CONFERENCIA DE ANTONIO GAMONEDA


En la conferencia, el martes 8 de Marzo, Gamoneda habló de diversos temas acerca de su infancia y trancurso de su vida y sobre que es para él la poesia e hizo una lectura poética con diversos poemas propios e inéditos.




Sobre su vida la conferencia empezó con un detalle significativo que se relató en la presentación de Jacinta Negueruela: En su pueblo, las escuelas estaban cerradas y en su casa sólo había un libro de su padre, que era de poesía. Y así lo contó Gamoneda más tarde, su interés por aprender pese a las dificultades de la vida fue el que le llevó a escribir poesía. Pero como él dijo, su vida no fue un camino de rosas ni mucho menos. Su orfandad le ha marcado de por vida, pero su vida transcurrió, en parte, durante la Guerra Civil española y durante el periodo franquista; el remarca como fecha clave 1936, inicio de la guerra, como punto de inflexión en su vida y origen de los primeros recuerdos que posee en su memoria. Él perteneció a un pequeño grupo antifranquista junto a sus amigos durante la dictadura y todos ellos murieron en esa etapa excepto un amigo que se volvió loco y él.


Pese a todo esto dice: La muerte de mis amigos, mi orfandad, me han dado una impregnación mortal que no me ha impedido el amor por la vida.




Otro tema en el que profundizó mucho fue en lo que significa para él la poesía.


La poesía es el arte de la creación de unos objetos de arte cuya materia es el lenguaje.


La poesía, al igual que la música, es un arte de la memoria, una emanación de la vida. Por eso, el lenguaje poético tiene su origen en la música: al poeta le sucede una aparición de palabras, al igual que las notas en la música, y su ordenación lleva a la creación del conocimiento.


También comentó que la poesía es un acto de creación, pues la poesía crea en nosotros una realidad intelectual que ya existía antes; y también es un acto de revelación, pues muestra lo deconocido en nosotros. Esta explicación le sirve para comentar que San Juan de la Cruz, diciendo al escibir poesía partía de lo desconocido, de un no saber sabiendo.




Finalmente hizo un lectura poética algunos de sus poemas. Recitó poemas como Caigo sobre unas manos o Ha de llover, poema muy aclamado por el público y de una gran intensidad.






ANTONIO GAMONEDA: Después de veinte años

Uno de los poemas que más me ha gustado de Antonio Gamoneda es Después de veinte años, incluido en el libro de poemas Blues Castellano:

Cuando yo tenía catorce años,
me hacían trabajar hasta muy tarde.
Cuando llegaba a casa, me cogía
la cabeza mi madre entre sus manos.

Yo era un muchacho que amaba el sol y la tierra
y los gritos de mis camaradas en el soto
y las hogueras en la noche
y todas las cosas que dan salud y amistad
y hacen crecer el corazón.

A las cinco del día, en el invierno,
mi madre iba hasta el borde de mi cama
y me llamaba por mi nombre
y acariciaba mi rostro hasta despertarme

Yo salía a la calle y aún no amanecía
y mis ojos parecían endurecerse con el frío.

Esto no es justo, aunque era hermoso
ir por las calles y escuchar mis pasos
y sentir la noche de los que dormían
y comprenderlos como a un solo ser,
como si descansaran de la misma existencia,
todos en el mismo sueño.

Entraba en el trabajo.
La oficina
olía mal y daba pena.
Luego,
llegaban las mujeres.
Se ponían
a fregar en silencio.

Veinte años.
He sido
escarnecido y olvidado.
Ya no comprendo la noche
ni el canto de los muchachos sobre las praderas.
Y, sin embargo, sé
que algo más grande y más real que yo
hay en mí, va en mis huesos:

Tierra incansable,
firma
la paz que sabes.
Danos
nuestra existencia a
nosotros
mismos.

Antonio Gamoneda nació en Oviedo en 1931; al año siguiente murió su padre, autor del libro de poemas: Otra más alta vida (1919). Este fue el único libro que su madre, cuando, en 1934, se trasladó a León por problemas de salud, se llevó de la biblioteca paterna. Su importancia es fundamental, porque en él aprendió a leer Gamoneda.
De formación autodidáctica, comenzó a trabajar a los 14 años como recadero en el Banco Mercantil, en el que permanece hasta 1969.
En este poema Gamoneda refleja esos años de duro trabajo para él, siendo sólo un muchacho que anhelaba poder salir a jugar con sus amigos; y cuando por fin dejó de trabajar allí, veinte años más tarde, su adolescencia ya había pasado, cuando ya tenía tiempo de jugar por el campo, ya tenia la edad de empezar a trabajar.
He elegido este poema porque considero que plasma muy bien situaciones actuales. Este poeta fue, simplemente, uno de los tantos niños que por circunstancias de la vida, han tenido que dejar los estudios y ocupar sus horas de juego trabajando.
Según las mismas palabras de Gamoneda, él ha vivido en unos años muy tristes y duros para los españoles (la dictadura franquista,), y por ello no quiere servir de ejemplo para nadie, porque sabe lo que es trabajar todo un día, y aún así, vivir humildemente.

ANTONIO GAMONEDA: CAIGO SOBRE UNAS MANOS


El poema que más me gusta de Antonio Gamoneda es Caigo sobre unas manos del libro Blues castellano :

Cuando no sabía aún/ que yo vivía en unas manos, /ellas pasaban sobre mi rostro y mi corazón./ Yo sentía que la noche era dulce/ como una leche silenciosa. Y grande./ Mucho más grande que mi vida./ Madre:/ eran tus manos y la noche juntas./ Por eso aquella oscuridad me amaba./ No lo recuerdo pero está conmigo./ Donde yo existo, en lo olvidado, /están las manos y la noche. /A veces, /cuando mi cabeza cuelga sobre la tierra, /y ya no puedo más y está vacío /el mundo, alguna vez, sube el olvido/ aún al corazón./ Y me arrodillo/ a respirar sobre tus manos. /Bajo/ y tú escondes mi rostro, y soy pequeño,/ y tus manos son grandes,/ y la noche/ viene otra vez, viene otra vez. /Descanso/ de ser hombre, descanso de ser hombre.


Este poema tan emotivo muestra los sentimientos de nostalgia de un hijo hacia su madre. El deseo de un hombre a volver a su querida infancia, a volver a revivir esos dulces momentos en los que una madre acaricia a su niño en la oscura noche. Pero en el poema se muestra que sólo son recuerdos que vuelven cada noche de soledad.

Gamoneda expresa de una manera muy tierna y a la vez intensa la sensación que experimentamos de protección y seguridad que nos dan las madres. Cuando nos tienen entre sus brazos sientes que no necesitas nada más, que pararías el momento y vivirías siempre refugiada en ellos.
El poema me gusta porque Gamoneda plasma una sensación aparentemente muy sencilla pero de gran intensidad y que todos experimentamos, por muy duros que seamos. Me encantó que Gamoneda leyera este poema en la conferencia, porque no es lo mismo leerlo que te lo lea su autor.

Aunque Caigo sobre unas manos sea mi poema preferido también me gustaría hacer mención al poema inédito ( fue el más aclamado y emotivo de la lectura poética) Hoy ha de llover, que recuerda el tiempo de la postguerra española.

ANTONIO GAMONEDA: CHARLA CON NOSOTROS

El pasado martes 8 de Abril, tuvimos el gran honor de recibir en nuestro instituto al ilustre poeta Antonio Gamoneda.Vinieron el alcalde de Benicassim, Frances Colomer, los artistas Melchor Zapata y Vicent Román, la concejala Diana Bernal, profesores y alumnos de otros centros... Todo esto fue grabado por TvB (televisión de Benicássim) y publicado por el Levante.


Nos impactó mucho el duro relato sobre su vida y todo lo que vivió en León durante la dictadura franquista cuando solo tenía 5 años, y por eso en toda su poesía el tema principal es la muerte. Otro momento de la conferencia que nos gustó mucho, fue la lectura de sus poemas, los cuales nunca habían sido recitados en público, como el de ¨Ha de llover¨ que fue el más aclamado.
La anécdota del acto se dio cuando a Gamoneda se le acabaron las pilas del sonotone y resolvió esta situación con gran humor compartiendo con nosotros lo que estaba pasando. Pero no todo fue tan ameno, hubo momentos que a causa de su edad se le encontraba más cansado y hacía que perdiéramos el hilo de la conferencia.
La introducción teórica del principio del acto y la exploración teórica de la mística, ascética y autores nos pareció muy interesante, aunque fue muy extensa y son temas ya tratados en clase.
El acto, en definitiva, fue más educativo que sentimental, el autor nos pareció menos cercano que otros poetas que han visitado este centro recientemente. Aunque hay que reconocer que la lectura fue muy emotiva.

A continuación reproducimos textualmente la charla que mantuvo con nosotros al final del acto.



¿Se siente modelo para la nueva generación de autores?
"Emm...yo no quisiera ser modelo para una generación posterior porque como he dicho antes, la poesía es la emanación existencial y mi poesía procede de unos años muy tristes y duros para los españoles. Como esto, inevitablemente está en mi escritura, yo preferiría no ser un modelo para éstos."

Si nos permite le haremos una pregunta un poco más personal. A su padre lo perdió muy pronto y supongo que su madre le habrá hablado de él. ¿Ha inspirado alguno de sus poemas?
"Emm...no directamente. Yo no encuentro, lo cual no quiere decir que no ocurra, porque no soy yo el más indicado para...para darme cuenta, ...yo no encuentro que haya influencia directa de la escritura de mi padre en ningún momento en la mía, pero claro, sin embargo (silencio) la escritura poética de mi padre...como aprendí a leer en ella, hizo algo más importante que influir en mi poema, desencadenó en mí, muy temprano, siendo un niño de cinco o seis años, la voluntad, claro, incompleta, infantil...pero voluntad al fin y al cabo, de ser como mi padre. Pero influencia formal o temática o conceptual no encuentro".