La era ‘post TIC’ en las escuelas de Inglaterra


Training to teach, the new computing curriculum (Southampton University)

Cuando las habilidades digitales no son suficientes: el caso inglés..”

El gobierno inglés, a través del Ministerio de Educación (Department for Education, DfE), se encuentra llevando a cabo una redefinición en su estrategia de desarrollo de habilidades tecnológicas dentro del contexto escolar. La meta es implementar esta reforma para el 2014.

Esta revisión promovida por el DfE resulta relevante si se toma en cuenta el protagonismo que desempeñan las políticas británicas en el contexto de la Agenda Digital europea en el ámbito de las competencias digitales[1]. Pero además es estratégica porque apunta hacia una innovación estructural en relación a los marcos de competencias previamente implementados por el propio DfE.

Uno de los ejes estratégicos que esta redefinición plantea es repensar el énfasis y enfoque actual en que se insertan las habilidades digitales dentro de la educación. Un ejemplo reciente de ello ha sido un cambio en su normativa la cual plantea que a partir del año 2013 ya no será obligatorio adoptar el actual ‘curriculum TIC’ en los niveles Key 1 y 2 [2].

Hoy el debate está centrado en migrar de un ‘currículum TIC’ hacia un ‘currículum en computación’ [3]. Sin embargo, este cambio va mucho más allá de un ajuste en la nomenclatura, y surge del análisis crítico de diferentes actores de la sociedad frente al ‘irregular’ impacto de las tecnologías digitales en los entornos de educación escolar. Ello sin mencionar que los propios estudiantes han evaluado el actual ‘currículum TIC’ (centrado en el uso funcional de software principalmente de tipo oficina) como obsoleto, “pobre, aburrido y básico”.

Por otra parte, este replanteamiento busca favorecer un entendimiento más profundo por parte de los estudiantes en aquellos principios que posibilitan la creación de tecnologías digitales (tanto de software como de dispositivos tecnológicos). Ello guarda relación con estimular desde una temprana edad aprendizajes en el área de informática y programación (Computer Science) así como la creación de nuevas oportunidades de empleabilidad dentro de mercados del trabajo vinculados a la tecnología de punta (ej.: video juegos, efectos especiales, etc.)[4].

Este nuevo enfoque, que busca expandir y enriquecer lo que hoy se entiende por alfabetismo digital (digital literacy), también se focaliza en el desarrollo de habilidades y conocimientos de los estudiantes en áreas como: ‘aprender haciendo’ a través de programación y creación de Apps, saber manipular placas de computador (ej: Raspberry Pi), crear modelado molecular (ej. animación y 3D) además de otras destrezas en áreas como privacidad y administración de la identidad digital, e-seguridad, emprendimiento creativos en entorno digitales, entre otros.

Por una parte, este replanteamiento está alineado con una estrategia nacional que busca formar a la próxima generación de programadores y creadores de nuevos negocios vinculados a la industria digital (ver Livingstone y Hope, 2011). Por otra parte este enfoque  articula las visiones e intereses recabados a través de diversas consultas y estudios que analizan la viabilidad de una renovada estrategia de formación de capital humano a nivel nacional. Entre los agentes y organizaciones que han participado en este proceso destacan British Computer Society, Computing at School, eSkills UK, Association for Learning Technology y NAACE[5], además de otros actores locales vinculados al ámbito educativo escolar.[6]

De igual manera en esta estrategia se observa un creciente debate sobre la necesidad de crear instrumentos más apropiados para evaluar el uso y desarrollo de estas habilidades. Por otra parte también se trabaja en la creación de nuevos paquetes de incentivos para la actualización y capacitación del profesorado (como por ejemplo para que los recién graduados de pedagogía se formen como profesores de Computer Science)[7]. También se contempla la importancia de consolidar nuevas relaciones entre las escuelas, los docentes y el sector productivo (industria tecnológica y de contenidos). Según Michael Gove, actual ministro del DfE, la insatisfacción manifiesta ante el actual currículum nacional en TIC hace pensar en la necesidad de crear un currículum de fuente abierta (‘an open-source curriculum’[8]) y justamente esa es la tarea que se está llevando tanto dentro como fuera del sector educativo.

Seguiremos haciendo estudios en este tema que resulta de particular relevancia…

Training to teach, the new computing curriculum - YouTube

Dimensiones asociadas con alfabetismo digital


[1] Digital Agenda for Europe (2010) Chapter 4 Digital Competences in the Digital Agenda.

[2] UK Department for Education (2013) ICT – Schools. Retrieved August 27, 2013.

[3] Consultation on computing and disapplication – Schools. (2013). Retrieved August 27, 2013.

[7] Luckin, R., Bligh, B., Manches, A., Ainsworth, S., Crook, C., & Noss, R. (2012). Decoding learning: the proof, promise and potential of digital education.

[8] Digital literacy campaign – Michael Gove’s speech in full. (2012, January 11). The Guardian. Retrieved August 27, 2013.


Exploraciones sobre educación en tierras aztecas (educación post fin del mundo)


Presentación (estilo tim burteana, como dice @cristobalsuarez)
recientemente publicada aquí.

En fase Beta estamos planenado ofrecer micro-talleres para institutiones educativas en México (aprovechando una visita para la última semana de Marzo y primera de Abril). Lo comparto por si hay interés.

a) Workshop acerca del momento actual de los MOOCS: Un taller en el que se analizan los casos más relevantes que hoy existen en el contexto de los Massive Open Course Online. Tras explorar una taxonomía que resulte inclusiva de las diferentes estrategias existentes (ej. Coursera, Edx, Udacity, entre muchos otros), ya sean abiertos o no, en tiempo real o asincrónico, con certificación o sin,  se analizan las oportunidades y desafíos que hay tras esta propuesta. ¿Es un cambio de paradigma? ¿Qué pasará con el e-learning? ¿Qué nuevos modelos pedagógicos y de negocio hay detrás? ¿Cantidad versus calidad?

b) Apps en tablets para el aprendizaje: El incremento de las tablets ofrece interesantes oportunidades para aproximarnos a un universo casi ilimitado de nuevas herramientas para la gestión de la información, la creación distribuida de conocimiento y el aprendizaje auto-administrado. La sesión presentará un dossier de herramientas digitales, incluye un brainstorming de aplicaciones que ofrecen un verdadero valor añadido al aprendizaje (ya sea formal o informal). Por último, se analiza la creciente adopción de tablets en bibliotecas y posibles escenarios futuros para los eBooks. ¿Cuáles son las mejores aplicaciones? ¿Cómo aprender a utilizarlas? ¿Cómo incorporarlas en mi clase?

c) Licencias abiertas y nuevos modelos de divulgación del conocimiento: Creative Commons y Open source han dejado de ser asuntos de interés exclusivamente para los más comprometidos con la tecnología y la divulgación del conocimiento. Tras revisar la evolución de los OpenCourseWare (originalmente implementados por MIT en 2001) analizaremos las actuales directrices que se están llevando a cabo en universidades del contexto internacional. Se explorarán críticamente las oportunidades y problemáticas que ofrecen aspectos como: recursos educativos abiertos,  publicación abierta, nuevos mecanismos de divulgación de conocimiento y por sobre todo la “cultura de compartir”. ¿Cómo compatibilizar los derechos de autor con licencias abiertas? ¿Cuáles son los beneficios? ¿Qué contenidos educativos pueden abrirse y cómo?

d) Design thinking sobre pedagogías para el 2020: Tras revisar las tendencias que ofrecen ‪los reportes Horizon Iberoamerica 2012-2017 (Educación Superior) y McKinsey (“Education to Employment: Designing a System that Works”) analizaremos cómo implementar estrategias para optimizar la transición de la universidad al “mundo del empleo”. A través de un trabajo colaborativo, intercambiaremos tendencias novedosas en educación (ej: competencias para la innovación, portafolios de evidencias, certificación de destrezas digitales), exploraremos posibles caminos y su modus operandi. ¿Cómo apoyar a nuestros estudiantes para su futuro profesional? ¿Cómo incorporar una cultura de la innovación entre los docentes?

Seguimos la conversación por aquí.


Exploraciones sobre educación en tierras aztecas (educación post fin del mundo)


Presentación (estilo tim burteana, como dice @cristobalsuarez)
recientemente publicada aquí.

En fase Beta estamos planenado ofrecer micro-talleres para institutiones educativas en México (aprovechando una visita para la última semana de Marzo y primera de Abril). Lo comparto por si hay interés.

a) Workshop acerca del momento actual de los MOOCS: Un taller en el que se analizan los casos más relevantes que hoy existen en el contexto de los Massive Open Course Online. Tras explorar una taxonomía que resulte inclusiva de las diferentes estrategias existentes (ej. Coursera, Edx, Udacity, entre muchos otros), ya sean abiertos o no, en tiempo real o asincrónico, con certificación o sin,  se analizan las oportunidades y desafíos que hay tras esta propuesta. ¿Es un cambio de paradigma? ¿Qué pasará con el e-learning? ¿Qué nuevos modelos pedagógicos y de negocio hay detrás? ¿Cantidad versus calidad?

b) Apps en tablets para el aprendizaje: El incremento de las tablets ofrece interesantes oportunidades para aproximarnos a un universo casi ilimitado de nuevas herramientas para la gestión de la información, la creación distribuida de conocimiento y el aprendizaje auto-administrado. La sesión presentará un dossier de herramientas digitales, incluye un brainstorming de aplicaciones que ofrecen un verdadero valor añadido al aprendizaje (ya sea formal o informal). Por último, se analiza la creciente adopción de tablets en bibliotecas y posibles escenarios futuros para los eBooks. ¿Cuáles son las mejores aplicaciones? ¿Cómo aprender a utilizarlas? ¿Cómo incorporarlas en mi clase?

c) Licencias abiertas y nuevos modelos de divulgación del conocimiento: Creative Commons y Open source han dejado de ser asuntos de interés exclusivamente para los más comprometidos con la tecnología y la divulgación del conocimiento. Tras revisar la evolución de los OpenCourseWare (originalmente implementados por MIT en 2001) analizaremos las actuales directrices que se están llevando a cabo en universidades del contexto internacional. Se explorarán críticamente las oportunidades y problemáticas que ofrecen aspectos como: recursos educativos abiertos,  publicación abierta, nuevos mecanismos de divulgación de conocimiento y por sobre todo la “cultura de compartir”. ¿Cómo compatibilizar los derechos de autor con licencias abiertas? ¿Cuáles son los beneficios? ¿Qué contenidos educativos pueden abrirse y cómo?

d) Design thinking sobre pedagogías para el 2020: Tras revisar las tendencias que ofrecen ‪los reportes Horizon Iberoamerica 2012-2017 (Educación Superior) y McKinsey (“Education to Employment: Designing a System that Works”) analizaremos cómo implementar estrategias para optimizar la transición de la universidad al “mundo del empleo”. A través de un trabajo colaborativo, intercambiaremos tendencias novedosas en educación (ej: competencias para la innovación, portafolios de evidencias, certificación de destrezas digitales), exploraremos posibles caminos y su modus operandi. ¿Cómo apoyar a nuestros estudiantes para su futuro profesional? ¿Cómo incorporar una cultura de la innovación entre los docentes?

Seguimos la conversación por aquí.


¿Cómo #diseñar un sistema #educativo más permeable?

Image

Comparto una columna que publicamos ayer en el Diario ABC de España [pdf]*

Días atrás José Barroso, Presidente de la Comisión Europea, destacaba la necesidad de priorizar acciones para enfrentar el desempleo de los jóvenes. “No podemos aceptar que casi una cuarta parte de los jóvenes europeos estén desempleados” indicaba con inquietud en su discurso. Barroso hace bien al preocuparse, lo que está aún por verse es si las medidas que se tomen serán las apropiadas.

Hace pocas semanas, McKinsey publicó el estudio: “Education to Employment: Designing a System that Works” (De la educación al empleo: diseñando un sistema que funcione), si bien este estudio es de ámbito internacional, indicaba una serie de aspectos de especial pertinencia para Europa y sin duda para España.

Como síntesis el estudio destacaba: el consenso sobre la falta de habilidades críticas de los jóvenes; volúmenes escandalosos de jóvenes desempleados (75 millones); los egresados de secundaria desconfían que su educación incrementará sus oportunidades de empleo; menos de la mitad de los empleadores creen que los egresados universitarios están preparados para entrar al mundo laboral. Finalmente este estudio señalaba que los “proveedores de educación” (universidades, institutos, etc.) creen en su mayoría que los estudiantes están en perfectas condiciones para desempeñarse en el mundo del trabajo.

El informe de McKinsey describe este desajuste entre los mundos de educación y de empleo como “universos paralelos”. Como si se tratara de planetas diferentes en que los egresados pasan a ser “astronautas” que vienen de galaxias lejanas buscando empleo con hábitos, conocimientos y lenguajes extraterrestres.

¿Qué estamos haciendo mal? ¿No habíamos escuchado que estas enorme brechas se subsanarían con instrumentos como la Agenda de Lisboa, la Agenda 2010, la Declaración de Bologna u otros esfuerzos impulsados desde la administración europea?

Curiosamente hoy los vientos de cambio vienen desde el oeste. En EEUU, especialmente desde un grupo de universidades de elite (Stanford , Harvard, MIT, entre otras) ha surgido la idea de explorar formatos más permeables, flexibles, colaborativos y abiertos de formación. Se trata de los cursos “Cursos Abiertos Online y Masivos” (MOOC en inglés). Estas iniciativas (que involucran más de 2,5 millones de estudiantes en el caso de Coursera) ponen de cabeza varios de los principios ‘sacros’ de la educación formal. Por ejemplo, que el aprendizaje debe ser personalizado, que los incentivos por aprender solo giran en torno a los reconocimientos académicos, que todo lo gratuito es de mala calidad, que el docente es el único que puede evaluar, entre muchos otros.

Más allá de sugerir que estos MOOCs serán la solución al problema del “universo paralelo”, que muy probablemente no lo sean, lo interesante está en ver el trasfondo. La necesidad de abrir las universidades a otros “mundos”, donde nuevos actores de la sociedad puedan ofrecer pertinencia a un sistema educativo que se resiste a toda costa a actualizarse y dejar atrás su piel pre “sociedad del conocimiento”.

Todos los instrumentos indican que es tiempo de repensar el viejo concepto de ir a la universidad en un “momento” determinado de la vida. En cambio, es necesario llenar la vida de momentos de aprendizaje dentro y fuera de la universidad. Frente al evidente superávit de instituciones de educación superior (de variadísima calidad) es necesario diseñar estrategias individuales y colectivas para aprender de manera constante y en diversos contextos. Esto significa, no aprender para aprobar sino que aprender a aprender. En otras palabras, aprender a crear tecnología, aprender a ver innovación donde otros no la ven, desarrollar competencias para emprender, etc. Si bien estos tiempos no están como para predecir el futuro, al menos podemos trabajar en crear un futuro en el que haya espacio para todos.

*Agradecemos a ABC / Empresa (Formación y Empleo) y  the International Baccalaureate Organization (IBO) por la invitación.


¿Cómo #diseñar un sistema #educativo más permeable?

Image

Comparto una columna que publicamos ayer en el Diario ABC de España [pdf]*

Días atrás José Barroso, Presidente de la Comisión Europea, destacaba la necesidad de priorizar acciones para enfrentar el desempleo de los jóvenes. “No podemos aceptar que casi una cuarta parte de los jóvenes europeos estén desempleados” indicaba con inquietud en su discurso. Barroso hace bien al preocuparse, lo que está aún por verse es si las medidas que se tomen serán las apropiadas.

Hace pocas semanas, McKinsey publicó el estudio: “Education to Employment: Designing a System that Works” (De la educación al empleo: diseñando un sistema que funcione), si bien este estudio es de ámbito internacional, indicaba una serie de aspectos de especial pertinencia para Europa y sin duda para España.

Como síntesis el estudio destacaba: el consenso sobre la falta de habilidades críticas de los jóvenes; volúmenes escandalosos de jóvenes desempleados (75 millones); los egresados de secundaria desconfían que su educación incrementará sus oportunidades de empleo; menos de la mitad de los empleadores creen que los egresados universitarios están preparados para entrar al mundo laboral. Finalmente este estudio señalaba que los “proveedores de educación” (universidades, institutos, etc.) creen en su mayoría que los estudiantes están en perfectas condiciones para desempeñarse en el mundo del trabajo.

El informe de McKinsey describe este desajuste entre los mundos de educación y de empleo como “universos paralelos”. Como si se tratara de planetas diferentes en que los egresados pasan a ser “astronautas” que vienen de galaxias lejanas buscando empleo con hábitos, conocimientos y lenguajes extraterrestres.

¿Qué estamos haciendo mal? ¿No habíamos escuchado que estas enorme brechas se subsanarían con instrumentos como la Agenda de Lisboa, la Agenda 2010, la Declaración de Bologna u otros esfuerzos impulsados desde la administración europea?

Curiosamente hoy los vientos de cambio vienen desde el oeste. En EEUU, especialmente desde un grupo de universidades de elite (Stanford , Harvard, MIT, entre otras) ha surgido la idea de explorar formatos más permeables, flexibles, colaborativos y abiertos de formación. Se trata de los cursos “Cursos Abiertos Online y Masivos” (MOOC en inglés). Estas iniciativas (que involucran más de 2,5 millones de estudiantes en el caso de Coursera) ponen de cabeza varios de los principios ‘sacros’ de la educación formal. Por ejemplo, que el aprendizaje debe ser personalizado, que los incentivos por aprender solo giran en torno a los reconocimientos académicos, que todo lo gratuito es de mala calidad, que el docente es el único que puede evaluar, entre muchos otros.

Más allá de sugerir que estos MOOCs serán la solución al problema del “universo paralelo”, que muy probablemente no lo sean, lo interesante está en ver el trasfondo. La necesidad de abrir las universidades a otros “mundos”, donde nuevos actores de la sociedad puedan ofrecer pertinencia a un sistema educativo que se resiste a toda costa a actualizarse y dejar atrás su piel pre “sociedad del conocimiento”.

Todos los instrumentos indican que es tiempo de repensar el viejo concepto de ir a la universidad en un “momento” determinado de la vida. En cambio, es necesario llenar la vida de momentos de aprendizaje dentro y fuera de la universidad. Frente al evidente superávit de instituciones de educación superior (de variadísima calidad) es necesario diseñar estrategias individuales y colectivas para aprender de manera constante y en diversos contextos. Esto significa, no aprender para aprobar sino que aprender a aprender. En otras palabras, aprender a crear tecnología, aprender a ver innovación donde otros no la ven, desarrollar competencias para emprender, etc. Si bien estos tiempos no están como para predecir el futuro, al menos podemos trabajar en crear un futuro en el que haya espacio para todos.

*Agradecemos a ABC / Empresa (Formación y Empleo) y  the International Baccalaureate Organization (IBO) por la invitación.


Realidad aumentada y Realidad Virtual: Project Glass y Oculus Rift . @freddier (Colombia) & @cvander (Guatemala)



Hoy encontré este video en mi navegación mañanera ... titulado Realidad aumentada y Realidad Virtual: Project Glass y Oculus Rift...que nos presentan @freddier (Colombia) & @cvander (Guatemala) El mundo de la distorsión de la realidad se ha vuelto industria. Project Glass traerá realidad aumentada a las masas y Oculus Rift traerá realidad virtual a los videojuegos. Hablamos de estos proyectos.(leer más...)

 Fuente: [youtube]