Storytelling … estamos en un momento de transición y está naciendo un nuevo sistema. Henry Jenkins


"En ese momento de su narración, Schahrazada vio aparecer la mañana, y se calló discretamente."
Las mil y una noches

Hoy traemos a este espacio este video sobre Storytelling .. Henry Jenkins ..con el que nos hemos topado en la red... .(leer más...)
Fuente: [ youtube ]

10 frases inspiradoras sobre storytelling

De Craig Davis: La Wikipedia o los blogs, todos esas comunidades comienzan de la misma manera: conversando. Y una conversación, por definición, es una colaboración entre iguales. No es un modelo en el que el discurso es impuesto por alguien que tiene más autoridad. El participante que tenga la mejor historia gana…

De Salman Rushdie: El yo moderno es un edificio tembloroso que construimos con desechos, dogmas, problemas infantiles, artículos de prensa, comentarios casuales, películas viejas, pequeñas victorias, gente que odiamos o amamos…

De Isak Dinesen: Ser una persona es tener una historia para contar…

De Doris A. Graber: Los candidatos, como los actores, dependen del éxito tanto de la función asignada a ellos como de su capacidad de interpretar. En la era de la televisión, son los medios de comunicación los que determinan los aspirantes a presidente, cuya actuación luego se juzga de acuerdo con la función que se les asignó…

De Michael Perman: Los relatos e informes se convierten en el legado de una empresa…

De Aristóteles: Sin conflicto no existe acción, sin acción no hay personajes, sin personajes no hay historia…

De Samuel Goldwyn: Lo que queremos es una historia que comience como un terremoto y que culmine poco a poco…

De Craig Davis: Hace cientos de miles de años, cuando el homo sapiens aprendió a hablar, comenzó a reunirse alrededor de hogueras para contar historias. Hace 80 años, cuando la radio era la mayor novedad, hombres y mujeres se reunían en torno a grandes receptores de radio para escuchar historias. Hace 50 años, cuando las televisiones eran una pequeña pantalla incrustada en una caja enorme, los vecinos se reunían para escuchar historias…

De Borden Deal: La humanidad necesita sus animales extraños, sus mitos y leyendas y cuentos antiguos, de modo que el hombre pueda exteriorizar sus temores y combatirlos con su coraje y su esperanza. Porque el hombre es el más extraño de todos los animales…

De Paul Auster: Nos hacemos mayores, pero no cambiamos. Nos volvemos más refinados, pero en el fondo continuamos siendo como cuando éramos pequeños, criaturas que esperan ansiosamente que les cuenten otra historia, y luego otra y otra…

La fórmula mágica del storytelling

Encontré esta idea en el blog de Warner Brenner, y me pareció tan apropiada para este sitio que no he podido resistirme. Por eso, ni me preocupé en cambiar el idioma de la imagen, el portugués, porque se entiende perfectamente.

La fórmula mágica

Aunque todavía no está desarrollada, la idea se relaciona muy bien con nuestros artefactos para contar historias. Las palabras de la fórmula parecen demasiado sencillas, y lo son, pero esas líneas son capaces de hacer grandes cosas. Funciona así:

Había una vez un niño.
Todos los días jugaba con su muñeco de vaquero.
Un día llegó un astronauta ficticio.
Debido a esto, su interés por muñeco de vaquero disminuyó.
Debido a esto, el muñeco astronauta y el vaquero juraron venganza uno contra otro.
Hasta que, finalmente, los dos lucharon en una sangrienta batalla en la que ninguno resultó ileso.

Toy Story, obviamente.

Por supuesto, esta fórmula no es una receta milagrosa. Sólo contiene la estructura narrativa que se repite en todas las buenas historias. Lo que cuenta es cómo llenar los espacios en blanco…

Cómo escribir el guión de una historia

Hace ya tres años que se publicó aquí una guía para usar el Caldero Mágico o caldero de las historias. Pero esta presentación de Renata dos Passos, que está en portugués, es un gran ejemplo sobre los distintos procesos que intervienen en la creación narrativa. Es un trabajo muy completo y directo, donde podemos encontrar mucha información de interés para imaginar e inventar historias.

Hai palabras que son azuis

Hai palabras que son azuis e algunhas reciben o nome de arquetipos. No simbolismo da súa definición baséase a forza desas palabras, que teñen un gran significado no imaxinario colectivo.

Por esa razón, ese vocabulario simbólico, ao igual que outros elementos do noso ADN cultural, constitúen un valioso material para imaxinar e inventar historias na escola.

Palabras azuis

Scherezade, creadora de contenidos

Scherezade es el personaje principal que narra las historias que aparecen en Las mil y una noches. En esa obra, el rey se casa con una mujer virgen cada nuevo día. Pero a la mañana siguiente, tiene la costumbre de casarse con otra princesa, después de decapitar a la anterior, supuestamente por ser infiel. Scherezade, hija de un ministro o visir, quiere casarse con el rey y convertirse en reina, aunque, por supuesto, no desea que la maten al día siguiente. Así que, con rapidez, inventa una estrategia inteligente.

Scherezade, gran conocedora de historias, poemas y cuentos, comienza a ejercer de cuentacuentos antes de ir a la cama. El rey, realmente fascinado, pidió a Scherezade que terminase las historias que empezaba, pero ella se negó, y únicamente se comprometió a acabar cada relato la noche siguiente. De esa manera, en lugar de ser ejecutada como las demás mujeres, esta estratagema le permitía vivir un día más.

Como seguramente ya sabes, Scherezade repite la misma acción cada noche. Termina una historia e inicia una nueva, aún más emocionante y más interesante para el rey, pero se detiene antes del amanecer del nuevo día, dejando su final para la siguiente noche. Así fue como Scherezade, la primera creadora de contenidos, salvó su vida narrando docenes de cuentos a un cruel sultán, al que de paso también rehabilitó. Porque, y es evidente, aquel hombre debía de padecer alguna clase de enfermedad psíquica.

Pero, ¿es cierto que la princesa Scherezade, la de Las mil y una noches, también está en la llamada Web 2.0? Algunos dicen que es así, y aseguran que ahora sabe muchas más cosas que antes: escribir, publicar online, buscar fotos e imágenes, hacer presentaciones y vídeos, resolver mapas y geolocalizaciones, etc. Y también cuentan que sus recursos narrativos son tan espectaculares que las historias llegan a cualquier sitio, desde Madrid a Tombuctú. En esos recursos suenan palabras “mágicas” como Tar Heel Reader, Bookr, PicLits, Animated Book, Mixbook, Storybird, Panraven, Tag Galaxy, Flickr Related Tag Browser, Stripgenerator, Pixton, Kerpoof Studio, Bubblr, PhotoPeach, SlideFlickr, SlideBoom… ¿Será cierto?

¿Por qué al leer o escuchar una historia se activa mejor nuestra mente?

En otro post, Apuntes de storytelling, se dijo:

Si vemos o escuchamos una presentación, una cierta parte de nuestro cerebro se activa. En general, a partir de ese hecho en la mente empieza el procesamiento del lenguaje, para descifrar las palabras y comprobar sus posibles significados. Pero eso es todo, y aun siendo importante, nada más sucede. En cambio, cuando se nos cuenta una historia, las cosas son muy diferentes. No solo se activan en el cerebro las áreas donde se procesa el lenguaje, también otras zonas. Por ejemplo, las emociones; algo que no se consigue por medio de una simple presentación…

Esta infografía, que encontré en el blog TICs y formación, relata con imágenes claras y sencillas esos efectos del storytelling en la mente humana.

Nuestro cerebro elige el storytelling

Cuentan los niños, no las TIC

En el anterior post, me olvidé de citar el nombre de Viky, que fue la niña de 6º de primaria que inventó el cuento de la oveja. Pero tanto ella como todos sus compañeros, con los dados de Rory’s Story Cubes, crearon historias para contar. Así, y respetando las capacidades individuales, se intentó que desarrollasen algunas de las habilidades necesarias en el arte del storytelling, como ya explicamos. Por ejemplo, a Ricardo, Ainara, Miguel y Meritxell, los dados que sacaron en su turno hicieron que imaginasen la siguiente historia, y que nos contaron en el aula, por supuesto…

Érase una vez un niño llamado Salva que vivía en El Burgo (Culleredo), en una casita de campo. El 19 de junio era su cumpleaños y sus padres le regalaron una tortuga. Además, ese día lo invitaron a ir al teatro, aunque durante la obra se aburrió mucho.

De noche, en su cama, se puso a leer un libro de terror. Cuando estaba a punto de dormirse, tuvo un sueño en el que veía una extraña huella en el escenario de aquel teatro, al que fuera por la tarde. Decidió ir a investigar aquella huella. Cogió su mochila y en ella puso una linterna y una pequeña lanza.

En el teatro observó la huella y la tocó, y tuvo otra visión. En ella aparecía una sombra dentro de una torre que estaba en un parque cerca de su casa. Entonces, Salva fue a la torre. Cogió la linterna y empezó a subir unas escaleras. De repente, escuchó un ruido extraño y agarró su lanza. Al llegar arriba, encontró… ¡un MARCIANO!

En ese momento, el marciano mató a Salva. Pero Salva se despertó… ¡Todo había sido un terrible sueño!

The Power of Story

La oveja mágica

Hacía tiempo que tenía guardado el enlace de Rory’s Story Cubes, pero fui dejando esos cubos de historias para otro momento. Hasta que los descubrí en una librería y ya no pude resistirme. La idea del juego es muy simple y muy original a la vez: una caja de pequeño tamaño que contiene 9 dados blancos, todos con imágenes diferentes en cada una de sus caras.

Así que esos nueve dados muestran 54 imágenes, y con ellas se pueden hacer más de 10 millones de combinaciones, según su creador. Con esos elementos, el juego sirve para construir historias, aunque no hay ni ganadores ni perdedores. Sólo el triunfo de la imaginación.

Las instrucciones son escasas, pero en realidad no se necesitan porque el juego es sencillo: inventar una historia y contarla. En clase, por ejemplo, el juego se hizo tanto de manera individual como en pequeños grupos, y se usaron algunos de nuestros artefactos para contar. Y también las ideas del caldero mágico, por supuesto. En cualquier caso, las historias que se creaban siempre se decían en el aula. Y eso ocurrió con La oveja mágica, que imaginó una niña.

Yo no voy a empezar con el clásico “Érase una vez” o “Hace mucho tiempo”… Comienzo así:

¡Hola! Me llamo Andrea, y no era la típica niña que cree en la magia, hasta hoy por la mañana. Cuando estaba jugando tan ricamente con la Nintendo DS, apareció una oveja y me dijo:

-No te asustes. Vengo para decirte que me llamo Melody y que tienes que ayudarme a salvar a la reina.

Así que le dije: Vale, ¿pero por qué yo?

Ella me respondió: ¡Porque tú nunca haces nada!

Y yo respondí: Ya, ya…

Bueno, al siguiente día fui con ella a salvar a la reina… ¡pero de las ovejas! Y, además, ¡a salvarla de un perro!

Al final, claro que salvé a la reina de las ovejas, y ella sólo me dio las gracias…

Nota: Para utilizar con smartphones y tablets, existe una versión para iOS y otra para Android. Al igual que los dados, no son gratis…

Unos dados para contar

Sobre la creación de cuentos y el azar hablamos en otro post, en No cuentan las TIC. Con los dados de un juego llamado Story Cubes, y durante algún tiempo, se inventaron muchas historias en el aula: El misterio de la flor, La torre, La historia sin título, El secreto del ábaco, La sombra misteriosa, La puerta de Sara, Un viaje soñado, El extraño objeto, El misterio del puente, Los humanos y los monstruos, La leyenda del escarabajo mágico…

Como se trata de ideas y palabras que nacen de unos dados, tal vez se diga: ¿los alumnos sólo contaban una historia? En mi opinión, no es tan fácil contar una historia coherente de principio a fin. No se trata de una única habilidad, pues son muchas las habilidades que se necesitan en el viejo arte de contar o storytelling, y más si se trata de relatos inventados en la escuela primaria. Algunas, por ejemplo, son:

  • Organizar en la historia un principio, un medio y un final.
  • Diferenciar los elementos importantes de los detalles más irrelevantes.
  • Memorizar, para no perderse, el tema y su contenido.
  • Improvisar la sintaxis y una narración convincente.
  • Contar y hablar para grupos de diversos tamaños.
  • Saber recibir, y ofrecer, una crítica constructiva.