BAUDELAIRE (2): Análisis de su obra


Materiales para el estudio y el análisis de la obra de Baudelaire (para los alumnos)


  • Comentario de los poemas:
    Bendición. El albatros. Elevación. Correspondencias. El enemigo. La mala suerte. La vida anterior. La belleza. Perfume exótico. La cabellera. Sed non satiata. Una Carroña. El balcón. XLII. Armonía de la tarde. El fracaso. El cielo revuelto. Invitación al viaje. Los gatos. La campana rajada. Spleen LXXVIII. El gusto por la nada. A una transeúnte. El vino de los amantes. La muerte de los amantes. Recogimiento. (Encarnación Medina Arjona: Anotaciones. En Rapsoda. Revista de Literatura nº 1)

ESTUDIOS SOBRE LA OBRA DE BAUDELAIRE


TESIS SOBRE BAUDELAIRE

LA DINAMICA DE LO MODERNO

Romanticismo y Modernidad en Charles Baudelaire

Nicolás ASTOBIZA PICAZA

1 INTRODUCCION

2 BAUDELAIRE Y LA DINAMICA DE LO MODERNO

2.1 Baudelaire y la Querelle

2.2 La Querelle cambia de escenario

2.3 Baudelaire y el Romanticismo

2.4 Dibujo y color. Estilo y manera

2.5 Baudelaire y la manera moderna

3 EL ROMANTICISMO EN BAUDELAIRE

3.1 Imaginación e ingenuidad

3.2 Correspondencias y analogías

3.3 El Spleen en Baudelaire

3.3.1 Los paraísos artificiales

3.3.2 La belleza del Mal

4 LA MODERNIDAD EN BAUDELAIRE

4.1 Heine, Stendhal, Balzac, Baudelaire

4.2 Fragmentación y fugacidad

4.3 París, ciudad moderna

4.3.1 El flâneur

4.3.2 El dandy

4.3.3 La moda

4.4 Crítica de Baudelaire a la modernidad

5 CONCLUSIONES


Mi corazón al desnudo forma parte de los diarios íntimos de Baudelaire (1821-1867), obras ya póstumas y que sólo hacia 1917 se publicaron íntegramente.  El gran magnetizador, el poeta de mirada inigualable deja ver en estas páginas —que parecen fogonazos de luz en la noche oscura de su alma— cómo “el tiempo … negro asesino de la Vida y el Arte” lleva a cabo su trabajo de erosión y desamparo. En acentos marcadamente poéticos, con palabras afiladas como cuchillos, el autor de Las Flores del Mal nos desvela aquí sus últimos y luminosos arrebatos existenciales: su verbo único.

 

LOS POEMAS PROHIBIDOS

Las Flores del Mal aparecieron en junio de 1857 y desencadenaron las iras de la justicia. Precisamente fueron sometidos a proceso seis poemas entre los más atrevidos del poemario, que el procurador imperial Ernest Pinard —ya en guerra seis meses antes contra Madame Bovary—, intentó prohibir en nombre de la moral pública. Baudelaire fue condenado, los poemas censurados. Comenzó entonces casi un siglo de purgatorio para Les bijoux, Lesbos, Le Léthé, À celle qui est trop gaie, Femmes damnées y Les métamorphoses du vampire que habrían de esperar a 1949 para ser oficialmente rehabilitados.

Lejos del escándalo y los maliciosos rumores de una corte de justicia, lo que revelan las piezas condenadas, reunidas en este volumen, es el genio de un poeta cogido en la trampa de sus fantasmas. Presa de fascinaciones cada vez más negras, Baudelaire fuerza de nuevo los límites de la transgresión y se sume en los abismos del alma humana, en búsqueda de un arte absoluto. Las Flores del Mal es el libro de la condición humana, y los poemas prohibidos su lado más turbador y luminoso a la vez.

 

BAUDELAIRE (1): Aspectos biográficos


BAUDELAIRE: LAS FLORES DEL MAL


Con Baudelaire, la lírica francesa pasa a interesar a toda Europa. Así lo demuestran los influjos que ejerció a partir de entonces en Alemania, Inglaterra, Italia y España. En la propia Francia se vio muy pronto que de Baudelaire partían unas corrientes de índole distinta de las derivadas de los románticos. Estas corrientes alcanzaron a Rimbaud, a Verlaine y a Mallarmé. Este último reconoció que había empezado allí donde Baudelaire tuvo que detenerse. Valéry, ya en los últimos años de su vida, establecía una línea de conexión directa desde Baudelaire hasta él; y el inglés T. S. Eliot dice de Baudelaire que es "el mejor ejemplo de poesía moderna en cualquier idioma". Varias son las manifestaciones análogas en que se le califica como "poeta de la modernidad". Y ello está perfectamente justificado, porque Baudelaire es el inventor de esta palabra. La usa en 1859, excusándose de su novedad, pero la necesita para expresar lo que caracteriza al artista moderno, es decir, la facultad de ver en el desierto de la gran ciudad no sólo la decadencia del hombre, sino también una belleza misteriosa y hasta entonces no descubierta. Éste es el problema del propio Baudelaire: ¿cómo es posible la poesía en una civilización comercializada y dominada por la técnica? Sus poemas nos indican el camino; su prosa nos orienta teóricamente. Este camino conduce lo más lejos posible de la trivialidad de lo real, o sea, a una zona de lo misterioso en la que, sin embargo, puedan convertir en alados y poéticos los estímulos civilizados de la realidad comprendidos en ella. He aquí el punto de arranque de la lírica moderna y de su substancia corrosiva y mágica a la vez. Un rasgo esencial de Baudelaire es su disciplina espiritual y la transparencia de su conciencia crítica. En él se une el genio poético con la inteligencia crítica. Sus puntos de vista acerca del arte poético están al mismo nivel que su poesía misma y aun algunas veces, como ocurre también con Novalis, son todavía más avanzados. Y desde luego, aquellas ideas han tenido mayor resonancia para el futuro que su lírica. Se encuentran expuestas en Curiosités esthétiques y en l'Art romantique (ambas obras aparecidas póstumamente en 1868). En una y otra se hallan definiciones y programas, desarrollados a base del estudio de obras contemporáneas, no sólo literarias, sino también pictóricas y musicales. A una mayor altura, vuelve a repetirse el fenómeno que anteriormente hemos estudiado en Diderot, es decir, que, al iniciarse un modo de pensar sobre poesía en vista a nuevos objetivos, se recurre a las demás artes. Pero estos estudios se van ampliando hasta, analizar la conciencia del tiempo, es decir, la modernidad en sí, porque Baudelaire entiende la poesía y el arte como plasmación del destino temporal. Empieza a dibujarse el paso que habrá de dar Mallarmé, el paso hacia una poesía ontológica y hacia una teoría poética basada en la ontología. [De Estructura de la Lírica Moderna Por Hugo FriedrichTraducción de Juan Petit, 2º edición, 1958].


Para leer el libro de Las Flores del Mal completo o selección:




Para la biografía y otras reflexiones sobre la época, los temas y las forma estilística:




Para ampliar la pregunta 3, 4 y 5: