Actualizando el Proyecto Lingüístico de Centro

“Caminando junt@s: Cómo trabajar la competencia lingüística en el Centro”

El Proyecto Lingüístico de Centro: Un documento importante

I Encuentro de Docentes de Lenguas en Educación Secundaria

La enseñanza de la lengua vive un debate permanente que afecta tanto al qué enseñar como a los procedimientos y recursos didácticos. ¿Podemos afirmar que hay un acuerdo acerca de que aprender una lengua es fundamentalmente aprender a usarla para actuar en los diversos ámbitos sociales?

Es difícil no estar de acuerdo con esta afirmación, pero no resulta fácil actuar en consecuencia, ya que implica una ruptura con el enfoque tradicional orientado a la trasmisión de conocimientos.

Ocurre lo mismo con la enseñanza de la literatura: ¿se trata de transmitir conocimientos sobre la historia literaria o formar lectores competentes?, ¿hablamos de enseñanza de la literatura o de educación literaria? Según la respuesta, las exigencias metodológicas serán unas u otras.

Además, en la actualidad estamos asistiendo a profundas transformaciones en el modo de acceder a la información y de procesarla, en el modo de producir y de difundir los textos. Estas transformaciones implican una ampliación de los objetivos educativos relacionados con las habilidades lingüístico-comunicativas y proporcionan nuevos escenarios para la intervención didáctica.

Parece pues que hay motivos más que sobrados para que el profesorado de lenguas y de literatura creemos espacios de encuentro que propicien la conversación, el análisis y el debate sobre la enseñanza de nuestras materias.

El I Encuentro de Docentes de Lenguas en Educación Secundaria, que se celebrará en el IES Chaves Nogales de Sevilla el 22 de marzo de 2014, tiene como objetivo fundamental conversar y debatir acerca de algunos problemas centrales de la enseñanza de las lenguas y de la literatura. En algunos casos se trata de los viejos problemas: cómo redefinir los contenidos objeto de aprendizaje en términos de habilidades lingüístico-comunicativas; qué estrategias didácticas son necesarias; qué papel juega el conocimiento explícito de la lengua en el desarrollo de habilidades y destrezas; qué entendemos por educación literaria y qué caminos conducen a ella; etc. Pero además, es ineludible que estas cuestiones las abordemos en el marco de los nuevos retos abiertos por la comunicación en Internet.

Los impulsores de este encuentro somos profesoras y profesores que desde hace algunos años conversamos en Internet, promovemos proyectos colaborativos, reflexionamos sobre los problemas de la enseñanza de las lenguas y de la literatura, participamos en actividades de formación… La Red nos ha permitido ayudarnos unos a otros a crecer profesionalmente.

Si estás interesado en participar, entra en el blog del Encuentro. En él encontrarás el programa y el formulario de matrícula. Te invitamos también a seguirnos en Twitter: @profeslengua14 .


Autorretrato lingüístico: “de Bilbao, de toda la vida…”

retrato lenguaCrédito de la imagen

Con motivo de la celebración del Día Europeo de las Lenguas (26 de septiembre), invitado por @londones a participar en un blog creado al efecto y, espoleado por los preciosos textos de @jlbracamonte y @lourdesdomenech, -todos ellos compañeros y, sobre todo, amigos- me atrevo a arañar superficialmente en mis recuerdos, dejándome acompañar de esa “ciega abeja de amargura”.

De Salamanca (José Luis Sánchez) a Blanes (Lourdes Domenech) y de Blanes a Bilbao. “De Bilbao, de toda la vida…”, bueno, desde hace medio siglo y, como tantos, a caballo entre Vizcaya (Bizkaia) y Palencia (Palencia). De padre sestaoarra -¡aúpa Kaiku!- y de madre palentina –sí, chiguito, sí-, en mi casa siempre han convivido pacíficamente el euskera y el castellano… Digo pacíficamente porque, en una familia monolingüe -absolutamente castellano-parlante- siempre han estado en el aire y hemos respirado palabras en español y en vascuence. Es curioso, en esta tierra siempre han estado marcadas política, social y culturalmente palabras como euskera, vascuence, vasco frente a castellano o español. En mi cerebro infantil resonaban frases como “el chiguito corito se escolingaba por el arambol” y “bat, bi, hiru, lau, bost, sei, zazpi… euskaldunak, irabazi, aurrera!” y las entendía perfectamente y sin aspavientos –curiosa palabra, por cierto- tras la pertinente y necesaria traducción simultánea: “el niño desnudo se deslizaba por el pasamanos (de la escalera)”, “uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis… ¡los vascos ganamos, adelante! Cuando uno desde pequeñajo come “carramarros” –karramarro, ´cangrejo´-, tiene el estómago “larri” –larri, angustioso, apremiante, grave´- y se queda “neque” en el coche -neke, ´cansado, fatigado, agotado´- no entiende los problemas políticos que crean los adultos, máxime cuando las primeras palabras que escuchó en euskera fueron “etorri hona!” (´¡ven aquí!´) en boca de Pablo, el portero de la finca de al lado, que hacía mucho tiempo que había venido de Salamanca…

Y llegó la escuela y “yo fui a EGB”… Por aquel entonces y –supongo- que por motivos políticos y de vecindad- estudié francés porque así lo quiso mi madre. “Je suis, tu es, il est…”, “Qu’est-ce que tu fais?” son expresiones que comenzaron a sonar familiares en mi vida diaria. Y llegó el instituto y con él dos lenguas más : el latín, porque así lo exigía el antiguo BUP y el inglés, porque así lo quiso mi madre. “Dimidium facti qui coepi habet, se entremezclaba con “I´am Marcos, a new student” ”y la vida siguió, /como siguen las cosas/que no tienen mucho sentido”, como los conceptos de contaminación lingüística, lengua común, interferencia lingüística, dialecto… en la esponjosa mente infantil. Y en los años ochenta, llegó la Universidad y nuevas lenguas, nuevos ojos para comprender el mundo… Por motivos de formación académica llegaron mis primeras palabras en italiano –recuerdo mi primera frase: “Il libro è giallo“; por cierto, ¿alguien ha visto alguna vez un libro amarillo?-; por motivos profesionales, profundicé en la lengua de Bernat Etxepare: “hegoak ebaki banizkio, nerea izango zen”; y por motivos familiares, dejamos Palencia y nos trasladamos todos los veranos a Blanes, donde mis sobrinos me pedían “una pastanaga” y me repetían una y otra vez “plou poc, pero para el poc que plou, plou prou” o “a cap cap cap que Déu deu deu durus” (“llueve poco, pero para lo poco que llueve, llueve bastante”, “en ninguna cabeza cabe que dios deba diez duros”).

lenguita2

Y, casi sin darnos cuenta, estamos en 2013 y ayer –sí, ayer, casualidades de la vida-, ayer mismo, comentaba con unos amigos que es muy frecuente en Euskadi usar expresiones como “dinero atrás” para referirse a la pedrea de la lotería nacional; “descambiar una camisa”, por cambiarla; “al cabo de año” para conmemorar el aniversario de un fallecimiento… expresiones que no son fácilmente entendibles fuera de nuestras fronteras, pero que aquí gozan de una vitalidad envidiable. Y es que, aunque uno haya estudiado Filología Hispánica, nunca deja de aprender, incluso en su propia lengua materna. Recuerdo que, no hace muchos años, entendí cabalmente por qué aquella asignatura en la que hacíamos circuitos eléctricos con pilas de petaca, figuras del ajedrez con pastillas de jabón Chimbo o copiadoras con glicerina y no recuerdo qué más productos… se llama Pretecnología; sí, sí, pre-tecnología, como ahora los chicos de la ESO estudian Tecnología… No hace mucho que comprendí la anáfora, epanadiplosis o cualesquiera figura de repetición fónica de que se trate que contiene el nombre de uno de los personajes más queridos de mi niñez y de mis añorados Chiripitifláuticos: el capitán Tan… Aún sigo admirado por las explicaciones que mi maestro de Latín, un extraordinario catedrático –hoy emérito- Don Santiago Segura Munguía, nos desgranaba en la Universidad; gracias a él, descubrí la magia de la etimología y entendí el significado de palabras como “estraperlo”, “capicúa”, “gringo”, “trabajo”, “laxante” o “lavabo”…

Crédito de la  imagen 2

Decía Don Miguel de Unamuno “Filología es filosofía” y recuerdo ahora que una antigua profesora universitaria nos decía siempre que las lenguas “son gafas que nos permiten ver el mundo de una manera determinada”. Mi mundo, mi vida toda, está teñida de ideas, expresiones y palabras del castellano, euskera, francés, inglés, latín, italiano, catalán… y espero seguir tiñendo mi realidad con una paleta llena de colores, rellena de matices y pletórica de vida…

Marcos Cadenato


Las lenguas del instituto

El próximo día 21 de febrero se celebra el Día Internacional de la Lengua Materna, una inciativa de la UNESCO cuyo objetivo, entre otros, es promover la diversidad lingüística y cultural y el multilingüismo.
Aunque con cierto adelanto, con los alumnos de 3º de la ESO hemos realizado un trabajo en torno a las lenguas del instituto, que traigo a colación por si puede servir de idea a otros compañeros.
El trabajo es parte de la secuencia de las variedades de la lengua, que hemos desarrollado en dos fases. La primera ha consistido en la lectura y análisis de textos escritos y audiovisuales, al hilo de los cuales hemos comentado qué dicen –tema- y cómo lo dicen –recursos lingüísticos y estilísticos-. La carta de Jeni  es un excelente documento para abordar los vulgarismos, y los monólogos humorísticos o algunos vídeos, para estudiar las características del registro coloquial (vocativo, anacolutos, repeticiones léxicas, repeticiones sintácticas (paralelismos), diminutivos, comparaciones y metáforas hiperbólicas…).

La segunda fase es ya un clásico del proyecto La lengua y yo: el mapa lingüístico familiar. Se trata de abordar el estudio de las variedades geográficas desde una perspectiva cercana a los alumnos. Primero hemos elaborado el mapa lingüístico de aula y, posteriormente, cada alumno ha confeccionado el árbol lingüístico-familiar. Esta actividad hace que indaguen en sus orígenes, circunstancia que desvela historias de tránsito, que no son siempre amables.

Pero este año hemos dado un paso más y nos hemos adentrado en una investigación que, en la línea que propone ha UNESCO, pretende incentivar el respeto por la diversidad lingüística. El trabajo ha partido de la siguiente pregunta: ¿Cuántas lenguas se hablan en el instituto?

Primero, hemos elaborado conjuntamente una encuesta para conocer la lengua madre de los alumnos. Hemos conseguido que todos los estudiantes de ESO y bachillerato la respondan, gracias a la colaboración de los profesores del Departamento. Un grupo de alumnos ha realizado el recuento y la tabla con los resultados, un trabajo arduo, si se tiene en cuenta que hay más de 300 encuestas. Otro grupo ha hecho la representación gráfica de los mismos, con ayuda del profesor de Ciencias Sociales.  (ver documento)

La segunda parte de la investigación la han llevado a cabo en grupos de cuatro alumnos. Cada equipo ha tenido que elaborar un texto expositivo sobre las lenguas habladas en el instituto, a partir de los datos obtenidos y, además, investigar sobre la filiación familiar y el territorio de influencia de las lenguas. De esta forma, se han enfrentado a la redacción de dos textos expositivos elaborados con fuentes diversas. Para el primero, no han contado más que con una tabla estadística. Para la investigación acerca de las lenguas, les he recomendado dos enlaces (I, II), pero una vez más he constatado que es la Wikipedia la página a la que acuden como primera referencia. 
Antes de abordar la escritura de los textos, en clase hemos profundizado sobre la realidad lingüística peninsular y la expansión del español en el mundo, a partir de este documento-modelo que elaboré ex profeso. Hemos hecho la lectura en profundidad, usando las técnicas del subrayado, resumen y representación de ideas (mapa conceptual). Una vez resuelto el qué dice, nos hemos fijado en cómo lo dice. No les ha costado dar con las principales características (la objetividad y el orden, el uso de la modalidad enunciativa, empleo del presente…), porque han puesto en práctica lo aprendido en la primera fase. 
Con estos conocimientos, ya han podido redactar sus propios textos de forma autónoma. En todo momento, han podido consultar las pautas de trabajo y los modelos en el aula virtual. Hemos destinado tres horas de clase al trabajo en equipo, porque me interesa mucho seguir de cerca el proceso de escritura y, sobre todo, acompañar la consulta de fuentes digitales. 
La investigación ha culminado en una exposición en el pasillo de acceso a las aulas. Las láminas y los mapas expuestos han servido de material para la visita pedagógica que han realizado los alumnos de diversidad. Además, como algunos alumnos son miembros del equipo de redacción de la revista del centro han decidido incluir este trabajo en el próximo número, en forma de reportaje testimonial (estamos en ello). 
Ver documento de autoevaluación
__________________________________________


Para saber más:
Selección de textos para trabajar los registros: Cartas de amor
Lenguas en extinción (Canal Sur)

Las lenguas del instituto

El próximo día 21 de febrero se celebra el Día Internacional de la Lengua Materna, una inciativa de la UNESCO cuyo objetivo, entre otros, es promover la diversidad lingüística y cultural y el multilingüismo.
Aunque con cierto adelanto, con los alumnos de 3º de la ESO hemos realizado un trabajo en torno a las lenguas del instituto, que traigo a colación por si puede servir de idea a otros compañeros.
El trabajo es parte de la secuencia de las variedades de la lengua, que hemos desarrollado en dos fases. La primera ha consistido en la lectura y análisis de textos escritos y audiovisuales, al hilo de los cuales hemos comentado qué dicen –tema- y cómo lo dicen –recursos lingüísticos y estilísticos-. La carta de Jeni  es un excelente documento para abordar los vulgarismos, y los monólogos humorísticos o algunos vídeos, para estudiar las características del registro coloquial (vocativo, anacolutos, repeticiones léxicas, repeticiones sintácticas (paralelismos), diminutivos, comparaciones y metáforas hiperbólicas…).

La segunda fase es ya un clásico del proyecto La lengua y yo: el mapa lingüístico familiar. Se trata de abordar el estudio de las variedades geográficas desde una perspectiva cercana a los alumnos. Primero hemos elaborado el mapa lingüístico de aula y, posteriormente, cada alumno ha confeccionado el árbol lingüístico-familiar. Esta actividad hace que indaguen en sus orígenes, circunstancia que desvela historias de tránsito, que no son siempre amables.

Pero este año hemos dado un paso más y nos hemos adentrado en una investigación que, en la línea que propone ha UNESCO, pretende incentivar el respeto por la diversidad lingüística. El trabajo ha partido de la siguiente pregunta: ¿Cuántas lenguas se hablan en el instituto?

Primero, hemos elaborado conjuntamente una encuesta para conocer la lengua madre de los alumnos. Hemos conseguido que todos los estudiantes de ESO y bachillerato la respondan, gracias a la colaboración de los profesores del Departamento. Un grupo de alumnos ha realizado el recuento y la tabla con los resultados, un trabajo arduo, si se tiene en cuenta que hay más de 300 encuestas. Otro grupo ha hecho la representación gráfica de los mismos, con ayuda del profesor de Ciencias Sociales.  (ver documento)

La segunda parte de la investigación la han llevado a cabo en grupos de cuatro alumnos. Cada equipo ha tenido que elaborar un texto expositivo sobre las lenguas habladas en el instituto, a partir de los datos obtenidos y, además, investigar sobre la filiación familiar y el territorio de influencia de las lenguas. De esta forma, se han enfrentado a la redacción de dos textos expositivos elaborados con fuentes diversas. Para el primero, no han contado más que con una tabla estadística. Para la investigación acerca de las lenguas, les he recomendado dos enlaces (I, II), pero una vez más he constatado que es la Wikipedia la página a la que acuden como primera referencia. 
Antes de abordar la escritura de los textos, en clase hemos profundizado sobre la realidad lingüística peninsular y la expansión del español en el mundo, a partir de este documento-modelo que elaboré ex profeso. Hemos hecho la lectura en profundidad, usando las técnicas del subrayado, resumen y representación de ideas (mapa conceptual). Una vez resuelto el qué dice, nos hemos fijado en cómo lo dice. No les ha costado dar con las principales características (la objetividad y el orden, el uso de la modalidad enunciativa, empleo del presente…), porque han puesto en práctica lo aprendido en la primera fase. 
Con estos conocimientos, ya han podido redactar sus propios textos de forma autónoma. En todo momento, han podido consultar las pautas de trabajo y los modelos en el aula virtual. Hemos destinado tres horas de clase al trabajo en equipo, porque me interesa mucho seguir de cerca el proceso de escritura y, sobre todo, acompañar la consulta de fuentes digitales. 
La investigación ha culminado en una exposición en el pasillo de acceso a las aulas. Las láminas y los mapas expuestos han servido de material para la visita pedagógica que han realizado los alumnos de diversidad. Además, como algunos alumnos son miembros del equipo de redacción de la revista del centro han decidido incluir este trabajo en el próximo número, en forma de reportaje testimonial (estamos en ello). 
Ver documento de autoevaluación
__________________________________________


Para saber más:
Selección de textos para trabajar los registros: Cartas de amor
Lenguas en extinción (Canal Sur)