Fandangos para celebrar el día del flamenco

Con motivo del día internacional del Flamenco, el pasado día 16 de noviembre realizamos en el IES La Alborá de Alosno (Huelva) algunas actividades. El Departamento de Lengua programó la siguiente: los alumnos recopilaron letras de la composiciones flamencas típicas del pueblo, los fandangos, y las plasmaron en en los modelos con marcos florales que les proporcionamos, las colorearon y decoraron con ellas las clases. Aquí se muestra el resultado.

Contra viento y marea


Un nuevo curso se pone en marcha y por delante tenemos muchos objetivos que cumplir y muchos problemas que vencer. La imagen que encabeza esta nota representa mis cinco deseos para refrescar el aula en estos momentos, aunque estoy seguro de que saldrán al paso muchos más. Por mi parte, el curso ya está más que inaugurado; es más, da la impresión de que empezó hace mucho, mucho tiempo...

Entre lo positivo puedo destacar:

  • Vuelvo a la docencia compartida. El año pasado, por falta de recursos, no pudimos mantener esta metodología. Este curso tenemos tres grupos de 2º de ESO en los que podremos trabajar dos profes de manera conjunta, lo que facilita la atención al alumnado y el desarrollo de metodologías activas.
  • Mantengo mis clases en el 2º de PQPI. Es un nivel que me dio buenas alegrías y con el que puedo trabajar como realmente me apetece: proyectos, negociación, competencias... Todo ello sin necesidad de exámenes.
  • Proyectos y lecturas. Tengo en capilla, listo para ensamblar y montar, el proyecto "20 años después", una idea que nació durante un MOOC sobre ABP el año pasado. Con este proyecto recuperaremos los cuentos tradicionales y tal vez pongamos en marcha algún programa de colaboración externa, todavía en fase beta. También volvemos a la ciencia-ficción, con Ray Bradbury y con el despliegue educativo de robots
  • Vuelvo a la Selectividad. No es precisamente una alegría, pero apetece reencontrarse cinco años después con Luces de bohemia, con Miguel Hernández y con La casa de los espíritus. Sé que el 2º de Bachiller es el curso que menos se presta a la experimentación, pero mis alumnos de este año llevan detrás el bagaje de, al menos, tres años de proyectos (Callejeros literarios, Un paseo con Machado, Vamos a venderlo todo, el Barco del exilio, el Quijote sincopado, Piénsame el amor...). Tal vez incluso agradezcan una vuelta al método docente tradicional (ya veremos).
Entre lo negativo:

  • Precariedad de recursos. Seguimos bajo mínimos en el Departamento. Algunos grupos del primer ciclo de ESO no se pueden desdoblar; otros se hacen con desdobles de dos grupos para tres profesores. Impensable desdoblar grupos a partir de 3º de ESO, aunque sean numerosos o difíciles. Eso limita la atención a la diversidad y provoca un desplazamiento del fracaso escolar hacia el segundo ciclo de la ESO, donde los resultados son alarmantes.
  • Ocurrencias peregrinas sin justificación pedagógica. Adelantar el inicio de curso al día 3 de septiembre, además de los problemas de calor (que han sido lo más llamativo), ha provocado un desorden organizativo. Algunos departamentos dedicábamos horas y horas en septiembre para racionalizar los desdobles, para revisar expedientes del alumnado, para poner en orden toda la documentación relacionada con ACIS, compensatoria, asignaturas pendientes, etc. Este año nos hemos encontrado de sopetón con los chavales en el aula y la improvisación en muchos aspectos se notará a medio o largo plazo. 
  • La LOMCE. Aparece entre lo negativo porque la tenemos ahí, como espada de Damocles. Sus efectos todavía no parecen notarse, salvo en la supresión del PQPI. Sin embargo, habrá que ver si a lo largo de este año hemos de prepararnos para un nuevo desarrollo del currículo. Solo nos falta en las aulas esa amenaza fantasma.
Este es el comienzo del viaje. ¿Llegaremos a buen puerto? ¿Nos hundiremos por el camino? Por lo pronto, bienvenidos un curso más a este blog que procura mantenerse a flote contra viento y marea.

Dotando de sentido a la sinrazón


Todos los finales de curso acaba uno enfadado, sobre todo porque alguien, desde un despacho, considera que la Educación no es un oficio humano sino un tablero estadístico en el que se juega con piezas que cuestan tanto o cuanto dinero. No os cansaré con el tema de las características particulares de mi centro ni con las filigranas que hemos de hacer todos los años para cuadrar horarios (ni de las protestas que elevamos año tras año). Si creéis que exagero, os dejo solo un dato: para el curso que viene tenemos 6 grupos de 1º de ESO (unos 180 alumnos), 3 grupos de 4º ESO (menos de 70) y un 2º de Bachiller (no llega a 30). ¿Se puede hacer más visible el fracaso y el abandono escolar?
Pero no voy a ser pesimista. Esta nota está dedicada a mis alumnos/as de PQPI, un alumnado especialmente destinado al fracaso escolar y al que logramos salvar con mejor intención que recursos. He hablado ya en el blog de mi decisión de no hacer exámenes con este grupo y también he contado algunos de los proyectos que hemos llevado a cabo este año y que he recogido este Symbaloo. Por eso, me parece una sinrazón que ahora, con la FP básica, se nos deje fuera del PQPI y se nos asigne de oficio un programa exclusivamente diseñado para combatir el absentismo y favorecer la integración, un programa que no conduce a ninguna titulación, un programa que viene a decir a nuestro alumnado -a voz en grito- que no se esfuercen por salir del fracaso, que ya tienen un lugar en el que ocupar el rato hasta los 23 años (que es la edad límite). Es una sinrazón porque los programas de PQPI estaban funcionando bien ahora, después de que los profes nos los hayamos tomado en serio y hayamos puesto algo de nuestra parte para que cumplan con su cometido.
A pesar de tanta sinrazón, si algo ha dotado de sentido a este curso de PQPI ha sido la última tarea del año, el trabajo dentro del proyecto El barco del exilio. Por un lado, hemos leído y recuperado al maestro Benedetti y por otro hemos realizado un trabajo sobre el Stanbrook. En este último, los alumnos, por parejas, se ponían en la piel de algunos de los protagonistas que aparecen en esta noticia: El Stanbrook, los últimos exiliados de la República y en el documental "Cautivos en la arena". A partir de ello construían un diario en primera persona sobre las vidas de aquellos que huyeron de la represión franquista.
Los resultados se pueden leer en este documento:

En su día, me sorprendieron mucho el afán y la emoción de Katya y Carliane a la hora de documentarse y revivir las penurias de Helia González, una de esas supervivientes del Stanbrook. Indagando sobre ella, descubrí que seguía activa y reivindicativa. Me puse en contacto con su hijo Jorge y le conté el proyecto. Me dio permiso para enviarle a su madre los diarios de mis alumnos y para publicar este intercambio epistolar. El remate del proyecto llegaría en forma de correo electrónico de la propia Helia, que reproduzco a continuación:

Estimado Toni Solano:
  Mi hijo me hizo llegar en su día los trabajos de sus alumnos -las dos chicas que estaban en jardinería y el chico que también escribió un trabajo muy interesante- y el amable escrito suyo.
  Me ha emocionado en primer lugar su iniciativa de trabajar este tema tan entrañable para mí y luego cómo los alumnos han sabido reflejar tan hondamente la situación que viví.
  Felicito con todo mi cariño a usted y sus alumnos. Gracias, porque solo ustedes los profesores pueden trabajar nuestras memorias para los jóvenes, tan ignorantes de todo esto. Yo doy charlas en los institutos, las universidades y las asociaciones que me solicitan. Creo que la gran ignorancia y las grandes falsedades que han llegado a los oídos de los jóvenes solo nosotros podemos subsanarlas.
  Gracias.
Helia González

Mis alumnos pueden sentirse satisfechos: su tarea ha tenido sentido. Además, todo el grupo ha obtenido su título de ESO, lo que demuestra que hay caminos para luchar contra el fracaso, siempre que seamos algo más que piezas de un ajedrez económico. Todos ellos han demostrado ser más humanos y capaces que quienes diseñan para ellos unos itinerarios sin salida, unas vías muertas de sinrazón educativa.

Crédito de la imagen: 'Escape from Life'

Memoria de la buena


En el ámbito docente, hay dos tipos de memoria: la que sirve para reflexionar, aprender y mejorar, y la que se archiva en un departamento para que nadie la lea. La memoria que me interesa es la primera, memoria de la buena, la que trato de recoger en este blog o en los distintos blogs de aula que mantengo. Recopilé hace poco los trabajos de 2º de ESO dentro del Plan Lector; ahora toca hacer memoria, de la buena, de lo que hemos trabajado en 1º de Bachiller. 
Como en el curso anterior, hemos desarrollado el proyecto "Piénsame el amor y te comeré el corazón", un proyecto que aglutina diversas competencias y que exige el dominio de destrezas comunicativas en diversos códigos y medios. Como novedades, este año teníamos los libros del proyecto, así que los materiales eran más accesibles y homogéneos; también hemos optado por el modelo pechakucha, sin paliativos, lo que ha resultado una gran sorpresa, ya que el alumnado se ha adaptado bastante bien a este modo de contar.


Por otro lado, para dar respuesta a las competencias digitales, hemos mantenido el proyecto del Portafolio Digital, en el que cada alumno ha difundido sus trabajos.
El balance general ha sido satisfactorio. La mayor parte de los problemas se han debido a la falta de tiempo para trabajar en grupo o para hacer compatibles las tareas con otras asignaturas. Creo que, más allá de las posibles mejoras, ha valido la pena insistir en las presentaciones orales y en la autoevaluación. Se van, al menos, con la experiencia de defender ante un público un proyecto de investigación... en menos de 7 minutos, que no es fácil.
Os dejo los enlaces para que podáis ver los trabajos:

Ortografía, cómic y dieta saludable.


Se nos acaba el curso y con él los proyectos que iniciamos con tanta ilusión como incertidumbre. Estos días estoy recopilando en 2º de ESO los cómics que forman parte del proyecto "Ortografía y dieta saludable" (una adaptación para nuestro Plan Lector dentro del proyecto Ortografía y cómic), en la que hemos trabajado por parejas las reglas de ortografía y algunos principios de la dieta mediterránea. Durante la primera evaluación, nos aproximamos al concepto de "la clase al revés" con explicaciones en vídeo de los alumnos. En el siguiente trimestre, trabajamos el texto expositivo-argumentativo mediante murales y exposiciones orales. Finalmente, en este último tramo, hemos utilizado el cómic como herramienta de síntesis para que los personajes hablasen de dieta saludable y también de ortografía; sobre todo, los alumnos han utilizado Pixton, una herramienta a la que dedicamos una sesión en clase para conocer su funcionamiento (*). Algunos guiones han captado bien el sentido de la actividad y creo que ha valido la pena ligarlo al Plan Lector de centro, pues se ha visto reforzado por  tareas de otras asignaturas. Hemos recogido todos los materiales en el storify que abre esta nota; también podéis ver los cómics en un tablero de Pinterest: Ortografía, cómic y dieta saludable. Por último, quiero agradecer a Pilar Román que me brindase la oportunidad de participar en este proyecto con el que nos lo hemos pasado bastante bien.

(*) Si os animáis con Pixton, tened en cuenta que: a) si son menores tienen que poner una cuenta de correo de adulto para confirmar -también se puede mentir con la edad-; b) el correo de confirmación de cuenta suele ir derivado a la bandeja de spam, así que hay que buscarlo bien pues no deja publicar cómics si no se ha confirmado la cuenta; c) si la conexión es lenta, cuesta cargar los editores de viñetas; d) en aulas virtuales, puede que no carguen todas las cuentas. En nuestro caso, lo han ido haciendo en casa y dedicábamos algunos ratos sueltos a solucionar problemas.