¿Están preparados nuestros estudiantes para la lectura digital?

Las pruebas Pisa evalúan no solo la competencia lectora de nuestros estudiantes sino también su competencia lectora en pantalla.

En general, las chicas superan a los chicos en lectura digital, pero menos que en lectura impresa.  Los chicos son más hábiles para navegar.

pisa-bandeau-265x79

PISA in Focus es un serie de breves informes mensuales sobre educación basados en los informes PISA, sobre temas concretos y actuales en un lenguaje claro y conciso.

El número 12 de esta serie (que va ya por el 22) trata sobre el cambio que han supuesto las nuevas tecnologías en cuanto a la velocidad de transmisión de información y, evidentemente, a la forma en que esta se da y se asimila.

Algunos países han sido más exitosos en dar ayuda a los estudiantes para ser competentes digitalmente; por ejemplo, Corea, Australia y Nueva Zelanda. Corea ha optado por una sistematizar la digitalización de los libros de texto y de las evaluaciones para 2015, incluso, se ha apostado por mejorar la infraestructura escolar para que se instalen las tecnologías más recientes y para que los profesores estén formados en el uso de estas tecnologías.

El rendimiento de los alumnos en lectura digital está estrechamente relacionado con el rendimiento en lectura impresa. Sin embargo, existen indudables diferencias entre ambas lecturas. ¿En qué destacan los lectores de formato impreso y los de digital? Los alumnos con más alto nivel en lectura impresa pueden manejar ideas desconocidas y generar ideas abstractas para interpretar; mientras que los destacados en lectura digital pueden localizar e incluso evaluar la información en contextos desconocidos y pueden navegar a través de múltiples sitios libremente, sin que se les dirija.

Mencionábamos más arriba la brecha de género en lectura digital e impresa: las chicas leen mejor. Pero esta diferencia se acorta en la pantalla y crece en la lectura impresa. ¿Por qué? Tal vez porque los chicos y las chicas no tienen la misma facilidad para seleccionar la información procedente de los hipertextos.

¿Se puede utilizar esta diferencia para que la lectura de textos digitales mejore el nivel lector de los chicos, aumente su autoestima como lectores y ello revierta en que mejoren en lectura impresa?