Antonio Gamoneda: Ha de llover

Poema inédito que leyó el martes, 8 de abril de 2008 en nuestro Instituto, y que nos emocionó de forma absoluta:

Ha de llover
Hay sequía en la luz y la ceniza llora,
como mi madre, sin lágrimas.
Ha de llover.
Ha de llover hasta que se levanten los maíces sagrados y sea posible la
/celebración de la muerte.
Ha de llover.
¿Por qué no? ¿ Por qué no ha de llover
en la tiniebla intestinal y en las hirvientes médulas?
Ha de llover
en los niños frenéticos y en los adoradores nocturnos
y en los ancianos extraviados en la música.
Ha de llover
en el aire poblado de ausentes y en la felicidad ensangrentada.
Ha de llover sobre esta piedra enferma
donde, en la noche, cunde un resplandor
procedente de astros inservibles.
Ha de llover. Tiene que llover con dulzura
sobre los suicidas del amanecer.
Ha de llover
en la superficie cristianizada por la industria. Ha de llover
hasta que aúllen las alondras y,


bajo las catenarias, en Vega Magaz,
los ferroviarios se desnuden
y detengan la máquina que llora.
Ha de llover en la extremaunción
sacramentalmente perversa. Ha de llover
en el interior del hierro y en el pensamiento
de los cianóticos y
de los niños prematuros.
Ha de llover
sobre las secretarias parturientas,
sobre los tísicos y los asesinos,
sobre los comandantes y las monjas.
Ha de llover en los prostíbulos
y en los ministerios incomprensibles
y en las fístulas eternas. Sí,
ha de llover. Y las serpientes
aprenderán a silbar con dulzura
unas seiscientas melodías olvidadas. Son
reconocibles por su olor a sombra
y a sustancia inguinal. Dichas serpientes
han de silbar en las cajas de ahorro
y en los urinarios y en las tumbas.
Ha de llover. Hoy es martes
de salvación. Hoy resucitan
los fusilados de Villamañán.
Ha de llover en las grandes letrinas
notariales hasta que aparezcan los títulos
de propiedad de la luz y de la tristeza hipotecaria
y las cartas de amor de Francisco Franco

Ha de llover, ha de llover dulcemente, sobre las niñas que abortan
/en octubre y
sobre los padres invisibles.
Ha de llover en la agonía de Jorge Pedrero
y sobre los visitantes clandestinos.
Ha de llover. Causa analógica:
se sabe que los agonizantes son felices
rodeados de llanto.
Ha de llover,
ha de llover sobre los huesos de Felipe Segundo
y de los Caídos por Dios y por España.
Agua para los prostáticos
y su dolor universal, agua también
para los sifilíticos y los curas.
Agua para los Borbones,
y para los mendigos y las mujeres desnudas
que gritaron los gritos amarillos
de mil novecientos treinta y seis.
Ha de llover.
Ha de llover en los pantanos
rebosantes (se dice) de fascismo y de
melancolía azul. Han de existir
poderosas razones ecuménicas
para que llueva en los pantanos. Ha
de ser físicamente necesario a causa
de la prosperidad del incesto y de los cuchillos


olvidados en las iglesias. Ha
de llover.
Ha de llover, sí, pero no han de olvidarse
los manantiales del odio ni las acequias
secretas de los monasterios ni
la humedad de las sociedades anónimas.
Ha de llover jamás y siempre. Con
desesperación agraria. Ha de llover
hasta que enloquezcan los metales
y el sílice y las inmensas madres
del Barrio de la Sal.
Ha de llover.
Ha de llover ya.
¿Está lloviendo?
Sí, está lloviendo. Las madres,
bajo la lluvia, van
al penal incesante. Son blancas y locas,
llevan fuego y amor.
Ah de la lluvia,
ah del amor, ah del fuego.
Llueve
en mi pasado y en mis venas. Va a llover
también en mi desaparición.
Ah de la lluvia
sobre las madres locas. Ya arde, bajo el agua,
San Marcos con amor, ya están ardiendo
dulcemente los juicios sumarísimos.
Ah de la lluvia.
(Tuxtla Gutiérrez, Madrid, León. Noviembre-diciembre de 2007)




Fuente: Revista Fórnix

El poema “ha de llover” muestra la situación que se está viviendo en aquella época. Antonio se trasladó a León con su madre después de la muerte de su padre, a una casa que queda muy cerca de la estación del norte. Allí contemplará los trenes y su carga humana que dejarán una gran huella en la psicología y en la memoria infantil, y que traspasará a alguno de sus poemas como es este caso.

El poema me gusta mucho porque muestra los tiempos de gran convulsión social y revoluciones, tal y como los vive un niño que apenas tiene 5 años.
Cuando se produce la insurrección militar de 1936, León, que desde el primer momento quedó en el bando franquista, se convirtió en campo de concentración y de exterminio. Él aprende a leer de un libro de poesía cuyo autor es su padre.
En la memoria de Gamoneda quedan fijadas las imágenes de los prisioneros, los gritos de las mujeres ante la sangre de los fusilados…

Antonio Gamoneda vive su infancia entre la pobreza y la ausencia de su padre, por eso el tema principal de muchos de sus poemas es la muerte.

Antonio Gamoneda: Ha de llover

Poema inédito que leyó el martes, 8 de abril de 2008 en nuestro Instituto, y que nos emocionó de forma absoluta:

Ha de llover
Hay sequía en la luz y la ceniza llora,
como mi madre, sin lágrimas.
Ha de llover.
Ha de llover hasta que se levanten los maíces sagrados y sea posible la
/celebración de la muerte.
Ha de llover.
¿Por qué no? ¿ Por qué no ha de llover
en la tiniebla intestinal y en las hirvientes médulas?
Ha de llover
en los niños frenéticos y en los adoradores nocturnos
y en los ancianos extraviados en la música.
Ha de llover
en el aire poblado de ausentes y en la felicidad ensangrentada.
Ha de llover sobre esta piedra enferma
donde, en la noche, cunde un resplandor
procedente de astros inservibles.
Ha de llover. Tiene que llover con dulzura
sobre los suicidas del amanecer.
Ha de llover
en la superficie cristianizada por la industria. Ha de llover
hasta que aúllen las alondras y,


bajo las catenarias, en Vega Magaz,
los ferroviarios se desnuden
y detengan la máquina que llora.
Ha de llover en la extremaunción
sacramentalmente perversa. Ha de llover
en el interior del hierro y en el pensamiento
de los cianóticos y
de los niños prematuros.
Ha de llover
sobre las secretarias parturientas,
sobre los tísicos y los asesinos,
sobre los comandantes y las monjas.
Ha de llover en los prostíbulos
y en los ministerios incomprensibles
y en las fístulas eternas. Sí,
ha de llover. Y las serpientes
aprenderán a silbar con dulzura
unas seiscientas melodías olvidadas. Son
reconocibles por su olor a sombra
y a sustancia inguinal. Dichas serpientes
han de silbar en las cajas de ahorro
y en los urinarios y en las tumbas.
Ha de llover. Hoy es martes
de salvación. Hoy resucitan
los fusilados de Villamañán.
Ha de llover en las grandes letrinas
notariales hasta que aparezcan los títulos
de propiedad de la luz y de la tristeza hipotecaria
y las cartas de amor de Francisco Franco

Ha de llover, ha de llover dulcemente, sobre las niñas que abortan
/en octubre y
sobre los padres invisibles.
Ha de llover en la agonía de Jorge Pedrero
y sobre los visitantes clandestinos.
Ha de llover. Causa analógica:
se sabe que los agonizantes son felices
rodeados de llanto.
Ha de llover,
ha de llover sobre los huesos de Felipe Segundo
y de los Caídos por Dios y por España.
Agua para los prostáticos
y su dolor universal, agua también
para los sifilíticos y los curas.
Agua para los Borbones,
y para los mendigos y las mujeres desnudas
que gritaron los gritos amarillos
de mil novecientos treinta y seis.
Ha de llover.
Ha de llover en los pantanos
rebosantes (se dice) de fascismo y de
melancolía azul. Han de existir
poderosas razones ecuménicas
para que llueva en los pantanos. Ha
de ser físicamente necesario a causa
de la prosperidad del incesto y de los cuchillos


olvidados en las iglesias. Ha
de llover.
Ha de llover, sí, pero no han de olvidarse
los manantiales del odio ni las acequias
secretas de los monasterios ni
la humedad de las sociedades anónimas.
Ha de llover jamás y siempre. Con
desesperación agraria. Ha de llover
hasta que enloquezcan los metales
y el sílice y las inmensas madres
del Barrio de la Sal.
Ha de llover.
Ha de llover ya.
¿Está lloviendo?
Sí, está lloviendo. Las madres,
bajo la lluvia, van
al penal incesante. Son blancas y locas,
llevan fuego y amor.
Ah de la lluvia,
ah del amor, ah del fuego.
Llueve
en mi pasado y en mis venas. Va a llover
también en mi desaparición.
Ah de la lluvia
sobre las madres locas. Ya arde, bajo el agua,
San Marcos con amor, ya están ardiendo
dulcemente los juicios sumarísimos.
Ah de la lluvia.
(Tuxtla Gutiérrez, Madrid, León. Noviembre-diciembre de 2007)




Fuente: Revista Fórnix

El poema “ha de llover” muestra la situación que se está viviendo en aquella época. Antonio se trasladó a León con su madre después de la muerte de su padre, a una casa que queda muy cerca de la estación del norte. Allí contemplará los trenes y su carga humana que dejarán una gran huella en la psicología y en la memoria infantil, y que traspasará a alguno de sus poemas como es este caso.

El poema me gusta mucho porque muestra los tiempos de gran convulsión social y revoluciones, tal y como los vive un niño que apenas tiene 5 años.
Cuando se produce la insurrección militar de 1936, León, que desde el primer momento quedó en el bando franquista, se convirtió en campo de concentración y de exterminio. Él aprende a leer de un libro de poesía cuyo autor es su padre.
En la memoria de Gamoneda quedan fijadas las imágenes de los prisioneros, los gritos de las mujeres ante la sangre de los fusilados…

Antonio Gamoneda vive su infancia entre la pobreza y la ausencia de su padre, por eso el tema principal de muchos de sus poemas es la muerte.

POEMA : "AMOR"





AMOR :


Mi manera de amarte es sencilla:
te aprieto a mí
como si hubiera un poco de justicia en mi corazón
y yo te la pudiese dar con el cuerpo.



Cuando revuelvo tus cabellos
algo hermoso se forma entre mis manos.



Y casi no sé más.Yo sólo aspiro
a estar contigo en paz y a estar en paz
con un deber desconocido
que a veces pesa también en mi corazón.



COMENTARIO :


Antonio Gamoneda nació en Oviedo el 30 de mayo de 1931.A los tres años, ya huérfano de padre,se trasladó con su madre a León. Gamoneda tuvo que dejar pronto la escuela para ponerse a trabajar para llevar dinero a casa que hacía falta , ya que era normal en aquella época.
Este ilustre poeta contemporáneo fue autodidáctico, es decir, aprendió a escribir y leer por sus propios medios; aprendió a leer con un libro escrito por su padre.
He elegido este poema porque desde el primer momento que lo leí ,un poco por encima me gustó y me llamó la atención y la verdad es que no sé por qué.Puede que sea porque habla del amor un sentimiento que todo el mundo queriendo o sin quererlo lo sentimos por algo o alguien a quien apreciamos mucho.En este caso el poeta, es decir, Antonio Gamoneda lo siente hacia una mujer a la que ama y lo expresa constantemente en el poema.
El tema principal de este poema de Antonio Gamoneda es el amor que siente hacia una mujer a la que ha amado y ama con locura en su totalidad.

Antonio Gamoneda: Amor


Amor

Mi manera de amarte es sencilla:

te aprieto a mí

como si hubiera un poco de justicia en mi corazón

y yo te la pudiese dar con el cuerpo.



Cuando revuelvo tus cabellos

algo hermoso se forma entre mis manos.



Y casi no sé más. Yo sólo aspiro

a estar contigo en paz y a estar en paz

con un deber desconocido

que a veces pesa también en mi corazón.
He elegido este poema por su sencillez y porque a mi entender refleja un sentimiento de amor sencillo y que lo entrega todo por la persona que ama.

Me sugiere tranquilidad y paz, me enseña que las cosas sencillas, concluyen cada día el amor y hacen que éste sea más duradero aunque, a veces duela.

Blues castellano corresponde a 1982, su primera edición se agotó en un par de meses incluye poemas redactados casi veinte años antes, ya que la censura franquista desaconsejó su publicación en 1968, el poema más censurado fue Malos recuerdos.

En Blues castellano, Antonio Gamoneda nos mueve hacia la pobreza de los campos labrados y la agricultura violenta del secano que se transforma en valor Blues Castellano crea un mundo de miradas que se alzan, se cruzan o se bajan movidas por el amor, la camaradería y la amistad.

Antonio Gamoneda: Amor


Amor

Mi manera de amarte es sencilla:

te aprieto a mí

como si hubiera un poco de justicia en mi corazón

y yo te la pudiese dar con el cuerpo.



Cuando revuelvo tus cabellos

algo hermoso se forma entre mis manos.



Y casi no sé más. Yo sólo aspiro

a estar contigo en paz y a estar en paz

con un deber desconocido

que a veces pesa también en mi corazón.
He elegido este poema por su sencillez y porque a mi entender refleja un sentimiento de amor sencillo y que lo entrega todo por la persona que ama.

Me sugiere tranquilidad y paz, me enseña que las cosas sencillas, concluyen cada día el amor y hacen que éste sea más duradero aunque, a veces duela.

Blues castellano corresponde a 1982, su primera edición se agotó en un par de meses incluye poemas redactados casi veinte años antes, ya que la censura franquista desaconsejó su publicación en 1968, el poema más censurado fue Malos recuerdos.

En Blues castellano, Antonio Gamoneda nos mueve hacia la pobreza de los campos labrados y la agricultura violenta del secano que se transforma en valor Blues Castellano crea un mundo de miradas que se alzan, se cruzan o se bajan movidas por el amor, la camaradería y la amistad.

Amor que duras en en mis labios



Amor que duras en mis labios



Hay una miel sin esperanza bajo las hélices y las sombras de las


grandes mujeres y en la agonía del verano baja como mercurio


hasta la llaga azul del corazón.




Amor que duras: llora entre mis piernas,


come la miel sin esperanza.




Un poco de él.

Antonio Gamoneda nació en Oviedo el 30 de mayo de 1931.Su formación intelectual fue básicamente autodidacta, aprendió a leer solo, fijándose en las letras del único libro que había en la biblioteca familiar, a pesar de no haber estado en una escuela debido al tiempo histórico en el que nació, aprendió sin problemas por sus ganas de saber.

Ya mayor, publicó sus primeros poemas en 1960, como los escritos en 1947 Sublevación inmóvil.

Aunque cronológicamente podría pertenecer a la generación de los cincuenta, su obra ha permanecido aislada de cualquier tendencia poética.

Lo que propone en definitiva la poesía de Gamoneda no es mostrarnos la experiencia real, sino la experiencia vital, donde los hechos cobran la fuerza de la pértiga para adentrarse en las honduras del ser.

Su obra, de una fuerza excepcional, ha sido reconocida tardíamente como una de las grandes voces de la poesía española actual, lo que ha culminado con la concesión casi simultánea de dos de los más altos galardones; el Premio Cervantes y el Premio Reina Sofía a la Poesía Iberoamericana.


¿Por qué este poema?

Bueno he escogido este poema porque apenas lo leí me transmitió sentimientos de dolor y como si en un amor, no hubiera cosa peor que no tener dulce esperanza de no tenerlo aún.
También me transmite recuerdos de las mujeres de su pueblo, de ese pequeño dulzor que tenian, creo que habla de el cariño que siente por ellas y de la pena que siente al recordarlas.
En el poema dice que su amor por esas mujeres aún dura en él.

Amor que duras en en mis labios



Amor que duras en mis labios



Hay una miel sin esperanza bajo las hélices y las sombras de las


grandes mujeres y en la agonía del verano baja como mercurio


hasta la llaga azul del corazón.




Amor que duras: llora entre mis piernas,


come la miel sin esperanza.




Un poco de él.

Antonio Gamoneda nació en Oviedo el 30 de mayo de 1931.Su formación intelectual fue básicamente autodidacta, aprendió a leer solo, fijándose en las letras del único libro que había en la biblioteca familiar, a pesar de no haber estado en una escuela debido al tiempo histórico en el que nació, aprendió sin problemas por sus ganas de saber.

Ya mayor, publicó sus primeros poemas en 1960, como los escritos en 1947 Sublevación inmóvil.

Aunque cronológicamente podría pertenecer a la generación de los cincuenta, su obra ha permanecido aislada de cualquier tendencia poética.

Lo que propone en definitiva la poesía de Gamoneda no es mostrarnos la experiencia real, sino la experiencia vital, donde los hechos cobran la fuerza de la pértiga para adentrarse en las honduras del ser.

Su obra, de una fuerza excepcional, ha sido reconocida tardíamente como una de las grandes voces de la poesía española actual, lo que ha culminado con la concesión casi simultánea de dos de los más altos galardones; el Premio Cervantes y el Premio Reina Sofía a la Poesía Iberoamericana.


¿Por qué este poema?

Bueno he escogido este poema porque apenas lo leí me transmitió sentimientos de dolor y como si en un amor, no hubiera cosa peor que no tener dulce esperanza de no tenerlo aún.
También me transmite recuerdos de las mujeres de su pueblo, de ese pequeño dulzor que tenian, creo que habla de el cariño que siente por ellas y de la pena que siente al recordarlas.
En el poema dice que su amor por esas mujeres aún dura en él.

Antonio Gamoneda : Geología.

Geología

Algunas veces salgo hacia las montañas
a mirar a lo lejos.
Piso unas lomas donde tierra vieja
se pone hermosa con el sol y veo
subir la sombra por los cuestos.
Ando
mucho tiempo en silencio.
Pero hay días que ando por estas lomas,
y miro hacia las montañas,
y ni allí hay libertad.
Y me vuelvo.


Yo sé bien que es inútil
buscarla como a una llave perdida,
y que también es inútil
mirar al fondo de mi corazón.



Comenterio



He escogido este poema de Antonìo Gamoneda que el poeta habla de la naturaleza como algo bello,cosa que es así , y el amor hacia ella.
En este poema el autor habla de la naturaleza, le habla directamente con ella , a la cual ama y dice que le gusta escuchar oler y mirar, también esa naturaleza le recuerda su infancia.
Él autor nos quiere hacer ver y decir en este poema que la naturaleza es lo más maravilloso que podemos encontrar y también donde él se siente agusto .
La naturaleza es un espacio de libertad y él esta entregado a ella.