Taller. Metodologías y herramientas de trabajo cooperativo

edcd

Desde niños se nos enseña que para ser mejor tenemos que ser competitivos. Competimos por obtener: mejor nota, más popularidad, estar en las primeras posiciones, el mejor puesto de trabajo, etc. Además, tenemos la visión generalizada de que para ser competitivo no hay que compartir, hay que ser individualista y reservarse para sí mismo el conocimiento.

En este taller comprobaremos que si compartimos seremos más competitivos que si no compartimos. Que a través de la cooperación el individuo, el grupo y la organización mejoran.

Para ello mostraremos varias herramientas (gestión de conocimiento y redes sociales), métodos (organización y creación de comunidades) y situaciones (puntuales, temporales y permanentes) para realizar trabajo cooperativo.

El próximo día 16 de marzo de 2016 de 10h a 14h, impartiré en Medialab-Prado (Madrid) el taller “Metodologías y herramientas de trabajo cooperativo”. Hay 20 plazas y la inscripción es gratuita, pero hay que hacer reserva en este enlace. El 11 de marzo se confirman las plazas, por tanto se recomienda, a cualquier persona interesada en el taller, hacer la inscripción lo antes posible.

El taller se enmarca en las actividades del III Encuentro de Diseño y Cultura Digital.


Cómo saber qué tipo de red social utilizo para crear mi comunidad.

red social

Las redes sociales se suelen utilizar como soporte para las comunidades de aprendizaje. Es habitual que haya debate sobre qué red utilizar. A menudo se elige la red en función de la afinidad que tenemos con la herramienta (a unas personas les gusta Facebook, a otras twitter, otras se quedan con google +…….).

Sin embargo no todas las redes valen. En función del tipo de comunidad, de sus objetivos y sobre todo de la forma de construirla hay unas redes sociales más apropiadas que otras.

En este caso vamos a explicar dos tipos de comunidades: las de “arriba abajo” y las de “abajo arriba”. Ambas tienen una serie de características comunes:

·         Las personas que forman la comunidad son las que aportan los recursos.

·         La folcsonomía sirve para clasificar, organizar y buscar los recursos en la comunidad. La folcsonomía está compuesta por un conjunto de etiquetas.

Enfoque de abajo – arriba. Los miembros de la comunidad definen las etiquetas de las folcsonomías. La folcosonomía se construye a medida que se construye la comunidad.

Un ejemplo: Pulsar aquí Inicialmente esta comunidad no tenía etiquetas. Las personas que aportan recursos van aportando las etiquetas,  por tanto la folsconomía es dinámica. Puede ver como estaba la comunidad inicialmente en este vídeo.

 

Enfoque de arriba – abajo. Las etiquetas que conforman la folcsonomía las define el creador de la comunidad. Las personas que participan en la comunidad no pueden poner sus propias etiquetas, tienen que elegir alguna entre las que ya existen.

Un ejemplo: Pulsar aquí. Inicialmente, incluso antes de abrirse al público, esta comunidad ya contenía las etiquetas. La folcsonomía es siempre la misma.  Puede ver inicialmente como estaba esta comunidad en este vídeo.

Si usted entra en las comunidades de los dos ejemplos no distinguiría si el enfoque es de arriba abajo o de abajo arriba. Únicamente vería que utiliza dos redes sociales. Si ha participado en la misma desde el inicio comprobaría que la forma de construirse es totalmente distinta.

La gran pregunta es: ¿en qué situaciones se podría utilizar cada tipo de comunidad?

En el comentario indico dos situaciones, pero mejor vayamos poniendo más ejemplos.