Connor no tiene quien le escriba

Soy (a veces) un impostor. Vamos a dejarlo así: mentiroso o embaucador son demasiado connotativas. Impostura es, sin duda, el término más acertado para describir el punto de partida de estas dos propuestas didácticas.

Aquí un servidor suplanta a Connor O´Malley, el protagonista de Un monstruo viene a verme y a una joven descolocada por una insólita declaración de amor.

Clicando sobre cada webquest podéis  ver los motivos, más que justificados, para este embuste. Me he hecho pasar también (os iré contando) por director de hotel y gerente de un polideportivo.

Me lo voy a tener que hacer mirar… En fin.

 

 

 

 

 

 

*zalantza (eusk.): duda

Un último esfuerzo, compañer@s; ya se ve la playa detrás de la PDI.

Aster Navas

@irakasle


Vivir 365 días del libro

No soy un ávido lector, ni siquiera exquisito. Puede decirse que soy un lector intermitente. Me gusta leer, cuando la lectura me atrapa. Esta semana me ha cautivado la prosa de Chaves Nogales.

Con cierta envidia leo las sesquidécadas del maestro Toni Solano ya que hace quince años se leía una media de cuatro libros al mes, me quedé perplejo cuando Alex Garrote me contó en una cena en noviembre que seguramente llegaría a los cuarenta libros leídos al finalizar 2016, es un apasionado de la novela negra. Como reto personal me propuse leer tres libros al mes este 2017, apartándome un poco de las pantallas (el libro electrónico aún no ha terminado de conquistarme). Recopilo las lecturas en un blog en Tumblr, de momento vamos bien. También comparto mis lectura en un grupo de Facebook que te recomiendo, se llama “Estoy leyendo…”.

Repito, concibo la lectura como algo parecido a esta viñeta:

libro

(Desconozco de quién es, me la encontré en Twitter)

No me preocupa dejar un libro a medias, quizá el que más me pesa sea “La Montaña Mágica”. Puede ser que mi itinerario lector no haya sido el adecuado para llegar a Mann o Joyce, de momento. Me gusta la idea de itinerario lector, se la escuché a Lucas Ramada, cuando lo entrevisté en el podcast El Recreo. Como comentaba ayer en la red del pajarito azul, Pennac me absolvió de esa lectura inacabada, en su libro “Como una novela” escribía:  “Pero está claro que no es culpa de Thomas Mann que yo no haya podido, hasta ahora, alcanzar la cumbre de su Montaña mágica […] Entonces tenemos dos opciones: o pensar que la culpa es nuestra, que nos falta una casilla, que albergamos una parte irreductible de estupidez, o hurgar del lado de la noción muy controvertida de gusto e intentar descubrir el mapa de los nuestros.”

Uno de los autores que salvo en uno de sus libros (“Tres vidas de Santos”) nunca me ha fallado ha sido Eduardo Mendoza, reciente premio Cervantes 2016. Me gustó su discurso, sobre todo cuando dijo: para los que creamos nuestro mayor enemigo es la vanidad. No creo, como el propio premiado dice, que su premio sea a un género (menor dicen algunos). Para mí es un premio merecido a un autor muy cervantino.

La compañera Lourdes Domenech propone en su blog un reto interesante, nos plantea elegir en este día del libro, secundarios en la literatura. Escribe: A los secundarios del cine se les tiene en buen lugar, ¿por qué no a los literarios? .

Voy con el mío: del libro “La ciudad de los prodigios” de Eduardo Mendoza, el personaje Delfina, creo que es clave para comprender el personaje principal Onofre Bouvila y su evolución.

¿Te animas? Deja tu propuesta en Twitter con el hashtag #misecundariofavorito

Como decía Dori “Sigue leyendo, leyendo, leyendo” ¿o no era así? Tengo memoria de pez.

Gorka Fernández


¡Nueve añitos ya!

velas

Crédito de la imagen

Ayer cumplimos 9 años desde que comenzáramos esta aventura compartida de la blogosfera allá por enero de 2008. Parece que fue ayer y, sin embargo, durante todo este tiempo hemos crecido como blogueros, como profesores y como personas… Nuestras vidas han cambiado -y mucho- por los diferentes avatares de la vida personal y profesional, pero el blog -siempre activo- ha estado acompañándonos todo este tiempo…

Ya es un clásico en la red y más en nuestra pequeña historia bloguera la eterna discusión sobre “la muerte de los blogs“, pero seguimos apostando por ellos, seguimos utilizándolos en clase y seguimos pensando que son una herramienta muy valiosa para conseguir cambiar la Educación y la manera de entender nuestra profesión en estos tiempos que corren…

Escribíamos el año pasado: “Durante este periodo nos hemos hecho más viejos –sino más sabios- y, por eso, en tiempos de tribulación, apostamos más que nunca por los blogs y por la que ha pasado a denominarse, en su más amplia acepción, Educación Digital. Más que nunca nuestra apuesta por la Tecnología, por la Didáctica, por las modernas Metodologías y por una Educación Emocional plena no admite incertidumbres ni ambages de ningún tipo.” En 2017 lo seguimos defendiendo y, probablemente, el año que viene lo tengamos que volver a recordar…

Estamos muy agradecidos a cuantos nos habéis acompañado todos estos años a lo largo de este viaje tan productivo, tan creativo y tan colaborativo. Sigue siendo un placer cruzar las aguas turbulentas de la red con todos vosotros y vosotras y estamos muy orgullosos de seguir asomándonos todas las semanas a esta ventana de sosiego, libertad y reflexión educativa. La década prodigiosa nos espera…

¡MUCHAS FELICIDADES, TRES TIZAS, Y MUCHAS GRACIAS A TODOS LOS QUE HABÉIS HECHO POSIBLE ESTOS NUEVE AÑOS DE COLABORACIÓN, ENTUSIASMO Y TRABAJO!

Marcos Cadenato


De higos a brevas

normanmente-normanmente-%e2%80%a2-fotos-y-videos-de-instagram

que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.

Miguel Hernández

Últimamente, compas, nos vemos de higos a brevas. Quizá por eso este post lo inspira, lo dicta, esa precipitación entusiasmada con que hablamos a los amigos que vemos de Pascuas a Ramos y con quienes conversamos compulsivamente durante esos minutos que la Fortuna ha accedido, por fin, a regalarnos.

Podría haberme centrado en cualquiera de los puntos de este inventario pero he preferido que sea una lista atropellada que, en la medida de lo posible, sugiera, proponga, analice, conciencie y emocione.

Casi nada.

post

  • Redes sociales.
    • Difícil encontrar algo nuevo en este mundo que parece, cada día más, un diálogo de sordos. Hay honrosas excepciones, como esta cuenta en Instagram que roza la genialidad y de donde nos hemos bajado la imagen que da pie a esta entrada.

Espero, sí, dejarme algo en el tintero.

copia-de-aster-navas