Educación escindida

Llevo tiempo intentando encontrar la palabra que defina la situación actual en la que se encuentra el sistema educativo. No sé si este título de "educación escindida" da respuesta a mi percepción o todavía se queda corto, pues incluso para los filólogos no resulta sencillo nombrar una realidad tan llena de paradojas y contrasentidos como esta en la que vivimos. La realidad educativa está escindida en todos los niveles: el desánimo por la crisis y los recortes frente a la tenacidad por salvar a los jóvenes de un futuro negro; las muestras de apoyo de la sociedad frente al acoso y derribo de algunos políticos; el orgullo de casta de algunos docentes frente a la modestia obrera de otros; la lucha activa frente al victimismo pasivo...
En esa brecha nos movemos en el día a día, saltando incluso de un lado a otro según nos vaya el ánimo o el clima. Tomamos muchas decisiones bajo esa disyuntiva y no siempre estamos seguros de acertar. Ya he hablado aquí de lo difícil que resulta elegir cuando parece que las decisiones ya están tomadas de antemano, de lo vano que resulta todo cuando la administración te ofrece con una mano lo que te quita con otra.
En los próximos días celebramos la jornada de puertas abiertas en mi centro. Se nos planteaba el dilema de publicitar el instituto más allá de los colegios de referencia, pensando que quizá con el recién estrenado distrito único podemos acoger a alumnado de otras zonas. Aunque sigo pensando que esto del distrito único es una trampa, también pienso que nuestro centro puede ofrecer calidad, que merece la pena que las familias sepan que en el instituto trabajamos con ganas y con pasión. Pero también es verdad que no siempre tenemos lo que necesitamos, que la administración sigue reduciendo recursos humanos, que cada día resulta más difícil mantener unos niveles formativos satisfactorios. De nuevo la realidad escindida, la alegría por ofrecer lo mejor y la tristeza por no llegar a todos. ¿Sirve de mucho contar a las familias la labor diaria en el aula si luego las pruebas diagnósticas nos sitúan lejos de las posiciones de cabeza? ¿Debemos asumir los docentes como propio el fracaso escolar cuando este responde a condiciones externas al centro? ¿Acoger más alumnos nos garantiza realmente una dotación mayor de recursos? ¿Se puede hacer compatible la atención social con la educación de calidad? Todo son preguntas sin respuesta. Mientras reflexionamos sobre ello, en este vídeo se explica cómo es nuestro centro y cómo somos nosotros. Creo que lo hacemos lo mejor que sabemos, incluso cuando nos equivocamos. Al menos en mi caso, tal vez sea la única certeza que tengo.


LIDERhAZalGO

¡ Líder, haz algo !

Decía el maestro de ajedrez Mikhail Chigorin que “incluso un mal plan es mejor que absolutamente ningún plan”. En Educación debemos asumir el liderazgo. Ponerte delante de varias decenas de personas en proceso madurativo precisa asumir que no solo tu autoridad es incuestionable sino que tu liderazgo es vital para ese progreso.

Pero… ¿Qué tipo de liderazgo? Te pido que veas con atención el siguiente vídeo en el que Itay Talgam nos explica los distintos tipos de dirección de orquesta. Piensa en el aula en vez de la orquesta y en el profesor o profesora en vez de los diferentes directores. Son veinte interesantes minutos.

.

.

A que tú también has pensado en ese alumno tuyo al que no debes mirar; cuando Itay enumera uno de “Los diez mandamientos para los directores” de Richard Strauss (“nunca mires a los trombones. Esto les anima”) ;) Quizás te hayas visto reflejado en la cara de gozo de un Carlos Kleiber disfrutando dando clase (dirigiendo quise decir). Siendo sincero aún retengo la expresión de Leonard Bernstein (el último en aparecer) esa conexión con las emociones musicales, con el tempo emotivo de la partitura y de su aula… La última secuencia es sublime cuando no dirige, lidera con la mirada y el gesto. No necesita la batuta ni la autoridad, su expresión, su goce con la obra maestra posibilita el progreso de la música. Fluye con la base de la autonomía. Esa es para mí la base del liderazgo transformacional  al que debe aspirar toda persona que trabaja en Educación, la gestión de la emociones y de la autonomía (véase la concepción de supervisión de Steve Jobs en Apple)

.

Bersntein

.

Realicé una presentación sobre liderazgo para un curso que he impartido recientemente sobre Gestión de Recursos Humanos, aquí te la dejo por si te interesa. Al final de la misma relaciono otros nueve vídeos que pueden aportar  a este asunto del liderazgo en el aula.

Gorka Fernández


Propuesta de trabajo para la Escuela 2.0

Fuente de la imagen

Fuente de la imagen

Ángel Fidalgo en su magnífico blog Innovación Educativa  ha escrito una entrada que no tiene desperdicio. Lleva por título TRASPASAR versus TRANSFORMAR y la podéis leer a continuación…

“Internet dio inicio a una revolución que transformó la sociedad, generando nuevos productos, nuevas demandas y nuevas necesidades; cambiando la mayoría de los servicios y dando lugar a otros nuevos.

En el mundo de la formación, internet inició un traspaso del modelo clásico a un modelo on-line; los mismos contenidos de siempre se digitalizaron, las clases teóricas se sustituyeron por videos o presentaciones y la acción tutorial por un foro. También (y de forma oficial) se emplearon los mismos indicadores de medición: la asistencia a clase se medía por el tiempo que una persona estaba sentada delante del ordenador, la participación del profesorado se medía por los mensajes que se contestaban en los foros y completar el curso significaba que los alumnos habían abierto todos los apartados del curso.

Desde entonces, hemos seguido traspasando el mismo modelo presencial al modelo on-line, incluso hasta la última moda (los MOOC) utilizan los mismos elementos. Dicen que muchas asignaturas presenciales se han transformado porque tienen sistemas e-learning de apoyo, pero la gran mayoría lo que han hecho, es que los alumnos en lugar de ir a “fotocopiadora” para tener una copia de los apuntes los descarguen por internet; es decir, se han traspasado los contenidos de la fotocopiadora a internet.

 Traspasar está bien, que el modelo clásico llegue a más sitios (por ejemplo entornos rurales), que sea más flexible (seguir un curso por la noche o los fines de semana), que sea gratuito y que instituciones presenciales y de prestigio pongan sus contenidos en abierto, todo esto está bien. Sin embargo ya es hora de que, al menos desde la formación presencial dejemos de exportar nuestro modelo más clásico, es hora de comenzar a trasformarlo, de aprovechar lo que nos ofrece ese maravilloso océano que es internet

Desde un punto de vista político y de gestión, se nos puede decir que el modelo se ha transformado y eso es cierto, se han aprobado leyes nuevas, modelos de gestión nuevos, incluso programas como escuela 2.0 o Bolonia, iniciativas nuevas (OCW, MOOC), pero el impacto sigue siendo el mismo, la misma tasa de fracaso escolar, los mismos resultados.

Es lógico; puede haber nuevas leyes  y nuevos modelos, pero el profesorado es el mismo, las aulas son las mismas, las metodologías mayoritarias son las mismas, a nuestro alumnado lo que más le cuesta es aprobar el examen (que sigue siendo del mismo tipo),  la principal labor de aprendizaje se continua haciendo en el aula con la misma distribución (profesor en tarima y alumnos sentados mirando, perdón, tomando notas) y para el progreso del profesorado se siguen utilizando los mismos indicadores que antes de existir internet. Es como si en todas esas nuevas leyes y modelos todo lo que ha supuesto internet fuese invisible.

No podemos continuar cerrando los ojos a la infinidad de conocimiento accesible y en abierto, a las numerosas herramientas para compartir y cooperar ni a la conectividad permanente y desde cualquier lugar.

No podemos continuar aferrados a nuestro modelo de transmisores de conocimiento (muchas veces de conocimientos de otros), tenemos que pasar a un modelo de facilitadores de conocimiento, valores y capacidades.

No podemos continuar viendo a nuestro alumnado como unos receptores pasivos de conocimiento, tenemos que verlos como creadores de conocimiento.

No podemos continuar “reiniciando” todo cuando comienza un nuevo curso, hay que utilizar el conocimiento que se ha generado en los cursos anteriores para mejorar los posteriores.

No podemos continuar encerrando el conocimiento en las paredes de nuestras aulas, tenemos que transmitirlo al resto de la sociedad, y el alumnado debe ser partícipe de ello.

En definitiva  tenemos que concentrar esfuerzos en trasformar el modelo formativo, no utilizar internet para traspasarlo”.

103

Como complemento, a continuación, podéis ver ideas y propuestas para el aula, a través de las cuales, nos alejamos del trabajo tradicional que solemos hacer con nuestro alumnado.


Con la cabeza a pájaros: twitter y aula.

Quiero agradecer especialmente a Leire, Aroa, Iker, Andoni, Sendoa e Irati que me hayan permitido insertar algunos de sus tuits para ilustrar el contenido de esta entrada.

El tiralíneas. Sí, sin duda. Si tuviera que escoger entre las muchas sevicias pedagógicas me quedaría con el tiralíneas. ¿A cuento de qué había que perfilar el dibujo técnico con aquel plumín incontinente que te chafaba las láminas cuando estabas a punto de concluirlas? Te ayudaba, eso sí, a entender perfectamente la refinada crueldad del castigo impuesto al bueno de Sísifo y a que te decantaras, colgando escuadra y cartabón, cómplices de aquel larguirucho, finalmente por Letras puras.

twitter

Varias décadas después imponemos a nuestros chavales la prohibición absoluta de los smartphones en los centros educativos. Es una norma cada vez más insostenible: se trata de pasear en una tórrida mañana de Julio al borde de una playa en la que  hemos vedado el baño.

Usos 10

El todo o nada. Reconozco que resulta peligroso negociar un detalle de funcionamiento de centro de este calibre -por la caridad entra la peste- pero para un profe de Lengua resulta triste renunciar a una herramienta comunicativa tan potente y, llegando a un consenso, mucho más grata que un tiralíneas. Dónde va a parar…

Con esos móviles Android que se acabarán estudiando como la seña de identidad de una generación, microbloguean o guasapean compulsivamente. Son actividades tan impulsivas y espontáneas como ellos.

Haciendo pues del vicio virtud, les suelo proponer, cuando me preguntan si yo también pertenezco a la tribu del gorrión azul, crear un twitter de aula. De esas dos experiencias y de sus resultados nace este post.

libro

LUCES

Impagable al respecto el artículo de Edu22. De la relación que allí se detalla yo destacaría este aspecto:

  • Contextualiza la materia académica a través de un canal muy próximo a los alumnos; lo acerca a su esfera emocional, afectiva y grupal. Salva, en definitiva, distancias.

coche

Usos 7

sendoa

Usos 2

poema

SOMBRAS

  • La intimidad que inevitablemente se comparte. Conviene recordarles que no es necesario seguir ni ser seguido (me revienta este ramalazo mesiánico de las redes sociales que me trae a la memoria La vida de Brian); bastará con participar en un hashtag. Muchos de ellos desconocen los grados de privacidad; merece la pena detenernos en ello: el silencio también es comunicación.

usos 0

Usos 4

POSIBILIDADES EN EL AULA

Interesantísimos los inventarios que podéis encontrar en Edutwitter, en Tecnotic y las propuestas de algunos talleres. De todas esas iniciativas destacaría, tras llevarlas a cabo, las siguientes.

  • En labores de lectura comprensiva con textos literarios. En esta línea surge Quijotweet; un abrazo desde esta bitácora a Sergio Tejero.

Quijotweet

  • Para profundizar en la formulación correcta del tema. Nos viene genial el límite de los 140 caracteres.

usos 15

usos 14

  • Prolongar virtualmente el aula. Nos permite insistir en la obra que leemos esa evaluación, recordar fechas, anunciar documentos compartidos, recomendar lecturas, pelis, lugares…

general

  • Como actividad suplementaria o de refuerzo en otros ámbitos del currículo.

usos12

  • Para trabajar la ortografía de una forma desenfadada.  Os dejo aquí Twinteando con la ortografía:

photopeach

 

 

Aster Navas @irakasle

@gelarako @twittentos

micros


No es un día

El Día del Libro no es un día. Puede que lo sea para quienes lo celebran hoy como un acto singular, como una excepcionalidad que conviene recordar año a año. Es un día en el que, en los medios, se oyen alabanzas y se escriben panegíricos sin límite al acto de leer o al libro-objeto. Algunos de esos rapsodas públicos perpetran en este día elogios a la cultura, mientras olvidan que durante el resto del año nos obsequian con un discurso zafio y del todo impropio de un buen lector.
Sin embargo, el día del libro llega para muchos de nosotros casi a hurtadillas, sin ser oído, a oscuras y en celada. Nos pilla la mayor parte de las veces sin haber preparado nada, con un montón de proyectos a mitad, incapaces de parar la máquina del aula para salir a tomar el aire con actos de homenaje o con actividades extraordinarias. Para mí, el día del libro no es un día: el día del libro es todo el año leyendo en el aula, acumulando libros bien visibles sobre la mesa del profesor, recomendando lecturas en un cruce rápido del pasillo, comentando novelas en la cantina, prestando libros propios a los alumnos, atendiendo sugerencias en la biblioteca, hablando de libros, viviendo los libros. Es bueno recordar que el 23 de abril hacemos del libro una fiesta, pero no es bueno olvidar que leer no es cosa de un día. Cuando hablar de libros se convierta en un acto cotidiano -en el aula y fuera de ella-, este vídeo de recomendaciones lectoras de los alumnos de mi centro no nos parecerá excepcional, como tampoco lo será celebrar el Día del Libro.



Recordando a Lucila en el Día del Libro

Día del libro 2013

Gabriela MistralEn el Día del libro quiero recordar la persona y la obra de Lucila Godoy Alcayaga (Gabriela Mistral 1889-1957). Maestra rural, escritora y poeta apostó firmemente por la docencia y defendió con energía los derechos de la mujer. Fue reconocida con el premio Nobel de Literatura en 1945 y como una de las figuras hispanoamericanas de mayor prestigio internacional

Artículo completo - Por Javier Escajedo en Lengua-Literatura - 22.04.13

Más de Prehistoria

 

Fuente de la imagen

Fuente de la imagen

Me escribe mi amiga virtual Guida Allès y me hace el siguiente comentario

“En Pinterest tenemos una colección compartida de enlaces sobre la prehistoria con maestras innovadoras de Menorca. Nos está resultando muy práctico compartir nuestro trabajo a través de este marcador social porque nos permite aprender unas de otras y ver lo que hacemos de manera muy visual”

 

103

 

Pinterest


La Prehistoria … esa etapa tan lejana

Fuente de la imagenAro digitalaren ikasleek Historiaurrea barneratzeko, zer egin dezakegu?

Nik, gutxienez, betiko testu-liburua ez nuke erabiliko. Gure ikasleek, eskolan lehenengo eta gero institutuan ordu asko pasatu eta pasatuko dute eserita eta beti berdina egiten. Testu liburua irekiko dute eta, gehienetan, haientzat oso urrun dagoen gizartea ulertzen saiatuko dira. Aurrean dauzkaten testuak, normalean, hiztegi abstraktua eta ulertezinak dira eta, larriena, beren ikaskuntzan ez dira implikatzen, ikasten ikasteko gogoak galduz.

Ikasleek ez dakite proposatzen diren jarduerak zertarako egiten dituzten, ez dute zentzurik ikusten.

Nota onak ateratzen dituztenek egoera aguantatzen dute eta azterketarako azken mementuan ikasten dute. Baina, zailtasunak dituzten ikasleak bidetik  galtzen dira, autoestimarik gabe, eta askok ikasteari uzten diote ikasgelan molestatzen edo klaseko haltzariak izango balira bezala egoten.

Artaza-Romo institutuko irakasle batek Historiaurrea beste era batean landu nahi zuen baina ez zekien nondik hasi. Honetarako, proiektu bat prestatu nion eredu bezala. Honen bitartez, ikasleek dosier bat lortzeko ataza batzuk egin behar izango dituzte. Irakasleak ez du azalduko, bakarrik bere ikasleen entrenadorea izango da. Ebaluazioa ere aldatuko da. Ez da azterketarik egongo, ikasleek egindako ekoizpenak ebaluatuko dira eta.

Metodologia eta ebaluazio honen bitartez, ikasleek ikasten ikasteko gaitasuna lortuko dute eta gero eta autonomia gehiago izango dute. Historiaurrea ezagutzea aitzakia   izango da gure ikasleak gaiak izaten lortzeko.

barra

Fuente de la imagen¿Cómo hacer que nuestro alumnado de la era digital estudie la Prehistoria?

Yo no me decantaría por el libro de texto al uso. Nuestros alumnos y alumnas, a lo largo de su escolaridad, pasan horas y horas sentados y siempre haciendo más de lo mismo.

Abren el libro y se encuentran, en la mayoría de los casos, con un texto que explica una forma de vida muy lejana a ellos, con un vocabulario abstracto y de difícil comprensión y, lo más importante, no les implica en su aprendizaje, en las ganas de aprender por aprender. Los alumnos no entienden por qué están haciendo algunas actividades, no encuentran sentido a lo que hacen.

Los que sacan buenas notas aguantan y estudian para el examen, han aprendido a repetir, aunque lo que rápidamente han memorizado, se les vaya olvidando en pocos días. En cambio, los alumnos con dificultades para seguir el sistema tradicional de enseñanza se encuentran perdidos, con poca autoestima y muchos de ellos tiran la toalla, y se dedican  a llamar la atención o, lo que es más triste , se convierten en otro mueble  de la clase.

Una profesora del instituto Artaza-Romo sintió la necesidad de trabajar la Prehistoria de otra manera con su alumnado de 2º de la ESO. Para orientarle, le propuse hacer un pequeño proyecto. A través de él, los alumnos tienen que hacer diferentes tareas para su Dosier. La profesora se convierte en observadora y entrenadora del aprendizaje de sus alumnos y les evaluará a través de las diferentes tareas que sus alumnos tienen que hacer. Estos alumnos van a aprender a aprender y a ser autónomos y la Prehistoria no va a ser más que un pretexto para que vayan adquiriendo las competencias básicas.