CONCURSO "CAZA DE ENGENDROS LINGÜÍSTICOS"

Desde hace cuatro años vengo haciendo con mis alumnos una caza de engendros lingüísticos a través de fotografías tomadas por ellos mismos. La idea surgió cuando  observé cierto rechazo del alumnado en el estudio sistemático de las normas de ortografía, así que pensé en la manera de que tomaran conciencia lingüística de forma más amena y participativa. 
Creé entonces un extenso proyecto lingüístico al que titulé Ministerio de Sanidad Lingüística que inicié con un debate surgido a raíz de  la lectura en voz alta de un texto de Pérez-Reverte y  el visionado de unos vídeos. Tras ello hicimos la presentación de los ministros (implicación del alumnado),  y procedimos a la  creación de unos estatutos en defensa de la lengua. Por último, les hice entrega de las  instrucciones para la elaboración  del BOEL (Boletín Oficial de Engendros Lingüísticos). La idea era que los alumnos cazasen cualquier error lingüístico que encontrasen en en carteles, libros, panfletos publicitarios, etc. y los "publicasen" (pegasen) en el BOEL papel  (una cartulina en la pared de clase) o en el BOEL digital (a través del blog)


En una ocasión, con un grupo reducido y con escasa motivación, incluso les pedí que trajeran sus propias cámaras de fotos al instituto y me los llevé de excursión por Sangüesa. Capturaron más de 50 engendros lingüísticos en una hora (en su mayoría palabras sin tilde). 


La actividad les ayudó a tomar más conciencia lingüística en torno a la ortografía y a agudizar su vista ante la detección de errores. La verdad es que consiguieron mejorar mucho su ortografía y les pareció una propuesta muy motivante y enriquecedora.

Este curso he tenido la suerte de contar con unos compañeros de departamento muy activos, con ganas de  participar en proyectos comunes y de hacer cosas nuevas. A comienzos de curso les propuse organizar una caza de engendros lingüísticos para todo el centro a modo de concurso. La idea prosperó y publicamos las bases a la vez que le dimos difusión a través de un cartel diseñado por mi compañera Marta. En esta ocasión decidimos utilizar el entonces recién creado blog del Departamento de Lengua para ir publicando los engendros que los alumnos nos remitiesen por correo electrónico, pese la incertidumbre de no saber qué acogida tendría el concurso entre nuestro alumnado.

CARTEL CONCURSO ENGENDROS LINGÜÍSTICOS

Durante varios meses hemos ido publicando en el blog los más de 150 engendros recibidos por parte alumnos de todos los niveles de secundaria y Bachillerato y por parte de los profesores. En su mayor parte han sido errores por ausencia de tildes, aunque también ha habido algunos curiosos... Aquí os dejamos el fallo del jurado, así como una selección de los engendros más llamativos.

Concurso "Engendros lingüísticos" IES BASOKO
View more PowerPoint from mvaldesr
Entrega de premios I Concurso Caza de Engendros Lingüísticos on PhotoPeach

El Quijote sincopado


¿Se puede pedir fluidez en la lectura y a la vez proponer la realización de un cortometraje sincopado? ¿Aceptaría Cervantes que su obra inmortal se trocease en pequeños fragmentos confeccionados a su vez con imágenes estáticas a modo de almazuela? Y lo más terrible de todo ello, ¿habría profes tan temerarios como para proponer a sus alumnos una lectura tan heterodoxa del Quijote?
Pues aquí estamos, con el proyecto del Quijote sincopado, del que quizá habíais oído hablar en la red. Un proyecto que hoy ofrecemos con los trabajos ya publicados y con toda la ilusión compartida que conlleva haber culminado un proyecto colaborativo que nos ha ocupado todo el curso.
Toda la información del proyecto está en la página web, así que no vamos a hablar sobre el proyecto, sino, más bien, sobre el proceso.
Nacía el mes de septiembre, agobiante e ilusionante a partes iguales, de 2011 cuando un profesor establecido en Mallorca (@daniyecla) se puso a buscar temerarios que quisieran afrontar el reto con él. Como es evidente, a la primera llamada a través de Twitter nadie se arriesgó. Dio la casualidad que Jordi Adell (@jordi_a) le dio el contacto de otro pirata educativo, tan transgresor o más que él, afincado en Castellón (@tonisolano). Nació entre el insular y el peninsular una relación telemático-pedagógica que ha dado como primer fruto este proyecto, seguro que el primero de una serie: la trasmutación de un texto escrito del siglo XVII a un lenguaje propio del siglo XXI, no sólo audiovisual, sino compartido a través de Youtube.
Desde el primer momento, los dos profesores manejaron un lenguaje que sabían complejo, a la par que cercano para los estudiantes. El profesor isleño ya había trabajado este tipo de lenguaje y sabía que a los estudiantes les gustaba. El problema radicaba en el proceso. Los estudiantes estaban encantados en realizar el corto, pero sin reflexionar en el proceso y con la mínima preparación. Por su parte, el docente de tierra firme llevaba tiempo trabajando adaptaciones de clásicos a otras tipologías y medios con resultados satisfactorios. De modo que, como diría Sancho, se juntaron el hambre con las ganas de comer y así se enredó todo. 
La coordinación del proyecto se hacía en Google docs y Twitter, compartiendo enfoque, criterios de evaluación y seguimiento del proyecto con un diario de campo. Por su parte, los alumnos iban trabajando guiones, story boards, rodajes y memorias a lo largo del curso.
Este es, pues, el resultado final de toda esa locura comenzada por un egregio loco y seguida siglos después por otro par de osados. Lo bueno es que nuestros alumnos han sabido poner en todo ello el toque necesario de lucidez.

Más información:

Copiar- pegar

Resulta curioso, paradójico, que pidamos a los alumnos de una escuela cada día más digital que elaboren casi todos sus trabajos de una forma analógica y convencional: el miedo a que fusilen los contenidos nos condiciona. Quizás la herramienta que hoy presentamos nos ayude a salvar esta contradicción.

Scoop it es un excelente agregador que nos permite crear -de eso presume en su home- atractivas revistas digitales. A partir de ahora en el aula vamos a copiar y pegar pero con fundamento, vamos a filtrar información con el objetivo de seleccionar la que sustente, argumente, demuestre, justifique lo que afirmamos. Esta actividad on line se conoce como (la traducción de content curation es pelín desafortunada) curación de contenidos.


USOS

  • Como soporte de trabajos académicos y de investigación. Será el profesor quien dé pautas temáticas o cronológicas para su elaboración. He aquí un par de propuestas:

Biografías animadas

- Antologías y atlas literarios.

  • Analizar, comparar textos, información.

- Puntos de vista y medios de comunicación: la objetividad periodística. ¿Qué ocurrió realmente el 29-M?

De anuncio: publicidad y cambios sociales. ¿Quién impulsa a quién?

LUCES

  • Sencilla administración. La importación con simples URLs es fácil y rápida; su edición y distribución muy intuitiva.
  • Respeta por su funcionamiento los derechos de autor y créditos de imágenes.
  • Incorpora idiomas y motores de búsqueda por etiquetas para simplificar su elaboración.

SOMBRAS

  • Su versión gratuita sólo nos permite la creación de cinco temas por usuario.
  • Bombardean nuestro correo continuamente. Conviene marcarlo como spam.
  • Las posibilidades de personalización en free son muy pobres: avatar, fondo y cabecera.
  • Exclusivamente en inglés. Podemos sortearlo navegando con Chrome o hacer del problema una oportunidad y transformarlo en un ejercicio TIL.
  • Mal dirigido o evaluado se convierte en un simple ejercicio de ratón.

Aster Navas


Cita con la pizarra



El pasado sábado 26 de mayo tuve la oportunidad de acudir al V Encuentro de usuarios de pizarra digital en Centro Internacional de Tecnologías Avanzadas (CITA) de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez de Peñaranda de Bracamonte. Allí coincidí en el escenario con tres grandes profesionales, Raúl Diego (@raulillodiego), Juan Carlos Guerra (@Juancarikt) y Pep Hernández (@pephernandez), y también pude disfrutar de las experiencias educativas compartidas por docentes como Puerto Blázquez (@puerto), Salomé Recio (@salomerecio), Cristina Díaz (@crisdialpe), Marisa Moya (@escuelagranvia) o Lara Romero (@larita20). En esa jornada tan interesante en lo profesional como en lo humano pude asimismo coincidir con otros buenos amigos de Twitter como @angesusu, @xalocgregal, @similiki, o mi gran colega Marcos Cadenato (@mcadenato). Algunos de los asistentes ya han reseñado las experiencias que se dieron cita allí (*), casi todos apuntando a algunas consideraciones generales que se podrían resumir en dos principios: a) La pizarra digital debe ser un instrumento para dar protagonismo al alumnado; b) la pizarra digital debe ser una herramienta de cambio metodológico y no un mero accesorio tecnológico.
Antes de ofrecer el resumen de mi ponencia, quisiera agradecer también el trato personal y profesional de los responsables del CITA, tanto María (@MFontalmeida) como José Luis (@JLBracamonte), Carmen (@carmeniglesiasb) y el resto de compañeros del centro. Creo que la labor de mecenazgo y apoyo educativo y cultural que están desarrollando desde Peñaranda es una tarea envidiable y digna de ser emulada por otras instituciones públicas y privadas.
Os dejo a continuación la presentación que mostré en el encuentro y un sumario de mis conclusiones.



Cuando la pizarra entra por la puerta, ¿la imaginación salta por la ventana?


(*) Más reseñas y fotos del encuentro:




(D)escribir con intención

(D)escribir con intención es el título de una propuesta de escritura que aúna humor, parodia y descripción. 
Desde hace tiempo, me preocupa la presentación progresiva de los contenidos curriculares. De ahí que, por ejemplo, en el caso de la descripción, la planificación sea la siguiente: En 1º de la ESO, vemos la descripción de personas (¿Y cómo es el? | Abecegrama) y sentamos las bases de esta modalidad discursiva ayudando a ampliar el caudal de adjetivos, mostrando la necesidad de escribir los textos siguiendo un orden y adoptando un punto de vista objetivo o subjetivo. En 2º, gana protagonismo la descripción de lugares (Mi calle) y se ahonda en los aspectos anteriores, para añadir el uso de los conectores espaciales. En 3º, se ve la descripción técnica de objetos y fenómenos y en 4º, la poética (descriptio puellae, locus amoenus).
Este año, he revisado la secuencia de la descripción técnica para 3º y, como el resultado ha sido bastante satisfactorio, he decidido compartirla. 
Pulsando en la leyenda de la imagen, entraréis en el material de clase.
Material de clase
Material de clase 

Y pulsando sobre esta otra, podréis leer una selección de las producciones de los alumnos. Son muy distintas entre ellas, pero comparten haber alcanzado el objetivo inicial: poner en relación dos objetos o realidades y, mezclando metáfora y humor, ofrecer otra mirada. Así, encontraréis granos que son erupciones, mocos que se convierten en cola, libros que abren puertas a otros mundos, tupperwares que son auténticas joyas… 

Fósiles

Me gustaría abrir un museo de los contenidos de lengua fosilizados (¡hay tantos!). Empezaría por los más prestigiados gracias a su pretendida proximidad con los enfoques comunicativos (¡puaf!, otro término fosilizado): el esquema de la comunicación, las funciones del lenguaje, la variación lingüística… ¡las tipologías textuales! Éste es el contenido más recientemente incorporado a  los trastos inútiles de esta asignatura (materia, disciplina…).

Los últimos serán los primeros. Transcribo este fragmento del artículo de Bernard Schneuwly “Diversification et progression en DFLM: l’aport des typologies” (en catalán en Articles, nº 4, 1995). Traduzco:

Dos conclusiones se imponen a la lectura de las propuestas tipológicas [examinadas]:

a) Las tipologías corresponden a un interés de investigación particular, ninguna pretende (o no puede pretender) reflejar el orden real de los textos producidos en nuestra sociedad; se trata de construcciones de objetos de conocimiento que tienen como meta la comprensión de ciertos fenómenos precisos y limitados.

b) Las tipologías son aún muy provisionales; se contradicen parcialmente, sobre todo en los campos de exploración vecinos […], cambian muy rápidamente […] y plantean frecuentemente cuestiones insolubles de clasificación de un texto dentro de un tipo […]

Las propuestas tipológicas, deductivas por naturaleza, están, por su apariencia cerrada y completa, mucho más expuestas a una utilización con fines didácticos que las descripciones empíricas. Sin embargo, el estado poco avanzado de los trabajos en el dominio que nos interesa aconseja una extrema prudencia.

Las tipologías de textos tal como existen actualmente no han de convertirse en objetos de conocimiento por los alumnos. En nuestra opinión sería peligroso que tuvieran que aprender unas clasificaciones extremadamente abstractas si ser las compara con los textos que leen.

ShareThis

QUITAR EL MIEDO A LA PIZARRA DIGITAL INTERACTIVA (PDI)

Fuente de la imagen

Fuente de la imagen

Algunos profesores temblamos de miedo ante el avance imparable de las TIC. Uno de esos momentos es cuando la PDI  llega a nuestra aula y no sabemos qué hacer con ella.

Podemos empezar con actividades simples, practicando un poco antes de ir al aula, y contando siempre con nuestros alumnos ya que podemos aprender junto a ellos.

Además es importante introducir   las TIC en el aula de una manera natural y, por supuesto, teniendo en la cabeza qué vamos a hacer, y cuál será nuestro siguiente paso.

A continuación, puedes ver algunos consejos, pautas, orientaciones y recursos para trabajar en el aula de Lengua y Geografía e Historia.

PARA REFLEXIONAR:

PARA SABER MÁS:

Irudiaren iturria

Irudiaren iturria

Irakasle batzuek, IKT-ak aurrera gelditu barik joatean, beldur haundia sentitzen dugu. Arbel digital elkarreragilea klasera heltzen denean ez dakigu nondik hasi.

Jarduera sinpleekin has gaitezke ikasgelara joan baino lehen apur bat praktikatzen eta, noski, beti gure ikasleak kontuan hartzen, beraiekin ikasi ahal izango dugu eta.

IKT-ak era natural batean gelan sartzea oso inportantea da, zer egingo dugun eta zertarako beti buruan izaten.

Hasteko, jarraian  Hizkuntza, Geografia eta Historia klasean erabiltzeko aholkuak, jarraibideak, orientabideak eta baliabideak dauzkazu.

HAUSNARKETA BAT EGITEKO:

GEHIAGO JAKITEKO


Sesquidécada: mayo 1997

'Basta tenerlos, saberlos dóciles al recuerdo o al gesto de la mano detenida en el aire que escoge un volumen o simplemente comprueba que siguen en su lugar exacto, basta percibir el orden y el numeroso silencio y oler el aire que los libros habitan, que tiene la misma quietud que el de las salas de los museos cuando se cierran sus puertas y los personajes de los cuadros quedan mirándose entre sí desde los balcones del tiempo. Como las estatuas, como todas la cosas inmóviles que cotidianamente nos acompañan y nos miran, en la oscuridad y en la noche los libros suelen agrandar su presencia, y uno es entonces el guardián ciego que los toca y los adivina y no puede verlos, igual que Borges en su biblioteca de Buenos Aires'.
Antonio Muñoz Molina

Esta sesquidécada empieza con una cita en homenaje a los libros que dan sentido a buena parte de mi oficio y que ya publiqué en los comienzos de este blog, que cumplirá seis años este sábado, rozando el medio millar de pequeños artículos sobre educación, lengua, literatura y vida. Con esa cita introduzco también al reseñado del mes: Antonio Muñoz Molina. En mayo de 1997 volví a leer la que considero una de sus mejores novelas: Beatus ille. Tal vez no sea técnicamente la mejor, pero creo que la obra posterior de Muñoz Molina está prefigurada en esa novela, tanto en sus temas como en su estilo, algo evidente en novelas como El jinete polaco o Sefarad, por ejemplo. Beatus ille, además, tiene los ingredientes que aprecia cualquier amante de la literatura: libros, escritura, memoria, misterio, identidad... Años después, Carlos Ruiz Zafón agitaría esos mismos elementos en una coctelera más comercial para construir La sombra del viento.

El segundo mencionado en esta sesquidécada es un autor poco conocido fuera de la literatura catalana. Se trata de Jesús Moncada de quien leí dos maravillosas novelas: Camí de sirga (Camino de sirga) y Estremida memòria (Memoria estremecida). Su prematura muerte nos privó de una de las plumas más originales de la literatura catalana actual. Con un lenguaje sugerente y una capacidad evocadora poliédrica, las novelas de Moncada tienen el sabor del realismo mágico ambientado en Mequinenza, a orillas del Ebro. Vale la pena leerlas en el original, aunque también hay traducciones al castellano.

Y no quisiera cerrar esta nota aniversario sin agradecer la paciencia de quienes estáis ahí, algunos con una fidelidad a prueba de bomba. Gracias por estos seis años compartidos en la red y fuera de ella. 

Desaprendiendo…

Crédito de la imagen

Este curso -como muchos de nuestros lectores conocen- estoy disfrutando de una Licencia de Estudios que el Gobierno Vasco me ha concedido a mí, a mi compañero Carlos, y  a otros ocho profesores más para la realización de Objetos Digitales Educativos (ODEs), dentro del Programa Eskola 2.0. Este alejamiento temporal de las aulas me ha permitido experimentar algunas sensaciones educativas que quisiera compartir hoy aquí, en mi rincón favorito, a calzón quitao… Normalmente en situaciones como estas no es extraño oír “estoy aprendiendo un montón”. No, no es mi caso, bueno, corrijo: “estoy desaprendiendo un montón…

Nunca hasta hoy había experimentado una sensación tan intensa como extraña. Nunca antes había preparado materiales, actividades, secuencias para otros, para alumnos y profesores imaginarios.  Y reconozco que no es fácil. Al cabo de los años, uno aprende a conocer su clase, su asignatura, sus alumnos y a administrar sus tiempos. Nada de este bagaje profesional me ha servido para enfrentarme a la pantalla en blanco y empezar a escribir para otros. Desaprendiendo, que es gerundio…

Aunque el palabro tenga referencias publicitarias, para mí el verbo desaprender representa muchas de las actividades que he tenido que hacer este curso escolar. Desaprender a pensar que cualquier alumno puede hacer una actividad tal y como uno mismo la diseña previamente; desaprender a imaginar que cualquier profesor puede hacer lo mismo que uno mismo; desaprender a organizar y concebir la clase de una forma única y inequívoca; desaprender a trabajar de una hora concreta a otra del día; desaprender a …

Me ha ayudado mucho hablar con mis compañeros de travesía, con mis tutoras –especialmente con mi amiga Marimar Pérez, a quien agradezco sus certeras orientaciones- y me he encontrado en ocasiones un poco perdido, un poco solo ante el peligro, sin el apoyo de mi aula, mis alumnos o mi instituto. Hic et nunc, “yo soy yo y mi circunstancia” siempre me han servido como referencia, pero en esta ocasión he tenido que desaprenderlas y emprender mis obligaciones desde otro punto de vista.

 También me ha servido mucho conocer de primera mano lo que otros compañeros piensan y plantean en sus clases y en sus asignaturas. Tras asistir a numerosos encuentros, jornadas, congresos y reuniones de profesores innovadores y compañeros que desarrollan su labor dentro de la filosofía dospuntocerista, tengo la sensación –la certeza diría, si pudiera- de que hay un momento de inflexión en el desarrollo de las TIC en el aula. Probablemente, y gracias al desarrollo del programa Escuela 2.0, las nuevas tecnologías ya no son ni tan nuevas, ni tan desconocidas ni se perciben como la  panacea educativa. Las TIC han dejado de ser totémicas y se están convirtiendo, poco a poco, en invisibles; en necesarias, pero no imprescindibles; en fuente de conocimiento y no de frustraciones. El ordenador se ha metido en el aula y lo ha hecho para quedarse. Lo quiera o no un partido político, un ministro o un consejero de Educación concretos, la metodología y la pedagogía tienen que cambiar. No queda otra, no hay vuelta atrás, pero la vista –afortunada y gozosamente- se está dirigiendo hacia lo único que ha motivado todo este camino recorrido desde hace ya unos cuantos años. Lo que más nos interesa es aprender a enseñar y para eso hace falta despojarse de mucho, mucho lastre. Hay que desaprender muchos de los viejos tópicos y viejas técnicas que en las facultades y escuelas de magisterio y en la mayoría de universidades nos han inoculado a los profesores que actualmente estamos en activo.  También hay que desaprender todo ese anacrónico dispositivo pedagógico.

Y lo que más estoy desaprendiendo es mi propia materia, la asignatura que imparto desde hace más de 20 años. Entre bromas y veras, este curso “hemos matado la Gramática”, “la Literatura ha muerto” en un intento de centrar nuestro trabajo en el alumno y en aquello que es realmente importante. El maestro Zayas me dijo en una ocasión en la calle Tribulete de Madrid que “con los blogs estáis haciendo digerible cosas que son totalmente indigeribles”. Sin entrar demasiado en materia –no es éste el lugar- sí estoy de acuerdo en que determinadas premisas, determinadas teorías, demasiados conceptos, algunas prácticas nocivas, muchos presupuestos apriorísticos y, sobre todo, procedimientos y actitudes perniciosas no tienen lugar en la Educación Moderna. Ni la Gramática ha muerto ni la Literatura ha dejado de servir: lo que ha muerto son las maneras anacrónicas, antipedagógicas y serviles con las que muchos docentes siguen enseñando Lengua y Literatura. Eso también hay que desaprenderlo. Yo estoy ya en ese camino, desde luego. Y quizá haya que desaprender también -al menos cuestionárselo- si la relevancia de una idea, de un planteamiento didáctico o de una metodología tienen patente de corso por el mero hecho de aparecer publicadas en un blog. Quizá nuestro amigo Felipe esté en lo cierto; máxime, si escucho este desternillante discurso del actor Eduard Farelo…

Download: abandonar-blog_md_1237072_1.mp3

Ir a descargar

Quizá esta visión sea producto de mi propia situación personal, pero vislumbro en el horizonte un paisaje como el que describo. Llegará un momento en que la tecnología dará paso a la metodología y la pedagogía será el único eje en torno al que pivotará toda la Educación Moderna. Creo, sinceramente, que muchos profesores estamos apostando fuerte en esa dirección, incluso aquellos presuntamente innovadores y presuntamente modernos que utilizamos herramientas y plataformas 2.0. También ha llegado la hora de desaprender la 2.0. Siempre ha sido así, pero de cuando en cuando conviene recordar que los verdaderos protagonistas de la Educación son las personas, no las máquinas. Es hora de revisar conceptos, técnicas, metodologías, criterios… ¡Es hora de una profunda revisión! ¡Es hora de reformas, no de recortes!

Marcos Cadenato