outliers School). La próxima cita será en New Orleans junto a mil docentes de todas las Américas (me gusta cuando se puede agregar la ‘s’ final). El evento llamado “IB Conference of the Americas” es organizado por los amigos de International Baccalaureate (aquí el video de la versión 2012, en inglés).  A fines de Julio, y para seguir la idea de Américas iremos a Argentina y Chile. En Argentina participaremos en un congreso sobre didáctica e innovación en Córdoba (ver programa) para luego ofrecer el seminario sobre Tendencias Globales para (re)pensar la Educación en el siglo XXI.

Esto es sólo un avance de lo que vendrá entre Septiembre y Octubre que incluye nuevos proyectos en España (Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Universidad de Navarra y Universitat de València), Ecuador (Universidad Tecnica Particular de Loja), Perú (Universidad Católica del Perú), Bélgica (Katholieke Universiteit Leuven) y Holanda (IBAEM).


Cultura abierta más allá del código y las licencias

¿Por qué es importante que la educación sea abierta? from Cristobal Cobo Romaní.

Una segunda versión del Congreso Internacional Cultura Libre se celebró esta semana en Quito. Políticos, tomadores de decisión, rectores, académicos, artistas, promotores culturales, desarrolladores de tecnología y activistas sociales, se reunieron para discutir cómo entender y promover la cultura del ‘open access’. El evento dio espacio a promover estrategias de adopción de open source [y hardware] en educación, recursos educativos abiertos y licencias abiertas en general) pero la visión fue mucho más allá del código y las licencias e hizo un zoom a las transformaciones actuales de la cultural digital.

Vale la pena agregar, que tuvimos el privilegio de exponer junto al nuevo Ministro de Educación de Ecuador, Augusto Espinosa, quien habló de desarrollo humano, investigación científica y estímulo a la innovación. ¡Cómo nos gustaría ver a más ministros de educación (y de otras ramas también) participando personalmente en este tipo de actividades para fomentar la adopción de prácticas abiertas!.

Ecuador hoy se encuentra en una interesante transición en miras a modificar su matriz productiva hacia una economía del conocimiento. La estrategia apunta a la redefinición de sus estrategias de desarrollo de capital humano (aquí más información pdf). Lo más interesante es que dentro de este proceso de transformación económica y productiva nacional, el movimiento de ‘open source’ ya ha ganado un espacio y un reconocimiento.

Como tantas veces lo hemos apuntado, la adopción de estrategias de acceso abierto no son otra cosa que aceleradores de transferencia de conocimiento que generan condiciones más propicias para favorecer innovación entre diferentes sectores productivos. Sin duda que la educación formal y el aprendizaje en general han de jugar un papel clave en esta apuesta.

En el caso de la economía europea, que a pesar de estar pasando por una etapa sumamente compleja, declara ahorrarse una generosa cantidad de recursos gracias a su apuesta por el open source. Sin embargo, el tema no se limita en el ahorro, sino que buscar generar una nueva ecología de opciones en la que la educación abierta juega un papel clave.

Aquí compartimos nuestra presentación que sugiere acciones y estrategias para incorporar con mayor celeridad el ‘movimiento abierto’ a la educación, así como la producción y diseminación científica (más conocida como ciencia abierta). Aquí una síntesis de nuestra intervenciones.

.


En #educación no se trata (solo) de #innovación

Hoy en día decir que la innovación es clave o que se apoya la innovación es más o menos como decir que las energías verdes son buenas para el planeta. Nadie está en contra. Es más, me atrevería a decir que la innovación como concepto ha dejado (hace tiempo) de ser una palabra innovadora y se ha convertido en un cliché, en un lugar común, en un commodity. Desde mi perspectiva porque se ha mal entendido la diferencia entre el proceso de creación y la puesta en marcha.

Llevamos décadas escuchando que la educación necesita innovación (un concepto que se tomó prestado del management y de la evolución tecnológica) sin embargo a la hora de la verdad de dicha  innovación hay baste poco a la vista. Es decir, se adoptan los dispositivos tecnológicos de turno o lo que es peor se le exige al docente que haga las cosas de una manera diferente pero se le sigue evaluando con los mismos parámetros e instrumentos de hace décadas atrás.

Lo que menos nos interesa es divinizar a la innovación como concepto (y menos a la tecnología, a un año de la muerte de Steve Jobs la prensa habla de él como un santo patrono y no como un vendedor de cajas de plástico con luz, pero esa es otra historia). Tampoco nos interesa mostrar la cara más pura de los MOOC cuando al final del día muchas universidades lo ven sólo como una nueva fuente de ingresos [ver entrevista al Presidente de Stanford]. Sin embargo, la avalancha de novedades que han ocurrido en los últimos 11 meses (tomo como punto de partida el curso de Inteligencia Artificial abierto ofrecido por Stanford a 160.000 estudiantes) es tan radical que es fundamental darse tiempo para poner todas las piezas del tablero y analizar el fenómeno en 360 grados.

Un mínimo listado de algunas de estas exploraciones (muchas de ellas representadas en este Prezi) sugiere: nuevos modelos de certificación no basados en grados sino en créditos y/o medallas [en muchos casos no institucionales]; mecanismos de evaluación entre pares mediante grandes volúmenes de estudiantes [ver TED de Coursera]; analítica de aprendizaje a gran escala [ver Horizon Report 2012]; estrategias pedagógicas orientadas a llevar los contenidos a la casa y las tareas o deberes al aula [ver flipped classroom]; nuevas formas de co-leer en línea [ver estudio Open University, pdf]; espacios de aprendizaje ampliado [ver Knowmads]; nuevos modelos de financiamiento [Google y Microsoft están financiando a los estudiantes de Udacity]; etc.

Frente a este panorama de profundas redefiniciones (en un entorno que está cambiando desde afuera y no desde adentro) creo que hay dos opciones: Una de ellas es la operación avestruz, es decir esconder la cabeza como lo hizo ayer la Oficina de Educación Superior de Minnesota prohibiendo el usar o acceder a Coursera u otros MOOC. La segunda opción,  apostar por abrir el debate (crítico) pero con miras hacia la acción (no sólo retórica).

Creemos que por respeto a las generaciones que vienen vale la pena pensar en esta segunda opción. Aproximaciones para esta vía exploratoria existen muchas y de diversas formas y colores. A mis colegas Carlos Scolari y Hugo Pardo y a mi nos pareció importante abrir Outliers School para pensar la educación en la era post-innovación: la casa está abierta a quien quiera venir.

Si este es o no el futuro de la educación no es importante por ahora. Pero sí el ser protagonista y no espectadores de estos agitados tiempos.


El fin de la escasez ¿se viene la “primavera de los académicos”?

La apertura al conocimiento ha sido uno de los mantras que han defendido distintas comunidades vinculadas al desarrollo de Internet. Ahí destacan las comunidades de software libre (que evolucionaron desde las comunidades hippies hasta comerse buena parte del mercado de telefonía móvil global con Android); desde ahí se expandió el germen de Creative Commons que ha crecido con fuerza beneficiando y promoviendo la defensa a la creatividad abierta; pasando por las ideas de Cherbourg sobre innovación abierta que ahora son casi norma en las prácticas de creación distribuida; pasando por movimiento más libertarios (colectivos y comunidades así como artistas y patrocinadores del saber colectivo). Quizá no con la misma velocidad, pero sí con igual fuerza esta epidemia del openness ha llegado hasta la academia. Esto es interesante, si se toma en cuenta la sabida capacidad de resistencia al cambio que gozan las instituciones educativas en casi todo el globo.

En una pista paralela a toda la discusión (génesis, vida y ocaso) sobre la Web 2.0, en los circuitos académicos ha ido creciendo la idea de apostar por modelos más abiertos para crear, remixar, distribuir y consumir el conocimiento (ver el famoso artículo Citation Advantage of Open Access Articles en PLoS). Es cierto, que aún quedan ‘años luz’ por avanzar, pero es todo un fenómeno lo que está ocurriendo.

¿Por qué es buena idea abrir el conocimiento?

Lo abierto ofrece mayor flexibilidad (más contextos y formatos para usar y combinar el conocimiento); acceso a un público mucho más diverso (así como mayor participación); posiblidad de feedback inmediato (open peer review); mayor visibilidad de la institución y su profesorado (MIT y Open University registran millones de visitas en sus portales de recursos abiertos); se favorece el aprendizaje informal y a lo largo de toda la vida (lifelong learning); permite esquemas de aprendizaje a la carta (P2P university favorece aprendizaje por contenidos y no por grados académicos); 1+1=3 (la combinación de saberes y disciplinas genera nuevos conocimientos, ver la experiencia europea de Internet Science). Los intangibles de la apertura son incontables y a veces inimaginables, nuestro libro Planeta Web 2.0 alcanzó 220,000 descargas y Aprendizaje Invisible ya superó las 15,000 en sus primeros 6 meses, además de haber sido traducido al finlandés! y a una infinidad de nuevos formatos).

Imagen: Spatialanalysis.co.uk

Muchos quisiéramos que la velocidad de transformación (y de adaptación) de las instituciones educativas frente a estos temas fuese más veloz (un eufemismo, para no hablar de la velocidad glacial con que se enfrentan al cambio). Sin embargo, los cambios profundos se cocinan a fuego lento: ello nos hace imaginar transformaciones más consistentes y de fondo. Indudablemente en algunos casos este cambio hacia lo abierto costará el recambio de una generación completa de académicos, docentes, centíficos y policy makers. Explicar y entender las consecuencia de los flujos abiertos del conocimiento es una tarea titánica pero que resulta clave para avanzar hacia la promoción y adopción de nuevos canales para distribuir y re-construir el conocimiento en red.

La región Iberoamericana, desde nuestra perspectiva (y a la luz de iniciativas globales como el Open CourseWare Consortium o al revisar los temas que analiza el claustro académico en directorios de journals de habla hispana tales como SciELO o Redalyc), está en el oscurantismo más absoluto. Simplemente este tema aún no adquiere la fuerza que necesita. Especialmente si se toma en cuenta lo que está ocurriendo en África, China o Japón (para no citar los típicos ejemplos de USA o UK).

Hace pocos días The Guardian publicaba un artículo al respecto, explicando que los académicos están cansados de la tiranía (monopólica, amigocrática e ineficiente) de una cantidad importante de journals científicos, que se resisten a poner sus artículos en acceso abierto (salvo honrosas excepciones). Este periódico británico hablaba de “la primavera académica” sugiriendo que existen evidencias de sobra para justificar que el número de citas, referencias, visibilidad e influencia que genera el acceso abierto no guarda relación alguna con la lógica de la escasez con que juegan los canales tradicionales de divulgación científica. Muchos académicos e investigadores ya conocen esta realidad y exigen un nuevo modelo.

Hace unas semanas Florencio Ceballos del IDRC nos decía, un TED Talk vale más que 100 papers. Creo que la ecuación se repite también con las imprentas del siglo XXI (Google Books, Slideshare, iTunesU, Wikipedia, YouTube, Twitter, etc.). Para avanzar no se necesita cerrar todos los journals ni las imprentas. Sólo se requiere avanzar hacia una innovación incremental (no necesariamente radical). Pero quienes gozan de las regalías de las suscripciones y el acceso por pago no están dispuestos a ceder ni un poco. Claro, con honrosas excepciones tal como JStore quien entendió el cambio de modelo y anunció en Technology Review, su giro hacia la apertura.

Recuerdo con nitidez cuando leí el post que Carlos Scolari escribió hace años en Digitalismo anunciando el nuevo libro de Anderson “Free” en el que caracterizaba los diferentes niveles de gratuidad y apertura. Eso es justamente lo que corresponde hacer ahora, dejar los –ismos de antaño y analizar con detalle la gama de matizes, licencias, canales de distribución que estimulan el intercambio, la generación de nuevas ciencias y de una educación más abierta. Si no es ahora en tiempos de crisis, entonces ¿cuándo?.

Esta semana estaremos en la Universidad de Cambridge, en la conferencia “Innovation and Impact – Openly Collaborating to Enhance Education” (del OCW Consortium’s Global Conference), presentando nuestro nuevo proyecto: OportUnidad que busca impulsar (con un modelo bottom up) el valor del “open access” en el mundo de la educación. Esta iniciativa, que desarrollamos en conjunto cuatro universidades europeas, trabajará con docentes de 60 universidades latinoamericanas, a fin de explicar y fomentar la importancia de cambiar hacia un paradigma más abierto. Seguimos convencidos, igual cómo lo dijimos en China hace 5 años, que el conocimiento abierto es la energía del siglo 21.

[* Este texto se preparó para digitalismo en reconocimiento a la labor de difusión de la ciencia y el cambio de paradigma que promueven sus editores].


Imagine: momentum de (re)creación digital #Imaginecc #postdigitalbcn12

El arte de la reinvención. Imagine PostDigital Barcelona 2012 from Imagine on Vimeo.

Imagine es una fábrica multiplicadora de talentos creativos. En el 2011 esta iniciativa resultó todo un éxito y este año viene a apostar por más ruptura y divergencia. Imgine busca concentrar a una tribu de soñadores y emprendedores interesados en pensar y crear el ecosistema industrial de la comunicación del siglo XXI.

Los ingredientes son diversos y arriesgados. La combinación de diseño, emprendimiento, multimedia, creatividad y educación funky (no la aburrida) es una fórmula que a muchos nos interesa explorar. Inspirados en la idea de Moravec sobre Knowmads esta cita global se dará encuentro en Barcelona. La buena noticia es que aún hay tiempo y espacio para postular.

Me gusta en esto como una plataforma de conexión basada en la transferencia de conocimiento entre gente de América y Europa. Convencidos de que es tiempo de ser realistas y por tanto hay que innovar, este momentum de (re)creación promoverá espacios de innovación radical para pensar con altura de mira en los perfiles profesionales que demanda el XXI.

Cambios en todos los sentidos

Es evidente que los ladrillos del modelo tradicional mediático se caen a pedazos. Hace poco días estuve en la presentación de Jimmy Wales en Oxford y él explicaba con lucidez qué tan equivocados están los productores de la industria de contenidos al buscar desesperadamente  revivir un modelo que está agonizando (ver la propuesta de Hollywood y su lobby en el Congreso Americano por aprobar la desafortunada iniciativa Stop Online Piracy Act).

Aquí no se trata de si aceptar o no la piratería, sino de la resistencia a modelos más inteligentes y abiertos (por ejemplo: subscription streaming). Por todos lados surgen nuevos modelos de negocios en base a la creatividad intensiva (y no a la agresiva e inútil cacería de Megaupload y similares, ver nota del NYTimes). ¿Acaso no surgirán cientos de nuevos Megaupload en diversos rincones del globo? ¿Nadie se acuerda de Napster y lo que pasó con el P2P después de su cierre? ¿Podrá el Gobierno de Obama meter a todo el mundo a la cárcel?

Por todos lados surgen ejemplos de un modelo de producción de contenidos que se regenera digital y orgánicamente a si mismo. Me gusta pensar en el “social music” de Plan B (recientemente referido aquí); ver invitación de Cuevana para apoyar al cine independiente; o la editorial DIY de Amazon (CreateSpace self-publishing) y otras menos abiertas pero interesantes de explorar como iBooks Author de Mac [ver demo]. Si hasta JStor apostará por el “open access” [!]. ¿No será evidente que las reglas del juego cambiaron?

Volviendo a Imagine y a la invitación de participar. Estoy encantado de sumarme  a este encuentro. Esta vez, hablaremos de INNOVACIONx (un modelo de innovación radical que se viene consolidando a través de experiencias como TEDx  o MITx). Una exploración por la amplificación (x) de buenas ideas que se evidencia al combinar innovaciones radicales, tecnología, nuevos modelos de negocios y empatía por la apertura.

Como bien dice Hugo Pardo en Digitalismo, tras toda está iniciativa hay una suerte de Posgrado de creatividad, tecnología y negocios, que las universidades de nuestros tiempos aún no están en condiciones de ofrecer ¿No será tiempo de re-inventarse?


Aprendizaje Invisible – descarga gratuita! – comparte el libro libre

Flickr Attribution Some rights reserved by rwkvisual

Tal como lo anunciamos al comienzo. Aprendizaje Invisible pasa a ser desde hace unas horas un ‘libro libre‘. Ahora te invitamos a abrirlo, compartirlo, desarmarlo, estirarlo, colgarlo, remixarlo, criticarlo y por sobre todo: leerlo.

Este libro se publica bajo Licencia Reconocimiento 3.0 España de Creative Commons. Usted es libre de: copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra; hacer obras derivadas. Invitamos a otros autores hacer lo propio.

Fotografía: Some rights reserved by rwkphotography.