Homenaje con soneto


Ilustración de Tesa González

Yo también me sumo a la iniciativa-homenaje de Toni Solano. Elijo para recordar a esta gran Generación del 27 un poema de Lorca de sus Sonetos del amor oscuro. Hubiera elegido el Soneto de la dulce queja, que es uno de mis preferidos, pero por no repetirme escojo este otro, en la misma línea temática. Las razones de mi elección son tan peregrinas como siempre que hay que justificar lo que nos gusta. Me gusta el tema tratado, ese motivo amoroso tan repetido, tan universal y siempre actual. Me gusta ese tono dolorido, ese dolor desgarrado por el amor sentido. Me gusta el molde escogido (el soneto), con su rima consonante tan pegadiza. Y me gusta esa musiquilla que desprenden los paralelismos...que, por qué no decirlo, me llevan a una canción de Joaquín Sabina que también es genial.
LLAGAS DE AMOR

Esta luz, este fuego que devora.
Este paisaje gris que me rodea.
Este dolor por una sola idea.
Esta angustia de cielo, mundo y hora.

Este llanto de sangre que decora
lira sin pulso ya, lúbrica tea.
Este peso del mar que me golpea.
Este alacrán que por mi pecho mora.

Son guirnalda de amor, cama de herido,
donde sin sueño, sueño tu presencia
entre las ruinas de mi pecho hundido.

Y aunque busco la cumbre de prudencia
me da tu corazón valle tendido
con cicuta y pasión de amarga ciencia.