La mar de poemas, textos, palabras… 2015-06-24 12:49:00



Mi abuela, mujer de pocas palabras y ninguna fantasía, sonreía, socarrona, cuando yo le pedía que me contara historias y callaba, entregada a su costura, mientras mi abuelo, él sí, alimentaba mi curiosidad mostrando sus dotes narrativas. Ahora, al abrir la vieja lata de carne de membrillo reconvertida en caja de botones, me parece estar viéndola a ella, delante de su máquina Singer, entretenida en enhebrar, hilvanar, remendar y otros menesteres de aguja. Y de esa caja de otra época parecen brotar las historias que nunca salieron de su boca. Cuánta alegría en ese botón verde, rodeado de tantos marrones, grises y negros, quizá de pantalones de trabajo, de camisas de soldado, de chaquetas de luto. Cuánta angustia en ese botón amarillo, tal vez el que apretaba con dolor sobre su pecho aquel día que el médico le decía a su marido que no vería crecer a su primera nieta. Cuánta vida gastada en ese botón de nácar que aun conserva restos del hilo que en otro tiempo lo uníría a una blusa blanca de recién nacido. Ahora abro la lata y veo ante mí, como si fueran caramelos que mi abuela me ofreciera, tantos botones como relatos antes callados y me parece oírla decir, mientras se me hace la boca agua:
-Anda, coge uno y tendrás una historia.

Actualizando

Pasividad-Actividad (Ilustración de Elia)


Sigo estando por aquí, pero entre unas cosas, ya contadas, y otras nuevas que han ido pasando, nunca llega el momento de pararme con el blog. Me apetece contar mucho de muchos temas, por lo tanto que he ido dejando en el tintero todo este tiempo, pero prefiero hacerlo poco a poco y con tiempo, así que esta entrada solo va a servir para dar señales de vida, saludar de nuevo y avisar de que no me he ido ni pienso hacerlo.
Ya contaré cómo me va en Lucena, con los grupos de 1º, 2º y 3º bilingues, cómo se ha pasado el primer trimestre y casi no nos hemos enterado. Ya hablaré de las lecturas qué hemos leído y cómo han resultado. Y de las actividades que más nos han gustado. Este fin de semana lo tengo que dedicar al inglés (me he matriculado en la Escuela Oficial de Idiomas y toca examen el próximo jueves), a un curso de formación de MOODLE on line que estoy haciendo en el CEP de Priego y a la recogida de datos para la evaluaciones de esta semana que entra. Casi . Pero además también hay que dedicar tiempo a la familia, incluso utilizando las TIC. Os dejo una muestra, grabada con Audacity, de los recitados de fragmentos de poemas que hace mi sobrina de 5 años:



Perdonen que no me levante…

Imagen de Gemma Aguasca


A veces no hay manera.
La vida nos golpea a todos, con más o menos fuerza, tarde o temprano. Y hay que remontar, porque la tristeza, la autocompasión, la rabia o la pena no son las mejores formas de superar esas bofetadas. Yo últimamente he recibido algunos varapalos que he aguantado estoicamente, pensando siempre que podía haber sido peor, intentando ver la cara buena de las cosas. Pero siempre sucede algo que no me deja remontar: hace ahora un mes, las muertes de dos familiares muy cercanos (una casi detrás de la otra) me han sumido en el vacío. Y todavía no encuentro ganas, ni fuerza, ni ideas, ni ilusión para escribir nada, ni para crear algo nuevo. Con todo esto me planteo si seguir con el blog, tan paralizado y a la deriva. De momento lo dejo estar, a la espera de que las musas me rescaten y confiando en que disculpéis el abandono...

Perdonen que no me levante…

Imagen de Gemma Aguasca


A veces no hay manera.
La vida nos golpea a todos, con más o menos fuerza, tarde o temprano. Y hay que remontar, porque la tristeza, la autocompasión, la rabia o la pena no son las mejores formas de superar esas bofetadas. Yo últimamente he recibido algunos varapalos que he aguantado estoicamente, pensando siempre que podía haber sido peor, intentando ver la cara buena de las cosas. Pero siempre sucede algo que no me deja remontar: hace ahora un mes, las muertes de dos familiares muy cercanos (una casi detrás de la otra) me han sumido en el vacío. Y todavía no encuentro ganas, ni fuerza, ni ideas, ni ilusión para escribir nada, ni para crear algo nuevo. Con todo esto me planteo si seguir con el blog, tan paralizado y a la deriva. De momento lo dejo estar, a la espera de que las musas me rescaten y confiando en que disculpéis el abandono...

En marcha de nuevo


Imagen de Lisa Jones

Como diría el capitán Alatriste, no queda sino batirse. A pesar del varapalo de las oposiciones, que me ha dejado bien "tocada", la vida sigue y el trabajo me reclama (por suerte, que no están los tiempos para quejarse). Esta vez mi destino ha sido Lucena (Córdoba); allí estaré hasta mediados de febrero. Aunque esperaba una vacante por la posición en las listas y por haber sido llamada el mismo día en que abrieron las bolsas, he vuelto a ser "sustituta", situación que, mirando lo positivo, nunca viene mal de cara a los horarios..Espero compartir desde aquí mis experiencias.

En marcha de nuevo


Imagen de Lisa Jones

Como diría el capitán Alatriste, no queda sino batirse. A pesar del varapalo de las oposiciones, que me ha dejado bien "tocada", la vida sigue y el trabajo me reclama (por suerte, que no están los tiempos para quejarse). Esta vez mi destino ha sido Lucena (Córdoba); allí estaré hasta mediados de febrero. Aunque esperaba una vacante por la posición en las listas y por haber sido llamada el mismo día en que abrieron las bolsas, he vuelto a ser "sustituta", situación que, mirando lo positivo, nunca viene mal de cara a los horarios..Espero compartir desde aquí mis experiencias.

No pudo ser

Dibujo de Eva Armisen

Esta vez pensaba que iba a ser posible. Sabía que había pocas plazas, que éramos muchos, que no era fácil, que no las tenía todas conmigo...pero después de hacer los exámenes y salir tan contenta era difícil no hacerse ilusiones. De hecho, no solo estaba segura de que tendría buena nota sino que además casi estaba segura de que tendría plaza. Así que el golpe ha sido tremendo cuando el resultado no ha sido el que esperaba: me he quedado, con un 7,5355 de nota que sumado a los méritos ha quedado en 7,03, en el puesto 12 de mi tribunal. Y han dado 11 plazas. L peor es que es la tercera vez que me quedo en puertas.

Hasta ahora no he tenido ganas ni de blog, ni de nada, pero creo que es bueno pasar página también desde aquí, donde me asomaba y todavía quedaba abierta la duda sobre mis resultados. Espero que tras el descanso veraniego venga de nuevo la ilusión, aunque ahora lo veo difícil...Es muy desilusionante constatar que tanto esfuerzo y tanta ilusión han quedado en saco roto. Por mala suerte, tal vez. Pero también porque no se ha valorado lo suficiente el trabajo que tan ilusionada me tenía. Y eso, inevitablemente, desengaña, desgana, desmotiva...