(Sobre) vivir en la Red

Allá por el año 2007 decidí «cartografiarme» un poco con la intención de poner orden en mi vida web. El resultado fue un mapa confuso, sin puntos de partida ni de llegada, sin rutas de navegación, sin sentido más allá de un simple «vivir en Internet». No había proyecto.

Pulse sobre la imagen para ampliarla.

Pulse sobre la imagen para ampliarla.

Había mantenido hasta aquel momento cuatro identidades diferentes, más de quince blogs —activos y puntuales, personales y de aula, generalistas y temáticos—, un sitio web, un par de plataformas Moodle y alguna Dokeos, perfiles en cuantos servicios web nacían. Una auténtica locura ingobernable, fruto del deseo de conocer y estar a la última más que de verdadera necesidad. Así no podía seguir. Necesitaba simplificar un poco —y a ello me he dedicado en este último año—, renunciar a cosas para seguir teniendo presencia. Sobrevivir. Creo que este proceso no me es exclusivo, pues muchos navegantes de los primeros tiempos han seguido un camino similar y han terminado por hacerse fuertes en unos pocos «lugares» —pienso en Cabanillas o en Larequi, por ejemplo— desde los que siguen impartiendo su magisterio.

A día de hoy, puedo afirmar con satisfacción que el «mapa de mí mismo» se ha reducido de manera clara. Vean y comparen.

Pulse sobre la imagen para ampliarla.

Pulse sobre la imagen para ampliarla.

En estos nuevos tiempos en que hay quien pretende unir enseñanza y productividad, no he podido resistir la tentación de representar mi presencia en Internet con una alegoría mercantil, una especie de entramado comercial orientado a «vender» mis humildes aportaciones. Aunque de un primer vistazo el panorama pueda seguir pareciendo complejo, no creo que sea muy diferente del que cualquier profesor que haga uso de la Red ofrecería: fábricas donde generar materiales online (Prezi o Slid.es, por ejemplo), almacenes privados en los que alojar documentos (Google Drive, OneDrive, Dropbox, Iussu, Scribd), tiendas en las que exponer los productos (los blogs) y ágoras en las que participar.

Seguramente, lo que pueda resultar más útil de esta entrada no sean los mapas en sí, sino las tendencias simplificadoras que han llevado de uno a otro, ya que el camino que he recorrido es posible que otros muchos lo estén recorriendo ahora mismo o se vean obligados a hacerlo en un futuro próximo. Intentaré sintetizar esas tendencias-consejos en una rápida enumeración:

  • Eliminar identidades múltiples y asumir lo publicado con el propio nombre, porque siempre hemos de responsabilizarnos de lo que lanzamos a la Red.
  • Centralizar los contenidos en unos pocos lugares —un blog, un sitio web, quizás— para simplificar así la tarea de actualización. En mi caso, por comodidad y un cierto orden mental, he decidido mantener cinco lugares, aunque es posible que una de ellas —Aula de Letras— acabe desapareciendo en un futuro próximo en favor de las «tiendas temáticas».
  • No acometer proyectos mastodónticos que exijan una dedicación constante (revistas digitales, plataformas Moodle, etcétera). Estas iniciativas debieran siempre realizarse en equipos de trabajo para no agotarse con el esfuerzo.
  • No abrir un blog por cada ocurrencia. Es mejor probar un tiempo en la «tienda de diario» antes de lanzarse ciegamente a una nueva bitácora temática.
  • No utilizar nuevos servicios web que no aporten algo sustancial a otros empleados con anterioridad. Esto es básico.
  • Evitar la vinculación del trabajo personal con el centro o puesto de trabajo que actualmente se ocupa. De esta manera, los materiales desarrollados siempre estarán bajo el control del autor y podrán ser reutilizados y convenientemente reciclados en un futuro, aunque se haya cambiado de situación laboral. Por esta razón hace tiempo que abandoné las webs y Moodle del instituto y abrí una cuenta en Edmodo y blogs temáticos de algunas asignaturas. Esté donde esté, mis «productos» vienen conmigo y no me veo obligado a subirlos una y otra vez a distintos lugares.
  • Reflexionar y evaluar periódicamente la rentabilidad del «esfuerzo» realizado. Cerrar lugares o abandonar su uso, porque soldado que huye sirve para otra guerra, no nos engañemos.

Material kafkiano

kafkiano, na.

1. adj. Perteneciente o relativo a Franz Kafka o a su obra.
2. adj. Característico de este escritor checo o de su obra.
3. adj. Dicho de una situación: Absurda, angustiosa.

Obra de Luis Scafatti

Obra de Luis Scafatti

A estas alturas de la web, cuando todo es enlace veloz y salto compulsivo de un lugar a otro, entradas como esta se me antojan algo anticuadas, hasta rancias. Hace mucho tiempo, allá por la segunda mitad de los años noventa del pasado siglo o en los primerísimos años del actual, parecían tener mayor sentido: la web estaba naciendo con el concurso de los que por aquí andábamos y entre todos estábamos intentando construir un todo ordenado, dentro de los límites que el nuevo medio de comunicación permitía. Se localizaban enlaces y materiales diversos y dispersos, se agrupaban bajo un nexo común y se ofrecían al navegante debidamente empaquetados en forma de página web o entrada de blog. Habían quien, incluso, les colocaba un bonito lazo de color que realzaba el conjunto. Eran otros tiempos -hoy tan lejanos- y cada día podía disfrutarse de un descubrimiento. La experiencia, además, quedaba incompleta hasta que llegaban los primeros comentarios -bien en el blog, bien mediante correo electrónico- y se enriquecía la propuesta inicial con nuevos recursos, matices, propuestas, discrepancias, polémicas, en algunas ocasiones.

En el ámbito educativo, hablábamos entonces de «ordenar la web», de dar sentido al caos y establecer «rutas de navegación» para que los estudiantes no se perdieran, como un Ulises cualquiera, en los peligrosos y frustrantes rincones de la Red. Se trataba, pues, de marcar el camino más directo hacia Ítaca; unos caminos variopintos, aunque siempre ordenados, coherentes y bien estructurados. Exigía del guía un importante trabajo previo, pero se aseguraban unos resultados acordes a las expectativas planteadas. Todo eso saltó por los aires con la irrupción del microblogging. De pronto, la red se pobló de vínculos aislados que sólo cobraban sentido en función de otros vínculos aislados que el azar, sólo el azar, a veces unía. La figura del organizador de contenidos dejó de tener mucho sentido y se impuso la idea del guía, de la navegación libre, del descubrimiento, de la investigación, al decir de algunos. Desde ese momento, se hacía necesario viajar miles de kilómetros virtuales por nuestras pantallas, ir de un alojamiento de materiales a otro, vivir y aprender entre un mar de ventanas del navegador. Y las entradas como la que esta pretendía ser en su concepción, un único lugar donde agrupar un selecto y humilde conjunto de materiales que podían «funcionar» en el aula, fueron adquiriendo un tufillo rancio hasta que terminaron por diluirse y casi desaparecer. Su tiempo había pasado.

Sin embargo, aunque los vientos soplan en otra dirección, la orientación de la web actual creo que vuelve a hacer necesarios lugares bien delimitados en los que se reúnan un limitado conjunto de materiales que faciliten al alumnado y al profesorado no especialmente conocedor de este océano una buena experiencia de trabajo en torno a un asunto concreto. La enorme cantidad de publicaciones de toda índole y la cruel batalla por el posicionamiento en los buscadores provocan que, en ocasiones, el recurso idóneo no se encuentre en las dos o tres primeras pantallas del buscador de turno, sino más allá de esa frontera invisible de oscuridad. Por esa razón me he animado a reunir el «material kafkiano» que a continuación se presenta. Se trata de una humilde selección, pero útil, a mi modo de ver, para que los estudiantes de Bachillerato se acerquen a la vida y obra de uno de los más importantes e influyentes escritores del siglo XX.

Primer acercamiento. La vida de Franz Kafka.

Son varios los documentales que sobre el autor checo pueden encontrarse en la Red. El del canal ARTE francés, ¿Quién era Kafka? (1 hora y 36 minutos, aproximadamente), adopta la forma de narración autobiográfica para recorrer la vida y pensamiento del escritor. No obstante, es posible que resulte más interesante para su uso en el aula el documental Franz Kafka: la última historia (52 minutos) producido por el Canal Historia, ya que el acercamiento a la figura es más convencional y su menor duración permite el visionado en el espacio de tiempo de una clase.

Además de los dos documentales mencionados merece destacarse el film Kafka: la verdad oculta, dirigido por Steven Soderbergh en 1991. Debe advertirse que no se trata de una película biográfica al uso ni de la adaptación de ninguna de sus obras, sino de un intento del director por profundizar en las claves creativas y en el mundo del escritor checo.

Segundo acercamiento. Las obras de Franz Kafka.

Es relativamente fácil encontrar en Internet audiolibros de las obras más conocidas de Franz Kafka, por lo que no resalto en esta selección ninguno de dichos recursos. Algo parecido sucede con las adaptaciones cinematográficas de sus textos. Sin embargo, sería un error no incluir en esta página los enlaces a dos filmes muy relevantes: la adaptación de El castillo, dirigida por Michael Haneke en 1997, y, por supuesto, la versión de El proceso llevada a cabo por Orson Welles en 1962.

También puede ser interesante el visionado del corto de animación realizado por Koji Yamamura en 2007 sobre el relato Un médico rural.

Tercer acercamiento. La metamorfosis.

En mi caso particular, el tercer nivel de acercamiento se centra en la obra La metamorfosis, pues es el texto kafkiano que los alumnos de 2º de Bachillerato deben leer. También en este caso son abundantes los recursos que la web ofrece al navegante y de ellos me permito destacar tan sólo tres. En primer lugar un video chileno de promoción que aborda la obra desde una perspectiva paródica en un par de minutos.

En segundo lugar, un cortometraje muy interesante realizado por Fran Estévez que focaliza el relato en la figura de Grette, la hermana de Gregorio Samsa.

Por último -y sirva como homenaje a la contribución de su autora- debe destacarse la adaptación de la novela de Kafka realizada por Josefina Molina en 1969.

Cuarto acercamiento. Cómic e ilustración.

Aunque no sea recomendable su «consumo» en pantalla, no quisiera terminar esta selección sin recomendar el acercamiento al escritor checo mediante los muchos cómic y álbumes ilustrados que se han inspirado en su vida, personalidad y obras. Sería largo reseñar cada uno de ellos, por lo que me limito a enlazar la página que el Proyecto Franz Kafka en español dedica a esta cuestión, junto con otras muchas propuestas.


Fiebre infográfica: Goethe y Kafka

Piktochart es una potente herramienta para realizar infografías que supongo conoceréis. De un tiempo a esta parte me ha dado por resumir la información en este formato, porque creo que es un buen medio para “romper el hielo” a la hora de comenzar una nueva cuestión y también es útil para recordar lo fundamental. Además es entretenido, que todo hay que decirlo. El problema es que estos servicios gratuitos suelen estar muy limitados y los resultados presentan siempre una imagen similar, una “marca de la casa” que termina por cansar a quien los confecciona y a los receptores del producto. Dejo un par de ejemplos que he preparado como introducción a dos de los autores que deben estudiarse en la asignatura de Literatura universal de 2º de Bachillerato.

Pulse sobre la imagen para ampliarla

Pulse sobre la imagen para ampliarla

Pulse sobre la imagen para ampliar

Pulse sobre la imagen para ampliar


Manuel y Antonio Machado: vidas (no tan) paralelas

Trabajar en un instituto que lleva por nombre “Hermanos Machado” tiene sus ventajas, por ejemplo, que te inviten a preparar una charla-homenaje sobre los dos poetas sevillanos. Aunque al principio da pereza el pensar en su preparación, una vez terminada no se puede evitar sentir la satisfacción de haber dedicado unas horas a releer con más detenimiento del acostumbrado los poemas de ambos hermanos.

Con la inestimable participación de mi compañero Antonio Cano en el papel estelar de Manuel y de mi humilde persona en el de Antonio, hace unos días tuvo lugar un acto en el que pretendimos recorrer líricamente la vida de estos autores: leímos poemas de diferentes épocas, hablamos de literatura, de historia, de cómo una y otra se explican mutuamente, de lo divino y lo humano. El hilo conductor de esa charla, homenaje o, si me apuran, casi performance (porque algo de teatral tuvo) es la presentación Prezi que dejo a continuación. Espero que os resulte atractiva.

Pulse sobre la imagen para acceder a la presentación

Pulse sobre la imagen para acceder a la presentación


Nueva plataforma

Hace tiempo que mantengo una plataforma Moodle dentro del espacio de Aula de Letras. En ella he incluido muchos de los materiales que se ofrecen en el sitio web agrupados temáticamente y por niveles. Quienes nos dedicamos a la enseñanza sabemos que Moodle es un software de enseñanza virtual muy potente y que permite interactuar con el alumnado muy cómodamente; pero su diseño acaba cansando: la apariencia es demasiado similar y si se desea ofrecer algo distinto es necesario “pelearse” con el código para lograrlo.

Además de Moodle, existen otras plataformas educativas que pueden utilizarse y cuyas apariencias externas resultan menos vistas. Ese es el caso de Dokeos, un software también muy fácil de instalar y mantener con el que es posible alcanzar los mismos resultados que con Moodle, aunque en un entorno más amigable, a mi juicio. Como las cosas no se pueden valorar hasta que no se prueban a fondo, he instalado un aula virtual Dokeos en Aula de Letras y creado tres cursos, por el momento: uno dedicado a la Literatura Universal, otro a la microficción y otro -muy humilde- al mundo de los blogs.

Mi idea no es hacer un uso de esta plataforma con mis alumnos, sino, simplemente, ofrecer recursos al potencial usuario presentados de una manera lógica. Si desean hacer uso de ellos, pueden entrar en el aula virtual pulsando sobre la siguiente imagen.

AL_Logo


Reformas veraniegas

Pues ya se va terminando el periodo vacacional. Llegarán ahora el estrés, las colecciones otoñales de abanicos, mecheros y llaveros, las nuevas temporadas de las series y los realities, el reencuentro con la vida normal, que se dice pronto.

Como mis planes veraniegos se han visto trastocados por causas de fuerza mayor, he pasado la mayor parte del tiempo en casa, maquinando para no aburrirme demasiado y que los días no se hicieran tan interminablemente largos como los de Santiago de Chile, según dice dice don Nicanor Parra. El caso es que, dada mi alergia a los albañiles y demás artistas domésticos, me he decidido por acometer reformas en el hogar virtual y he blanqueado, pulido y dado la vuelta a la ya vieja Aula de Letras (que quince años no es nada, etcetera).

Lo primero ha sido limpiar el diseño general de las páginas para que ofrezcan una apariencia algo más moderna, a mi modo de ver.

Lo más interesante de esta primera reforma no creo que sea la simple apariencia sino lo inclusión de un canal RSS que permita hacer un seguimiento de las nuevas incorporaciones de recursos en el web, ya que antes se perdían en el exceso en que se estaba convirtiendo. Además, he incluído una página específica en la que se listan los nuevos recursos añadido para facilitar la tarea de búsqueda.

Ya puestos, he reformado, corregido y añadido tres de las unidades que dedico a otros tantos escritores. De esta manera, las páginas específicas “Comprender a Antonio Machado“, “Luis Cernuda” y “Ramón Mª del Valle-Inclán (grotesco personaje)” tiene ahora nueva apariencia, nuevos materiales y una mejor usabilidad.

Mientras andaba liado con estos cambios, localicé por la Red una ya antíquisima antología de textos burlescos de los Siglos de Oro que daba verdadera pena verla, así que me puse manos a la obra y la rediseñé por completo para hacerla más útil a día de hoy.

Otra sección que he reformado drásticamente ha sido la de Publicaciones. En ella había bastantes publicaciones electrónicas que preparé en el pasado y que ahora no parece demasiado interesante mantenerlas por la abundancia de lugares donde encontrarlas (no era así a finales de los años 90 del pasado siglo). En el fondo tengo alma de impresor antiguo, así que he cambiado el concepto y pretendo seguir ofreciendo en esta sección publicaciones electrónicas, pero más cuidadas, y textos raros o curiosos. Por el momento pueden encontrarse mis propios libros, así como las versión en PDF y EPUB de La muerte de Ivan Ilich, de León Tolstoi, los Poemas, de Edgar Allan Poe, y, en breve, de las Páginas sevillanas, de Manuel Chaves Rey. Los libros clásicos se presentan para descarga libre (aunque es posible que en el futuro ofrezca la posibilidad de comprarlos en versión impresa), mientras que los escritos por mí están disponibles para la compra a través de la editora bajo demanda Lulu, por si alguien desea colaborar en el esfuerzo de mantenimiento del web (aunque ya sabe el asiduo lector de este blog que suelo ofrecer versiones libres para la lectura en pantalla).

Otra de las novedades importantes que he introducido en la web de Aula de Letras ha sido la recuperación del aula virtual Moodle que había eliminado hace algún tiempo por diferentes problemas de seguridad. Vuelve a estar ahora en línea, aunque para acceder a los cursos se requiere registro gratuito, por el aquel de dificultar a los malos el posible estropicio. En el aula pueden encontrarse los cursos completos de Lengua y Literatura Española para 1º y 2º de Bachillerato, Literatura Universal de 2º de Bachillerato, Imagen fija y en movimiento, Blogs y escritura y un curso introductorio a la microficción.

Nueva apariencia tiene también RevAL, la Revista de Aula de Letras, en la que algunos de los usuarios se han dignado colaborar en tiempos pasados y que dormía el sueño de los justos. Entre mis pretensiones está la de darle nueva vida, prestando con ella un espacio abierto a la participación de todos aquellos que quieran decir algo sobre estas humanidades nuestras tan vapuleadas por la postmodernidad.

Como puede apreciarse, un verano completito de cambios el que ha sufrido la anciana Aula de Letras  y que se hacía necesario para sobrevivir en este mundo virtual cada vez más micro, instantáneo, coyuntural, urgente y, en ocasiones, vacío de contenidos libres para usar en el aula o en la casa o donde se quiera.

Ahora ya las vacaciones están tocando a su fin y el volumen de reformas y novedades será, por fuerza, algo menor, porque hay que trabajar, amigos míos, que los profesores tenemos muchas vacaciones y nos pasamos dos meses tumbados al sol sin dar un palo al agua.