El signo de las luces

bombilla2

“La modernidad no siempre ha traído experiencias agradables y satisfactorias. Tal es así que, en ocasiones, la pertinencia de ciertos avances es tan cuestionable que la mente reflexiva no puede evitar plantearse su razón de ser profunda”. Así pensaba el despiadado ogro al verse cegado por el fulgor blanquecino de los neones que iluminaban la escuela. Sentía nostalgia de aquellos otros tiempos en los que podía dedicarse al rapto de criaturas bajo la cálida luz incandescente de los filamentos de tungsteno.