Revista Didasc@lia: Didáctica y Educación Vol 5, No 1 (2014) Enero-Marzo

Hoy traemos a este espacio al nuevo número de la

Didasc@lia: D&E Revista Didasc@lia: Didáctica y Educación. ISSN 2224-2643

Vol 5, No 1 (2014)

Enero-Marzo

Tabla de contenidos

Investigaciones

LA VIRTUALIDAD UNA OPORTUNIDAD PARA INNOVAR EN EDUCACIÓN: UN MODELO PARA EL DISEÑO DE ENTORNOS VIRTUALES DE APRENDIZAJEPDF
Juan Eusebio Silva Quiroz, Marcela Romero01-22
DINÁMICA SOCIO-LABORAL-PROFESIONAL DE LA SEMIPRESENCIALIDAD EN LA EDUCACIÓN SUPERIORPDF
Pura de la Caridad Rey Rivas23-46
PRIMER CURSO DE PROGRAMACIÓN EN ENSEÑANZA MEDIA: LA EXPERIENCIA CON SCRATCHPDF
Alejandro Miños Fayad47-54
LA FORMACIÓN GERENCIAL DEL LICENCIADO EN ECONOMÍA: UNA EXIGENCIA DEL MODELO DEL PROFESIONAL ACTUALPDF
Reynerio Velázquez Leyva55-64
MODELO DE UN PROCESO DE ENSEÑANZA - APRENDIZAJE CON ENFOQUE INVESTIGATIVO EN LA FORMACIÓN INICIAL DE PROFESORESPDF
Oscar Vivero Reyes, Iraselma Pompa Alarcón65-84
MODELO DE FORMACIÓN Y DESARROLLO DE LA COMPETENCIA INVESTIGATIVA EN DOCENTES EN EJERCICIO DE LA EDUCACIÓN MEDIA SUPERIOR SIN FORMACIÓN PEDAGÓGICA VINCULADOS A LA BENEMÉRITA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE PUEBLAPDF
Margarita Oropeza Largher, Alodio Mena Campos85-98
MODELO TEÓRICO-METODOLÓGICO PARA LA ESTIMULACIÓN DEL TALENTO EN LA FORMACIÓN PROFESIONAL MEDIANTE PROYECTOS DE INVESTIGACIÓNPDF
Dislayne González Morales, Dalgys Pérez Luján99-122
LA RELACIÓN SUJETO-OBJETO EN LA FORMACIÓN DE LA COMPETENCIA INVESTIGATIVA DEL ESTUDIANTE DE LABORATORIO CLÍNICOPDF
Pablo Barreiro Macías, Pedro Sánchez del Toro123-138
INNOVACIÓN EN LOS PROCESOS DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE EN LA CARRERA DE ADMINISTRACIÓN PÚBLICA: LA EXPERIENCIA DE LOS TALLERES PROFESIONALESPDF
María Francisca Quiroga, Sofía Schuster139-154
ESTRATEGIA DIDÁCTICA PARA LA ENSEÑANZA-APRENDIZAJE DE LA GEOMETRÍA EN LOS GRUPOS CLASES MULTIGRADOPDF
Yurich Antúnez Oliva, Guillermo C. González Labrada C. González Labrada155-166
EL ESTUDIO DE LA BIODIVERSIDAD EN LA ENSEÑANZA DE LA BIOLOGÍA EN SECUNDARIA BÁSICAPDF
Omar García Vázquez, Norberto Sánchez Veloz167-176
LA DIALÉCTICA DE LO SOCIAL Y LO INDIVIDUAL EN EL APRENDIZAJE DE LA HISTORIA MEDIANTE EL USO DE LAS FUENTES HISTÓRICAS PATRIMONIALESPDF
Adalys Palomo Alemán, Anabel González Blanco177-190
LAS RELACIONES DE COOPERACIÓN EN LA DIRECCIÓN EDUCACIONALPDF
Luis Carlos Fernández Cobas, Raúl Addine Fernández, Maritza del Carmen Guerra Zaldívar191-202
PROYECTO EDUCATIVO DE ORGANIZACIÓN DEL SISTEMA DE DIRECCIÓN DE LOS POLITÉCNICOS AGROPECUARIOS PARA LA INCLUSIÓN DEL PROCESO DE ACTUALIZACIÓNPDF
Carlos Alberto Suárez Porto, Melva Luisa Rivero Rivero, Esther María Pino Guzmán203-214
IMPACTO DEL PROCESO DE EXTENSIÓN UNIVERSITARIA EN LA FORMACIÓN CIUDADANA EN LA UNIVERSIDAD DE CUNENEPDF
Felizardo Natangue Tamulisekifa, Elsi Amalia Ferrer Carbonell, Odalys Tamara Azahares Fernández215-230

Reflexiones

EL POSTGRADO DE LA UNIVERSIDAD POLITÉCNICA: ESPACIO PARA REFLEXIONAR SOBRE LA FORMACIÓN DOCENTEPDF
José Gregorio Acosta Jiménez231-240
LA ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD Y EL LOGRO DE POSIBILIDADES PARA TODOS EN EL PROCESO DE ENSEÑANZA APRENDIZAJEPDF
Tania Zamora Reytor, Xiomara Sánchez Batista241-254
RETOS Y PERSPECTIVAS DE LA FORMACIÓN PERMANENTE DEL TUTOR DE LA EDUCACIÓN PREESCOLARPDF
Edith Odalis Rodríguez Rondón, Joaquina Lucia Proenza García, Segifredo Luis González Bello255-266
CONSIDERACIONES SOBRE EL PROCESO DE RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS MATEMÁTICOS EN LA ESCUELA PRIMARIAPDF
Orlando Montero Ramírez, Rosell Ramón Hidalgo Herrera, Yolanda Cruz Proenza Garrido, Luis Manuel Leyva Leyva, Julio César Mulet González267-282
¿ES EL MOVIMIENTO DE PIONEROS EXPLORADORES UNA ORGANIZACIÓN SOCIAL ESPECIAL? RAZONES EPISTEMOLÓGICAS QUE LO SUSTENTANPDF
Vilfredo Avalo Viamontes, Zioraida Martínez Deliz283-300
PORTADA, ÍNDICE Y CONTRAPORTADA IMPRIMIBLESPDF


Creative Commons License 
Este trabajo está licenciado bajo la licencia Creative Commons Attribution 3.0 

(leer más...) Fuente: [ didascalia]

‘La dimensión pedagógica de la virtualidad’ …Call for Papers. Número 11. Monográfico sobre


Hoy os traemos a este espacio el CALL FOR PAPERS de

En las últimas semanas hemos estado trabajando también en el monográfico que sobre “La dimensión pedagógica de la virtualidad” publicará @tic. revista d’innovació educativa (http://www.uv.es/attic) en Otoño de 2013. Las fechas parecen lejanas, pero ya sabemos por experiencia que “todo está más próximo de lo que a veces parece”, así que aquí les dejamos la información acerca de este nuevo monográfico que coordinará el profesor de la Universitat de València, Cristóbal Suárez: cristobal.suarez@uv.es
Solicitud de artículos para un monográfico temático – Otoño 2013
(Finaliza el plazo envío: 10 de Octubre de 2013)
Tema: La dimensión pedagógica de la virtualidad
 Coordinador: Cristóbal Suárez Guerrero, Universitat de València, España cristobal.suarez@uv.es
@tic. revista d’innovació educativa convoca el envío de artículos para un volumen especial sobre la dimensión pedagógica de la virtualidad.
La virtualidad no es una novedad en la práctica educativa, no obstante, la reflexión pedagógica sobre este estadio de desarrollo social y cultural, sí. La novedad disruptiva con que se piensa la educación apoyada por la tecnología, donde internet es el arquetipo, requiere de un marco de representación pedagógico que implique críticamente la función tecnológica.

El aporte en la construcción de esta dimensión pedagógica de la virtualidad se puede hacer en torno a cuatro puntos:
1. Visiones educativas en la sociedad mediada tecnológicamente. Como la visión educativa no se puede desentender de la sociedad, de la cultura, ni de sus múltiples dimensiones con las que se co-construye, en esta sección se toman en cuenta las reflexiones pedagógicas sobre cómo debe ser la educación en un entorno mediado tecnológicamente, su noción antropológica, su visión global, o la carga utópica de dicha visión. Esto es, se trata de una sección dedicada a la representación teleológica de la educación en la Sociedad Red.
2. Bases psicopedagógicas de los enfoques de aprendizaje con tecnología. Como la representación sobre el por qué educar en la sociedad mediada tecnológicamente no puede abstenerse de una noción sobre cómo aprender, en esta sección se busca abrir la reflexión sobre las bases empíricas y  la validez educativa de las distintas nociones de aprendizaje en las que se apoyan los enfoques actuales que impulsan iniciativas con tecnología y, sobre las que se apoyan sus respectivas didácticas. Esto es, se trata de una sección dedicada a la exposición y crítica sobre la representación teórica del aprendizaje en la Sociedad Red.
3. Modelos de desarrollo educativo con tecnología. Como la formulación de la finalidad formativa, la organización de los contenidos, la dinámica de los agentes educacionales, la estructuración de las actividades de aprendizaje, la secuencia temporal de trabajo, las opciones de evaluación o, incluso, la propia representación del entorno de aprendizaje se ven mediadas por la tecnología ya sea en la educación formal, no formal e informal, en este sección se busca detectar los modelos desde donde se ejecutan estas reformulaciones educacionales. Esto es, se trata de una sección dedicada a presentar los modelos pedagógicos operativos con los que busca educar en la Sociedad Red.
4. Evidencias del cambio en la cultura educativa. Como la transformación de la educación con tecnología no consiste en introducir físicamente una herramienta, sino más bien en experimentar un cambio en la forma de representación simbólica que nos permite pensar, sentir y hacer algo nuevo en educación, en esta sección se intenta recuperar las investigaciones que dan evidencia del cambio cultural que está generando la tecnología en la organización escolar, estudiantes, docentes, instituciones y en la propia sociedad. Esto es, se trata de una sección dedicada a presentar investigaciones que al analizar el hecho tecnológico detectan un desarrollo cultural en la forma de educar en la Sociedad Red.
CFP. Versión en Inglés
CFP. Versión en Castellano
CFP. Versión en Catalán


(leer más...) Fuente: [atic]

LA INTERFAZ ES LA (PR)ESENCIA DE LAS TIC

 

Interface observed on the street #2

Primero con la línea de comandos (DOS, por ejemplo, críptico para quienes no lo conocieron, un hermano menor y pueril para los que saben de Linux), luego las GUI o interfaces gráficas para el usuario, donde la coordinación mano-ojo es vital para controlar y exprimir la potencia de una máquina de propósito múltiple que es la computadora personal. Pero se vienen las interfaces más naturales, como la voz que ordena, pide o motiva… al CPU, una interfaz oral que viene y va, que promete y a medias cumple. Es la interfaz de Viaje a las Estrellas, donde la interacción con la computadora es continua y transparente. Pero también están las interfaces kinéticas, del movimiento que conduce y hace reaccionar. Empezó el WII, donde se proyectaba a la máquina, luego está el Kinect, donde la máquina mira y percibe a la persona, pero es efectivo en cierto rango y es algo rengo, y luego llega Leap Motion que sigue las evoluciones de nuestro cuerpo es un espacio de 3 dimensiones con exactitud milimétrica (y cuesta solo la mitad que el Kinect: 150 versus 70 dólares). Es la evolución, pues.

Leap Motion

Más allá de esta veloz y selectiva historia (hay otros hitos, pero quiero solo destacar los saltos), está la idea de la interfaz, es decir, lo que Martinet llamaría la "doble articulación" de la comunicación hombre-máquina. En otras palabras, un movimiento o una figura coloreada no es solo eso, es una posibilidad de control o un bosque de información. Ya en las interfaces "touchscreen" (otro tipo de interfaz), los contactos múltiples convierten un gesto en una orden: hacer como que se coge una pizca se trasmuta en disminuir el tamaño de un objeto visual, en un contexto, como la navegación; en cambio, en un juego puede ser levantar un objeto.

Leap Motion Demo/explanation (inglés)

Esta trasmutación de doble articulación es hacer que la representación de la información sea, al mismo tiempo, un acto. La organización de la información se percibe en más de tres dimensiones, pues implica un complejo entramado de signos. Quizá cabe aquí la noción de "metaliteracity" o meta-alfabetización como el correlato educativo de esta preeminencia de la interfaz: no basta aprender una, sino desarrollar la capacidad de comprenderlas todas, lo que, en esencia, significa saber articular esas dimensiones en la superficie, es decir, a través de la percepción y el hacer mismos. Como quería un personaje de Heliópolis de Ernst Jünger, "la superficie y la profundidad son lo mismo".

Jana Belzer- ITP on Leap by Leap Motion from Paul Roberts on Vimeo.

SER en un mundo virtual

184-What's On Mikey's Mind?

¿Qué nos define en el mundo virtual? ¿Realmente todas las formas de definir al ser humano se agotan en este nuevo mundo virtual? ¿Es realmente nuevo? ¿qué es lo nuevo del mundo virtual?

Para el que educa es un problema creer fervientemente en un conjunto de valores. Si educar es ayudar al nacimiento de un ser humano completo, único, con su propia e independiente conciencia, entonces debemos luchar a brazo partido con nosotros mismos cuando educamos y resistir la tentación de “implantar” nuestros valores. El estudiante debe descubrir sus valores. Le daremos microscopios para analizar sus actos, telescopios para ver sus consecuencias, espejos para mirarse cuando realice una acción, y así por el estilo, en la confianza que descubra los valores que a nosotros nos permiten ser respetuosos con su diferencia. Y esperar que nos encontremos al final del camino.

 

Pero quién sabe adónde llegaremos. Cada generación  

 abre puertas donde otra pensaba que sólo había paredes. A veces, hace huecos en las paredes y las llama ventanas. Al final, creemos que ampliamos la noción de humanidad. Cada paso (adelante, atrás, al costado, etc.) nos define. Lo extraño de hoy es la ingenuidad de mañana. La tecnología, que no es una moda, es otra forma de ser que nos define. Claro que tampoco la tecnología de ayer (como las máquinas de escribir) es la de hoy (con las computadoras) ni como la de mañana (como la no sé qué).

Hoy vi algo que me sacó del cuadro y que ya verán que tiene que ver. Un poster rectangular tenía un gran título en grandes letras por un lado, paralelo a la parte más estrecha del poster. También tenía un gran dibujo, que ocupaba las dos terceras partes del poster, y que estaba colocado perpendicularmente a la parte más estrecha del poster, igual que las letras pequeñas con la fecha y el lugar del evento. Discutimos sobre cómo pegarlo en la pared. Algunos decían que el título siempre iba arriba. Otros que el dibujo era lo más importante y que el título iba al costado. Es decir, los primeros ponían el lado más pequeño arriba, los segundos, el lado más largo arriba. Espero darme a entender. Unos privilegiaban una “lectura textual” del poster, donde la imagen era subsidiaria y auxiliar. Los segundos notaban que la imagen era la que comunicaba y que el texto era una ayuda. ¿Quién tenía razón?

En fin, era el código o las condiciones de la comunicación las que hacían variar el sentido de ese objeto. Está de moda poner etiquetas (ahora más, porque hay demasiada información y las etiquetas sirven para ubicar paquetes de información), y no sólo eso, sino que existe una disciplina que convierte el etiquetado social en ordenamiento de la realidad (la folcsonomía). Existe un gran movimiento que genera denominaciones y clasificaciones a montones. Entrar en la red es someterse a ese movimiento, pues sólo etiquetados seremos admitidos en el reino de lo virtual: e-business, e-learning, e-love, e-tc. El nombre que asumimos al existir en este reino es: cibernauta, ser digital, ciberconectado, etc.

¿Qué nos define en el mundo virtual? ¿Realmente todas las formas de definir al ser humano se agotan en este nuevo mundo virtual? ¿Es realmente nuevo? ¿qué es lo nuevo del mundo virtual?

Sería bueno saber qué significa “ser cibernauta” o “ciberconectados” o “ser digital”. Es decir, cuándo puedo llamar a X de ese modo: lo defino como el que tiene acceso al mundo virtual (continuo o disponible, son dos opciones), o bien lo defino como el que aprovecha ese acceso (participante, productor, etc. de algún tipo de material digital), o bien lo defino como el que tiene capacidades para el mundo digital (aunque no tenga acceso ni lo aproveche), lo cual es sumamente problemático averiguar. ¿Qué nos hace pertenecer al mundo digital? de igual manera que la colocación del poster expresa nuestra forma de percibir el mundo.

Para precisar un poco mi interés les cuento algo que ustedes ya deben de haber experimentado: pregunté a dos alumnas con quién “hablaban” (no hay otra manera de decirlo, así es) tanto por el chat y me dijeron que con sus amigos del barrio, a quienes verían en un par de horas. No era un asunto urgente, sólo que “decían” lo que no dirían al verlos cara a cara. El mundo virtual nos permite hacer de manera práctica y directa lo mismo que nos cuesta tanto hacer cara a cara: presentarnos bajo la luz de nuestros deseos no confesados (lo que en el contacto comunicativo directo se llama “eufemismo”: no hablamos del excremento sino de los desechos o de “ese restito”). En el mundo virtual no se nos puede acusar de mentir, sino de jugar, de provocar; el que no se inventa su máscara, no está socializando. Ciertamente, eso también sucede en la vida no virtual, pero no es tan fácil ni es tan poco penalizado. Es la ilusión y la oportunidad de construir una realidad VÁLIDA.

Regreso al principio: no desaprovechar esa forma de comunicación, en la medida que reza el dicho “dime cómo te comunicas y te diré quién eres”. Mucha gente que no puede hablar cara a cara, que no tiene habilidades para redactar ni interés para hacerlo, desemboca en el mundo virtual. Este mundo virtual ilumina un aspecto oscurecido de nosotros y nosotros como educadores debemos ayudar a que nuestros estudiantes utilicen estos medios para que los descubran, sin temor, y tener los microscopios, telescopios y espejos listos. Aquí no vale el temor a la competencia técnica sino el valor de embarcarse y quién sabe adónde llegaremos. Nuestros alumnos nos agradecerán que seamos sus bitácoras y su viejo y sabio marinero susurrando en su oído: “¿a dónde quiere ir, capitán?”

PRIMERA CODA

Tecnología es una forma de ser. Cuando ves que alguien no puede destapar su botella y quieres hacerlo por él, cuando encuentras que se demoran en servirte en un restaurante y observas cómo se distribuyen el trabajo, cuando compras más de una cafetera hasta encontrar la que hace el café como lo quieres, es que eres de las personas que se dedican a mejorar procesos. Es una manía, dicen algunos, es una obsesión, dicen otros, eres autista en ciernes, podrían decir. Pero no es eso. Sucede que vives los procesos, es fácil para ti desarmar en pasos o en acciones o en posibilidades lo que a otros les parece complicado. Y puedes ser un "espeso" para muchos, porque te fijas en lo que pocos se fijan: cómo se hacen las cosas. Es tu forma de ser. Es nuestra forma de ser. Es la tecnología como otra forma de la experiencia humana.


 


Preguntas pendientes:
a. ¿Es lo mismo “mundo virtual” que realidad virtual?
b. ¿Es lo mismo “ser humano” que humanidad?
c. ¿Qué es lo importante: empezar bien o terminar bien?

Artículos relacionados:

  1. Pon en su sitio a lo virtual
  2. Comunidad virtual educativa
  3. ¿e-learning, educación a distancia, educación virtual, mmm?

Aprender a ser en la virtualidad

shiny star leaf fringed weirdly in tarry moongate

No hay duda que la tecnología inunda el mundo. Es inevitable encontrarla a cada paso, visible o invisible. La tecnología es parte de nuestro contexto cotidiano y ciudadano. Por lo tanto, se espera que podamos usarla y aprovecharla en nuestro día a día. En un país como el nuestro, en que existen muchas zonas con desventajas económicas, se dirá que no encontraremos tecnología y que más bien su ausencia es una desventaja más. Sin embargo, la tecnología se presenta de muchas formas, muchas veces de manera inadvertida o poco notoria. Incluso en esas zonas de pobreza, la necesidad de comunicarse es ineludible y exige soluciones de mínimo costo y mayor efecto. Las tecnologías de información y comunicación han alcanzado a todas las zonas, incluso las más recónditas, y, si no lo han hecho, son las tecnologías que se requieren en la primera oportunidad, porque abren oportunidades. Por ello decimos que el aprendizaje de estas tecnologías es, de hecho, una necesidad en cualquier lugar de nuestro Perú. 

Radio, televisión, celulares e internet son el abanico tecnológico que conocemos y usamos, unos más que otros y que empleamos para la comunicación. La radio y la televisión nos han exigido el aprendizaje de nuevos códigos, que impregnan todas las actividades sociales. En muchos casos, la cultura aprendida de la mayoría de la población se ha nutrido de estos medios de comunicación. Por ello, hemos aprendido a captar una señal de radio y a sintonizar un televisor, y, más allá del dominio del aparato, hemos aprendido a interpretar los ruidos, voces y silencios y los distintos géneros que ofrece la televisión. Comprendemos que los "talk show" no son la realidad, que es distinta una telenovela que un documental y que las noticias de distintos canales ofrecen distintas versiones de un mismo suceso. Eso significa haber aprendido a comunicarnos por radio y televisión. Ciertamente, no hemos llegado a producir programas de radio o de televisión, pero en las escuelas se suelen usar para que los estudiantes se diviertan y aprendan y, además, se involucren con su realidad inmediata. Hemos aprendido todo esto sin recibir clase alguna, participando de la escucha o de la visión, conversando. Probablemente, por eso mismo, no habremos llegado a crear programas de radio o televisión, y porque no teníamos los medios técnicos adecuados: grabadoras, filmadoras, etc.

Ahora estamos viviendo una segunda oleada de medios de comunicación: el celular y la computadora con internet, digamos. Los que manejamos teléfonos con discos de números antes, debemos volver a aprender a ¿hablar? por teléfono. Debemos volver a comunicarnos por teléfono. Enviamos mensajes de texto (escribimos en el celular), identificamos a quien nos llama (con tonadas distintas para el amor y el trabajo), jugamos o escuchamos música con ellos mientras hacemos cola o esperamos. El teléfono es un aparato multifuncional hoy y estamos volviendo a aprender cómo usarlo. Y siempre sin clases, sin ayuda de ninguna institución.

 

Con la computadora y con internet podría pasar lo mismo. Perdón, pasa lo mismo. Los aprendemos por ósmosis, a través de las experiencias compartidas o de los fracasos solitarios. Sin mapas, solo con la luz del sol y de las estrellas.

¿Por qué es así? ¿dónde hay un mapa, orientaciones, caminos claros? La escuela oficial (y su curriculum) parece que ignoran ese universo. Y si responden, suele ser dentro de los muros, sin intenciones de que el mundo se filtre en sus pasillos. Por ejemplo, la existencia y búsqueda de páginas pornográficas no se acabará porque se prohíba verlas en la escuela. En esas páginas es donde muchos escolares aprenden sobre sexualidad, donde exploran, donde se pierden. Donde convierten al otro en una mancha de colores excitante, en un amasijo de sensaciones sin cuerpo, por más cuerpos que vean y por más desnudos que estén. ¿Cómo no eludir el problema, dónde existen guías?

En este mundo virtual no existen templos donde recabamos instrucciones para vivir. Los consejos están allí, diseminados, dispersos como la arena de las dunas, cambiantes. El mapa para conducirnos son los otros con los que hablamos, con los que compartimos experiencias, en los que aprendemos a confiar después de intentar e intentar encontrar alguien. No es la idea de la red social como un panel donde pego figuritas, donde cada clic es un saludo superficial. La verdadera red social, la web semántica es aquella donde las pocas conexiones que tenga signifiquen un apoyo, un consejo, una palabra de aliento en un momento de pena. Como en la vida diaria, fuera de la red. Ciertamente, inundamos con pedidos de amistad nuestros espacios en línea, aceptamos solicitudes de amistad a diestra y siniestra, navegamos sin demorarnos mucho en leer los ralos comentarios y, de pronto, nos animamos a responder alguno, a devolver un clic. Conversamos de casi nada durante mucho tiempo. Lo interesante es que es más probable encontrar a alguien afín en este viaje que en los espacios que la ciudad nos deja para conocer gente. ¿Por qué? Supongo que las inhibiciones se debilitan cuando no es tan peligroso decir lo que pensamos, lo más doloroso es no seguir conversando.

Entonces, ¿dónde están las guías? Menos que en la vida diaria, se nos revelan en nuestras expectativas y nuestros intentos. Son más personales, quizá más frágiles, y son espejos de nuestras dudas y esperanzas, con más fuerza que en este otro mundo desde el que escribimos. Tal vez por ello, somos más adictos al otro mundo, al mundo virtual: se parece más a nosotros, como queremos ser o como nos dejamos ser. En este mundo, nos conduce nuestra intuición. Estamos más solos porque no sabemos navegar, pero más acompañados porque todos nos mostramos igualmente fallidos, ilusos, ilusionados, igualmente humanos.


Atribución Algunos derechos reservados por quapan

Artículos relacionados:

  1. Un besito grande y la tecnología
  2. Aprender es evaluar