WI-FI, alarma roja…

Ricardo Ibarra es compañero bloguero de hace ya muchos años, muchos encuentros y muchas reuniones. Hemos compartido mesa y mantel durante muchas jornadas en Ikasbloggers, Aprendices, aulaBLOG… y siempre, desde una posición crítica, reflexiva y serena ha hecho comentarios certeros y aportaciones muy constructivas. Hoy, en un artículo valiente defiende una clara posición respecto a un tema muy polémico y muy actual: la conectividad en las aulas. ¿Cuál es tu experiencia?, ¿qué te parece esta perspectiva que expone hoy Ricardo en nuestro blog? Coméntanos y haznos partícipes de tu opinión y de la situación personal que conoces en tu centro.

Gracias, amigo, y esperemos que la situación mejore de aquí a poco tiempo. Así sea…

Marcos Cadenato 

wifi

Crédito de la imagen

Los centros educativos vascos hemos avanzado mucho en estos últimos cursos en el tema de la introducción en el aula de las nuevas tecnologías. El proceso ha sido largo y escalonado y era imposible alcanzar una fase sin haber superado con nota la anterior.

Así, recuerdo por ejemplo, que en mi centro, que desde el curso pasado está catalogado como “Centro acreditado en el nivel AVANZADO de madurez TIC”, recordamos todos y cada uno de los pasos que hemos tenido que ir dando para llegar a la actual situación.

En el primer escalón, sin duda, están los compañeros y compañeras a las que hay que demostrarles, en la práctica cotidiana que el uso de determinadas aplicaciones como “g-mail” o el “calendar” resultan singularmente útiles para la comunicación interna entre los miembros del claustro. Y cuando digo útiles, necesariamente tiene que significar tres ventajas claras: se ahorra tiempo, se facilita el trabajo y se consigue una mejor información.

Posteriormente, y sólo una vez asentado este tema, se abre el abanico a los sitios de cada profesor, para su uso privado y el resto de instrumentos que cada uno va probando primero para uso interno, luego con el resto del profesorado, hasta animarse a usarlo con su alumnado, tímidamente, primero y abiertamente después.

Sin duda todo esto recogido dentro de dos grandes principios:

El del pelotón ciclista : Todo el claustro unido considerando el proyecto un objetivo de centro. El pelotón correrá alargado. Los que tiran deberán saber frenarse. En la cola, espabilarse. Pero todos entrar en meta al mismo tiempo.

El del caballo de Troya. A veces hay que ahorrarse discusiones inútiles. Los típicos debates sobre uso de libros de texto o no, así como el tipo de “exámenes” a aplicar a nuestro alumnado, cae de su propio peso solamente cuando vamos avanzando en el uso de las nuevas tecnologías en el aula.

Del alumnado no he hablado porque para ellos, que un centro educativo aplique los mismos usos, técnicas e instrumentos que se utilizan fuera de sus muros, les resulta obvio, hace más atractivas algunas tareas, permite un trato más “cercano” con el profe, y abre un mundo donde es más fácil participar, estimula y facilita la diversidad e incentiva un trabajo colaborativo imprescindible.

Llegados a este punto, también hay que nombrar a la Administración, que oficialmente siempre ha estimulado el uso de las nuevas tecnologías. Recuerdo el reparto de ordenadores portátiles al alumnado de los primeros cursos de ESO, algo que luego quedó truncado con el cambio de gobierno y el inicio “oficial” de la crisis. En cualquier caso se siguió estimulando oficialmente el uso de las nuevas tecnologías y animando a los equipos directivos de los centros y a los responsables TIC a seguir avanzando en sus proyectos.

Y de esta forma hemos llegamos en nuestro centro a alcanzar un nivel muy aceptable de uso de las TIC. Y no lo digo yo, es claramente reconocido, oficial y extraoficialmente. Pero tenemos que decir, que tras haber conseguido lo más difícil, todo se puede ir al garete por una estupidez. Por una enorme estupidez. Me explico.

Me parecería genial que ante la presencia de un lago gigante se estimule a la población a aprender a navegar y a utilizar los barquitos, que incluso se regalen para surcar las aguas. Pero asimismo, me parecería de una irresponsabilidad supina que el proyecto no cuidase del nivel de agua del lago, que esto ocasionase encallamientos y crease un paisaje de barquitas varadas, atascadas. Sin duda desmotivaria su uso y llevaría, en cualquier caso, a la frustración.

Concluyendo, me hubiera gustado hablar en este blog de los muchos proyectos que en mi centro, mis compañeros y compañeras desarrollan con su alumnado, pero me ha parecido fundamental lanzar un grito de socorro, de alarma, que despierte y haga reaccionar cuanto antes a los responsables, tanto técnicos como políticos de Lakua, de un problema que alcanza a cualquier centro educativo de Euskadi si generalizan el uso de las TIC entre su profesorado y alumnado.

Que tanto esfuerzo, tanto gasto, tanta conversación, ánimo, estímulo, formación, colaboración, ganas de mejora de nuestro sistema educativo, choque con el estúpido muro de un wifi ridículo, exiguo, incapaz, escaso, indefendible y claramente deficiente debe de provocar en sus responsables el compromiso de medidas públicas y urgentes, con plazos creíbles que permitan salvar la actual situación.

Y si no, que no actúen como el perro del hortelano y permitan a los centros públicos interesados un grado de autonomía económica y de gestión que permita solucionarlo. Porque la solución es fácil. Pero esto ya es otra historia.

¡¡ Un abrazo a todos los lectores y feliz navegación !!

Ricardo Ibarra  @erikenea

Miembro del equipo TIC del IES Uribe Kosta BHI


Nos visita Carlota Bloom, nuestra Ana Infante

Captura de pantalla 2014-06-04 07.22.14

Carlota Bloom -@CarlotaBloom en Twitter- es una profesora de Lengua y Literatura que descubrimos en la red hace mucho tiempo y a todos los componentes de Tres Tizas nos encantó seguir su trayectoria. Visitamos entusiasmados su blog En ocasiones… leo libros, hemos aprendido, hemos compartido y hemos  celebrado su premio Edublogs Espiral en 2012 y sus premios de Buenas Prácticas en el ITE y en Leer.es, pero sobre todo, nos ha encantado descubrir a Ana: “a ratos me convierto en profe de Lengua y Literatura y, bajo el pseudónimo de Ana Infante, me gano el pan en un IES madrileño“. Hemos tenido la suerte de compartir con ella algunos eventos educativos a lo largo y ancho de la piel de toro, de compartir palabra también y, hemos podido descubrir -muy satisfechos- que la admiración que nos tenemos es mutua. “Me hacía mucha ilusión “salir” en Tres Tizas; para mí, junto con el blog de Toni (Solano) y el de Lu (Domenech) los primeros que visité y los que más me inspiraron para hacer el mío“, me confesaba en su último email, en donde echaba de menos también “las horas pausadas que dedicaba a la lectura de los blogs, a los que lamentablemente visito con menos frecuencia de lo que me gustaría“. Aunque esta última afirmación es una triste realidad -los blogs ya no son lo que eran- todos compartimos la misma sensación y sabemos que las respuestas las vamos a encontrar en el claustro virtual y, por eso, seguimos visitando blogs. ¡Gracias, Ana; recuerdos a Carlota!

Marcos Cadenato

DE CRISIS Y LITERATURA

Estoy muy contenta y muy agradecida porque los chicos de Tres Tizas me hayan invitado a su casa a escribir unas líneas. Es un honor y un grandísimo placer. Llevo tiempo dándole vueltas al asunto sobre el que trataría mi entrada, y como la invitación fue que escribiera sobre lo que me diera la realísima gana, pues me voy a tomar la libertad de aprovechar la tribuna para compartir con vosotros algo que en los últimos años me quita un poco el sueño y el ánimo: estoy en crisis. Sí, amigos, se me abren las carnes cuando me toca clase de Literatura. Talmente, compañeros y lectores de Tres Tizas.
Dios mío, pero, ¿qué me digo? Si me leyera la estudiante de Hispánicas que fui -rama Literatura, para más inri- me llamaría loca, insensata, espiritrompa…

-A ver, ¿qué prefieres, el sintagma nominal? ¿Las perífrasis de participio? ¿O tú eres de las que le dan a las intransitivas?

- Hombre -diría yo-, pues no exactamente, pero mis alumnos atienden con más interés, como si fuera más serio o algo de más enjundia, dónde va a parar,  cuando la clase trata de oraciones, de palabras, de funciones…y ponen el grito en el cielo cuando asoma la Literatura por la puerta. La estudiante, indignada, mirándome de hito en hito y sacudiendo la cabeza de izquierda a derecha, me espeta con desprecio: 

-¡Tú no estás bien!

Pues será eso, que no estoy bien. Desde hace tiempo, las clases de Literatura, en segundo ciclo de ESO y Bachillerato, me causan mucha inquietud. Creo que he perdido el norte, pues muchas veces no les veo sentido. Me desazonan esas clases que esperan -es que ellos no parecen, en principio, concebirlas de otra manera-  y temen. Solo me recompongo cuando se puede plantear una lectura y, alrededor de ella, tareas que permitan comprenderla, situarla en un contexto, abrir líneas de debate, trabajar varias competencias,  relacionarla con la actualidad y con nosotros, los lectores; reescribirla, e incluso reinventarla.
 
El caso es que veinte años después de dejar de ser esa estudiante de Hispánicas para convertirme en profesora de “lengualite” aquí estoy, con un montón de dudas y con una gran necesidad de reinventar mis clases. Porque lo cierto es que mis alumnos- ¿los tuyos no?- se aburren como ostras en las clases de Literatura. Y no solo eso. Una vez que acaba el curso, yo me pregunto: ¿Qué han aprendido? ¿Qué
pretendía yo verdaderamente? ¿Qué se supone que debían aprender?
Crédito de la imagen

El primer ciclo de ESO, ¡ah! eso es harina de otro costal. Me siento libre: no tengo siglos ni constelaciones de autores que recorrer, sino simplemente la necesidad  de dotar a mis alumnos de herramientas para acercarse a los textos literarios y, sobre todo, leer, leer y leer (y escribir, y recitar, y compartir…). 

A partir de ahí, y aprovechando la gran cantidad de recursos que tenemos a nuestro alcance, surgen proyectos, grandes o pequeños,  como conocer y tratar un asunto de actualidad a partir de la lectura de un libro, o diversas propuestas de trabajo después de leer el Diario, de Ana Frank ,  un programa de radio a partir de una lectura,  el “Paseo con Antonio Machado” del curso pasado, los “Callejeros literarios” del anterior (como sabréis, buena culpa tuvieron mis anfitriones, entre otros, en el asunto)…

Entonces, ¿por qué no puedo hacer algo similar en segundo ciclo? (El Bachillerato prefiero dejarlo de lado que, si no, me voy a poner a llorar). ¿Es imposible conjugar un currículo como el actual – ya veremos cómo los concreta la LOMCE- con otra manera de plantear las clases? ¿Es que me tengo que resignar a sufrir de aquí a la jubilación? Pues nada de eso, -digo recomponiéndome  y mirando al vacío ante la mirada atónita de la aprendiza-  y para ello, me he elaborado a mí misma una lista de cosas de las que me puedo aprovechar para sobrellevar esto que me reconcome… Ahí va:
 
-Me aprovecho de  la generosidad de los compañeros que abren las puertas del aula y nos invitan a conocer sus experiencias. Mis clases no son las mismas desde que nació En ocasiones…leo libros. Poder conocer lo que hacen otros profesores para mí ha sido fundamental para hacerme muchas preguntas y derribar muchos muros. (Imposible poner a todos. Me tomo la licencia de tomar de @SilviaGongo y de @tonisolano sus listas de profesores de Lengua, por ejemplo,  aquí o  aquí).

-Me aprovecho de la riqueza de Internet: tenemos bibliotecas digitalesversos y cuentos a un golpe de ratón. El curso pasado, por ejemplo, pude leer  -una antigua ilusión-  El caballero de la carreta en clase de 3º de ESO, algo impensable unos años atrás. También me aprovecho de que el cine -y la facilidad que tenemos para llevarlo a las aulas- permite, por ejemplo, plantear tareas más enriquecedoras y sugerentes, pues podemos hacer, por ejemplo,  una doble lectura, la literaria y la cinematográfica. (Pásate por Cero en conducta…y verás).

Crédito de la imagen

-Me aprovecho de que, si quiero, no necesito un libro de texto que me obligue a un ritmo o a un planteamiento determinado.  A partir del currículo oficial (mucho más abierto que los índices de los libros de texto, por cierto) los departamentos podemos decidir qué contenidos seleccionar y cómo plantear su estudio. ¡Ay, ingenua! (Ya está otra vez la estudiante sabelotodo) ¿Y qué te crees,  que es dicho y hecho? ¿Que todo el mundo está por la labor? Pues no, ricura, que no me he caído de un guindo… Pero ahí vamos, poco a poco, ofreciendo a los compañeros la posibilidad de valorar otros recursos y planteando el hecho de que el libro de texto no tiene por qué ser la única referencia, ni para el profesor ni para los alumnos…
(Llevo dos cursos sin libro de texto en 3º y 4º de ESO. Me ha facilitado la tarea el hecho de ser la única profesora en el nivel. No sé qué pasará cuando lo comparta… Es un trabajo arduo, pero al que se le puede sacar provecho año tras año, y siempre con la posibilidad de mejorarlo. De momento, la experiencia es positiva. Quizá te interesen estas reflexiones de Felipe Zayas sobre el asunto).

-Me aprovecho de  la gran cantidad de herramientas que me permiten acercar los contenidos de Literatura de una manera más racional y más acorde con la sociedad del siglo XXI. También con la capacidad de sorpresa y de atracción que generan estas herramientas en clase.

-Me aprovecho de que a partir de la Literatura puedo trabajar un sinfín de competencias:  trabajar colaborativamente, seleccionar, organizar y reelaborar la información que hay en la red…

-Me aprovecho de que mis alumnos son seres que aman, lloran, sufren, sueñan… Sí, a veces he visto a alguno indignarse con el final de una obra (con La Casa de Bernarda Alba, sin ir más lejos, el otro día…), reírse abiertamente con el Lazarillo o quedarse callado ante un soneto de Lorca, o las Coplas de Manrique;  sentir asco con La Metamorfosis de Kafka o inquietud con los cuentos de Poe…¿Cómo podemos hacer para que hagan suyos los textos? ¿Cómo para que se identifiquen con ellos, para que los sientan vivos?

Estoy a la espera de poder ser una aprovechada total, y así, me gustaría mucho, en un futuro no muy lejano:

-Disponer de una biblioteca bien dotada y bien organizada (no siempre es así) que permitiera tener a mano varios ejemplares de una misma obra para leer en clase. De paso, y en relación con esto, que en los centros, y apoyados e impulsados desde las administraciones, que para eso se supone que velan por la calidad de la enseñanza, se diseñaran planes globales de lectura que afectaran a todas las áreas, con cierto rigor y con posibilidades de llevarse a cabo.

-Que los portátiles, las tabletas o el aula de ordenadores no fuera algo con lo que se sueña (en mi centro actual el acceso a las aulas de informática está muy limitado, somos muchos grupos y muchos alumnos por clase).

-Que las ratios volvieran a ser lo que una vez fueron: qué tiempos aquellos en que por clase había 22, 23, quizá 25… (Sí, en Madrid a principios de los 90 era así…Aún no sé cómo lo hago para que me quepan 31 alumnos ante 15 ordenadores…).

-Que dispusiéramos de horas que facilitaran el contacto y el trabajo con compañeros de otras asignaturas – anda que no se notan las dos o tres horitas de marras-, hecho que facilitaría mucho plantear proyectos o tareas que trabajasen competencias diversas, abordables desde  distintas áreas. Sí, ya sé que lo hacemos, aunque un poco a salto de mata y por amor al arte: cuando coincidimos en la guardia, en un recreo…(Lo que llamamos buena voluntad, vamos: los huecos los necesitamos para corregir,para preparar las clases, para las tareas burócráticas…).

En fin, ya a estas alturas de la visita parece que me voy encontrando algo mejor…Creo que voy a despedirme para que a estos chicos de Tres Tizas les quede gana de invitarme otra vez a su casa. Así que me despido, y voy a ver si la filóloga en ciernes tiene un ratito y se viene a tomar un café, a ver si nos ponemos de acuerdo en algo…

Crédito de la imagen

Ana Infante @CarlotaBloom


“¿Dónde está Dani?”, hoy en Te cedo la palabra

donde está wally película portadaCrédito de la imagen

@daniyecla es José Daniel García, un profe de Lengua castellana y Literatura de Yecla (Murcia), que conocí en Palma de Mallorca (Islas Baleares), con el que he tenido la dicha de coincidir en Peñaranda (Salamanca), Madrid (Madrid), Alcoy (Alicante), Donostia (Euskadi)… y que actualmente reside en la ciudad de Singapur (Singapur). Y todo esto en año y medio… Si es un privilegio conocerle como compañero y como profesional, más aún es poder disfrutarle en persona, de tú a tú, bien cerquita, rodeado de su familia y en el jardín de su casa mallorquina, con una buena barbacoa y una cerveza bien fresquita. Un placer indescriptible…

Exactamente igual que su personalidad -generosa, inquieta, movida, curiosa- es su faceta profesional y su capacidad para trabajar y crear nuevos proyectos, nuevas ideas… Con otros compañeros y amigos de la red ha desarrollado proyectos colaborativos como El quijote sincopado, Piénsame el amor y te comeré el corazón, Lo tuyo es pura leyenda, … que demuestran  muy claramente cómo es su forma de trabajar y concebir esta profesión. Os recomendamos vivamente que conozcáis todo su trabajo, que descubráis su página personal, que le sigáis en la red y que no le perdáis la pista porque merece mucho mucho la pena y porque quién sabe por dónde andará el curso que viene…

Marcos Cadenato

Medios audiovisuales y lengua, o cómo justificar que lo audiovisual mola y enseña.

6096167115_d3ff3869d5 Crédito de la imagen

Tomé un curso de lectura rápida y fui capaz de leerme Guerra y paz en veinte minutos. Creo que decía algo de Rusia.

Woody Allen. 

Pues aquí estoy, escribiendo en este no-lugar tan ilustre, más bien por amistad que por crédito. Quizás se podría traer aquí a colación las enseñanzas de Senabre: “Los escritores escriben para sus amigos”, ese primer reconocimiento a través de los colegas ha sido un motor creativo a través de los siglos. Podríamos parafrasearlo en: “Los profesores participan en proyectos para mejorar su docencia, y para ser reconocido por sus colegas”; este reconocimiento, que pocos admitirán que da mucho gustico, también se convierte en un motor de cambio que unido a la experiencia personal con los estudiantes te lleva a invertir un montón de horas en ello, muchas de ellas gratis.
Bueno, me encanta esta coletilla, no me quiero liar demasiado. Me disculpo si, querido lector, en algún párrafo denotas pedantería; piensa que soy filólogo y como dice Fernando Rodríguez de la Flor, el serlo conlleva cierto grado de pedantería. Quiero hablarte de medios audiovisuales y su uso en mi área: lengua y literatura castellana; alguna vez te daré datos, para que no me tachen de demagogo, pero sin pasarme.
No quiero empezar citando al más que manido curriculum para profesores sobre Alfabetización Mediática e Informacional de la UNESCO sobre la importancia de la enseñanza de lo audiovisual en todos los ámbitos educativos; lo hago por una razón fundamental, y es que el organismo dice muchas cosas pero a los gobiernos les importa tanto como a un Ministro de Educación hacer una reforma con toda la comunidad educativa en contra o a un Presidente autonómico tener a los docentes dos semanas de huelga general, vamos una mierda. Así que vamos al plano más personal, y quizás, si lo consigo, íntimo. Vamos que yo no esperaría ver un plan estatal, o una verdadera conciencia política sobre esto.
Nuestros discentes prácticamente desde que nacen están rodeados de medios audiovisuales y ven muchísima más tele que leen libros. Esto, además de ser una perogrullada, hay gente que se ha dedicado a estudiarlo, que para mí es tan importante como que se estudie que cuando sale el sol hay luz, así que no te voy a poner datos de investigaciones, si no te lo crees pregunta a tus alumnos.

3217871488_09f90f84e6Crédito de la imagen

Si nuestros alumnos se hinchan a ver televisión, ojo, también youtube o cualquier soporte audiovisual, y nos empeñamos en que lo que tienen que hacer es leer los clásicos de la literatura universal sin prepararlos para ello vamos listos. Pasemos a lo pedante.
Una de las razones que, tradicionalmente, se han expuesto para defender que la lectura textual es mejor que la audiovisual es que los discentes amplían mucho más su léxico y mejoran su comprensión lectora. Pues, ¡zaca!, estudio al canto que dice lo contrario:

The “crowdedness” of televised presentations, requiring chindren to process simultaneously through multiple modalities, might cause difficulties due to hypothesized limits of comprehension (Neuman, this volumen). As the availability of additional sources of information indeed engages learners in memory, children may benefit most from static onscreen storybooks with, as the only additional multimedia feature, an oral rendition of text but without sound, music, visual or other special effects.” (Bus, 2009: p. 155)

Esto de citar en inglés te da prestancia, pero vamos, que la múltiple entrada sensorial de un texto audiovisual hace que el proceso cognitivo a realizar sea más complejo, eso sí, al final, responde a un mismo mecanismo general de comprensión. De esto ya he hablado, ahora me cito a mí mismo ¿ves que bien viene ir a Universidad, hijo?, en otros textos y viene de la idea de la investigadora Ann Morton Gernsbacher y su teoría de Structure Building Framework. Es cierto que citar en inglés es muy bonito, pero también se puede argumentar que siguen siendo palabras, en otra lengua, pero no están respaldadas por datos, ¡ay, esos cuantitativos que haríamos sin ellos!, pues nada, una de datos:

12215184893_7958282244

Estos son los datos de la investigación llevada a cabo por Maria J. A. J. Verhallen, Adriana G. Bus, and Maria T. de Jong en el 2006 con 60 niños que estudiaban alemán como segunda lengua. Es simplemente un ejemplo, y hay más datos sobre el uso de medios audiovisuales y cómo enriquecen la capacidad lingüística de los estudiantes. Dani, ¿estás defendiendo que dejemos de leer y sólo veamos películas con los niños? Pues no. A lo que voy es que hay que enseñar a leer, de manera crítica, pero ampliando más el concepto de “texto”.

“¿Qué significa leer hoy, cuando la pluralidad y diversidad de las estructuras que circulan en la sociedad des-ubican al libro de la función central que ha jugado en los últimos siglos? [...] es la noción misma de lectura la que está en cuestión, la que al quedarse sin su viejo centro (el libro) estalla obligándonos a pensar el des-orden en la cultura que introducen las escrituras electrónicas y la experiencia audiovisual” (Álvarez, 2010: 142)
Aquí podría entrar en una espiral de citas y pedantería investigadora que me reservo para quién sean tan masoca y le guste Barthes; en definitiva, todo esto viene a remarcar, o mejor dicho a justificar, el uso de medios audiovisuales para el aprendizaje de lenguas y trabajo de la capacidad comprensiva del significado de los textos y, de manera muy útil, la comprensión del mundo que les rodea, ya que, recalco, es multimedia y no textual.

7075327405_e56113c1e6Credito de la imagen

Evidentemente, los procesos son diferentes y hay pruebas de que la memoria de trabajo de un estudiante que aprende con audiovisuales es algo más deficitaria; no es bueno olvidar el papel, hay que trabajarlo pero no desde una posición preponderante. Los medios audiovisuales se han utilizado como un complemento de apoyo, pero pueden ser un instrumento para trabajar muchas cosas. El trabajo en equipo, la toma de decisiones, la creatividad, la ortografía, la capacidad de síntesis, la expresión… Hay multitud de facetas a estudiar con los discentes a hora de crear un vídeo.
Personalmente, a través de proyectos como “El Quijote Sincopado”, “Vídeos en Verso 2.0”, “Piénsame el amor y te comeré el corazón”, “Lo tuyo es pura leyenda” o “Doña Ferpecta” entre otros, he observado como los estudiantes se aplican y disfrutan con el aprendizaje. Les he preguntado y lo hemos grabado, hemos conocido a otros estudiantes, a otros proyectos como “El Barco del exilio” o “Un paseo con Machado” y en todos los que hemos participado, los objetivos han sido mucho más positivos de lo que creía.
Simplemente, para acabar, me gustaría hacerlo con una faceta que me parece muy interesante. Los estudiantes han tomado conciencia de la importancia de su educación y de sus productos. Al crear vídeos y compartirlos, saben que sus amigos van a verlos, que su familia va a verlos y se ha creado una verdadera comunidad de aprendizaje que va mucho más allá de los muros del colegio. Toman, pues, su aprendizaje como una responsabilidad.
Estamos en una época en la que muchos docentes están ya dudando de los beneficios de las TIC en la enseñanza; pues en esto son fundamentales: dotar a los estudiantes de herramientas, no sólo físicas o telemáticas, sino cognitivas para afrontar el mundo que les rodea, les ayuda a comprender y a comprenderse a través de la expresión, la lectura y la reflexión.

Daniel García, @daniyecla


Para saber más. Bibliografía:
ALVAREZ, D. (2010). “Del modo de leer como modo de producción y consumo textual: ideas fundamentales de una categoría en construcción”. Revista Educación Y PedagogíA, 14(32).
BUS, A. G. et al. (2009) “Onscreen Storybooks and Early Literacy” en Adriana G. Bus y Susan B. Neuman (ed.), Multimedia and Literaty Development, Ed. Routledge, Taylor & Francis Group, New York and London.
GARCÍA, J. D. (2012) “Stop-Motion: Comunicación, creación y diversión” en Revista Caracteres , nº1. Editorial Delirio
GERNSBACHER, Ann M. (1995), “The Structure-Building Framework: What it is, What it might also be, and Why” B. K. Britton & A. C. Graessens (ed.) Models of text understanding, Hilldale, N.J.: Erlbaum.
VERHALLEN, Maria J. A. J., Adriana G. Bus, and Maria T. de Jong (2006), “The promise of multimedia stories for kindergarten children at risk.” Journal Of Educational Psychology 98, no. 2: 410-419


Estrella López Aguilar: “¿Ayudas a tus alumnos a desarrollar todas sus competencias?”

Conocí a Estrella López Aguilar hace algunos años en la localidad de Peñaranda de Bracamonte en una de esas reuniones educativas que se celebran en el Centro Internacional de Tecnologías Avanzadas (CITA) y después he vuelto a coincidir con ella en otras tantas en Madrid y en otros lugares de la península.  Siempre me ha llamado la atención su permanente actividad -”parece una culebrilla, no sabe estarse un segundo quieta“, que diría mi madre-, su verbo fluido y su capacidad de trabajo, pero lo que más me impresionó -desde un primer momento- fueron sus expresivos ojos. Estrella es una conocida bloguera y tuitera en la red educativa: durante mucho tiempo estuvo al frente de la La tribu del PCPI, junto a otros muchos compañeros sacó adelante Kuentalibros y son muy celebradas sus Lecturas PREZIpitadas, pero yo me quedo con sus ojos…

¡Gracias, Estrella, por iluminar con tus ojos y con tu luz este rinconcito educativo!

Marcos Cadenato

Desde  Tres Tizas “me ceden la palabra” en su blog y quiero aprovechar esta oportunidad para seguir con mi tarea y lucha diaria: la difusión de la enseñanza-aprendizaje desde un enfoque competencial. Un cambio de chip de la comunidad educativa necesario pero lejano aún.

1

Crédito de la imagen

Ya en 1996, Jacques Delors en su informe La educación encierra un tesoro, hablaba de “revalorizar los aspectos éticos y culturales de la educación, y para ello dar a cada uno los medios para comprender al otro en su particularidad y comprender el mundo en su curso caótico hacia una cierta unidad.” Tras analizar las características de la sociedad mundial de los albores del siglo XXI, el informe señalaba también la necesidad de una educación a lo largo de la vida basada en cuatro pilares básicos; aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser. Para alcanzar el objetivo de este enfoque educativo es necesario dotar a la ciudadanía de las capacidades y recursos básicos para poder desarrollarse plenamente en su vida personal y profesional. Desde entonces, se ha venido configurando un nuevo paradigma educativo relacionado con la importancia de formar individuos capaces de responder eficientemente a las demandas que la sociedad hace de ellos y para ello se hace necesario el desarrollo de una serie de competencias que les permitan poner en juego conocimientos, habilidades y actitudes en la realización de una tarea o en la resolución de un problema.

Es en el año 2006 cuando la Recomendación del Parlamento Europeo y del Consejo sobre las competencias clave para el aprendizaje permanente identifica claramente ocho competencias clave esenciales para el bienestar de las sociedades europeas, el crecimiento económico y la  innovación y se describen los conocimientos, capacidades y actitudes esenciales vinculadas a cada una de ellas. Se destaca su relevancia, así como la necesidad de que sean adquiridas al finalizar la enseñanza obligatoria. El marco de referencia establece las ocho competencias clave siguientes:

2

Toda educación basada en competencias se asienta sobre los siguientes elementos clave:

  • Conocer: educar en competencias no supone en ningún caso olvidarse de los contenidos de aprendizaje.

dosenunoCrédito de la imagen

  • Saber hacer: las competencias básicas suponen también un “saber hacer”, pues no basta con que los estudiantes conozcan determinados datos, es necesario también que sepan, entre otras cosas, cómo llegaron a esos datos, qué procedimientos o estrategias utilizaron, qué habilidades o capacidades particulares les fueron útiles, qué aspectos dificultaron la realización de la tarea, etc., y qué supuso llegar a ese “saber”, a ese conocimiento.
  • Transferir: cuando los individuos sean más conscientes de aquellos procesos que llevaron a cabo para obtener determinados aprendizajes, les será mucho más fácil poder “transferir”, tanto los aprendizajes adquiridos como este “saber hacer” a nuevas situaciones de aprendizaje que se les presenten a lo largo de la vida.
  • Valorar: una educación basada en competencias busca formar individuos “competentes”, capaces de resolver problemas y tareas de manera eficiente pero sin olvidar el componente ético que debe acompañar sus actuaciones.

cruzrojaCrédito de la imagen

Así pues, algunos de los rasgos característicos de las competencias son los siguientes:

  • Son aprendizajes que se consideran imprescindibles.
  • Constituyen un saber, un saber hacer y un saber ser. Se trata de todos aquellos recursos que el sujeto es capaz de movilizar de forma conjunta e integrada para resolver con eficacia una situación en un contexto dado.
  • Son saberes multifuncionales y transferibles, pues la adquisición de una competencia implica el desarrollo de esquemas cognitivos y de acción que se pueden aplicar en variados contextos, según las necesidades.
  • Tienen un carácter dinámico e ilimitado pues el grado de adquisición de una competencia no tiene límite, sino que se trata de un continuo en el que cada persona, a lo largo de toda su vida, va adquiriendo grados diferentes de suficiencia dependiendo de las necesidades académicas y laborales que se le vayan planteando.
  • Son evaluables, en tanto que se traducen en acciones y tareas observables.
  • Requieren un aprendizaje situado, vinculado a un determinado contexto y a unas determinadas tareas.

proyectosCrédito de la imagen

Después de leer esto ¿Qué respondes a la pregunta del título de esta entrada? Te cedo la palabra…

Estrella López Aguilar @starpy

 

Para saber más: Guía para la formación en centros sobre las competencias básicas