Los animales imposibles del Bestiario de Primero


Este Bestiario de Primero surgió de una actividad voluntaria sobre la descripción que realizaron algunos alumnos de 1º de ESO para Lengua Castellana, en el IES de Ademuz.  Los objetivos que recogía el enunciado eran: inventar un animal que no hubiese existido antes a partir de las características de otros que sí existieran, ponerle un nombre, describir tanto su apariencia física como sus costumbres o su personalidad, representarlo mediante un dibujo, compartir los resultados con el resto de la clase y reunirlo, junto con las aportaciones de otros compañeros, en un libro de animales imposibles o “bestiario”.
La última fase, la de la publicación, ha corrido a mi cargo que, como en otras ocasiones, he preferido componer con los trabajos escaneados de los estudiantes, con todos sus defectos, sus faltas de ortografía y sus borrones. Me pareció la mejor opción porque no solo facilita la inclusión de los dibujos originales que acompañan cada texto, sino que respeta el carácter original de cada texto y demuestra la indudable creatividad de sus pequeños autores.
La elección del formato en PDF se debe a que se puede almacenar en ciertas plataformas como Scribd, ya sea para descargarlo en el ordenador o para incrustarlo en un blog, como Aguja de marear, con el fin de que se pueda leer en línea.

Espero que disfrutéis con su lectura:

Bestiario de Primero

Esta publicación tiene una licencia Creative Commons que limita su edición y desestima su uso con ánimo de lucro.


Licencia Creative Commons
Bestiario de Primero por Héctor Monteagudo Ballesteros se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.


Los animales imposibles del Bestiario de Primero


Este Bestiario de Primero surgió de una actividad voluntaria sobre la descripción que realizaron algunos alumnos de 1º de ESO para Lengua Castellana, en el IES de Ademuz.  Los objetivos que recogía el enunciado eran: inventar un animal que no hubiese existido antes a partir de las características de otros que sí existieran, ponerle un nombre, describir tanto su apariencia física como sus costumbres o su personalidad, representarlo mediante un dibujo, compartir los resultados con el resto de la clase y reunirlo, junto con las aportaciones de otros compañeros, en un libro de animales imposibles o “bestiario”.
La última fase, la de la publicación, ha corrido a mi cargo que, como en otras ocasiones, he preferido componer con los trabajos escaneados de los estudiantes, con todos sus defectos, sus faltas de ortografía y sus borrones. Me pareció la mejor opción porque no solo facilita la inclusión de los dibujos originales que acompañan cada texto, sino que respeta el carácter original de cada texto y demuestra la indudable creatividad de sus pequeños autores.
La elección del formato en PDF se debe a que se puede almacenar en ciertas plataformas como Scribd, ya sea para descargarlo en el ordenador o para incrustarlo en un blog, como Aguja de marear, con el fin de que se pueda leer en línea.

Espero que disfrutéis con su lectura:

Bestiario de Primero

Esta publicación tiene una licencia Creative Commons que limita su edición y desestima su uso con ánimo de lucro.


Licencia Creative Commons
Bestiario de Primero por Héctor Monteagudo Ballesteros se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Feliz Navidad 2011




Para felicitaros la Navidad, no hay nada mejor que este puñado de cuentos navideños:


"Chasco por Navidad", de Luisa Castro

Si reservas con tiempo coges vuelos baratos. Si no reservas con tiempo mejor te vas en coche. Si te vas en coche revísalo antes de viajar. Si no lo haces lleva al menos cadenas en el maletero. Si no llevas cadenas mejor no salgas de casa. Si no vas a salir de casa compra con tiempo. Si no compras con tiempo cierran los supermercados. Si no tienes comida prepárate para reservar. Si no reservas con tiempo no hay sitio en los restaurantes. Si no compras con tiempo te vas a quedar sin regalos. Si te quedas sin regalos mejor no salgas de casa. Si coges un vuelo barato a ver qué haces sin regalos. Si llevas cadenas y nieva, a ver si sabes ponerlas. ¿Y luego allí qué haces? En medio de la nieve, en la cima de la montaña y con el maletero lleno de regalos. Te vas andando al bar más cercano y está cerrado. El móvil sin batería, y tú sin cargador. ¿Dónde se compran cadenas? Envías un SMS: “una grua, por favor”. Está una noche preciosa: “Feliz año nuevo”.


"El abeto", de J. M. Caballero Bonald

La mujer fue trasladando las bolsas al dormitorio. A un lado amontonó las que contenían productos perecederos y, al otro, las de los juguetes y adornos de variada aplicación. El abeto lo dejó afuera, en el pasillo. La mujer observó el resultado de su tarea y la encontró bien hecha. Luego se acostó. Las compras la habían fatigado y ya era bastante tarde. Una vez dormida advirtió que se le había incorporado al sueño un roce anómalo, como de arañazos en la pared. Pensó en el abeto un segundo antes de no pensar en nada. El abeto era de plástico, pero llevaba incorporado un práctico mecanismo de crecimiento. A juzgar por los síntomas, tenía que haberse producido algún desajuste en la maquinaria, pues las ramas del abeto taponaban el pasillo de modo selvático. La mujer ni siquiera necesitó despertarse para comprender que estaba atrapada.


Feliz Navidad 2011




Para felicitaros la Navidad, no hay nada mejor que este puñado de cuentos navideños:


"Chasco por Navidad", de Luisa Castro

Si reservas con tiempo coges vuelos baratos. Si no reservas con tiempo mejor te vas en coche. Si te vas en coche revísalo antes de viajar. Si no lo haces lleva al menos cadenas en el maletero. Si no llevas cadenas mejor no salgas de casa. Si no vas a salir de casa compra con tiempo. Si no compras con tiempo cierran los supermercados. Si no tienes comida prepárate para reservar. Si no reservas con tiempo no hay sitio en los restaurantes. Si no compras con tiempo te vas a quedar sin regalos. Si te quedas sin regalos mejor no salgas de casa. Si coges un vuelo barato a ver qué haces sin regalos. Si llevas cadenas y nieva, a ver si sabes ponerlas. ¿Y luego allí qué haces? En medio de la nieve, en la cima de la montaña y con el maletero lleno de regalos. Te vas andando al bar más cercano y está cerrado. El móvil sin batería, y tú sin cargador. ¿Dónde se compran cadenas? Envías un SMS: “una grua, por favor”. Está una noche preciosa: “Feliz año nuevo”.


"El abeto", de J. M. Caballero Bonald

La mujer fue trasladando las bolsas al dormitorio. A un lado amontonó las que contenían productos perecederos y, al otro, las de los juguetes y adornos de variada aplicación. El abeto lo dejó afuera, en el pasillo. La mujer observó el resultado de su tarea y la encontró bien hecha. Luego se acostó. Las compras la habían fatigado y ya era bastante tarde. Una vez dormida advirtió que se le había incorporado al sueño un roce anómalo, como de arañazos en la pared. Pensó en el abeto un segundo antes de no pensar en nada. El abeto era de plástico, pero llevaba incorporado un práctico mecanismo de crecimiento. A juzgar por los síntomas, tenía que haberse producido algún desajuste en la maquinaria, pues las ramas del abeto taponaban el pasillo de modo selvático. La mujer ni siquiera necesitó despertarse para comprender que estaba atrapada.

Actividad sobre "Estrategia del avestruz", de Juan Manuel Agulles

Del Banco de Imágenes y Sonidos del ITE
Esta entrada forma parte de la actividad final del curso del ITE "TIC en el Área de Lengua. Profundización" que acabo de realizar online. El objetivo era confeccionar un documento similar, en su estructura, a una unidad didáctica que facilitase la aplicación en el aula de algunos de los recursos que había creado durante el curso. Elegí el storyboard y el vídeo que resultó de esa planificación, que tomaban como fuente literaria el relato "Estrategia del avestruz", de Juan Manuel Agulles. El texto lo proporcionó Esteban Llorens, coordinador del curso, al que agradezco mucho su paciencia y su buen hacer, junto con un par de documentos con información sobre el autor, algunas orientaciones para trabajar el texto y una plantilla para realizar el storyboard del vídeo.
Después de leer el texto, varias veces, empecé a buscar en el Banco de Imágenes y Sonidos del ITE, el único espacio del que se podía extraer este tipo de materiales. Cuando tuve los suficientes, corté en lonchas, más o menos finas, el relato, con la idea de que cada secuencia, cada parte de la narración, se correspondiera con una imagen en el storyboard y un efecto, una transición o un sonido en el vídeo. La estructura requería el tipo de escena en su estructura, además del número de "clip" (unidad con la que trabaja Windows Movie Maker), locución o parte del texto que se iba a narrar como "voz en off" y la imagen que se había seleccionado. Me costó bastante encajar todas las piezas, pero el auténtico problema lo tuve cuando acabé, pues la tabla en la que las había insertado estaba en un documento de Word de más de 52 MB de peso, lo que impedía que se lo enviara al coordinador por el correo del curso, ni que lo alojara en Google Docs o Sites con el fin de que pudiera enviarle un enlace para que lo descargara. El único que lo admitió fue Dropbox, aunque no envié el enlace porque el producto final no me convencía. Después de dar una vuelta para despejarme y, así, aclarar ideas, caí en que el problema estaba en el formato del documento. Recordé que las presentaciones en power point pueden albergar gran cantidad de diapositivas, el equivalente a mis "clips", para juntar dos, cuatro o seis en la misma página de un PDF. Rehice el storyboard con Openoffice Impress a partir de la información y de las imágenes que había utilizado en Word. No logré reunir varios "clips" en una página cuando lo convertí en PDF, pero logré una presentación de los contenidos más clara y mejor organizada. Estuve tentado, antes de publicarlo en esta entrada, de añadir los sonidos, los efectos y las transiciones entre "clips", aunque al final lo he desechado porque falsearía el recurso original. Tan solo lo he subido a issuu para obtener el código HTML con el que lo he incrustado:




La creación del vídeo me llevó algo más de tiempo. Primero tuve que grabar mi voz mientras leía el relato de Juan Manuel Agulles con Audacity. Grabé dos o tres archivos, porque estimaba que la calidad era baja, y edité el que me pareció menos malo. Extirpé los lugares en que me había trabado leyendo y los cosí al fragmento siguiente. Por fortuna, se me había ocurrido repetir la misma frase después del error.
Al mismo tiempo, añadí las imágenes a Windows Movie Maker, las ordené y escribí los títulos de presentación y de crédito. Me permitió tener una idea más precisa de qué sonido necesitaba en cada momento. Los incrusté al hilo de mi propia narración, de mi voz, tan grave y tan nasal, desde la carpeta en la que los había guardado desde el Banco de Imágenes y Sonidos del ITE. Una vez que lo tuve listo, lo exporté, desde Audacity, como un solo archivo de audio, a mi escritorio y, a continuación, a Windows Movie Maker. Allí lo utilicé como referencia, junto con el storyboard, para ajustar la duración de los "clips", es decir, el tiempo que debe estar una imagen en pantalla. En algunos casos, no pude ajustar mejor el audio a la imagen por la brevedad del "clip", lo que se percibe como un ligero desfase que, en algunos momentos, proporciona mayor dinamismo a la narración. Tras añadirle la melodía de timbales de los títulos de crédito, lo guardé como archivo de vídeo y lo subí a Youtube. Se puede descargar en AVI a través del icono correspondiente.





En la actividad final, que podéis leer en el documento interactivo que he incrustado con issuu, no solo hago mención a los recursos que he creado para este curso y que he comentado a lo largo de esta entrada, sino también a los que había creado con anterioridad y con los que me siento cómodo cuando trabajo con las TIC en el aula, como este blog, Aguja de marear, o mi blog de aula, Anatomía del verbo.
Me hubiera gustado darle un toque más práctico y haber recortado los criterios de evaluación, entre otros apartados, para que no fuera tan excesiva, tan detallada, tan teórica en muchos de sus planteamientos, aunque, en realidad, esté satisfecho con el resultado y me haya decidido a compartirlo, sin tapujos y sin trampas de última hora.



Actividad sobre "Estrategia del avestruz", de Juan Manuel Agulles

Del Banco de Imágenes y Sonidos del ITE
Esta entrada forma parte de la actividad final del curso del ITE "TIC en el Área de Lengua. Profundización" que acabo de realizar online. El objetivo era confeccionar un documento similar, en su estructura, a una unidad didáctica que facilitase la aplicación en el aula de algunos de los recursos que había creado durante el curso. Elegí el storyboard y el vídeo que resultó de esa planificación, que tomaban como fuente literaria el relato "Estrategia del avestruz", de Juan Manuel Agulles. El texto lo proporcionó Esteban Llorens, coordinador del curso, al que agradezco mucho su paciencia y su buen hacer, junto con un par de documentos con información sobre el autor, algunas orientaciones para trabajar el texto y una plantilla para realizar el storyboard del vídeo.
Después de leer el texto, varias veces, empecé a buscar en el Banco de Imágenes y Sonidos del ITE, el único espacio del que se podía extraer este tipo de materiales. Cuando tuve los suficientes, corté en lonchas, más o menos finas, el relato, con la idea de que cada secuencia, cada parte de la narración, se correspondiera con una imagen en el storyboard y un efecto, una transición o un sonido en el vídeo. La estructura requería el tipo de escena en su estructura, además del número de "clip" (unidad con la que trabaja Windows Movie Maker), locución o parte del texto que se iba a narrar como "voz en off" y la imagen que se había seleccionado. Me costó bastante encajar todas las piezas, pero el auténtico problema lo tuve cuando acabé, pues la tabla en la que las había insertado estaba en un documento de Word de más de 52 MB de peso, lo que impedía que se lo enviara al coordinador por el correo del curso, ni que lo alojara en Google Docs o Sites con el fin de que pudiera enviarle un enlace para que lo descargara. El único que lo admitió fue Dropbox, aunque no envié el enlace porque el producto final no me convencía. Después de dar una vuelta para despejarme y, así, aclarar ideas, caí en que el problema estaba en el formato del documento. Recordé que las presentaciones en power point pueden albergar gran cantidad de diapositivas, el equivalente a mis "clips", para juntar dos, cuatro o seis en la misma página de un PDF. Rehice el storyboard con Openoffice Impress a partir de la información y de las imágenes que había utilizado en Word. No logré reunir varios "clips" en una página cuando lo convertí en PDF, pero logré una presentación de los contenidos más clara y mejor organizada. Estuve tentado, antes de publicarlo en esta entrada, de añadir los sonidos, los efectos y las transiciones entre "clips", aunque al final lo he desechado porque falsearía el recurso original. Tan solo lo he subido a issuu para obtener el código HTML con el que lo he incrustado:




La creación del vídeo me llevó algo más de tiempo. Primero tuve que grabar mi voz mientras leía el relato de Juan Manuel Agulles con Audacity. Grabé dos o tres archivos, porque estimaba que la calidad era baja, y edité el que me pareció menos malo. Extirpé los lugares en que me había trabado leyendo y los cosí al fragmento siguiente. Por fortuna, se me había ocurrido repetir la misma frase después del error.
Al mismo tiempo, añadí las imágenes a Windows Movie Maker, las ordené y escribí los títulos de presentación y de crédito. Me permitió tener una idea más precisa de qué sonido necesitaba en cada momento. Los incrusté al hilo de mi propia narración, de mi voz, tan grave y tan nasal, desde la carpeta en la que los había guardado desde el Banco de Imágenes y Sonidos del ITE. Una vez que lo tuve listo, lo exporté, desde Audacity, como un solo archivo de audio, a mi escritorio y, a continuación, a Windows Movie Maker. Allí lo utilicé como referencia, junto con el storyboard, para ajustar la duración de los "clips", es decir, el tiempo que debe estar una imagen en pantalla. En algunos casos, no pude ajustar mejor el audio a la imagen por la brevedad del "clip", lo que se percibe como un ligero desfase que, en algunos momentos, proporciona mayor dinamismo a la narración. Tras añadirle la melodía de timbales de los títulos de crédito, lo guardé como archivo de vídeo y lo subí a Youtube. Se puede descargar en AVI a través del icono correspondiente.





En la actividad final, que podéis leer en el documento interactivo que he incrustado con issuu, no solo hago mención a los recursos que he creado para este curso y que he comentado a lo largo de esta entrada, sino también a los que había creado con anterioridad y con los que me siento cómodo cuando trabajo con las TIC en el aula, como este blog, Aguja de marear, o mi blog de aula, Anatomía del verbo.
Me hubiera gustado darle un toque más práctico y haber recortado los criterios de evaluación, entre otros apartados, para que no fuera tan excesiva, tan detallada, tan teórica en muchos de sus planteamientos, aunque, en realidad, esté satisfecho con el resultado y me haya decidido a compartirlo, sin tapujos y sin trampas de última hora.